Se va Gils Car­bó y Ma­cri si­gue ga­nan­do

Clarin - - EL PAÍS - Ju­lio Blanck jblanck@cla­rin.com

Mau­ri­cio Ma­cri si­gue ga­nan­do la elec­ción de me­dio tér­mino. La re­nun­cia de la pro­cu­ra­do­ra Ale­jan­dra Gils Car­bó, pie­za de­ci­si­va del dis­po­si­ti­vo ju­di­cial de de­fen­sa de Cris­ti­na Kirch­ner y hos­ti­ga­mien­to al Pre­si­den­te y sus fun­cio­na­rios, es con­se­cuen­cia di­rec­ta de su triun­fo elec­to­ral.

Ca­si dos años tar­dó el Go­bierno en con­se­guir es­te ob­je­ti­vo, cen­tral pa­ra el com­pro­mi­so de re­ge­ne­ra­ción ins­ti­tu­cio­nal que es­tá en el man­da­to ori­gi­nal del vo­to que hi­zo a Ma­cri pre­si­den­te. La es­pe­ra­da sa­li­da de Gils Car­bó su­po­ne ade­más un pa­so no­to­rio en la de­mo­li­ción del po­der y el re­la­to kirch­ne­ris­tas.

Es, tam­bién, par­te de la nue­va eta­pa que tu­vo ayer co­mo ja­lón ini­cial la con­vo­ca­to­ria pre­si­den­cial a go­ber­na­do­res, em­pre­sa­rios, sin­di­ca­lis­tas y je­fes par­la­men­ta­rios, a quie­nes lla­mó a bus­car acuer­dos trans­for­ma­do­res en lo eco­nó­mi­co, ins­ti­tu­cio­nal y po­lí­ti­co.

La pro­cu­ra­do­ra ge­ne­ral re­nun­cia­da sem­bró con sus se­gui­do­res de Jus­ti­cia Le­gí­ti­ma las fis­ca­lías es­tra­té­gi­cas, cam­bió des­ti­nos y fun­cio­nes de ma­ne­ra ar­bi­tra­ria, creó cuer­pos es­pe­cia­les pa­ra neu­tra­li­zar aque­llos en­cla­ves del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co que no res­pon­dían a sus pro­pó­si­tos po­lí­ti­cos. Re­sis­tió los in­ten­tos de ne­go­ciar una sa­li­da or­de­na­da que le pro­pu­so el mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Ger­mán Ga­ra­vano. Y tam­bién los em­ba­tes pú­bli­cos y di­rec­tos de Ma­cri, re­cla­mán­do­le un pa­so al cos­ta­do.

Pe­ro una su­ce­sión de he­chos hil­va­na­dos en las úl­ti­mas tres se­ma­nas la de­ja­ron sin de­fen­sa po­si­ble. Lo que te­nía por de­lan­te era un lar­go tú­nel de des­gas­te per­so­nal sin otro des­tino que la des­ti­tu­ción. En­ton­ces pre­fi­rió aho­rrar­se ese cal­va­rio y re­dac­tó su car­ta de re­nun­cia.

Se­gún in­ter­pre­tó un cua­dro del ofi­cia­lis­mo que jue­ga en la po­lí­ti­ca y en los tri­bu­na­les, el Go­bierno, la Jus­ti­cia y el Con­gre­so –los tres po­de­res del Es­ta­do- pro­du­je­ron esos he­chos que apu­ra­ron a Gils Car­bó a ele­gir su pro­pio fi­nal.

El jue­ves 12 el juez Ju­lián Er­co­li­ni la pro­ce­só por ad­mi­nis­tra­ción frau­du­len­ta. Fue en la cau­sa que in­ves­ti­ga la com­pra de la se­de de la Pro­cu­ra­ción en 2013, una ope­ra­ción in­mo­bi­lia­ria que in­clu­yó co­mi­sio­nes ile­ga­les por más de 10 mi­llo­nes de pe­sos.

El vier­nes 20 el juez Pa­blo Cays­sials de­cla­ró in­cons­ti­tu­cio­nal el pro­ce­di­mien­to de jui­cio po­lí­ti­co, con el re­qui­si­to de re­unir dos ter­cios de vo­tos en el Se­na­do, pa­ra re­mo­ver al Pro­cu­ra­dor Ge­ne­ral. Al Go­bierno le que­dó ser­vi­da la po­si­bi­li­dad de echar por de­cre­to a la cues­tio­na­da je­fa de to­dos los fis­ca­les. Pe­ro el mi­nis­tro Ga­ra­vano se apu­ró a acla­rar que Ma­cri no usa­ría esa vía drás­ti­ca.

El do­min­go 22, en la elec­ción de me­dio tér­mino, el Go­bierno al­can­zó un triun­fo am­plio y con­tun­den­te. Su­peró el 40% de los vo­tos en to­do el país, derrotó cla­ra­men­te a Cris­ti­na Kirch­ner en Bue­nos Ai­res, arra­só al pe­ro­nis­mo kirch­ne­ris­ta en la Ca­pi­tal y en San­ta Fe, ven­ció tam­bién al pe­ro­nis­mo en Cór­do­ba, au­men­tó en 21 ban­cas su blo­que de dipu­tados y en 9 su blo­que de se­na­do­res.

El mar­tes 24 la Cá­ma­ra de Dipu­tados apro­bó en co­mi­sión el dic­ta­men pa­ra qui­tar­le los fue­ros par­la­men­ta­rios a Ju­lio De Vi­do, res­pon­dien­do al pe­di­do de dos jue­ces fe­de­ra­les pa­ra pro­ce­der a su in­me­dia­ta de­ten­ción.

El miér­co­les 25, con 176 vo­tos a fa­vor, 0 en con­tra y 1 abs­ten­ción, De Vi­do fue des­afo­ra­do. El blo- que ul­tra K es­tu­vo au­sen­te. Esa mis­ma no­che el po­de­ro­so ex mi­nis­tro, que ha­bía si­do ge­ren­te ope­ra­ti­vo del sis­te­ma de co­rrup­ción que sa­queó al Es­ta­do en el ci­clo de po­der kirch­ne­ris­ta, se en­tre­gó de­te­ni­do.

El jue­ves 26, an­te la apa­bu­llan­te evi­den­cia de los he­chos, Gils Car­bó le co­mu­ni­có fi­nal­men­te a Ga­ra­vano que ha­bía to­ma­do la de­ci­sión de re­nun­ciar. El mi­nis­tro pu­so en avi­so a Ma­cri y al je­fe de Ga­bi­ne­te, Mar­cos Pe­ña. Muy po­cos lo su- pie­ron. La reserva era par­te del acuer­do: Gils Car­bó ha­bía pe­di­do ser ella quien anun­cia­ra la de­ci­sión.

Se­gún fuen­tes del Go­bierno, Gils Car­bó re­sol­vió ir­se por su cuen­ta des­pués que fra­ca­sa­ra un son­deo pa­ra sa­ber si po­día con­tar con apo­yo pe­ro­nis­ta en el Se­na­do pa­ra sos­te­ner­se en el car­go. O no le con­tes­ta­ron, o le con­tes­ta­ron con la ne­ga­ti­va.

Su abo­ga­do defensor León Carlos Ars­la­nian, el mis­mo que juz­gó a las Jun­tas de la dic­ta­du­ra y que fue mi­nis­tro de Me­nem y de Duhal­de y Fe­li­pe So­lá en la Pro­vin­cia, hi­zo va­ler su sa­pien­cia en la ne­go­cia­ción fi­nal.

Lo­gró que se acep­ta­ra la re­nun­cia de su clien­te con fe­cha 31 de di­ciem­bre. Así, Gils Car­bó po­drá rea­li­zar -for­mal­men­te en fun­cio­nes- una vi­si­ta al Pa­pa Fran­cis­co el 6 de no­viem­bre, jun­to a una de­le­ga­ción de mu­je­res jue­zas. Y se­rá an­fi­trio­na en Bue­nos Ai­res, en­tre el 15 y el 17 de ese mes, del en­cuen­tro de la Aso­cia­ción Ibe­roa­me­ri­ca­na del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

Ese cui­da­do fi­nal de su ima­gen ha­cia afue­ra se com­pen­sa­rá con las ge­ne­ro­sas li­cen­cias que se to­ma­rá has­ta el día de su ale­ja­mien­to. Ga­ra­vano im­pu­so en la ne­go­cia­ción fi­nal que de­sig­ne pa­ra su­plan­tar­la en esas oca­sio­nes a Eze­quiel Ca­sal, ac­tual Pro­cu­ra­dor Fis­cal an­te la Cor­te Su­pre­ma, un cua­dro pro­fe­sio­nal de ex­ten­sa tra­yec­to­ria.

En­tre es­ta su­ce­sión de he­chos, re­sul­tó fun­da­men­tal el fa­llo del juez Cays­sials, del fue­ro Con­ten­cio­so Ad­mi­nis­tra­ti­vo, ava­lan­do un pro­ce­di­mien­to de des­ti­tu­ción sen­ci­llo al sos­te­ner que la Constitución no men­cio­na el jui­cio po­lí­ti­co co­mo me­ca­nis­mo pa­ra re­mo­ver al Pro­cu­ra­dor. Eso es­tá es­ta­ble­ci­do só­lo en un ar­tícu­lo de la ley de Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

Con ese fa­llo co­mo res­pal­do, el Go­bierno ace­le­ró en la bús­que­da de un acuer­do con la opo­si­ción pa­ra fi­jar por ley nue­vas pau­tas al fun­cio­na­mien­to de la Pro­cu­ra­ción. En­tre ellas, el mé­to­do pa­ra des­ti­tuir a su ti­tu­lar.

El pro­yec­to en di­ges­tión fi­ja un pe­río­do de cin­co años de man­da­to al Pro­cu­ra­dor –hoy es vi­ta­li­cio- y ate­núa el re­qui­si­to pa­ra la re­mo­ción a una ma­yo­ría sim­ple de le­gis­la­do­res.

El au­men­to de ma­sa crí­ti­ca de po­der co­se­cha­da en la elec­ción le dio al Go­bierno el im­pul­so ne­ce­sa­rio pa­ra apu­rar y de­fi­nir esa ne­go­cia­ción. En co­no­ci­mien­to de es­to, Gils Car­bó su­po que ha­bía que­da­do sin mar­gen pa­ra se­guir re­sis­tien­do.

Ha­ce cua­tro se­ma­nas Cla­rín ha­bía an­ti­ci­pa­do que tras el in­mi­nen­te pro­ce­sa­mien­to de la pro­cu­ra­do­ra el Go­bierno es­pe­ra­ba con­cre­tar su des­pi­do a co­mien­zos del año pró­xi­mo, siem­pre que no me­dia­ra una re­nun­cia vo­lun­ta­ria co­mo fi­nal­men­te su­ce­dió.

Tam­bién se in­for­mó que avan­za­ba una ne­go­cia­ción con el pe­ro­nis­mo pa­ra abrir una eta­pa de tran­si­ción y lim­pie­za ins­ti­tu­cio­nal de la Pro­cu­ra­ción. Se men­cio­nó en­ton­ces co­mo can­di­da­to más fir­me pa­ra li­de­rar esa eta­pa al ju­ris­ta Al­ber­to Gar­cía Le­ma, un cua­dro téc­ni­co del pe­ro­nis­mo que par­ti­ci­pó de la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal en 1994 y cuen­ta con el de­ci­si­vo res­pal­do del se­na­dor Mi­guel Pi­chet­to. Fuen­tes gu­ber­na­men­ta­les ra­ti­fi­ca­ron que esa pre­fe­ren­cia se man­tie­ne, aun­que in­di­ca­ron que Gar­cía Le­ma es uno de va­rios can­di­da­tos po­si­bles.

Hay en es­ta hi­pó­te­sis un agre­ga­do cla­ve: aun­que el man­da­to del Pro­cu­ra­dor se es­ta­ble­ce­rá en cin­co años, la mi­sión de Gar­cía Le­ma abar­ca­ría só­lo los pró­xi­mos dos años, ya que en­ton­ces al­can­za­ría la edad ju­bi­la­to­ria pa­ra jue­ces. Ese se­ría el tiem­po de la tran­si­ción.

Mar­cos Pe­ña, al ce­le­brar ayer la caí­da de Gils Car­bó, in­di­có que el nue­vo Pro­cu­ra­dor no de­be­ría ser “al­guien de mi­li­tan­cia po­lí­ti­ca” sino una per­so­na­li­dad “re­co­no­ci­da por su tra­yec­to­ria”. Pue­de leer­se co­mo un aval a Gar­cía Le­ma o a as­pi­ran­tes de per­fil si­mi­lar. Pe­ro so­bre to­do –ex­pli­can fuen­tes del Go­bierno- co­mo un puer­ta ce­rra­da pa­ra los po­lí­ti­cos que as­pi­ran a ese car­go, in­clu­yen­do fi­gu­ras de al­ta no­to­rie­dad y fuer­te pre­di­ca­men­to en Cam­bie­mos.

La sa­li­da de Gils Car­bó es, des­de don­de se mi­re, una vic­to­ria po­lí­ti­ca del Go­bierno. Res­pe­ta­da ju­rí­di­ca­men­te y mi­li­tan­te te­naz, la pro­cu­ra­do­ra ha­bía im­preg­na­do de ideo­lo­gía par­ti­da­ria su ta­rea ins­ti­tu­cio­nal sin preo­cu­par­se por la de­gra­da­ción re­sul­tan­te.

El año pa­sa­do, Emi­lio Mon­zó ha­bía enh­re­bra­do con los pe­ro­nis­tas Pi­chet­to y Ser­gio Mas­sa un acuer­do pa­ra des­pla­zar­la. Pe­ro apa­re­ció en es­ce­na Eli­sa Ca­rrió, quien di­na­mi­tó la ne­go­cia­ción re­cla­man­do se­guir el pro­ce­di­mien­to del jui­cio po­lí­ti­co y aler­tan­do que el Go­bierno es­ta­ba a pun­to de de­jar la je­fa­tu­ra de to­dos los fis­ca­les en ma­nos del pe­ro­nis­mo. Aho­ra, con Ma­cri y Cam­bie­mos en la cres­ta de su ola triun­fal, el es­ce­na­rio cam­bió drás­ti­ca­men­te.

Gils Car­bó in­ter­pre­tó rá­pi­do la nue­va reali­dad. Con to­do, su re­nun­cia pa­re­ce es­con­der un úl­ti­mo in­ten­to de re­sis­ten­cia po­lí­ti­ca. Al ir­se el 31 de di­ciem­bre, obli­ga­ría a que sea el nue­vo Se­na­do, emer­gen­te de la re­cien­te elec­ción, el en­car­ga­do de dar acuer­do a su su­ce­sor.

En­tre el ter­cio de nue­vos se­na­do­res es­ta­rá Cris­ti­na Kirch­ner, sen­ta­da en su ban­ca por la mi­no­ría bo­nae­ren­se. Na­die la ima­gi­na si­len­cio­sa en una se­sión de tan­to sig­ni­fi­ca­do po­lí­ti­co. Aun­que tam­bién hay quie­nes po­nen en du­da la so­li­da­ri­dad de la ex Pre­si­den­ta pa­ra con sus án­ge­les caí­dos. Cuan­do en la cam­pa­ña la apu­ra­ron con De Vi­do, di­jo que no po­nía las ma­nos en el fue­go por quien fue­ra mi­nis­tro en sus dos pre­si­den­cias com­ple­tas. De Vi­do ter­mi­nó en el horno.

La pre­gun­ta es si se­rá igual de ge­ne­ro­sa con Gils Car­bó. ■

El jue­ves 26 Gils Car­bó, sin apo­yo, le co­mu­ni­có al mi­nis­tro Ga­ra­vano su de­ci­sión de re­nun­ciar.

Re­nun­cian­te Pro­cu­ra­do­ra Ge­ne­ral Ale­jan­dra Gils Car­bó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.