La ca­lle, en­tre la de­ses­pe­ra­ción y la ma­ni­pu­la­ción

Clarin - - SUMARIO - Mi­guel Wi­ñaz­ki

La pro­tes­ta co­mo pe­re­gri­na­je , es de­cir su ex­hi­bi­ción co­mo tra­yec­to­ria de ca­mi­nan­tes que co­lo­ni­zan las ca­lles es de lar­ga da­ta, pe­ro atra­vie­sa aho­ra una apo­teo­sis que vuel­ve mo­ro­so el trán­si­to de to­dos, que de­tie­ne por mo­men­tos la cir­cu­la­ción co­lec­ti­va y que ope­ra una in­vo­ca­ción a la ayu­da al tiem­po que -so­bre to­do- enun­cia una crí­ti­ca de la eco­no­mía po­lí­ti­ca vi­gen­te con la con­se­cuen­te rup­tu­ra de los có­di­gos de in­te­li­gi­bi­li­dad pro­vis­tos por el círcu­lo ro­jo.

En la ca­lle hay una ló­gi­ca al­ter­na­ti­va. Vi­ven­cial, de­ses­pe­ra­da y de­ses­pe­ran­te. Ins­tru­men­ta­li­za­da y au­tén­ti­ca a la vez.

El iti­ne­ra­rio de los que mar­chan in­clu­ye el blo­queo de­li­be­ra­do y la con­tra­po­si­ción a ve­ces be­li­ge­ran­te con los que pre­ten­den tran­si­tar sin ba­rre­ras. Hay dos hi­pó­te­sis di­ver­gen­tes en relación a las pro­tes­tas a pie. Se­gún Ca­ro­li­na Stan­ley son ex­tor­si­vas. Se­gún los vo­ce­ros de los ma­ni­fes­tan­tes son una evi­den­cia de la po­bre­za cre­cien­te a la que hay que es­cu­char y fren­te a la cual el go­bierno de­be res­pon­der,

El po­de­río de los apa­ra­tos y de los di­ri­gen­tes que mi­li­tan el caos pa­ra pro­ve­cho pro­pio y na­da más exis­te. Hay sin du­das di­fu­so­res del apo­ca­lip­sis que usan­do la apa­ra­to­lo­gía de los mi­cros y la vian­da pro­mue­ven y ex­tor­sio­nan a tra­vés de ma­ni­fes­ta­cio­nes que ellos ma­ni­pu­lan, pe­ro no es so­lo eso lo que en­cien­de la ma­si­vi­dad de ese re­cla­mo que se pro­pa­ga en el es­pa­cio pú­bli­co.

La po­bre­za mo­vi­li­za. Aus­pi­cia las tra­ve­sías de los ne­ce­si­ta­dos, y tam­bién abre com­puer­tas pa­ra opor­tu­nis­tas y be­ne­fi­cia­rios de la des­di­cha ma­si­va.

En al­gún sen­ti­do la mi­gra­ción co­ti­dia­na de quie­nes pro­tes­tan ha­cia la ca­pi­tal des­de el co­nur­bano es una mar­cha sem­pi­ter­na de re­fu­gia­dos. Son las tra­ve­sías de los que sin re­fu­gio den­tro del sis­te­ma cir­cu­lan, a ve­ces usa­dos por ma­fias di­ver­sas, pe­ro que se ven lan­za­dos a las ca­lles por la pro­pia mi­se­ria que ri­gu­ro­sa­men­te padecen.

Co­mo sea, la mul­ti­pli­ca­ción de las ma­ni­fes­ta­cio­nes, es un da­to que re­fu­ta el fa­ci­lis­mo de una nue­va de­re­cha ar­gen­ti­na que pro­pa­gan­di­za la ne­ce­si­dad de un ajus­te más drás­ti­co pa­ra aco­mo­dar las cuen­tas se­gún cálcu­los me­ra­men­te nu­me­ro­ló­gi­cos.

La “nue­va” de­re­cha es en ri­gor tan ar­cai­ca co­mo la iz­quier­da pa­leo­lí­ti­ca. La es­ce­na de los es­tu­dian­tes que blo­quea­ron la puer­ta de la Fa­cul­tad de Psi­co­lo­gía es muy elo­cuen­te. An­te pro­fe­so­res y no do­cen­tes que que­rían in­gre­sar a tra­ba­jar des­pués del le­van­ta­mien­to del pa­ro, un gru­pi­to ul­tra­mi­no­ri­ta­rio les im­pi­dió la en­tra­da ar­gu­men­tan­do que ellos re­pre­sen­tan al “po­der po­pu­lar con­tra el po­der con­cen­tra­do je­rár­qui­co”.

Es el usu­fruc­to de una re­pre­sen­ta­ción que no tie­nen en reali­dad. Y un dis­pa­ra­te ba­sa­do en un es­lo­gan va­cío y en un de­li­rio de gran­de­za que re­sul­tó sin em­bar­go efi­cien­te pa­ra blo­quear la li­ber­tad de tra­ba­jo.

El au­to­ri­ta­ris­mo tie­ne mil ros­tros. El más per­ver­so se en­cu­bre de­trás de las pa­la­bras pro­gre­sis­tas.

En ese con­tex­to re­sul­ta re­le­van­te la ex­tra­di­ción a Chi­le de Fa­cun­do Jo­nes Hua­la.

El lon­ko fue el ins­pi­ra­dor de múl­ti­ples blo­queos en las ru­tas del sur y tam­bién la re­fe­ren­cia tu­te­lar de la farsa pseu­do pro­gre­sis­ta en torno a San­tia­go Mal­do­na­do quien tris­te­men­te mu­rió aho­ga­do, pe­ro no tras ser se­cues­tra­do y tor­tu­ra­do por fuer­zas de Gen­dar­me­ría co­mo se qui­so ha­cer creer.

Aho­ra el cacique es­tá en Chi­le. Sus me­to­do­lo­gías violentas al fin no fun­cio­na­ron pa­ra de­te­ner la ex­tra­di­ción que pa­re­cía ser un ob­je­ti­vo cen­tral de la re­be­lión ma­pu­che en su mo­men­to.

Hay una cues­tión cen­tral que se de­ba­te tá­ci­ta­men­te des­de las ca­lles y es la pu­ja que exis­te en­tre la pul­sión por ins- ta­lar una de­mo­cra­cia di­rec­ta en la que las de­ci­sio­nes se to­men a par­tir de los re­cla­mos abier­tos pro­mo­vi­dos des­de las mo­vi­li­za­cio­nes ma­si­vas, y la de­mo­cra­cia in­di­rec­ta y cons­ti­tu­cio­nal que fun­cio­na me­dian­do en la pu­ja dis­tri­bu­ti­va des­de la dis­cu­sión par­la­men­ta­ria, la le­ga­li­dad im­par­ti­da des­de el Po­der Ju­di­cial y la po­tes­tad con­tro­la­da del Po­der Eje­cu­ti­vo.

En paí­ses con una pre­ca­ria ins­ta­la­ción ins­ti­tu­cio­nal co­mo la Ar­gen­ti­na, la re­so­lu­ción de los con­flic­tos de in­tere­ses por vía di­rec­ta tie­ne ma­yor es­pa­cio.

La po­lí­ti­ca en la Ar­gen­ti­na se ubi­ca así en un “no lu­gar”, si­guien­do la con­cep­tua­li­za­ción del an­tro­pó­lo­go Marc Au­ge.

Los flu­jos de la pro­tes­ta iti­ne­ran­te exi­lian a la cor­po­ra­ción po­lí­ti­ca de sí mis­ma. Los es­pa­cios des­ti­na­dos a la de­li­be­ra­ción de las cues­tio­nes pú­bli­cas pier­den en bue­na me­di­da su te­rri­to­ria­li­dad. No es só­lo en el Con­gre­so, en los Tri­bu­na­les o en la Ca­sa Ro­sa­da don­de se de­fi­nen las me­di­das a to­mar. La po­lí­ti­ca se “des­te­rri­to­ria­li­za” y se ins­ta­la en las ca­lles mis­mas.

Hay en to­do ca­so una in­ter­sec­ción di­ná­mi­ca en­tre la po­lí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal y la po­lí­ti­ca en las ca­lles: los pla­nes de ayu­da a los más ne­ce­si­ta­dos.

El pun­to de in­ter­sec­ción es Ca­ro­li­na Stan­ley que critica los blo­queos pe­ro que dialoga con los re­fe­ren­tes de los mo­vi­mien­tos so­cia­les que la apre­cian. Ella ma­ne­ja la ca­ja de la asis­ten­cia.

En ese pun­to to­do es ur­gen­te: en las ca­lles hay ur­gen­cias, en la que no exis­te el me­diano ni el lar­go pla­zo. Se tra­ta de re­sol­ver la su­per­vi­ven­cia de ca­da día.

Esa pe­ren­to­rie­dad es pal­pa­ble. Y sos­la­yar­la es to­mar un ata­jo ha­cia la ig­no­ran­cia.

La per­cep­ción del in­for­tu­nio de la po­bre­za pue­de pro­mo­ver la ten­ta­ción del po­pu­lis­mo ele­men­tal ba­sa­do en la emi­sión y la de­ma­go­gia. Pe­ro hay otra ten­ta­ción y es la del des­pre­cio ha­cia el dra­ma co­lec­ti­vo.

No to­da mul­ti­tud tie­ne per se tie­ne ra­zón por el he­cho de cons­ti­tuir­se co­mo con­jun­to ai­ra­do en con­tra de quie­nes go­bier­nan.

Pe­ro to­da mul­ti­tud que reite­ra su pre­sen­cia en el es­pa­cio pú­bli­co y que acre­cien­ta su nú­me­ro pro­gre­si­va­men­te, de­be ser te­ni­da en cuen­ta.

La voz del pue­blo no es la voz de Dios, y es bas­tan­te dis­cu­ti­ble con­ce­bir y de­fi­nir qué es el pue­blo. Pe­ro, lo cuan­ti­ta­ti­vo es cua­li­ta­ti­vo, y si hay mu­chos pro­tes­tan­do, es me­jor oir­los.

La “nue­va” de­re­cha es eco­no­mé­tri­ca pe­ro es más que eso, se ma­ni­fies­ta aquí tam­bién una ola a lo Jair Bol­so­na­ro en Bra­sil, agre­si­va y dis­cri­mi­na­do­ra. Es un pu­ri­ta­nis­mo con­ser­va­dor que co­rre al go­bierno por de­re­cha pre­ci­sa­men­te y pi­de ajus­tar más y mas rá­pi­do.

Pe­ro, ig­no­rar y sub­es­ti­mar de es­te mo­do a la ca­lle es un error im­per­do­na­ble.

La “nue­va” de­re­cha es, en ri­gor a la ver­dad, tan ar­cai­ca co­mo la iz­quier­da pa­leo­lí­ti­ca.

Ca­ro­li­na Stan­ley critica los blo­queos, pe­ro ha­bla con los re­fe­ren­tes de los mo­vi­mien­tos so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.