La par­ti­cu­lar re­la­ción de Trump con la ver­dad: una his­to­ria de amo­res y odios

Po­lé­mi­cas. Afir­ma­cio­nes fal­sas y acu­sa­cio­nes sin prue­bas son par­te ha­bi­tual del dis­cur­so del pre­si­den­te.

Clarin - - EL MUNDO - WASHINGTON. EFE Y DPA

Cuan­do el hu­ra­cán “Ma­ría” de­vas­tó Puer­to Ri­co, Trump cues­tio­nó la ci­fra de 3.000 muer­tos y acu­só a los de­mó­cra­tas de au­men­tar­la pa­ra de­jar­lo mal pa­ra­do.

Ha­ce tres dé­ca­das, Donald Trump, quien ya era un pro­mi­nen­te em­pre­sa­rio del sec­tor in­mo­bi­lia­rio, de­ci­dió que “un po­co de hi­pér­bo­le nun­ca ha­ce da­ño”, y des­de que lle­gó a la Ca­sa Blan­ca ha lle­va­do esa fi­lo­so­fía al ex­tre­mo, con mi­les de afir­ma­cio­nes fal­sas y acu­sa­cio­nes sin prue­bas des­ti­na­das a co­se­char aten­ción y ré­di­tos po­lí­ti­cos.

Mien­tras la tor­men­ta tro­pi­cal Flo­ren­ce ame­na­za­ba con fu­ria la cos­ta es­te de Es­ta­dos Uni­dos, el pre­si­den­te dis­pu­tó es­ta semana la ci­fra de muer­tos en otro hu­ra­cán, “Ma­ría”, que arra­só Puer­to Ri­co ha­ce ca­si un año, y acu­só sin prue­bas a la opo­si­ción de­mó­cra­ta de ma­ni­pu­lar los cálcu­los so­bre las víc­ti­mas mor­ta­les de ese fe­nó­meno pa­ra ha­cer­lo que­dar mal pa­ra­do.

“Si una per­so­na mo­ría por cual­quier ra­zón, co­mo la edad avan­za­da, sim­ple­men­te la aña­dían a la lis­ta”, tui­teó Trump el jue­ves, en un in­ten­to de des­acre­di­tar las con­clu­sio­nes de un in­for­me aca­dé­mi­co res­pal­da­do por las au­to­ri­da­des de Puer­to Ri­co.

Aho­ra Trump es­tá apro­ve­chan­do al má­xi­mo el de­ba­te so­bre “Flo­ren­ce” pa­ra ven­der co­mo una gran his­to­ria de bue­na ges­tión al hu­ra­cán “Ma­ría”. La in­ter­ven­ción en la is­la, di­jo, fue un “éxi­to in­creí­ble”, “uno de los me­jo­res tra­ba­jos sin du­da”, ase­gu­ró en va­rias oca­sio­nes en los úl­ti­mos días. Pe­ro son mu­chos los que no es­tán dis­pues­tos a acep­tar­lo, ad­mi­tió, y agre­gó que los pro­ble­mas en Puer­to Ri­co ya exis­tían an­tes del hu­ra­cán.

Más aún: in­sul­tó a la al­cal­de­sa de la ca­pi­tal de Puer­to Ri­co, Car­men Yu­lin Cruz, a quien lla­mó en Twit­ter “in­com­pe­ten­te to­tal”, y cues­tio­nó en va­rias oca­sio­nes los re­sul­ta­dos de un es­tu­dio que se­ña­la que unas 3.000 per­so­nas mu­rie­ron co­mo con­se­cuen­cia del hu­ra­cán “Ma­ría”.

La lí­der de la opo­si­ción en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, Nancy Pe­lo­si, habló de “unas de­cla­ra­cio­nes muy la­men­ta­bles” y di­jo que era muy tris­te que en el te­ma de Puer­to Ri­co el man­da­ta­rio se de­di­ca­se a se­guir echan­do sal so­bre la he­ri­da.

Pe­ro es­ta no es la pri­me­ra teo­ría de la cons­pi­ra­ción que pro­mue­ve el man­da­ta­rio re­pu­bli­cano, quien ha de­fen­di­do sin prue­bas que has­ta 5 mi­llo­nes de per­so­nas vo­ta­ron ile­gal­men­te en las elecciones que él ga­nó en 2016, y que en 2011 im­pul­só el fal­so ru­mor de que su pre­de­ce­sor en la Ca­sa Blan­ca, Ba­rack Oba­ma, no ha­bía na­ci­do en Es­ta­dos Uni­dos.

Su po­lé­mi­ca te­sis so­bre Puer­to Ri­co coin­ci­dió con un sombrío hi­to: el equi­po de ve­ri­fi­ca­ción de da­tos del dia­rio The Washington Post in­for­mó que ha con­ta­bi­li­za­do ya más de 5.000 afir­ma­cio­nes fal­sas o en­ga­ño­sas des­de que Trump lle­gó al poder en enero de 2017, lo que su­po­ne un pro­me­dio de 8,3 de­cla­ra­cio­nes de ese ti­po al día.

Ese desafío co­ti­diano a la ver­dad res­pon­de a una es­tra­te­gia que pa­re­ce fun­cio­nar­le con sus se­gui­do­res: le per­mi­te dis­traer la aten­ción cuan­do los ti­tu­la­res le per­ju­di­can y con­cen­trar­la en su ver­sión de los he­chos cuan­do le con­vie­ne, con la ayu­da de sus cons­tan­tes es­fuer­zos pa­ra ero­sio­nar la cre­di­bi­li­dad de los me­dios. Con ex­cep­ción, cla­ro, de los que son ama­bles con él, co­mo la ca­de­na Fox.

“Trump apren­dió ha­ce años que, pa­ra con­se­guir aten­ción, el grado de es­pec­tácu­lo de una afir­ma­ción im­por­ta mu­cho más que su grado de ver­dad”, di­jo a la agen­cia EFE un ex­per­to en Go­bierno y Cul­tu­ra Política del cen­tro de es­tu­dios Broo­kings, Jo­nat­han Rauch.

“Men­tir pro­lí­fi­ca­men­te le ayu­da en mu­chos ob­je­ti­vos: en­tre­tie­ne a sus fans (lo que le da aten­ción), in­dig­na a sus ad­ver­sa­rios (más aten­ción) y con­fun­de al pú­bli­co (más mar­gen de ma­nio­bra)”, agre­gó Rauch.

En mu­chos casos, en reali­dad, Trump pa­re­ce creer que lo que di­ce es cier­to, o que sim­ple­men­te es una exa­ge­ra­ción de la ver­dad, un con­cep­to del que habló en su li­bro su­per­ven­tas “The Art of The Deal” (“El ar­te de la ne­go­cia­ción”). “La gen­te quiere creer que al­go es lo me­jor, lo más gran­de y lo más es­pec­ta­cu­lar. Yo lo lla­mo hi­pér­bo­le ver­da­de­ra. Es una for­ma inocen­te de exa­ge­ra­ción, y una for­ma muy efi­caz de pro­mo­ción”, es­cri­bió el en­ton­ces mag­na­te in­mo­bi­lia­rio en su obra de 1987.

“¿Cuán­do fue la úl­ti­ma vez que vis­te una se­ñal fue­ra de una piz­ze­ría que anun­cia­ra ‘la cuar­ta me­jor piz­za del mun­do?’”, in­sis­tió en 2015 en otro de sus li­bros, “Crip­pled Ame­ri­ca. How to ma­ke Ame­ri­ca great again”.

Gwen­da Blair, au­to­ra de una bio­gra­fía so­bre Trump, re­cuer­da un ejem­plo cla­ro de esa fi­lo­so­fía du­ran­te la ca­rre­ra in­mo­bi­lia­ria del aho­ra pre­si­den­te: cuan­do pro­mo­cio­na­ba los de­par­ta­men­tos de la To­rre Trump en Nue­va York ha­ce tres dé­ca­das, ma­ni­pu­ló las imá­ge­nes pro­mo­cio­na­les pa­ra que el ras­ca­cie­los de al la­do pa­re­cie­ra más bajo.

“A me­nu­do, (ese ti­po de ma­nio­bras) le fun­cio­na­ban”, ase­gu­ró Blair en una en­tre­vis­ta con EFE. Se­gún la bió­gra­fa, esa ten­den­cia de Trump es­tá ins­pi­ra­da en sus tres gran­des in­fluen­cias: su men­tor Roy Cohn, un abogado con fa­ma de “abu­són” en Nue­va York; su pa­dre Fred, “un com­pe­ti­dor muy agre­si­vo que ins­ta­ba a sus hi­jos a com­por­tar­se co­mo “ase­si­nos”; y un au­tor de li­bros de autoayuda, Nor­man Vincent Pea­le. Una ci­ta de es­te es­cri­tor im­pre­sio­nó al jo­ven Trump: “Gra­ba de for­ma in­de­le­ble en tu men­te una ima­gen men­tal de ti mis­mo con éxi­to. Afé­rra­te te­naz­men­te a esa ima­gen. Nun­ca de­jes que se di­lu­ya”.

“Lo que ha he­cho Trump es con­ver­tir eso en un ar­ma pa­ra (trans­mi­tir la idea de) que si él ha­ce las co­sas, son exi­to­sas, y si al­go va mal, la cul­pa es de otros. Y creo que cree cie­ga­men­te en eso. Se cree sus pro­pias men­ti­ras”, opi­nó Blair. La cues­tión es por qué esa es­tra­te­gia le ha fun­cio­na­do y por qué su “in­ce­san­te cam­pa­ña” pa­ra des­acre­di­tar da­tos fá­cil­men­te de­mos­tra­bles no pa­re­ce mo­les­tar a sus sim­pa­ti­zan­tes.

“Hay un cier­to atrac­ti­vo en la per­so­na­li­dad que pro­yec­ta en Twit­ter, con to­da su mez­quin­dad y sus in­sul­tos”, re­fle­xio­nó la bió­gra­fa. “Ba­rack Oba­ma era co­mo un pro­fe­sor, y él es el ni­ño re­bel­de de la úl­ti­ma fi­la que lan­za es­cu­pi­ta­jos. Eso atrae”, agre­gó.

La pró­xi­ma semana, Trump quiere via­jar a la zo­na cos­te­ra afec­ta­da por “Flo­ren­ce”. Y, cuan­do fal­tan me­nos de dos me­ses pa­ra las cru­cia­les elecciones le­gis­la­ti­vas de me­dio man­da­to, ne­ce­si­ta ser vis­to co­mo una per­so­na que se preo­cu­pa por las víc­ti­mas del hu­ra­cán en lu­gar de co­mo un je­fe de go­bierno que es­tá en el pun­to de mi­ra de la Jus­ti­cia o ro­dea­do de es­cán­da­los. Que lo con­si­ga es otra co­sa. ■

AP

Ges­to. Donald Trump, días atrás, con su es­po­sa Me­la­nia en Penn­sil­va­nia. La men­ti­ra se con­vir­tió en una cons­tan­te en su pre­si­den­cia.

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.