Los mer­ca­dos des­car­tan un triun­fo de Bol­so­na­ro y apues­tan al del­fín de Lu­la

El mun­do fi­nan­cie­ro pre­fie­re a Fer­nan­do Had­dad, del PT, fren­te al la­bo­ris­ta Ci­ro Go­mes, otro con po­si­bi­li­da­des.

Clarin - - EL MUNDO - Eleo­no­ra Gos­man egos­man@cla­rin.com

Los “mer­ca­dos” siem­pre ex­pre­san al­gún “sen­ti­mien­to”: op­ti­mis­mo vs. pe­si­mis­mo; du­das vs. cer­te­zas. Pe­ro en es­tas elecciones bra­si­le­ñas, el mun­do fi­nan­cie­ro tie­ne su sen­si­bi­li­dad a flor de piel. No hay na­da peor, afir­man sus agen­tes, que un es­ce­na­rio don­de la ba­ta­lla se di­ri­ma en­tre la ex­tre­ma de­re­cha y la iz­quier­da, en es­te ca­so, en­tre el ul­tra­con­ser­va­dor Jair Bol­so­na­ro y cual­quie­ra de los re­pre­sen­tan­tes del la­do opues­to: Ci­ro Go­mes (del la­bo­ris­mo) y Fer­nan­do Had­dad (del PT). Pre­vén que el dó­lar irá a con­ti­nuar su as­cen­so y has­ta po­drá ro­zar la in­creí­ble ta­sa de cam­bio de 4,5 reales por unidad de di­vi­sa nor­te­ame­ri­ca­na. Pa­ra la mo­ne­da bra­si­le­ña sig­ni­fi­ca una de­va­lua­ción des­co­no­ci­da des­de ha­ce 24 años.

Y si, lle­ga­do el ca­so, esa al­ter­na­ti­va de los “ex­tre­mos ra­di­ca­les” se con­fir­ma­ra, ¿a quién pre­fe­ri­rían los due­ños del ca­pi­tal? La res­pues­ta pro­vino del eco­no­mis­ta Luis Eduar­do As­sis, que fue di­rec­tor en el Ban­co Cen­tral bra­si­le­ño. “Had­dad tie­ne más con­di­cio­nes de con­quis­tar los áni­mos del mer­ca­do que Ci­ro”. Al­go así co­mo que es más “fle­xi­ble” a las de­man­das del ca­pi­tal fi­nan­cie­ro y em­pre­sa­rial que lo que po­dría ser Go­mes. “Had­dad tie­ne un trán­si­to ma­yor” en el sec­tor. “Ci­ro de­mos­tró que no le interesa ga­nar­se la con­fian­za del mer­ca­do”. Lo que As­sis mos­tró con cla­ri­dad es que al ca­pi­tal “no le gus­ta es­to. Hay una cier­ta vi­sión de que la pe­lea se­rá en­tre bue­nos y ma­los. Fren­te a las po­si- bles com­bi­na­cio­nes, la lec­tu­ra es que las chan­ces de Bol­so­na­ro de ser elec­to son re­du­ci­das y no nos gus­ta esa idea”. Con se­me­jan­te en­cua­dre, lo que que­da es ver “avan­zar la co­ti­za­ción del dó­lar. Hay es­pa­cio pa­ra eso”. An­sio­sos, los lí­de­res de ese sec­tor -en­tre ellos, gran­des fon­dos na­cio­na­les y ex­tran­je­ros- pi­die­ron ase­so­ra­mien­to a ex jue­ces que in­te­gra­ron el tri­bu­nal su­pe­rior elec­to­ral (TSE) y fue­ron a con­sul­tar, tam­bién, a es­pe­cia­lis­tas de en­cues­ta­do­ras. “Ha­ce dé­ca­das que no veía­mos se­me­jan­te in­cer­ti­dum­bre en el país”, ad­mi­tió As­sis en una en­tre­vis­ta con el dia­rio Va­lor.

La úl­ti­ma en­cues­ta pu­bli­ca­da por Da­ta­fol­ha el vier­nes re­ve­ló que Bol­so­na­ro si­gue al fren­te con un li­de­raz­go in­cues­tio­na­ble a es­ta al­tu­ra del par­ti­do: 26% de las intenciones de vo­to. Atrás, y le­jos, vie­ne la se­gun­da tan­da de can­di­da­tos que es­tán ca­si em­pa­ta­dos: Ci­ro y Had­dad con 13%, el so­cial­de­mó­cra­ta Ge­ral­do Alck­min con 9% y Ma­ri­na Sil­va con ape­nas 8% (fue la que más ca­yó). De es­tos cua­tro, se des­ta­ca sin em­bar­go la po­si­ción de dos de ellos. Por un la­do Alck­min, del PSDB, y por el otro Had­dad. En una de sus últimas apa­ri­cio­nes pú­bli­cas, en Río Bran­co ( ca­pi­tal de Acre), Alck­min le pu­so el tono a su cam­pa­ña: “Bra­sil no aguan­ta más te­ner po­pu­lis­mos de iz­quier­da (Had­dad) ni de de­re­cha (Bol­so­na­ro)”, sub­ra­yó. En los cálcu­los del equi­po de cam­pa­ña del ex go­ber­na­dor de San Pablo, hay al­gu­nas es­pe­ran­zas. Es­tán pues­tas en la si­guien­te frase: “Vo­tar a Bol­so­na­ro sig­ni­fi­ca el re­torno del PT”. Eso sig­ni­fi­ca una co­sa: pre­di­car el vo­to útil; es­pe­cial­men­te en­tre aque­llos que nu­trie­ron las ma­ni­fes­ta­cio­nes mi­llo­na­rias de San Pablo con­tra la co­rrup­ción y por la caí­da de la ex pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff. En los cálcu­los del so­cial­de­mó­cra­ta to­da­vía hay una bue­na por­ción de vo­tos pa­ra con­quis­tar. Son aque­llos que hoy se dis­tri­bu­yen en­tre otros can­di­da­tos de la de­re­cha, pe­ro con me­nos ad­he­sión: Hen­ri­que Mei­re­lles (ex mi­nis­tro de Ha­cien­da) que tie­ne 1%; Al­va­ro Dias (de Po­de­mos), con 3% y Joao Amoe­do (Par­ti­do Nue­vo) tam­bién con 3%.

Si bien Alck­min dis­ta de ha­ber per­di­do las es­pe­ran­zas, pa­re­ce que ha­ber ba­ja­do un pun­to en la úl­ti­ma en­cues­ta (de 10 a 9 %) sig­ni­fi­có un fuerte sa­cu­dón. El ex je­fe de Es­ta­do Fer­nan­do Hen­ri­que Cardoso in­sis­tió en que su vo­to es por el can­di­da­to de la so­cial­de­mo­cra­cia, de la que él es so­cio fun­da­dor. “Mi vo­to es sa­bi­da­men­te pa­ra él. Hay tiem­po pa­ra evi­tar vo­tar en aven­tu­ras o desas­tres anun­cia­dos”. Con to­do, los me­dios re­cuer­dan una de las gran­des fra­ses del ex man­da­ta­rio: “En­tre Bol­so­na­ro y Had­dad, el PSDB de­be vo­tar por es­te úl­ti­mo”. Pe­ro co­mo afir­mó un co­no­ci­do co­lum­nis­ta bra­si­le­ño: “En teo­ría, Had­dad po­dría con­tar (en una even­tual se­gun­da vuelta) con la ayu­da del PSDB que no es­ta­ría dis­pues­to a lle­var a Bol­so­na­ro al poder. Pe­ro hay que ver si un acuer­do ins­ti­tu­cio­nal de la cú­pu­la de la so­cial­de­mo­cra­cia con el PT es res­pe­ta­do por las ba­ses”.

No deja de ser cu­rio­so que la de­re­cha aban­do­ne a Alck­min. Pa­re­ce que no per­do­na­rían su po­si­bi­li­dad de cre­cer. Mer­val Pe­rei­ra, un co­lum­nis­ta de O Glo­bo que se des­ta­ca por sus ten­den­cias de de­re­cha, fue ca­te­gó­ri­co: “El can­di­da­to del PSDB que­dó pa­ra­do una vez más (co­mo lo de­mos­tra­ría la en­cues­ta de Da­ta­fol­ha). No dan áni­mos pa­ra quien es­pe­ra una ten­den­cia su­ya a la suba (en las intenciones de vo­to)”. Con to­do, cal­cu­la que par­te del es­pec­tro de vo­tan­tes del ex go­ber­na­dor de San Pablo po­dría co­rrer­se pa­ra Ci­ro Go­mes, el úni­co ca­paz en su vi­sión de des­pla­zar al pe­tis­ta Had­dad. ■

AP

Cam­pa­ña. El can­di­da­to del PT Fer­nan­do Had­dad re­co­rrió el vier­nes la fa­ve­la Ro­cin­ha, en Río de Ja­nei­ro. Los son­deos lo ubi­can en se­gun­do lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.