En­tre Li­li­ta y el peronismo del “me­dio”

Clarin - - TAPA - Ri­car­do Kirsch­baum

Dos de las con­di­cio­nes que pú­bli­ca­men­te re­cla­mó Li­li­ta Ca­rrió se cum­plie­ron: Lo­ren­zet­ti fue re­em­pla­za­do co­mo pre­si­den­te de la Cor­te y Ernesto Sanz, el ra­di­cal que mu­chos ad­he­ren­tes a Cam­bie­mos qui­sie­ran ver en un pues­to eje­cu­ti­vo, no se con­vir­tió en mi­nis­tro. Si se unen es­tos he­chos con su en­fá­ti­ca de­mos­tra­ción de fe en Ma­cri se po­dría con­cluir en que la le­gis­la­do­ra lo­gró sus ob­je­ti­vos. Sin em­bar­go, no to­do ha si­do tan me­cá­ni­co. La per­sis­ten­cia de la ofen­si­va de Ca­rrió so­bre el ex pre­si­den­te de la Cor­te coin­ci­dió con la opor­tu­ni­dad que se abrió por la os­ci­lan­te ad­he­sión de High­ton de No­las­co a la ma­yo­ría en la Su­pre­ma Cor­te. La jue­za jun­to a Ro­sen­krantz y Ro­sat­ti tie­ne un pe­di­do de jui­cio po­lí­ti­co por aquel po­lé­mi­co fa­llo del 2x1 en los casos de le­sa hu­ma­ni­dad. La cues­tión es ma­ne­ja­ble, pe­ro en es­tos tiempos de al­ta vo­la­ti­li­dad política siem­pre es­tá pre­sen­te y hay quie­nes lo re­cor­da­ron en­tre las ra­zo­nes del ta­ke over hos­til del mar­tes.

Aun­que el Go­bierno busca de­sen­ten­der­se del acon­te­ci­mien­to, des­cri­be la lle­ga­da de Ro­sen­krantz co­mo una mues­tra de la tran­si­ción ha­cia otro tiem­po po­lí­ti­co. El ele­gi­do tie­ne pa­sa­do ra­di­cal por su ad­he­sión a Al­fon­sín, pe­ro ha pre­fe­ri­do siem­pre man­te­ner­se en el te­rreno aca­dé­mi­co y del de­re­cho. Un muy alle­ga­do a Ma­cri de­cía es­ta semana que es­ta­ba ca­si seguro de que el Pre­si­den­te se­gu­ra­men­te ni re­cor­da­ba el nom­bre de pi­la del re­em­pla­zan­te de Lo­ren­zet­ti, un mo­do exa­ge­ra­do de de­cir que, co­mo en otras co­sas, el Pre­si­den­te no in­ter­vino. Los que sí vie­ron la opor­tu­ni­dad fue­ron sus ase­so­res di­rec­tos y tra­ba­ja­ron has­ta lo­grar ese ob­je­ti­vo.

Res­pec­to de Sanz, des­pués de aquel re­me­do de la pe­lí­cu­la “La Fies­ta inol­vi­da­ble” de Pe­ter Se­llers que se vi­vió en Oli­vos ha­ce dos se­ma­nas, lo que no cua­ja es sim­ple: el ra­di­cal es más in­flu­yen­te des­de afue­ra que des­de adentro. Y hay du­das de que Ma­cri lo quie­ra en un lu­gar más po­lí­ti­co que el que le ofre­cían en esa con­fu­sión.

Ma­cri aho­ra pa­re­ce que se sien­te có­mo­do con me­nos mi­nis­tros, pe­ro el mis­mo con­fort se ma­ni­fes­ta­ba an­tes con el do­ble. Así que no se sa­be. Tam­bién aquí se habla de adap­ta­ción a las cir­cuns­tan­cias. To­da­vía no hay preo­cu­pa­ción elec­to­ral -el triun­fo en Mar­cos Juá­rez, cu­na de Cam­bie­mos, es ex­hi­bi­do co­mo una evi­den­cia­por­que la ur­gen­cia eco­nó­mi­ca que­ma.

El peronismo del “me­dio”, co­mo se lla­ma aho­ra a los “ra­cio­na­les”, co­men­za­rá a mos­trar­se es­ta semana cuan­do se jun­ten Schia­ret­ti, Pi­chet­to, Mas­sa y Ur­tu­bey, a los que se pue­den jun­tar otros go­ber­na­do­res re­sen­ti­dos por una pe­lea fe­roz en el CFI en la que se ven­ti­la­ron vie­jas y nue­vas que­re­llas. A pe­sar de ellas, es bas­tan­te po­si­ble que el Go­bierno con­si­ga que le vo­ten el Pre­su­pues­to de equi­li­brio fis­cal -ha­brá al­gu­nas con­ce­sio­nes, di­cen, pa­ra com­pen­sar la caí­da del Fon­do So­je­ro- siem­pre que sea pre­sen­ta­do co­mo el Pre­su­pues­to de Ma­cri.

A es­te sec­tor lo que le interesa es ocu­par un lu­gar en la opo­si­ción. Por eso, se opo­ne al pro­yec­to de eli­mi­nar las PA­SO de agos­to, ne­ga­do en la Ca­sa Ro­sa­da pe­ro con­ve­nien­te a los pla­nes de frag­men­ta­ción que el peronismo pa­de­ce y pa­de­ce­rá por los cua­der­nos de las coimas.

El as­cen­so de Ro­sen­krantz es pre­sen­ta­do co­mo un cam­bio de épo­ca, pe­ro no se dio por ge­ne­ra­ción es­pon­tá­nea

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.