El sóft­bol cre­ce al rit­mo de los ve­ne­zo­la­nos

Em­pe­za­ron tres equi­pos y ya su­man do­ce. Los ju­ga­do­res cuen­tan que así en­cuen­tran “un pe­da­ci­to de su tie­rra” en Bue­nos Ai­res y ase­gu­ran que ca­da día se agre­ga gen­te.

Clarin - - TAPA - Nahuel Ga­llot­ta

La lle­ga­da de in­mi­gran­tes ve­ne­zo­la­nos por la cri­sis del cha­vis­mo ace­le­ró el cre­ci­mien­to de es­te de­por­te pa­re­ci­do al beis­bol. Ha­ce un año ha­bía 3 equi­pos y aho­ra ya son 12. La li­ga se jue­ga en el club Daom y tam­bién se su­man mu­chos ar­gen­ti­nos.

Ron, her­vi­do de ga­lli­na y pan, are­pas y em­pa­na­das tí­pi­cas. Un “cha­mo” que re­tum­ba a ca­da ra­to. Son las 21 de un sá­ba­do de co­mien­zo de tor­neo, de un de­por­te que es­tá re­na­cien­do en Ar­gen­ti­na: el sóft­bol. Lo que pa­re­ce ser un po­tre­ro de Caracas es el lí­mi­te en­tre Flo­res y el Ba­jo Flo­res, a me­tros del ce­men­te­rio y la vi­lla 1-11-14.

Has­ta ha­ce po­co, en la Li­ga por­te­ña de Sóft­bol pa­ra ma­yo­res de 35 años ha­bía tres equi­pos. Po­cos, te­nien­do en cuen­ta la bue­na po­si­ción mun­dial que tie­ne Ar­gen­ti­na. Pe­ro con la lle­ga­da de ve­ne­zo­la­nos a Bue­nos Ai­res se for­ma­ron nue­ve equi­pos. Pa­ra ellos, el sóft­bol es lo que pa­ra no­so­tros el fút­bol. Y des­dees­te mes es­tán dispu­tan­do un nue­vo cam­peo­na­to.

En to­tal, en­tre me­no­res y ma­yo­res y ju­ga­do­res de béis­bol y sóft­bol, los ve­ne­zo­la­nos lle­gan a más de un cen­te­nar de ju­ga­do­res. To­dos los equi­pos tie­nen, al me­nos, tres o cua­tro ve- ne­zo­la­nos. "Es­pe­ra­mos mu­chos más. Que­re­mos lle­gar a los 15 equi­pos. Las es­ta­dís­ti­cas di­cen que ca­da vier­nes ate­rri­zan 600 ve­ne­zo­la­nos en Ezei­za", ase­gu­ra Jai­me Ma­tos, oriun­do de ese país e in­te­gran­te del equi­po Ve­ne­zue­la.

Aun­que el sóft­bol sue­le con­fun­dir­se con el béis­bol, un de­por­te si­mi­lar, tie­nen di­fe­ren­cias de re­gla­men­to, can­ti­dad de en­tra­das y ta­ma­ños de ba­tes y pe­lo­tas.

Los que sa­ben di­cen que la me­ca por­te­ña del sóft­bol fue Flo­res. Por mu­chas ra­zo­nes. La pri­me­ra, por el club DAOM, don­de se practica des­de 1950 y aho­ra es­tán cons­tru­yen­do otra can­cha por la de­man­da. La se­gun­da es que la li­ga es­ta­ba en esa zo­na. Y la ter­ce­ra, por un en­tre­na­dor de San Lo­ren­zo que ar­mó los equi­pos con chi­cos del ba­rrio. Con­ven­cía a los pa­pás pro­me­tien­do bus­car­los y de­jar­los en la puer­ta de sus ca­sas tras ca­da en­tre­na­mien­to.

El sóft­bol, en los ‘70 y ‘80, sa­lía en las sec­cio­nes de­por­ti­vas de los dia­rios. Lue­go, de al­gu­na for­ma, lo re­em­pla­zó el rugby. "El sóft­bol por­te­ño re­vi­vió. Los ve­ne­zo­la­nos vie­nen so­los. A los ar­gen­ti­nos to­da­vía te­ne­mos que sa­lir a bus­car­los pe­ro se su­man", ex­pli­ca Gus­ta­vo Cres­po, ar­gen­tino, ju­ga­dor de Pi­ra­tas ce­les­tes y re­fe­ren­te de la li­ga. En la Ciudad se pue­de prac­ti­car en Vé­lez, Fe­rro, Co­mu­ni­ca­cio­nes y en el ins­ti­tu­to Ni­chia, en Al­ma­gro.

“Es­to es ca­li­dad de vi­da”, di­ce Al­win­son Ló­pez (52), sen­ta­do en una tri­bu­na del DAOM, mien­tras un gru­pi­to de com­pa­trio­tas pa­sa y lo sa­lu­da. Ha­ce 5 ho­ras que Pi­ra­tas ne­gros, el equi­po de Ló­pez (son 8 ve­ne­zo­la­nos, la ma­yo­ría tra­ba­ja en res­tau­ran­tes), ter­mi­nó su par­ti­do. Lle­va 4 me­ses sin fal­tar, pa­sán­do­se el día en­te­ro aquí aden­tro. "En la se­ma­na tra­ba­jo. Es ve­nir y re­la­jar­me, co­mo un es­ca­pe", in­di­ca.

Al­win­son se crió ju­gan­do al sóft­bol en la ca­lle. Co­mo la gran ma­yo­ría de los chi­cos ve­ne­zo­la­nos, con pa­los de es­co­ba y cha­pi­tas o pe­lo­tas de papel o de go­ma. "Los me­jo­res ju­ga­do­res ve­ne­zo­la­nos del mun­do co­men­za­ron así", cuen­ta. "Eso sir­ve pa­ra agu­di­zar la vis­ta. El que se crió vien­do esas cha­pi­tas pue­de ver to­das las pe­lo­tas que le lan­cen". Ya se cum­plió un año de su lle­ga­da a Bue­nos Ai­res. En Caracas, re­cuer­da, ha­bía de­ja­do de ju­gar. La inseguridad hi­zo que mu­chos op­ta­ran por li­mi­tar­se a sa­lir de la ca­sa al tra­ba­jo y vol­ver. Ló­pez te­nía un tra­ba­jo en te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes pe­ro sin­tió que "el nor­te es­ta­ba en el sur". Te­mía por la hi­per­in­fla­ción y pi­dió el pa­se. An­tes, ha­bía vi­vi­do 3 años en Bo­go­tá, Co­lom­bia. "El ve­ne­zo­lano man­tie­ne eso de co­nec­tar­se a Internet y es­cu­char por ra­dio los par­ti­dos de nues­tra li­ga des­de el rin­cón del pla­ne­ta en el que se en­cuen­tre", ase­gu­ra. Así fue­ron sus pri­me­ros me­ses en Bue­nos Ai­res, ex­tra­ñan­do y si­guien­do a Na­ve­gan­tes de Ma­ga­lla­nes, su equi­po. "Es­to nos cam­bió la vi­da a los ve­ne­zo­la­nos en Ar­gen­ti­na. Es deses­tre­san­te". ■

LU­CÍA MERLE

Sóft­bol en el Ba­jo Flo­res. Jó­ve­nes de­por­tis­tas na­ci­dos en Ve­ne­zue­la.

LU­CÍA MERLE

En­tre­na­mien­to. En el club DAOM, re­fe­ren­te en Ca­pi­tal, con ma­yo­ría de ve­ne­zo­la­nos. Por la nue­va de­man­da, es­tán cons­tru­yen­do una can­cha adi­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.