In­com­pren­si­ble men­te cri­mi­nal

Clarin - - OPINION - Mi­guel Wi­ñaz­ki mwi­naz­ki@cla­rin.com 1

Kim Wall fue una es­tu­dian­te so­bre­sa­lien­te de la Es­cue­la de Pe­rio­dis­mo de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia. Ha­bla­ba 8 idio­mas, en­tre ellos chino man­da­rín. Era sueca. Te­nía un in­men­so co­ra­je. Cuan­do egre­só de la Es­cue­la con su tí­tu­lo de Mas­ter des­ple­gó una ca­rre­ra no­ta­ble cu­brien­do gue­rras en los si­tios más pe­li­gro­sos del mun­do. Ella es­cri­bía pa­ra The New York Ti­mes, The Guar­dian y la Re­vis­ta Ti­me, en­tre otros me­dios. Pe­ro un in­ven­tor de­men­te la ma­tó ba­jo el mar. La des­cuar­ti­zó en un sub­ma­rino que él mis­mo ha­bía in­ven­ta­do. Kim ha­bía de­ci­di­do ha­cer­le un no­ta al in­ge­nie­ro Pe­ter Mad­sen en Di­na­mar­ca, na­ve­gar con él en su sub­ma­rino ba­jo las aguas. To­do era sim­ple a prio­ri. Pe­ro la men­te hu­ma­na es a ve­ces atroz. El in­ven­tor la li­qui­dó allí, ba­jo las aguas y lue­go tro­zó su cuer­po en par­tes. Kim pen­sa­ba ir­se a vi­vir un tiem­po a Chi­na con su no­vio. Su fu­tu­ro fue des­cuar­ti­za­do. Y la con­di­ción hu­ma­na vuelve a ser in­ter­pe­la­da por ese de­seo de ma­tar que tie­nen los ase­si­nos, aun cuan­do sean “ge­nios”. Mad­sen era un in­ven­tor bri­llan­te, y un mons­truo. La in­te­li­gen­cia no siem­pre es­tá aso­cia­da al bien.

Kim Wall. Ase­si­na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.