En Bra­sil des­apa­re­cen 191 per­so­nas y más de 170 son ase­si­na­das por día

El es­tu­dio ofi­cial in­di­ca que los es­ta­dos de Bahía, Río de Ja­nei­ro y San Pa­blo es­tán al to­pe de las es­ta­dís­ti­cas.

Clarin - - EL MUNDO - Eleonora Gos­man egos­man@cla­rin.com

En 2016 fue­ron ase­si­na­das en Bra­sil 61.619 per­so­nas (171 por día). Es la ma­yor ta­sa de la se­rie his­tó­ri­ca que re­gis­tra el Anua­rio Brasileño de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca. Es­to re­pre­sen­ta la muer­te vio­len­ta de 7 ha­bi­tan­tes por ca­da ho­ra (igual a los que se re­gis­tran en un día en to­da Ar­gen­ti­na). Son los re­sul­ta­dos de la dé­ci­ma pri­me­ra edi­ción del es­tu­dio rea­li­za­do por el Fo­ro Brasileño de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca. El in­for­me in­di­ca una ta­sa de 29,9 víc­ti­mas por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes. La ci­fra cua­dru­pli­ca la ta­sa ar­gen­ti­na que al­can­zó es­te año a 6,1.

En cuan­to a los “des­apa­re­ci­dos”, fue­ron re­gis­tra­dos en esas con­di­cio­nes 71.796 ciu­da­da­nos (190 por día), de acuer­do con las no­ti­fi­ca­cio­nes de ami­gos o fa­mi­lia­res. El in­for­me sub­ra­ya que “la au­sen­cia de in­ves­ti­ga­ción (de los ca­sos) im­pi­de sa­ber el nú­me­ro de des­apa­ri­cio­nes for­za­das, que se pue­de re­la­cio­nar con el trá­fi­co de per­so­nas, la vio­len­cia se­xual, el trá­fi­co de dro­gas y la ac­ción de gru­pos de ex­ter­mi­nio”.

La in­ves­ti­ga­ción in­di­ca que el es­ta­do pro­vin­cial de Bahía ocu­pa el pri­mer pues­to del ran­king na­cio­nal de ho­mi­ci­dios. Río de Ja­nei­ro es­tá en se­gun­do lu­gar y le si­gue, en el ter­ce­ro, San Pa­blo. La di­fe­ren­cia es­tri­ba en la pro­por­ción: en Río, la ta­sa de ho­mi­ci­dio su­pera la na­cio­nal, al lle­gar a 30,6. En San Pa­blo, en cam­bio, es re­la­ti­va­men­te ba­ja si se com­pa­ra con los te­rri­to­rios más vio­len­tos: su ta­sa es de 12,2.

El to­tal brasileño es de te­mer: la can­ti­dad su­pera, en números ab­so­lu­tos, a las muer­tes vio­len­tas pro­du- ci­das en Si­ria (60.000), don­de se tra­ba una fe­roz gue­rra. De acuer­do con Re­na­to Ser­gio de Li­ma, di­rec­tor del Fo­ro, “es­to que ocu­rre es co­mo si Bra­sil su­frie­se un ata­que por año con una ex­plo­sión ató­mi­ca co­mo la de Na­ga­sa­ki al fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial”. El ex­per­to con­vo­có a “me­di­das ur­gen­tes en las ma­ne­ras en que ha­ce­mos po­lí­ti­ca de se­gu­ri­dad en Bra- sil. No es po­si­ble que acep­te­mos una con­vi­ven­cia con ese ni­vel de vio­len­cia le­tal”.

En la con­fe­ren­cia de pren­sa, ofre­ci­da en la ma­ña­na de es­te lu­nes, los téc­ni­cos del Fo­ro in­di­ca­ron que hay es­ta­dos pro­vin­cia­les bra­si­le­ños con un es­tán­dar muy su­pe­rior al pro­me­dio del país. Es el ca­so de Ser­gi­pe, Río Gran­de del Nor­te y Ala­goas, to­dos lo- ca­li­za­dos en el Nor­des­te del país. Los es­pe­cia­lis­tas afir­man que es­to re­pre­sen­ta una suer­te de “in­terio­ri­za­ción” de la vio­len­cia mor­tí­fe­ra. La ra­zón, ar­gu­men­tan, es que al in­ves­ti­gar lo que ocu­rre en las gran­des ciu­da­des, en es­tas úl­ti­mas se ob­ser­va una re­duc­ción de los ase­si­na­tos.

El da­to más sin­gu­lar es la ta­sa de ho­mi­ci­dios en Porto Ale­gre, la ca­pi­tal de Río Gran­de del Sur, con 64,1 muer­tes vio­len­tas por ca­da 100.000 per­so­nas. Se tra­ta de un es­ta­do ri­co, pe­ro que ha su­fri­do du­ran­te los úl­ti­mos tres años las con­se­cuen­cias de un go­bierno pro­vin­cial con­si­de­ra­do en­tre los peo­res de la his­to­ria gaú­cha.

La nue­va edi­ción del Anua­rio ex­hi­be por pri­me­ra vez un lar­go in­for­me so­bre fe­mi­ci­dios. El año pa­sa­do, se­gún el es­tu­dio, fue­ron ase­si­na­das 4.657 mu­je­res.

La di­rec­to­ra eje­cu­ti­va del Fo­ro eva­luó que “to­da­vía hay una di­fi­cul­tad de las au­to­ri­da­des en ese re­le­va­mien­to, ya que es el pri­mer año en que se im­ple­men­ta”. La vio­len­cia de gé­ne­ro re­gis­tra, tam­bién, una enor­me can­ti­dad de ca­sos de es­tu­pros: as­cien­den a ca­si 50.000. Otros números dan cuen­ta de un au­men­to en la can­ti­dad de ase­si­na­tos ocu­rri­dos por la ba­las po­li­cia­les, así co­mo tam­bién el nú­me­ro de víc­ti­mas en­tre los agen­tes de las fuer­zas de se­gu­ri­dad.

De las 4.224 per­so­nas que ca­ye­ron por la ac­ción de las po­li­cías, que re­pre­sen­ta un cre­ci­mien­to de 25% res- pec­to a 2015, una in­men­sa ma­yo­ría es­ta­ba en la fran­ja de 12 a 29 años (o sea, jó­ve­nes y ado­les­cen­tes). Pe­ro aún, las tres cuar­tas par­tes de los ase­si­na­dos eran de ra­za ne­gra y de se­xo mas­cu­lino. Pa­ra el di­rec­tor eje­cu­ti­vo del FBSP “es­te es un pro­ble­ma de gran re­le­van­cia, que el Es­ta­do brasileño no ha en­fren­ta­do has­ta aho­ra de la ma­ne­ra más ade­cua­da. ■

El año pa­sa­do, se­gún el es­tu­dio ofi­cial, fue­ron ase­si­na­das 4.657 mu­je­res.

AFP

Con­trol. Una pa­tru­lla de la po­li­cía mi­li­ta­ri­za­da mon­ta guar­dia en una de las ca­lles de la Ro­cin­ha, en Río.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.