Le di­cen el “pe­que­ño Mus­so­li­ni”: Sal­vi­ni, tres me­ses de poder y po­lé­mi­ca en Ita­lia

El vi­ce je­fe de Go­bierno es­ca­la su dis­cur­so xe­nó­fo­bo y sus pe­leas con la UE. El fu­tu­ro de su alianza con el 5 Es­tre­llas no es cla­ro. Y si hay nue­vas elecciones, se­ría el fu­tu­ro pre­mier.

Clarin - - EL MUNDO - Ju­lio Al­ga­ña­raz jal­ga­na­raz@cla­rin.com

En torno a Mat­teo Sal­vi­ni, 45, xe­nó­fo­bo ul­tra­de­re­chis­ta lí­der de la Li­ga ita­lia­na, se en­cien­den las po­lé­mi­cas que sa­be pro­vo­car por­que es una má­qui­na vi­vien­te de pro­pa­gan­da, mien­tras cre­ce la ines­ta­bi­li­dad del go­bierno del cual es el hom­bre fuerte que am­bi­cio­na co­par de­fi­ni­ti­va­men­te el año pró­xi­mo. Es el peor enemigo de los in­mi­gran­tes que ya lle­gan con cuen­ta­go­tas a las cos­tas ita­lia­nas, pe­ro son presentados co­mo un pe­li­gro cre­cien­te. Sal­vi­ni es vi­ce­pre­mier y mi­nis­tro del In­te­rior. La semana pa­sa­da di­jo que el cre­ci­mien­to de la tu­bercu­losis en el país era traí­da des­de Áfri­ca por los in­va­so­res. La mi­nis­tra de Sa­ni­dad, Giu­lia Gri­llo, tu­vo que des­men­tir­lo.

Su úl­ti­ma ex­hi­bi­ción en reunio­nes de la Unión Eu­ro­pea lo pu­so en el cen­tro del es­ce­na­rio, co­mo a él le gus­ta. El co­mi­sa­rio (“mi­nis­tro”) de Asun­tos Eco­nó­mi­cos, Pie­rre Mos­co­vi­ci, di­jo que “Ita­lia es un pro­ble­ma pa­ra Eu­ro­pa. Por for­tu­na no te­ne­mos un Hitler pe­ro hay va­rios pe­que­ños Mus­so­li­ni”. Era una alu­sión di­rec­ta a Sal­vi­ni.

En una reunión de mi­nis­tros so­bre la in­mi­gra­ción, el mi­nis­tro so­cia­lis­ta de Lu­xem­bur­go se har­tó de es­cu­char las ti­ra­das de Sal­vi­ni con­tra los mi­gran­tes y ter­mi­nó man­dán­do­lo “a la mier­da”. Sal­vi­ni son­rió y agra­de­ció “la vul­ga­ri­dad” que hi­zo cre­cer sus adep­tos en Ita­lia y en­tre los ul­tra­de­re­chis­tas de Eu­ro­pa.

La ac­ción de Sal­vi­ni es­ti­mu­la un bro­te de xe­no­fo­bia, ra­cis­mo, an­ti­se­mi­tis­mo y otros ho­rro­res que se creían se­pul­ta­dos en el pa­sa­do ita­liano. To­dos los días hay de­nun­cias de agre­sio­nes a ex­tran­je­ros, ata­ques con­tra gen­te de la co­mu­ni­dad gay, pin­ta­das y car­te­les con­tra los ju­díos. Tan­to que la ex pre­si­den­te chi­le­na Mi­che­lle Ba­che­let, aho­ra res­pon­sa­ble de los de­re­chos hu­ma­nos en la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das, anun­ció que la ONU en­via­rá un gru­po pa­ra in­ves­ti­gar “el fuerte in­cre­men­to de ac­tos de vio­len­cia y ra­cis­mo con­tra in­mi­gran­tes, per­so­nas de des­cen­den­cia afri­ca­na y Rom (gi­ta­nos)”.

So­bre Ba­che­let ca­yó de in­me­dia­to un alu­vión de in­sul­tos y has­ta ame­na­zas de muer­te a tra­vés de las re­des de in­ter­net, men­sa­jes to­dos de cla­ro ori­gen ul­tra­de­re­chis­ta y mu­chas ve­ces fas­cis­tas y na­zis. La de­ci­sión de las Na­cio­nes Uni­das se ba­sa, di­jo la ex pre­si­den­ta de Chi­le, en que “el go­bierno ita­liano ha ne­ga­do el in­gre­so e na­ves de so­co­rro de las or­ga­ni­za­cio­nes hu­ma­ni­ta­ria, que tie­ne con­se­cuen­cias de­vas­ta­do­ras pa­ra per­so­nas ya vul­ne­ra­bles”. Ba­che­let des­ta­có que aun­que dis­mi­nu­ye el nú­me­ro de mi­gran­tes que atra­vie­san el Me­di­te­rrá­neo, cre­ce la ta­sa de mor­ta­li­dad res­pec­to a los años an­te­rio­res.

Mat­teo Sal­vi­ni se de­fien­de en­vol­vién­do­se en la ban­de­ra pa­tria. “Pri­me­ro los ita­lia­nos”, di­ce. “Yo me preo­cu­po de de­fen­der el pre­sen­te y fu­tu­ro de los ita­lia­nos”. La pa­la­bra ita­lia­nos sa­le de su bo­ca con una fre­cuen­cia in­só­li­ta. Los son­deos re­ve­lan que su po­pu­la­ri­dad cre­ce. En las elecciones del 4 de mar­zo pa­sa­do, la Li­ga ob­tu­vo el 18 por cien­to de los vo­tos. Un son­deo pu­bli­ca­do es­te sá­ba­do por el dia­rio La Re­pub­bli­ca si­túa a la Li­ga por arri­ba de 30 por cien­to y la po­pu­la­ri­dad per­so­nal de Sal­vi­ni en el 60 por cien­to. Otros son­deos son aún más ge­ne­ro­sos.

El cho­que con­ti­nuo en­tre la Li­ga y el otro mo­vi­mien­to po­pu­lis­ta en el go­bierno, los 5 Es­tre­llas, es un fac­tor de des­equi­li­brio po­ten­cial ex­plo­si­vo. Los 5 Es­tre­llas con­quis­ta­ron en las elecciones el 32 por cien­to del vo­to, mu­cho más que la Li­ga. Pe­ro el cre­ci­mien­to de Sal­vi­ni les es­tá cos­tan­do ca­ro. En el son­deo de La Re­pub­bli­ca re­gis­tran el 29,4 por cien­to. Otros son­deos los dis­tan­cian has­ta un 4 por cien­to de­ba­jo de la Li­ga. Pe­ro su lí­der Lui­gi Di Maio ha lo­gra­do sa­lir del cono de som­bras y mar­ca una po­pu­la­ri­dad del 57.9 por cien­to.

Los ob­ser­va­do­res creen inevi­ta­ble que el ma­tri­mo­nio en­tre am­bos gru­pos, que ha con­ver­ti­do a Ita­lia en el pri­mer país po­pu­lis­ta de Eu­ro­pa, ter­mi­ne en una ro­tu­ra que lle­ve a elecciones an­ti­ci­pa­das. Ese es el sue­ño de Sal­vi­ni pa­ra re­gre­sar al poder co­mo pri­mer mi­nis­tro. “Pe­que­ño Mus­so­li­ni” rea­li­za­do.

Las elecciones lo­ca­les que ten­drán lu­gar en Ita­lia y so­bre to­do las re­fe­ri­das pa­ra las ban­cas del Par­la­men­to Eu­ro­peo, de­ben ofre­cer los in­di­ca­do­res con­cre­tos de cuál rum­bo to­ma la pul­sea­da en­tre los po­pu­lis­tas mi­tad so­cios, mi­tad ad­ver­sa­rios. Los pla­nes de Sal­vi­ni son ob­te­ner una vic­to­ria de­ci­si­va en las europeas de ma­yo pró­xi­mo y ser el prin­ci­pal be­ne­fi­cia­rio de la olea­da ne­gra de ex­tre­mis­tas so­be­ra­nis­tas que de­be­ría cam­biar el ma­pa del poder den­tro de la Unión Eu­ro­pea.

La edi­ción eu­ro­pea de la re­vis­ta nor­te­ame­ri­ca­na Ti­me de­di­có la por­ta­da a un pri­me­rí­si­mo plano en blan­co y ne­gro del ros­tro de Sal­vi­ni. “Sal­vi­ni es la nue­va cara de Eu­ro­pa y su mi­sión es des­ha­cer la Unión Eu­ro­pea”, ex­pli­ca el se­ma­na­rio. Sal­vi­ni de­cla­ró: “Tra­ba­ja­mos pa­ra re­cu­pe­rar el espíritu eu­ro­peo que ha si­do trai­cio­na­do por los que guían la UE. Es­tá cla­ro que de­ben cam­biar las di­ná­mi­cas europeas”. El hom­bre fuerte ita­liano de­fi­ne la es­tra­te­gia po­pu­lis­ta co­mo “una con­fron­ta­ción del pue­blo con las eli­tes, más que en­tre la iz­quier­da y la de­re­cha”. Sos­tie­ne que “hay que sal­var los va­lo­res eu­ro­peos”.

Es im­por­tan­te que en la en­tre­vis­ta le pre­gun­ten por sus es­tre­chas re­la­cio­nes con el lí­der ru­so Vla­di­mir Pu­tin. Res­pon­de que apun­ta a una bue­na aso­cia­ción en­tre Ru­sia y Eu­ro­pa y de­fi­ne las acu­sa­cio­nes de in­ter­fe­ren­cias ru­sas en las elecciones nor­te­ame­ri­ca­nas y europeas co­mo “ri­dí­cu­las”. No cuen­ta que la Li­ga ha fir­ma­do un acuer­do or­gá­ni­co de coo­pe­ra­ción con el par­ti­do gu­ber­na­men­tal de Pu­tin.

Se aca­ban de cum­plir tres me­ses de la ges­tión de los po­pu­lis­tas y los re­sul­ta­dos son ma­gros en el plano de las de­ci­sio­nes con­cre­tas. El mo­men­to eco­nó­mi­co es ne­ga­ti­vo. Ita­lia si­gue

Sus ac­cio­nes han irri­ta­do a sus so­cios eu­ro­peos, que lo llaman “pe­que­ño Mus­so­li­ni”

sien­do el país que cre­ce me­nos en Eu­ro­pa y en se­tiem­bre es­tá pla­nean­do has­ta ro­zar el ni­vel ce­ro en el au­men­to del PIB. El ob­je­ti­vo del go­bierno era re­for­zar­se has­ta el 1.6% es­te año, pe­ro la pre­vi­sión es del 1.1% Pa­ra peor el dé­fi­cit de ba­lan­ce que las pro­me­sas res­trin­gían por de­ba­jo del 1% se es­tá acer­can­do pe­li­gro­sa­men­te al 2%.

Ita­lia no lo­gra sa­lir de la con­de­na a un cre­ci­mien­to de­ma­sia­do bajo, que en los úl­ti­mos diez años ha he­cho per­der 2.000 eu­ros de ré­di­to a los ciu­da­da­nos.

Las pro­me­sas de in­me­dia­tas me­di­das pa­ra sa­lir del pan­tano se si­guen ha­cien­do es­pe­rar y el mi­nis­tro de Eco­no­mía, Gio­van­ni Tria, que lu­cha pa­ra evi­tar que se des­ma­dren las ci­fras a un cre­ci­mien­to con dé­fi­cit inacep­ta­ble pa­ra la Unión Eu­ro­peo, ha idea­do un plan rea­lis­ta que po­ne en pe­li­gro las pro­pues­tas pro­pa­gan­dís­ti­cas po­pu­lis­tas.

Ita­lia pa­de­ce una deu­da pú­bli­ca si­mi­lar en al­tu­ra al Acon­ca­gua. Tie­ne que pa­gar 2,3 bi­llo­nes (mi­llo­nes de mi­llo­nes) de eu­ros, que de in­tere­ses tie­nen un cos­to anual de 70 mil mi­llo­nes de eu­ros, una ci­fra que po­dría re­sol­ver mu­chos pro­ble­mas.

La ma­nio­bra fi­nan­cie­ra lle­ga­ría a 28.300 mi­llo­nes de eu­ros y a los dos par­ti­dos po­pu­lis­tas es­ta­rían des­ti­na­dos 16 mil mi­llo­nes a re­par­tir por par­tes igua­les en me­di­das pro­me­ti­das en la cam­pa­ña elec­to­ral pa­ra dis­mi­nuir im­pues­tos, crear un ré­di­to de ciu­da­da­nía de 780 eu­ros men­sua­les des­ti­na­dos a los más po­bres y a los ju­bi­la­dos y otros me­di­das so­cia­les.

Sal­vi­ni y sus so­cios po­pu­lis­tas de­be­rán re­co­rrer un es­tre­cho sen­de­ro pleno de re­co­ve­cos, em­bos­ca­das y otros pe­li­gros con una eco­no­mía que ne­ce­si­ta fuer­tes es­tí­mu­los y re­cur­sos ge­nui­nos. No sir­ven las ame­na­zas que Sal­vi­ni y Di Maio han lan­za­do con­tra presuntos cons­pi­ra­do­res que in­ten­tan cau­sar un “crack” con una eva­sión ma­si­va de ca­pi­ta­les y caí­da ver­ti­gi­no­sa de la con­fian­za de los in­ver­so­res. Aho­ra han mo­de­ra­do el tono.

El pre­si­den­te de la Banca Cen­tral Eu­ro­pea, Ma­rio Drag­hi, les di­jo que “hay pa­la­bras del go­bierno que cau­sa­ron da­ño” en los mer­ca­dos. En oc­tu­bre los te­mas eco­nó­mi­cos do­mi­na­rán el panorama y la pro­pa­gan­da po­pu­lis­ta su­cum­bi­rá al realismo.

AFP

Pri­me­ro Ita­lia. El lí­der de la Li­ga y mi­nis­tro del In­te­rior. Sal­vi­ni si­gue en cam­pa­ña con­tra los in­mi­gan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.