Ton­to y re­ton­to 3

Clarin - - ZONA - John Car­lin LON­DRES . ES­PE­CIAL PA­RA CLA­RÍN

Aten­ción Holly­wood: el guión es­tá ser­vi­do. Gra­cias a los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia ru­sos te­ne­mos en ban­de­ja la se­cue­la de aque­llos dos gran­des éxi­tos ta­qui­lle­ros “Ton­to y re­ton­to” y “Ton­to y re­ton­to 2”. Co­me­dia ne­gra, en es­te ca­so. Pa­ra reir y llo­rar a la vez.

Ba­sa­da en he­chos reales, la pe­lí­cu­la arran­ca­ría en un es­tu­dio de la te­le­vi­sión es­ta­tal ru­sa. Ve­ría­mos a dos se­ño­res cor­pu­len­tos pe­ro ner­vio­sos, co­mo ele­fan­tes an­te un ra­tón, res­pon­dien­do a pre­gun­tas de una en­tre­vis­ta­do­ra. Alexander Pe­trov y Rus­lan Bos­hi­rov ha­bían si­do re­cién iden­ti­fi­ca­dos por la po­li­cía bri­tá­ni­ca co­mo los res­pon­sa­bles de un ata­que con ve­neno letal en la ciudad in­gle­sa de Sa­lis­bury el 4 de mar­zo de es­te año. El ob­je­ti­vo pri­ma­rio, un ex es­pía ru­so trai­dor lla­ma­do Ser­gei Skri­pal, so­bre­vi­vió jun­to a su hi­ja. Pe­ro cua­tro me­ses des­pués del ata­que ini­cial una des­afor­tu­na­da in­gle­sa en­con­tró ti­ra­da en un ba­su­re­ro una bo­te­lli­ta de per­fu­me con el ve­neno den­tro y mu­rió.

¿Qué ha­cían en Sa­lis­bury? les pre­gun­tó la en­tre­vis­ta­do­ra ru­sa en un vi­deo di­fun­di­do el jue­ves. “Nues­tros ami­gos nos ha­bían su­ge­ri­do du­ran­te mu­cho tiem­po que vi­si­ta­se­mos esa ma­ra­vi­llo­sa ciudad...su ca­te­dral es fa­mo­sa en to­do el mun­do.” ¿Y la bo­te­lli­ta? No sa­bían na­da de es­to: “Pa­ra ti­pos nor­ma­les car­gar per­fu­me de mu­jer, una ton­te­ría, ¿no?”.

Cu­rio­sa res­pues­ta ya que es de ti­pos nor­ma­les com­prar per­fu­me pa­ra sus ama­das cuan­do van de via­je, lo cual pre­ci­pi­tó una cu­rio­sa pre­gun­ta de la en­tre­vis­ta­do­ra: “¿Us­te­des son gay?”. Nin­guno de los dos (di­je­ron ser “nu­tri­cio­nis­tas de­por­ti­vos” y no, co­mo man­tie­ne la po­li­cía bri­tá­ni­ca, agen­tes del ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia mi­li­tar ru­so) qui­so con­tes­tar.

La en­tre­vis­ta fue un de­li­rio de prin­ci­pio a fin pe­ro una cues­tión que­dó en el ai­re: ¿Se ha­cían los ton­tos o lo eran?. Pa­re­ce que las dos co­sas a la vez. La mi­nu­cio­sa reconstrucción po­li­cial de los mo­vi­mien­tos de la ex­tra­ña pa­re­ja en Inglaterra, cap­ta­dos mu­chos de ellos en cá­ma­ras de se­gu­ri­dad, de­mues­tra lo si­guien­te:

A las tres de la tar­de del vier­nes 2 de mar­zo ate­rri­za­ron en el ae­ro­puer­to lon­di­nen­se de Gat­wick. Fue­ron en tren a la es­ta­ción de tren de Vic­to­ria, de ahí a la es­ta­ción de Wa­ter­loo y de no­che lle­ga­ron a su pe­que­ño ho­tel en el es­te de la ca­pi­tal in­gle­sa. La ma­ña­na si­guien­te a las 11.45 se subie­ron a un tren rum­bo a Sa­lis­bury. Vol­vie­ron a Lon­dres en tren a las 16.11.

Re­gre­sa­ron a Sa­lis­bury el día si­guien­te, el do­min­go 4 de mar­zo, fe­cha en la que Ser­gei Skri­pal y su hi­ja fue­ron en­con­tra­dos en un par­que al bor­de de la muer­te. Lle­ga­ron a la es­ta­ción a las 11.48 y en vez de di­ri­gir­se a la fa­mo­sa ca­te­dral ca­mi­na­ron en di­rec­ción de la ca­sa de Ser­gei Skri­pal. A las 13.50 aga­rra­ron un tren de vuelta a Lon­dres. De ahí se dirigieron al ae­ro­puer­to de Gat­wick y a las 19.28 par­tie­ron en un vue­lo de Ae­ro­flot pa­ra Mos­cú.

Cuan­do em­pe­zó a sa­lir to­do es­to a la luz ha­ce on­ce días el pre­si­den­te Vla­di­mir Pu­tin lo de­nun­ció co­mo una gran men­ti­ra. La res­pues­ta de los me­dios ofi­cia­les ru­sos, siem­pre bai- lan­do al com­pás de su amo, fue que la po­li­cía bri­tá­ni­ca ha­bía ma­ni­pu­la­do las fo­tos de la cá­ma­ra de se­gu­ri­dad y que ni Alexander Pe­trov ni y Rus­lan Bos­hi­rov ha­bían es­ta­do en Inglaterra en aque­llas fe­chas. Cam­bió el cuen­to en la en­tre­vis­ta del jue­ves.

La in­tré­pi­da en­tre­vis­ta­do­ra les pre­gun­tó por­qué fue­ron dos ve­ces a Sa­lis­bury y por tan po­co tiem­po. El mal tiem­po, le con­tes­ta­ron. Hu­bo mu­cha nie­ve el pri­mer día y de­ci­die­ron vol­ver a Lon­dres. Cu­rio­so, ya que pa­ra un ru­so un in­vierno in­glés es co­mo un ve­rano sue­co pa­ra un na­ti­vo de Guinea Ecua­to­rial: bas­tan­te to­le­ra­ble. Pe­ro más cu­rio­so aún es que ese fin de semana no ne­vó en Sa­lis­bury y las ace­ras, co­mo se ve en las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad que de­mues­tran a los dos ahí, es­ta­ban gri­ses, no blan­cas.

To­do lo cual de­mues­tra que no hay que ser Sher­lock Hol­mes pa­ra ver que el nu­me­ri­to te­le­vi­si­vo de Pe­trov y Bo­ris­hov, le­jos de re­fu­tar la ver­sión de la po­li­cía in­gle­sa, la re­con­fir­ma.

De lo que se tra­ta es­to es de un ca­so in­su­pe­ra­ble­men­te bur­do de fa­ke news, de­por­te en el que los ru­sos son los amos. Has­ta tie­nen una pa­la­bra pa­ra lo que mon­ta­ron es­ta semana en aquel es­tu­dio te­le­vi­si­vo. La des­cu­brí gra­cias a un ar­tícu­lo el vier­nes en The Ti­mes de Lon­dres.

“Vran­yo” sig­ni­fi­ca de­cir una men­ti­ra que uno no es­pe­ra que se crea, pe­ro que uno uti­li­za co­mo úl­ti­mo re­cur­so pa­ra in­ten­tar de sal­var la cara. En los tiempos so­vié­ti­cos era prác­ti­ca ha­bi­tual de las au­to­ri­da­des. Ser­vía pa­ra man­te­ner la fic­ción de la pu­re­za ideo­ló­gi­ca. En el ca­so de que se de­la­ta­ra la men­ti­ra de ma­ne­ra irre­fu­ta­ble, fá­cil: se re­cu­rría otra vez a lo mis­mo. Otro vran­yo. Uno en­ci- ma del otro, co­mo en el ca­so de nues­tros dos far­san­tes ru­sos. Pri­me­ro no es­ta­ban en Sa­lis­bury; lue­go sí, de tu­ris­mo. Es­te­mos aten­tos: ha­brá más ver­sio­nes.

Los guio­nis­tas de Pu­tin no son muy fie­les a la vi­da real pe­ro tie­nen una fér­til ima­gi­na­ción, jus­to lo que bus­ca­rían aque­llos pro­duc­to­res de Holly­wood de­seo­sos de se­guir mi­nan­do la fran­qui­cia “Ton­to y re­ton­to”. La du­da se­ría si con­tra­tar a Pe­trov y Bo­ris­hov pa­ra que in­ter­pre­ten sus pro­pios per­so­na­jes. Por un la­do no: se les veía ca­si pa­ra­li­za­dos de mie­do an­te las cá­ma­ras de te­le­vi­sión, co­mo si su­pie­ra que si se equi­vo­ca­ban les po­nían No­vi­chok en el ca­fé. Pe­ro por otro la­do son per­fec­tos pa­ra sus pa­pe­les: su inep­ti­tud co­mo ase­si­nos re­cuer­da al Ins­pec­tor Clou­seau de aque­lla otra hi­la­ran­te serie de ci­ne, ‘La pan­te­ra ro­sa’.

La bo­te­lli­ta que lle­va­ban con­te­nía su­fi­cien­te ve­neno co­mo pa­ra ma­tar a mi­les de per­so­nas pe­ro no lo­gra­ron ma­tar a la víc­ti­ma desea­da. Y en su ex­tra­or­di­na­ria e imbécil irres­pon­sa­bi­li­dad dis­pu­sie­ron del No­vi­chok, crea­ción de los la­bo­ra­to­rios mi­li­ta­res más se­cre­tos de Ru­sia, en un ba­su­re­ro cual­quie­ra, co­mo si fue­ra un yo­gurt. Lo cual con­du­jo a la muer­te de una po­bre mu­jer que no te­nía na­da que ver con na­da.

Los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia ru­sos tie­nen un frí­vo­lo sen­ti­do del va­lor de la vi­da hu­ma­na, co­mo di­jo la viu­da de otro ex es­pía ru­so ase­si­na­do en Lon­dres ha­ce 12 años por sus an­ti­guos com­pa­ñe­ros. Y tam­po­co son muy in­te­li­gen­tes. Re­sul­tan ser tan cha­pu­ce­ros co­mo cri­mi­na­les. Pe­ro se jac­tan de ello y lo peor, lo que de ri­sa no tie­ne na­da, es que ha­cen lo que les da la san­ta ga­na. Con la ben­di­ción, ade­más, de su cri­mi­nal y cha­pu­ce­ro go­bierno.

In­vo­lu­cra­dos. Te­me­ro­sos, du­bi­ta­ti­vos. Así apa­re­cie­ron Alexander Pe­trov y Sus­lan Bos­hi­rov an­te la TV. Es­tán in­vo­lu­cra­dos en el ex­tra­ño via­je a Sa­lis­bury, Inglaterra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.