Del­ta: in­mi­gra­ción y fru­ti­cul­tu­ra

Clarin - - OPINION - Ma­riano Wi­no­grad

Ig­no­ra­mos el de­sa­rro­llo agrí­co­la del Del­ta ha­cia 1500 cuan­do Juan Díaz de Solís re­co­rre el Río de la Pla­ta, pe­ro ca­si tres si­glos des­pués Fé­lix de Azara des­cri­be la ex­pan­sión de los gua­ra­níes de las ro­xas cu­ya cul­tu­ra agra­ria lle­ga­ba has­ta las mis­mas már­ge­nes de Bue­nos Ai­res.

¿Ha­brán ve­ni­do del Pa­ra­guay con Ga­ray o por su pro­pia cuen­ta? ¿Lo ha­brán he­cho en si­mul­tá­neo con la se­gun­da fun­da­ción. des­pués de ella, o an­du­vie­ron ba­jan­do el río des­de an­tes del si­glo XVI? Pa­ra la re­vo­lu­ción de Ma­yo se des­cri­ben en el si­tio, re­li­quias agrí­co­las je­sui­tas in­clu­yen­do mem­bri­llos y du­raz­ne­ros.

Dar­win, en El Via­je del Bea­gle, co­men­ta la exis­ten­cia de plan­tas acli­ma­ta­das y co­mo prue­ba men­cio­na la abun­dan­cia de du­raz­ne­ros y na­ran­jos pro­ve­nien­tes de se­mi­llas trans­por­ta­das por el río. Sarmiento, el ha­ce­dor, de­no­mi­nó a sus po­bla­do­res los ca­ra­pa­cha­yos y se com­pro­me­tió per­so­nal­men­te con el pa­ra­je de­jan­do la ca­sa his­tó­ri­ca que aún per­du­ra en el río que hoy lle­va su nom­bre. Pa­ra 1940, po­co más de me­dio si­glo des­pués de Al­ber­di y Ave­lla­ne­da, ha­bi­ta­ban el Del­ta 40.000 per­so­nas, pro­ve­nien­tes de los más orí­ge­nes eu­ro­peos

Co­se­cha­ban du­raz­nos, ci­rue­las, cí­tri­cos, man­za­nas, que lle­va­ban al Puer­to de Fru­tos em­ba­la­dos en ca­nas­tos de mim­bre y trans­por­ta­dos en sus ca­noas. Abas­te­cían con un pro­duc­to po­pu­lar y ac­ce­si­ble a to­da la ciu­dad de Bue­nos Ai­res.

La fru­ta era esen­cial­men­te estacional, y es­ta­ba aso­cia­da al pla­cer, la na­tu­ra­le­za, el sol, el ve­rano, la dul­zu­ra, la in­fan­cia. Ma­dres y abue­las se en­car­ga­ban de ir a la fe­ria, ne­go­ciar con el “tano” res­pec­ti­vo y te­ner siem­pre la fru­te­ra en el cen­tro de la me­sa con variedad de al­ter­na­ti­vas pa­ra el pos­tre y so­bre­me­sa. Si eran muy ob­se­si­vas, se ocu­pa­ban de pe­lar y cor­tar la fru­ta pa­ra que ma­ri­dos, hi­jos y nie­tos tu­vie­ran al al­can­ce un pro­duc­to “de con­ve­nien­cia”

Lle­gué a co­no­cer per­so­nal­men­te las pos­tri­me­rías de esa Ams­ter­dam rio­pla­ten­se, cuan­do en mis va­ca­cio­nes del ‘68, con ape­nas 12 años y ni si­quie­ra el bar mitz­vá, lle­gué al Ca­ra­pa­chay y Es­pe­ri­ta en pro­cu­ra de en­ten­der la fo­to­sín­te­sis

To­da­vía la fá­bri­ca de la si­dra Real, fun­cio­na­ba en di­cho río, Tri­ce­rri era no só­lo un po­bla­dor sino una variedad ex­cel­sa de ci­rue­las, Ce­rri­llos trans­por­ta­ba su co­se­cha en la ca­noa Le­za­ma, los At­ter­berg co­se­cha­ban gla­dio­los y Hu­go del Ca­rril era pro­pie­ta­rio de Idaho­me, ya no de­di­ca­da a las fru­tas co­mo en el tiem­po de los Bem­berg sino a la cría de coipos, cu­yas pie­les usa­ban pa­ra em­pe­ri­fo­llar­se las por­te­ñas Hoy la po­bla­ción de en­tre­se­ma­na, ape­nas lle­ga a las 3000 per­so­nas, si bien es cier­to que un do­min­go so­lea­do pue­den apro­xi­mar­se a la mi­tad de quie­nes pu­lu­la­ran en los 40´s. Los cua- tro ejes del de­sa­rro­llo que trans­for­ma­ron un re­mo­to y mar­gi­na­do ex­tre­mo del im­pe­rio es­pa­ñol en el país pu­jan­te en que na­cie­ron nues­tros pa­dres y abue­los fue­ron la edu­ca­ción pú­bli­ca, la in­mi­gra­ción con­se­cuen­te con nues­tro preám­bu­lo cons­ti­tu­cio­nal, el de­sa­rro­llo del trans­por­te y la ex­pan­sión agra­ria que nos va­lie­ra ser am­pu­lo­sa­men­te dis­tin­gui­dos co­mo el gra­ne­ro del mun­do

No re­sul­ta osa­do pen­sar una ana­lo­gía de aque­llos cua­tro ejes pa­ra el pre­sen­te si­glo XXI y es­co­ger­las en el co­no­ci­mien­to, la equi­dad, la lo­gís­ti­ca y el equi­li­brio am­bien­tal. La so­cie­dad que tra­jo a los in­mi­gran­tes de Eu­ro­pa era in­du­da­ble­men­te aris­to­crá­ti­ca y con un ses­go mar­ca­do de de­sigual­dad y ex­clu­sión.

El desafío pen­dien­te, lue­go de 70 años de de­cla­ma­ción acer­ca de de­re­chos so­cia­les nun­ca com­ple­ta­men­te in­cor­po­ra­dos, re­quie­re de so­lu­cio­nes que sean al mis­mo tiem­po de­mo­crá­ti­cas, sus­ten­ta­bles, ade­cua­das al con­tex­to, y apa­sio­na­das. Si el desafío fue en­fren­ta­do y re­suel­to ha­ce un si­glo, bien pue­de ser­lo nuevamente aho­ra.

Te­ne­mos el co­no­ci­mien­to tec­no­ló­gi­co pa­ra in­ten­tar­lo, exis­ten nuevamente mi­llo­nes de per­so­nas de bue­na vo­lun­tad que eli­gen ha­bi­tar el te­rri­to­rio ar­gen­tino, y la hu­ma­ni­dad ne­ce­si­ta que los es­pa­cios fo­to­sin­té­ti­cos sean uti­li­za­dos en su pro­ve­cho. Si así no lo hi­cié­ra­mos que Dios y la pa­tria ... nos lo de­man­den. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.