“La sa­li­da es el acuer­do po­lí­ti­co, lo tie­nen que entender el Go­bierno y la opo­si­ción”

Luis Nai­de­noff. Se­na­dor na­cio­nal por For­mo­sa. Je­fe del in­ter­blo­que de Cam­bie­mos

Clarin - - CARA A CARA - Mar­ce­lo Helf­got mhelf­got@cla­rin.com

- ¿Con la de­mo­cra­cia con­so­li­da­da, qué cree que es­pe­ra la gen­te del ra­di­ca­lis­mo?

- Si hay un apor­te de es­te par­ti­do a la de­mo­cra­cia que na­die pue­de cues­tio­nar es su con­so­li­da­ción, a par­tir de , que su­po con­vo­car a una aper­tu­ra con las otras fuer­zas y se re­fle­jó en mo­men­tos de zo­zo­bra y de cri­sis.

- ¿Y aho­ra?

- A par­tir de la frag­men­ta­ción de los par­ti­dos con la cri­sis de 2001, el apor­te a los nue­vos tiempos es plan­tar en la can­cha una coa­li­ción que se con­so­li­da des­de la di­ver­si­dad. Con una gran no­ve­dad: la de un pri­mer pre­si­den­te no pe­ro­nis­ta que tam­po­co sur­gió de la UCR.

-Otra no­ve­dad es que se tra­ta de un Pre­si­den­te que se nie­ga a go­ber­nar con sus so­cios...

-El Pre­si­den­te no di­jo que no go­ber­na­mos jun­tos. Lo que su­ce­de es que ve­ni­mos de una his­to­ria de dis­ci­pli­na, ver­ti­ca­lis­mo y obe­dien­cia, por lo que ex­pre­sar di­fe­ren­cias en el mar­co de una coa­li­ción es una no­ve­dad. Pe­ro es el gran ac­ti­vo que tie­ne Cam­bie­mos. Tie­ne vi­si­bi­li­dad en el Par­la­men­to, pe­ro tam­bién en pro­vin­cias y mu­ni­ci­pios. No es re­qui­si­to for­mar par­te del Go­bierno pa­ra acom­pa­ñar sus po­lí­ti­cas. - ¿Si tu­vie­ran más pre­sen­cia en el Ga­bi­ne­te qué erro­res no hu­bie­ra co­me­ti­do el Go­bierno? - Más allá de las pre­sen­cias, lo que se tie­ne que re­fle­jar en una coa­li­ción es la ca­pa­ci­dad de de­ba­te pre­vio y de in­fluir en la to­ma de de­ci­sio­nes. Al­gu­nos plan­teos nues­tros no fue­ron re­cep­ta­dos en el mo­men­to pe­ro el tiem­po nos dio la ra­zón. Plan­teá­ba­mos en ma­yo la ne­ce­si­dad de fre­nar la ba­ja de las re­ten­cio­nes. Al­gu­nos no acom­pa­ña­ron, pe­ro nos en­con­tra­mos con una bue­na no­ti­cia que fui­mos por los in­gre­sos y hay im­pues­to a las ex­por­ta­cio­nes. Lo mis­mo pa­só con el apla­na­mien­to de las ta­ri­fas de gas.

- Pa­re­ce que só­lo les ha­cen ca­so cuan­do les desborda la si­tua­ción...

- No sé si les desborda. Hay una to­ma de­ci­sio­nes del Eje­cu­ti­vo y no­so­tros apor­ta­mos ideas. -Tam­bién es­tán los que des­de adentro de la UCR di­cen que el par­ti­do le es­tá ha­cien­do se­gui­dis­mo a un pro­yec­to neo­li­be­ral...

- Lo que hay es un gran sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad del ra­di­ca­lis­mo, fun­da­men­tal­men­te por el con­tex­to de emer­gen­cia y de cri­sis en el que vi­vi­mos. Son ho­ras de pru­den­cia, me­su­ra y cohesión in­ter­na. Es la dis­cu­sión que se dio en Oli­vos. Lo pa­ra­dó­ji­co fue que al­gu­nos nos cues­tio­nan con el dia­rio del lu­nes por­que fui­mos a Oli­vos a pe­dir car­gos y otro por no acep­tar los car­gos que su­pues­ta­men­te nos pro­pu­so el Go­bierno. Es de una me­dio­cri­dad enor­me li­mi­tar la pre­sen­cia del ra­di­ca­lis­mo a una dis­cu­sión de car­gos. Nues­tra pre­sen­cia fue pa­ra discutir las me­di­das que se iban a to­mar. Se dis­cu­tió la po­si­bi­li­dad de es­pa­cios en la re­es­truc­tu­ra­ción de poder co­mo ha­bla­mos siem­pre. Pe­ro la de­ci­sión es del Pre­si­den­te. - Es­tu­vie­ron en dan­za nom­bres co­mo Lous­teau o Prat Gay. ¿Los ve co­mo el fu­tu­ro del par­ti­do? - Más allá de los nom­bres, se dis­cu­te la even­tua­li­dad del apor­te del ra­di­ca­lis­mo que le pue­da dar vo­lu­men po­lí­ti­co al Go­bierno. Pa­ra adentro, Lous­teau es un di­ri­gen­te de vo­lu­men en la Ciudad de Bue­nos Ai­res, co­mo Morales en Ju­juy, Val­dés en Co­rrien­tes y Cor­ne­jo en Men­do­za. El va­lor de lo co­lec­ti­vo es más fuerte que lo in­di­vi­dual. Es­tá en el ra­di­ca­lis­mo te­ner la ca­pa­ci­dad de cons­truir un li­de­raz­go na­cio­nal. - ¿Pa­ra el 2019 quiere que la UCR pon­ga al vi­ce de Ma­cri o ir a las PA­SO con fór­mu­la pro­pia?

- El es­ce­na­rio elec­to­ral es­ta le­jano por los pro­ble­mas del día a día. Pe­ro no des­car­to na­da.

- Has­ta ha­ce po­co da­ban por se­gu­ra to­das las re­elec­cio­nes y su­mar más pro­vin­cias. ¿Con qué se con­for­man aho­ra? -Lo pri­me­ro es ter­mi­nar con las cri­sis re­cu­rren­tes. Un país que con­vi­ve des­de ha­ce dé­ca­das con la in­fla­ción, el dé­fi­cit y el en­deu­da­mien­to no brin­da cer­ti­dum­bre a lo lar­go del tiem­po. La

Ex­pre­sar di­fe­ren­cias en el mar­co de una coa­li­ción es una no­ve­dad; el gran ac­ti­vo que tie­ne Cam­bie­mos”

No hay “vie­ja” o “nue­va” política. Hay bue­nas o ma­las po­lí­ti­cas. Las ma­las, con­fun­den lo pú­bli­co y lo pri­va­do”

Si a la so­cie­dad se le pi­de un es­fuer­zo, el Es­ta­do tam­bién de­be ser du­ro con los vi­vos y los pí­ca­ros que re­mar­can precios”

pri­me­ra res­pues­ta es que hay un pro­ble­ma po­lí­ti­co. Y ex­ce­de a un go­bierno.

- Pe­ro es­ta­mos en vís­pe­ras de un año elec­to­ral y el Go­bierno re­co­no­ció que vi­vi­mos una emer­gen­cia. ¿Cuál es la sa­li­da?

- Co­mo di­ji­mos des­de el arran­que, la sa­li­da si­gue sien­do el acuer­do po­lí­ti­co. Lo tie­nen que entender el Go­bierno y la opo­si­ción. In­de­pen­dien­te­men­te de que los tiempos elec­to­ra­les apre­mian, hay que asu­mir que la mi­ra­da cor­ta no nos lle­vó por buen ca­mino. El Go­bierno tie­ne que entender que el acuer­do po­lí­ti­co es cen­tral, con una mi­ra­da in­te­gral, y la opo­si­ción tie­ne que brin­dar cer­ti­dum­bre. Des­pués ha­brá tiem­po en el peronismo pa­ra que en­cuen­tre su pro­pio es­pa­cio de re­no­va­ción.

- ¿Que con­te­ni­do ten­dría el acuer­do? Se habla mu­cho de de­jar de ser un país agroex­por­ta­dor y des­pués le po­nen una ve­la a la so­ja...

- Es que pa­ra ser un país con va­lor agre­ga­do y per­fil in­dus­trial hay que acor­dar con to­dos los sec­to­res. In­clu­yen­do a la re­pre­sen­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res y del sec­tor em­pre­sa­rial. Se­gu­ra­men­te en el Con­gre­so va­mos a lo­grar el acuer­do pre­su­pues­ta­rio, pe­ro es una mi­ra­da fis­cal, la Ar­gen­ti­na de me­diano y lar­go pla­zo ne­ce­si­ta de un gran acuer­do. Tam­po­co sir­ve la irrup­ción de li­de­raz­gos cir­cuns­tan­cia­les, por­que nos fue muy mal. No hay sal­va­ta­je in­di­vi­dual si no cons­trui­mos un pro­yec­to co­lec­ti­vo.

- ¿Por qué cree que Ma­cri no lo con­vo­ca?

- Hay cier­ta idea de que el acuer­do en su vi­sión glo­bal es una es­pe­cie de ma­la pa­la­bra. El Go­bierno eli­gió acor­dar par­cial­men­te con los go­ber­na­do­res y ley por ley. Tam­po­co le fue mal. Fue­ron las dos mi­ra­das: el apor­te del ra­di­ca­lis­mo y el ca­mino que si­guió el Go­bierno.

- ¿Se­rá la teo­ría de Du­rán Bar­ba de no mez­clar­se con la vie­ja política?

- No hay vie­ja o nue­va política. Hay bue­nas o ma­las po­lí­ti­cas. Las ma­las son aque­llas que con­fun­den lo pú­bli­co y lo pri­va­do, los que so­me­ten a los ciu­da­da­nos y des­tru­yen los va­lo­res re­pu­bli­ca­nos. Lo bueno es ad­mi­nis­trar el Es­ta­do pa­ra el pro­gre­so de la so­cie­dad. Más allá de Du­rán Bar­ba, no hay que in­ven­tar na­da. No to­do lo nue­vo en política tie­ne que ver con lo bueno. Un ejem­plo es La Cám­po­ra.

- ¿Por qué cree que el peronismo acep­ta­ría un acuer­do pa­ra com­par­tir el cos­to de la cri­sis?

- Tie­ne que ver con el sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad de la di­ri­gen­cia. No les fue muy mal a las pro­vin­cias. Has­ta 2015, dos de ca­da tres pro­vin­cias te­nían dé­fi­cit. A par­tir de Cam­bie­mos, de las 22 que sus­cri­bie­ron el Con­sen­so Fis­cal, 20 tie­nen su­pe­rá­vit.

- Y la Na­ción que­dó con dé­fi­cit. De­be ha­ber un pro­ble­ma de im­pe­ri­cia...

- Se re­cons­tru­yó el fe­de­ra­lis­mo. Es­ta­ban des­trui­dos los pi­la­res bá­si­cos de la Ar­gen­ti­na. En 2015 las pro­vin­cias re­ci­bían 25% de co­par­ti­ci­pa­ción y hoy es­ta­mos en el or­den del 34%. Al­go cam­bió pa­ra bien. Tie­ne que re­fle­jar­se con el cri­te­rio de res­pon­sa­bi­li­dad.

- Que yo se­pa en política no exis­te la gra­ti­tud...

- No ha­blo de gra­ti­tud, ha­blo de res­pon­sa­bi­li­dad. La ma­yo­ría en el Se­na­do y en Dipu­tados quie­ren ex­pre­sar la re­no­va­ción del peronismo, igual que al­gu­nos go­ber­na­do­res. A Cam­bie­mos le po­drán de­cir que sub­es­ti­mó la en­ver­ga­du­ra de la cri­sis o que so­bre­es­ti­mó el efec­to de su irrup­ción política, pe­ro no nos van a res­pon­sa­bi­li­zar de que es­ta cri­sis la ge­ne­ra­mos.

- ¿El Go­bierno se equi­vo­có al bus­car la po­la­ri­za­ción con Cris­ti­na Kirch­ner?

- Ten­go otra mi­ra­da. Lo de Cris­ti­na tie­ne más que ver con una dis­cu­sión que tie­ne que sal­dar el peronismo. Ten­drá que cons­truir un es­pa­cio que re­cu­pe­re cre­di­bi­li­dad; mo­derno, to­le­ran­te y re­pu­bli­cano, con la mo­chi­la de ha­ber si­do par­te de la ges­tión que ha de­vas­ta­do al Es­ta­do.

- ¿A Cris­ti­na la ve pre­sa o can­di­da­ta en 2019?

- Si quiere ser can­di­da­ta, la pre­con­di­ción es­tá. El blo­que del PJ avi­só que no apo­ya­rá otro even­tual pe­di­do de desafue­ro. La re­sol­ve­rá ella.

- ¿Por qué Pi­chet­to se nie­ga a fa­ci­li­tar el desafue­ro de la ex pre­si­den­ta en el Se­na­do?

- Por­que en al­gu­nos te­mas hay un so­lo peronismo. Pa­ra los fue­ros y la pro­tec­ción.

- ¿A Cam­bie­mos le con­vie­ne un PJ uni­do?

- No es bueno pa­ra la Ar­gen­ti­na que la op­ción pa­se por mi­rar al pa­sa­do. La ex­pe­rien­cia del po­pu­lis­mo de­ri­vó en el go­bierno más co­rrup­to de los úl­ti­mos tiempos.

- Cuan­do el Pre­si­den­te men­cio­na el 2001 o Ca­rrió habla del he­li­cóp­te­ro a mí se me eri­za la piel. ¿Cual es su sen­sa­ción?

- No fui­mos no­so­tros los que fo­men­ta­mos la idea del “club del he­li­cóp­te­ro”. La­men­ta­ble­men­te hay sec­to­res que tra­ba­jan alien­tan y apues­tan a la des­es­ta­bi­li­za­ción.

- ¿Si Ma­cri no lo­gra le­van­tar la eco­no­mía Cam­bie­mos tie­ne un plan B pa­ra las elecciones?

-El Go­bierno es­ta ab­so­lu­ta­men­te en­fo­ca­do en re­sol­ver la emer­gen­cia y va en la bue­na di­rec­ción con las me­di­das que se han to­ma­do. En ese con­tex­to, pa­ra ha­blar de la fór­mu­la pre­si­den­cial de Cam­bie­mos fal­ta un si­glo.

- ¿Us­ted con­si­de­ra que las me­di­das son acep­ta­das por el elec­to­ra­do ra­di­cal?

- Las ba­ses de Gua­le­guay­chú es­tán más fir­mes que nun­ca. Cuan­do apro­ba­mos la coa­li­ción de­cía­mos que ha­bía que de­jar atrás una dé­ca­da de po­pu­lis­mo y re­cu­pe­rar la Re­pú­bli­ca. La ta­rea es­tá en eje­cu­ción y los lo­gros son enor­mes. No se pue­de mi­rar só­lo la fo­to, hay que ver to­da la pe­lí­cu­la. Un ex mi­nis­tro que de­cía que te­nía­mos me­nos po­bres que en Ale­ma­nia habla de los po­bres con los da­tos reales del INDEC. Si ga­na­ba Scio­li no ha­bía arre­pen­ti­dos en la Ar­gen­ti­na. No ha­bía cua­der­nos ni em­pre­sa­rios in­to­ca­bles in­ves­ti­ga­dos.

- ¿La gen­te lo va a va­lo­rar en las ur­nas?

-Es­toy con­ven­ci­do. Pe­ro si a la so­cie­dad se le pi­de un es­fuer­zo, el Es­ta­do tam­bién de­be ser du­ro con los vi­vos y los pí­ca­ros de siem­pre que re­mar­can los precios. Aho­ra te­ne­mos una Ley de De­fen­sa de la Competencia con san­cio­nes fuer­tes y hay que dar se­ña­les cla­ras.

- ¿Y las in­ver­sio­nes que iban a llo­ver?

- Una cues­tión do­més­ti­ca fue so­bre­va­lo­rar la im­por­tan­cia de Cam­bie­mos co­mo emer­gen­te po­lí­ti­co que dejó atrás una dé­ca­da de po­pu­lis­mo y que con el cam­bio y tu vin­cu­la­ción con el mun­do era su­fi­cien­te pa­ra lo­grar el acom­pa­ña­mien­to de los in­ver­so­res. Pe­ro lo que ocu­rrió fue que la Ar­gen­ti­na tie­ne una fal­ta de cer­ti­dum­bre que ex­ce­de a un go­bierno.

- ¿Con la ley de abor­to, que ayu­dó a tum­bar en el Se­na­do, cree que la UCR per­dió la opor­tu­ni­dad de mos­trar un ses­go pro­gre­sis­ta?

- Se dio li­ber­tad de con­cien­cia. Ca­da uno se ha­rá car­go. Así co­mo el Pre­si­den­te tu­vo la va­len­tía de im­pul­sar el de­ba­te, Cam­bie­mos hi­zo un cul­to a la di­ver­si­dad. La­men­ta­ble­men­te se per­dió una opor­tu­ni­dad, por­que es­ta­mos an­te un enor­me pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca.

- ¿Por qué Ins­frán resulta im­ba­ti­ble co­mo go­ber­na­dor de For­mo­sa?

- Se­rá exi­to­so en lo elec­to­ral, a par­tir de la per­ver­sa Ley de Le­mas, pe­ro es un fra­ca­so so­cial. La úni­ca sa­li­da la­bo­ral de los for­mo­se­ños es la Ter­mi­nal de Om­ni­bus. ■

NÉS­TOR GAR­CIA

Re­tra­to. El se­na­dor Luis Nai­de­noff en su des­pa­cho en la ex Ca­ja de Aho­rro, jun­to a la fo­to de Raúl Al­fon­sín, cu­ya fi­gu­ra lo atra­jo ha­cia la política. Atrás, el re­tra­to de Al­vear.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.