“El po­pu­lis­mo cre­ce por­que no hay un ar­gu­men­to que le ha­ga fren­te”

Lin­güis­ta, es­cri­tor y psi­có­lo­go ca­na­dien­se

Clarin - - EL MUNDO - Juan Dé­ci­ma jde­ci­ma@cla­rin.com

Se­gún su pro­pia con­fe­sión, la pu­bli­ca­ción de “Los án­ge­les que lle­va­mos den­tro”, un li­bro so­bre la his­to­ria de la vio­len­cia pu­bli­ca­do en 2011, fue pa­ra el lin­güis­ta, es­cri­tor y psi­có­lo­go cog­ni­ti­vo Ste­ven Pin­ker, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Har­vard, una suer­te de re­ve­la­ción. “Usé da­tos y es­ta­dís­ti­cas pa­ra de­mos­trar có­mo la vio­len­cia ha­bía ido dis­mi­nu­yen­do a lo lar­go de la his­to­ria. La ma­yo­ría de la gen­te ig­no­ra es­te he­cho, y has­ta ese mo­men­to yo tam­po­co lo sa­bía. A par­tir de ahí, se me ocu­rrió que po­día­mos apli­car es­te pro­ce­di­mien­to a mu­chí­si­mos otros ín­di­ces que afec­tan el bie­nes­tar de las per­so­nas: po­bre­za ex­tre­ma, en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas, anal­fa­be­tis­mo, tiem­po libre. No im­por­ta el cam­po: cuan­do uno mi­de su evo­lu­ción a lo lar­go del tiem­po, se ob­ser­va que to­dos han me­jo­ra­do”, ex­pli­có en diálogo con Cla­rín du­ran­te su pa­so por Bue­nos Ai­res, adon­de lle­gó pa­ra dar una serie de char­las in­vi­ta­do por el Pro­gra­ma Ar­gen­ti­na 2030 de la Je­fa­tu­ra de Ga­bi­ne­te de Mi­nis­tros. Aquí, un resumen de la char­la. -¿Por qué es tan di­fí­cil ver que la hu­ma­ni­dad es­tá pro­gre­san­do? -Tie­ne que ver con los si­tios de don­de la ma­yo­ría de no­so­tros ob­tie­ne in­for­ma­ción y co­no­ci­mien­to. Si tus fuen­tes de in­for­ma­ción son el pe­rio­dis­mo, o el re­la­to his­tó­ri­co, que se en­fo­can en las co­sas que es­tán mal, pe­ro no tan­to en las que sa­lie­ron bien, uno ob­tie­ne una vi­sión ses­ga­da de lo que ha ocu­rri­do a lo lar­go de los si­glos. -Si es ob­vio que to­do es­tá me­jo­ran­do, ¿por qué avan­za en la ac­tua­li­dad el po­pu­lis­mo de de­re­cha?

-En par­te se de­be a que su dis­cur­so no ha si­do re­fu­ta­do por la iz­quier­da y el cen­tro. Ellos tam­bién nie­gan que la hu­ma­ni­dad es­tá pro­gre­san­do, a ve­ces de for­ma tan en­fá­ti­ca co­mo los otros. No ha ha­bi­do un con­tra­ar­gu­men­to que pu­die­ra opo­ner­se a la re­tó­ri­ca dis­tó­pi­ca que em­plean po­lí­ti­cos co­mo Donald Trump. Pa­ra entender el fe­nó­meno del po­pu­lis­mo, hay que ha­cer hin­ca­pié en que su as­cen­so de de­be más a ra­zo­nes cul­tu­ra­les que eco­nó­mi­cas. Gen­te que sien­te que se le ha fal­ta­do el res­pe­to, y que to­do el ca­pi­tal mo­ral de las so­cie­da­des con­tem­po­rá­neas es mo­no­po­li­za­do por las mu­je­res, las mi­no­rías ra­cia­les y se­xua­les, y los in­mi­gran­tes. El hom­bre blan­co ha si­do aban­do­na­do a su suer­te. En ese sen­ti­do, es ca­si co­mo un “mo­vi­mien­to del or­gu­llo”. -¿Qué fu­tu­ro le ve a ese fe­nó­meno? -Su atrac­ti­vo va a ba­jar a me­di­da que su prin­ci­pal com­po­nen­te demográfico em­pie­ce a des­apa­re­cer. El po­pu­lis­mo no tie­ne mu­cho con­sen­so en­tre los jó­ve­nes o la po­bla­ción con ma­yo­res ín­di­ces de edu­ca­ción, ni tam­po­co en las ciu­da­des. El mun­do se es­tá ur­ba­ni­zan­do ca­da vez más y la gen­te va ca­mino a ser más edu­ca­da. En úl­ti­ma ins­tan­cia, las ten­den­cias a lar­go pla­zo apuntan a su ex­tin­ción. Por aho­ra, es al­go con lo que de­be­mos con­vi­vir, so­bre to­do cuan­do hay re­com­pen­sas elec­to­ra­les cla­ras pa­ra quie­nes lo ha­cen. Es el ca­so del Co­le­gio Elec­to­ral o el Se­na­do de EE.UU., don­de la re­pre­sen­ta­ción no es­tá ba­sa­da en la can­ti­dad de po­bla­ción sino que es por re­gión. Así se les da pre­sen­cia a sec­to­res ru­ra­les que se sien­ten atraí­dos por ese ti­po de men­sa­je. -Tras el sur­gi­mien­to de Trump, hay ana­lis­tas que ha­blan de que se ha pro­du­ci­do una suer­te de rup­tu­ra del con­sen­so en EE.UU. acer­ca de qué es la reali­dad ob­je­ti­va. Hay seg­men­tos de la po­bla­ción que di­rec­ta­men­te no creen en na­da que pro­ven­ga de la cien­cia y la aca­de­mia.

-No es­toy de acuer­do con que se ha­ya pro­du­ci­do una “rup­tu­ra epis­te­mo­ló­gi­ca”, por de­cir­le de al­gu­na ma­ne­ra. La men­ti­ra exis­te des­de que exis­te el len­gua­je. Hay ins­ti­tu­cio­nes que tra­tan de apro­xi­mar­nos a la ver­dad, bus­can­do su­pe­rar la ten­den­cia hu­ma­na a creer mitos ali­nea­dos con sus pro­pios in­tere­ses. Y hay mo­men­tos en que esos mitos pue­den vol­ver­se abru­ma­do­res, y le pre­sen­tan ba­ta­lla a es­tas mis­mas ins­ti­tu­cio­nes. Si bien es ob­vio que hay una fa­lla en el sis­te­ma, da­da la for­ma en que Trump ha lo­gra­do ma­ni­pu­lar es­tas men­ti­ras de for­ma tan há­bil, hay que se­ña­lar que tam­bién exis­ten es­fuer­zos por for­ta­le­cer esas ins­ti­tu­cio­nes. Ve­mos la emer­gen­cia de or­ga­ni­za­cio­nes de fact-chec­king (com­pro­ba­do­res de da­tos), que ha­ce 25 años no exis­tían, co­mo Wi­ki­pe­dia, por ejem­plo. Se han vuel­to in­creí­ble­men­te exi­to­sas, si bien no triun­fan siem­pre. Pe­ro eso no quiere de­cir que la so­cie­dad es­té ale­ján­do­se de la idea de ver­dad. Siem­pre ha ha­bi­do pro­pa­gan­da, tur­bas en­fu­re­ci­das, teo­rías cons­pi­ra­ti­vas. ■

MA­XI FAILLA

Op­ti­mis­ta. Pa­ra Ste­ven Pin­ker, la so­cie­dad avan­za y me­jo­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.