Acu­san a los se­pa­ra­tis­tas de re­be­lión, se­di­ción y mal­ver­sa­ción de fon­dos

La Fis­ca­lía Ge­ne­ral impu­ta esos de­li­tos a Car­les Puig­de­mont, al vi­ce Jun­que­ras y a unos 20 fun­cio­na­rios.

Clarin - - EL MUNDO - Juan Carlos Al­ga­ña­raz jcal­ga­na­raz@cla­rin.com

Trein­ta años de cár­cel, pe­na má­xi­ma por re­be­lión, quin­ce por se­di­ción y va­rios re­pro­ches pe­na­les por mal­ver­sa­ción de fon­dos. Es­tas son las acu­sa­cio­nes de la fis­ca­lía con­tra to­do el ex go­bierno ca­ta­lán y los Con­se­llers (mi­nis­tros) en­ca­be­za­dos por el pre­si­den­te Car­les Puig­de­mont y el vi­ce­pre­si­den­te Oriol Jun­que­ras. Ade­más, tam­bién impu­tan a la Me­sa del Par­la­men­to, cu­ya ti­tu­lar es Car­me For­ca­dell, quién ade­más es­tá pro­ce­sa­da en otras tres cau­sas. En to­tal, los que­re­lla­dos su­man vein­te per­so­nas. El Fis­cal Ge­ne­ral del Es­ta­do, José Ma­nuel Ma­za anun­cio al me­dio­día de ayer la pre­sen­ta­ción de dos que­re­llas por re­be­lión, se­di­ción, mal­ver­sa­ción de fon­dos y otros de­li­tos co­ne­xos (que no iden­ti­fi­có), en el Tri­bu­nal Su­pre­mo y la Au­dien­cia Na­cio­nal. El pro­ce­sa­mien­to se di­ri­ge con­tra “to­dos los po­lí­ti­cos res­pon­sa­bles por la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña, pro­du­ci­da el vier­nes pa­sa­do.

En am­bas, el fis­cal re­cla­ma la “exi­gen­cia de fian­za y, en su ca­so, em­bar­go de bie­nes en la cuan­tía que pru­den­cial­men­te se fi­ja en un im­por­te de 6.207.450 eu­ros (300.000 eu­ros ca­da uno)”, que co­rres­pon­den a par­ti­das vin­cu­la­das a la ce­le­bra­ción del re­fe­rén­dum.

El Fis­cal Ge­ne­ral ha ex­pli­ca­do que la que­re­lla en la Au­dien­cia Na­cio­nal se in­ter­po­ne con­tra los miem­bros del Go­vern por­que ya no go­zan de fue­ros. La que­re­lla en el Su­pre­mo se pre­sen­ta con­tra los miem­bros de la Me­sa de Par­la­ment que per­mi­tie­ron tra­mi­tar la vo­ta­ción de la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia. El fis­cal no pi­de me­di­das cau­te­la­res aho­ra, y se reserva ha­cer­lo cuan­do se les ci­te “en aten­ción a la gra­ve­dad de los he­chos impu­tados”. En su que­re­lla so­li­ci­ta la com­pa­re­cen­cia “ur­gen­te” de los po­lí­ti­cos, a fin de to­mar­les de­cla­ra­ción co­mo in­ves­ti­ga­dos y de va­lo­rar la adop­ción de me­di­das cau­te­la­res. To­do ello en aten­ción “a la gra­ve­dad de los he­chos y de los de­li­tos impu­tados, así co­mo de las penas pre­vis­tas, la fla­gran­cia en su co­mi­sión, la con­tu­ma­cia en la ile­ga­li­dad y el ries­go de reite­ra­ción en las con­duc­tas an­ti­ju­rí­di­cas”. En ca­so de in­com­pa­re­cen­cia, el fis­cal pi­de la in­me­dia­ta de­ten­ción”.

Ma­za ha afir­ma­do en su alo­cu­ción, en la que no ha per­mi­ti­do pre­gun­tas, que los que­re­lla­dos ac­tua­ron “con to­tal des­pre­cio a la Constitución”. Se­gún el es­cri­to del fis­cal, el 1° de oc­tu­bre, el pre­si­dent de la Ge­ne­ra­li­tat “de­ja­ba a las cla­ras” la es­tra­te­gia del Go­vern: “Lle­var a tér­mino el re­fe­rén­dum ile­gal des­obe­de­cien­do los au­tos ju­di­cia­les me­dian­te la pre­sión in­ti­mi­da­to­ria de la mul­ti­tud, im­pi­dien­do la ac­tua­ción de las fuer­zas del or­den pú­bli­co”. Se­gún la que­re­lla, “la vio­len­cia que re­quie­re el ti­po” [de re­be­lión] no exi­ge que se es­gri­man ar­mas, ni com­ba­te, ni vio­len­cias gra­ves con­tra las per­so­nas”, y se ba­sa en la sen­ten­cia de abril de 1983 con­tra Te­je­ro y los gol­pis­tas del 23F. Así ex­pli­ca el tex­to la impu­tación por re­be­lión: “La con­cu­rren­cia de vio­len­cia fí­si­ca pue­de no ser ne­ce­sa­ria cuan­do el al­za­mien­to por sus ca­rac­te­rís­ti­cas y por el nú­me­ro in­de­ter­mi­na­do de per­so­nas im­pli­ca­das, es de tal di­men­sión que tie­ne ca­pa­ci­dad in­ti­mi­da­to­ria su­fi­cien­te pa­ra di­sua­dir de una po­si­ble ac­tua­ción a las fuer­zas del or­den sa­be­do­ras de que cual­quier opo­si­ción a los pla­nes re­bel­des, tor­na­rá el al­za­mien­to en vio­len­to y be­li­co­so”.

“Las mo­vi­li­za­cio­nes y las con­cen- tra­cio­nes tu­mul­tua­rias desa­rro­lla­das en opo­si­ción a las ór­de­nes de las au­to­ri­da­des ju­di­cia­les, las con­vo­ca­to­rias ma­si­vas pa­ra im­pe­dir a los agen­tes de la au­to­ri­dad cum­plir con sus fun­cio­nes, los ac­tos de aco­so en for­ma de es­cra­ches a los miem­bros de la Po­li­cía Na­cio­nal y de la Guar­dia Ci­vil ejem­pli­fi­can có­mo por par­te de los que­re­lla­dos no se bus­ca­ba con­tar con el apo­yo de los ciu­da­da­nos pa­ra lle­var a ca­bo su pro­yec­to in­de­pen­den­tis­ta den­tro de la le­ga­li­dad cons­ti­tu­cio­nal, sino de lla­ma­mien­tos di­rec­tos o in­di­rec­tos, a tra­vés de las en­ti­da­des so­be­ra­nis­tas, a la mo­vi­li­za­ción po­pu­lar o ciu­da­da­na co­mo me­dio in­ti­mi­da­to­rio y vio­len­to pa­ra con­se­guir el fin se­ce­sio­nis­ta”, de­ta­lla el tex­to. ■

EFE

Du­ro. El Fis­cal Ge­ne­ral, José Ma­nuel Ma­za, ayer en Ma­drid al ex­pli­car los al­can­ces de las me­di­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.