La aven­tu­ra de vi­vir en­tre mis pla­gas

Clarin - - OPINION - Clau­dio Cam­pag­na Mé­di­co y Doc­tor en Bio­lo­gía (UBA-UCLA)

El con­tac­to con la na­tu­ra­le­za con­fie­re bie­nes­tar, lo di­cen los poe­tas, lo sa­ben los psi­có­lo­gos, lo he ex­pe­ri­men­ta­do. La na­tu­ra­le­za mo­de­la el cuer­po y apun­ta­la la sa­lud. El abu­so de na­tu­ra­le­za, co­mo abra­zar a un oso sal­va­je, ma­ta; pe­ro en su jus­ta me­di­da, na­tu­ra otor­ga.

No im­por­ta la cul­tu­ra: nos sen­ti­mos bien en am­bien­tes abier­tos, apre­cia­mos un pai­sa­je be­llo. El que pue­de, vi­ve con vis­ta al mar. Los ri­cos gas­tan for­tu­nas en los par­ques de sus pa­la­cios. Otros te­ne­mos las plazas pú­bli­cas. Los vie­jos hos­pi­ta­les tie­nen su jar­dín. Re­cuer­do mis épo­cas de es­tu­dian­te, cur­san­do Psi­quia­tría en el Mo­yano o En­fer­me­da­des In­fec­cio­sas en el Mu­ñiz.

Si la na­tu­ra­le­za apor­ta al cuer­po sano y el cuer­po sano a la men­te sa­na, ¿apor­ta­rá la na­tu­ra­le­za tam­bién a la men­te sa­na? Qui­sie­ra po­der de­cir que cuan­do los se­res hu­ma­nos per­da­mos la “ín­ti­ma co­ne­xión con la na­tu­ra­le­za”, su­fri­re­mos tras­tor­nos men­ta­les irre­pa­ra­bles. Qui­sie­ra po­der afir­mar que sin “na­tu­ra­le­za” no ha­brá sa­lud men­tal, es­ta­re­mos en­fer­mos de la ca­be­za. ¿Pue­do de­cir­lo?

Al tiem­po que el hu­mano se ur­ba­ni­za, se arra­san pas­ti­za­les y sel­vas con cul­ti­vos, ho­te­les, cam­pos de golf, re­pre­sas o edi­fi­cios pa­ra alo­jar a más se­res ur­ba­nos. Y a me­di­da que la na­tu­ra­le­za se achi­ca, se agran­dan los ge­nios que vul­ne­ran pai­sa­jes y ofre­cen na­tu­ra a dis­tan­cia, cóc­tel en mano des­de un ho­tel-ca­sino. ¿Aca­ba­rán con nues­tras op­cio­nes de ín­ti­mo con­tac­to? ¿Ha­brá en­ton­ces más en­fer­mos de la men­te?

La in­mer­sión en la sel­va, o en el bos­que de al­gas, no equi­va­le a pre­sen­ciar un par­ti­do en el Camp Nou, o a ju­gar­se las jo­yas de la abue­la en el ca­sino de Mon­te­car­lo. Es­tos shocks ar­ti­fi­cia­les de adre­na­li­na son con­flic­ti­vos, in­cor­po­ran vio­len­cia, frus­tra­ción al pun­to de las lágrimas, cul­pa, de­pre­sión al pun­to del sui­ci­dio. Nos en­can­ta ex­po­ner­nos a es­tas mi­ni-gue­rras y mi­ni-muer­tes, pe­ro el con­tac­to con la na­tu­ra­le­za es otra co­sa. El ce­re­bro se en­cien­de dis­tin­to cuan­do apa­re­ce la ba­lle­na que cuan­do se acier­ta un pleno.

A la na­tu­ra­le­za no hay con qué dar­le. Te­ne­mos la evi­den­cia a fa­vor y el len­gua­je en con­tra. ¿Qué es na­tu­ra? Un te­ma sub­je­ti­vo. Pa­ra el ur­bano por­te­ño po­drían ser los bos­ques de Pa­ler­mo; lle­gar­se a Ca­ñue­las im­pli­ca ya una in­cur­sión a la pam­pa pro­fun­da. No es el ca­so. Un pue­blo de Chi­na, de en­torno de­fo­res­ta­do por la mi­ne­ría, pin­tó de ver­de, con pin­tu­ra, una mon­ta­ña en­te­ra. Inacep­ta­ble. Es­tu­ve en ae­ro­puer­tos que pa­san so­ni­dos de pá­ja­ros en los co­rre­do­res y en cual­quier par­te hay plan­tas plás­ti­cas que obli­gan a to­car pa­ra des­cu­brir la im­pos­tu­ra. Eso no va­le.

Pen­se­mos en la ex­pe­rien­cia de sen­tir­se “chi­qui­to”, vul­ne­ra­ble, ma­ra­vi­lla­do por un en­torno vi­vo. Pen­se­mos en ba­lle­nas y me­du­sas, en ra­nas y es­cor­pio­nes, en oran­gu­ta­nes. Los zoo­ló­gi­cos no cuen­tan, tam­po­co pe­rros y gatos. No acep­te­mos sus­ti­tu­tos, que­ra­mos in­sec­tos y cón­do­res, gua­na­cos y ma­ri­po­sas en su am­bien­te, es­pe­cies “inú­ti­les”, ¡o in­clu­so pla­gas! Sin ellas, sin la po­si­bi­li­dad de con­vi­vir con ellas, hay en­fer­me­dad men­tal, qui­sie­ra de­cir.

Qui­sie­ra de­cir que la men­te sa­na ne­ce­si­ta del es­pa­cio abier­to co­mo de la ara­ña ve­ne­no­sa. Lo in­tu­yo, pe­ro ¿lo pue­do mos­trar? La re­la­ción na­tu­ra-sa­lud es an­ti­quí­si­ma. Hay quie­nes se me­ten en ba­rros me­di­ci­na­les y to­man in­fu­sio­nes flo­ra­les. La hor­ti­cul­tu­ra terapéutica ayu­da al de­pri­mi­do. Pe­ro no es el ca­so. Sé que se uti­li­zan ani­ma­les do­més­ti­cos (aun­que tam­bién del­fi­nes) pa­ra pro­mo­ver bie­nes­tar en las te­ra­pias asis­ti­das por ani­ma­les. Y veo que un mos­qui­to ge­ne­ra más fo­bia que por un ca- mión a cien pa­san­do al la­do de la me­sa de pic­nic. Sin du­da, la na­tu­ra­le­za pro­vo­ca reac­ción. ¿Pe­ro sa­na la men­te?

El con­tac­to na­tu­ral apun­ta­la la cohe­sión so­cial y au­men­ta la res­pues­ta in­mu­ne. Ejer­ci­tar­se en am­bien­tes na­tu­ra­les me­jo­ra­ría la au­to­es­ti­ma. Una re­vi­sión del 2012, pu­bli­ca­da por cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford con­clu­ye que ex­po­ner­se a la na­tu­ra­le­za me­jo­ra la me­mo­ria, la aten­ción, la con­cen­tra­ción y el hu­mor. Pe­ro los es­tu­dios sue­len con­si­de­rar na­tu­ra­le­za más co­mo am­bien­te que co­mo es­pe­cies. Per­mí­tan­me in­sis­tir: el que nun­ca se sin­tió vul­ne­ra­ble an­te otra es­pe­cie que pu­do ver, oír o pre­sen­tir, el que nun­ca se ex­pu­so al ti­bu­rón, al ele­fan­te, o al es­cor­pión es, en al­gu­na me­di­da… de­fec­tuo­so. Me co­rri­jo: no se ne­ce­si­tan ex­pe­rien­cias “tar­za­nes­cas” o “cous­teau­sia­nas” pa­ra man­te­ner la ca­be­za sa­na, al­can­za con es­tar allí don­de la vi­da ocu­rre.

Creo, en con­tra del gran Wil­son, que los hu­ma­nos no so­mos bio­fí­li­cos. Te­me­mos y pa­de­ce­mos a la na­tu­ra­le­za, la tec­no­lo­gía nos re­fu­gia y apar­ta de ella. Ese te­mor, creo, es tan ne­ce­sa­rio co­mo la apre­cia­ción es­té­ti­ca pa­ra que el ce­re­bro re­gu­le. El que se sin­tió “chi­qui­to” ne­ce­si­ta me­nos pa­ra ce­le­brar la vi­da. Y el cón­dor em­pe­que­ñe­ce con el po­der de sus alas, la man­ga de lan­gos­tas con el po­der de las ma­sas, la ví­bo­ra con el de su quí­mi­ca, la ba­lle­na azul con el po­der del gi­gan­te y la ra­na Pae­dophry­ne amauen­sis, que mi­de 7 mm, con el de la mi­nia­tu­ra. Son es­pe­cies que nos trans­for­man y co­lo­can en nues­tro lu­gar, el del ser pen­san­te del que sur­ge la pa­la­bra sa­na. Pa­ra ins­ta­lar­nos allí, en el lu­gar del hu­mano, ne­ce­si­ta­mos un mun­do pla­ga­do de ti­bu­ro­nes y yu­yos. ■

HO­RA­CIO CARDO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.