Ma­cri, el PJ y la doc­tri­na Dady Brieva

Clarin - - ZONA / OPINIÓN - Fer­nan­do Gonzalez fgon­za­lez@cla­rin.com

No que­re­mos que­dar atra­pa­dos en la doc­tri­na Dady Brieva”. El le­gis­la­dor es pe­ro­nis­ta fe­de­ral, por­que le da un po­co de ver­güen­za ca­li­fi­car­se de “pe­ro­nis­ta ra­cio­nal”. Y, aun­que tu­vo su bau­tis­mo des­ta­ca­do en las aguas del kirch­ne­ris­mo, pre­fie­re bo­rrar de su me­mo­ria aque­llos tiempos re­li­gio­sos. Y en es­tos días ex­pli­ca con tono do­cen­te la doc­tri­na Dady. La pa­ti­na­da te­le­vi­si­va del Midachi kirch­ne­ris­ta, que se fue de bo­ca en la TV y di­jo que que­ría que los ar­gen­ti­nos la pa­sa­ran lo su­fi­cien­te­men­te mal co­mo pa­ra dar­se cuen­ta del error ma­yo­ri­ta­rio de ha­ber vo­ta­do a Mauricio Ma­cri.

“No­so­tros te­ne­mos que ga­nar­le a Ma­cri y ase­gu­rar­nos de que lle­gue a las elecciones lo más de­bi­li­ta­do po­si­ble, pe­ro si la so­cie­dad cree que lo em­pu­ja­mos no­so­tros al abis­mo nos va a cas­ti­gar co­mo lo es­tán cas­ti­gan­do a Dady Brieva”, com­ple­ta el con­gre­sis­ta. Se re­fie­re al fue­go gra­nea­do que el ar­tis­ta mi­li­tan­te es­tá re­ci­bien­do en las re­des so­cia­les y en la po­lé­mi­ca me­diá­ti­ca. Y al im­pac­to que la in­cur­sión ins­ti­tu­cio­nal po­dría te­ner en la ta­qui­lla tea­tral de los Midachi. Al­go pa­re­ci­do les su­ce­dió en el pa­sa­do re­cien­te a otros íco­nos de la cul­tu­ra K co­mo An­drea del Bo­ca. Per­der au­dien­cia ar­tís­ti­ca por cul­pa de la política es una ex­pe­rien­cia po­co re­co­men­da­ble en tiempos de re­ce­sión.

La prue­ba de fue­go pa­ra que el peronismo no que­de pre­so de la doc­tri­na Brieva es el Pre­su­pues­to 2019. Y allí es­tán ha­cien­do ma­la­ba­res los go­ber­na­do­res, los dipu­tados y los se­na­do­res pa­ra que el re­sul­ta­do sea la apro­ba­ción de la ley ma­dre de to­das las le­yes en el Con­gre­so so­me­tien­do al Go­bierno a la ma­yor can­ti­dad de es­fuer­zos po­si­bles. Con­fían en que, cuan­to más complicado que­de el ofi­cia­lis­mo, más rá­pi­do cre­ce­rán las chan­ces elec­to­ra­les del seg­men­to opo­si­tor que no acep­ta ha­cer cau­sa co­mún con Cris­ti­na Kirch­ner. En esa lí­nea si­nuo­sa es­tán ano­ta­dos Ser­gio Mas­sa, Juan Manuel Ur­tu­bey, Miguel An­gel Pi­chet­to y la op­ción siem­pre al­ter­na­ti­va de Ro­ber­to La­vag­na.

Los cua­tro di­ri­gen­tes se iban a sa­car una fo­to jun­to al go­ber­na­dor de Tu­cu­mán, Juan Man­zur, y al de Cór­do­ba, Juan Schia­ret­ti, el fin de semana pa­sa­do. Una ima­gen que fun­cio­na­ra co­mo cam­pa­na de lar­ga­da con des­tino fi­nal en las elecciones pre­si­den­cia­les del año pró­xi­mo. Pe­ro el sal­to del dó­lar más allá de los 40 pe­sos los lle­vó a pos­po­ner la mo­vi­da has­ta que la cri­sis cam­bia­ria dé ma­yo­res se­ña­les de es­ta­bi­li­za­ción. Nin­guno de ellos con­si­de­ró apro­pia­do mos­trar­se en apres­tos de cam­pa­ña en me­dio de la in­cer­ti­dum­bre que pro­vo­ca en la Ar­gen­ti­na ca­da nue­vo es­ter­tor de la mo­ne­da es­ta­dou­ni­den­se. La fo­to se con­cre­ta­rá muy po­si­ble­men­te en los pró­xi­mos días.

Lo que le que­dó cla­ro al Go­bierno es que de ese sec­tor del peronismo no kirch­ne­ris­ta sal­drán los vo­tos pa­ra apro­bar el Pre­su­pues­to en el Con­gre­so. De allí y de los le­gis­la­do­res sin je­fa­tu­ra política cla­ra a los que en ese uni­ver­so de­no­mi­nan “sin tie­rra”. Por­que de Cris­ti­na y el kirch­ne­ris­mo só­lo pue­de es­pe­rar la doc­tri­na Brieva. Cuan­to peor pa­ra la Ar­gen­ti­na me­jor pa­ra no­so­tros es el teo­re­ma K. Co­mo en los vie­jos tiempos, a Ro­ge­lio Fri­ge­rio le to­ca la ne­go­cia­ción con los go­ber­na­do­res y el re­cu­pe­ra­do Emi­lio Mon­zó ya es­tá li­dian­do con los di­fe­ren­tes blo­ques opo­si­to­res en la Cá­ma­ra de Dipu­tados que pre­si­de.

Des­pués del re­cor­te de mi­nis­te­rios de ha­ce dos se­ma­nas y del cam­bio pro­fun­do del Ga­bi­ne­te que ter­mi­nó en un maquillaje mí­ni­mo, to­da­vía hay fun­cio­na­rios que mi­ran el fu­tu­ro in­me­dia­to con una luz de op­ti­mis­mo. “Ja­más un go­ber­nan­te pe­ro­nis­ta tu­vo en sus la­bios la pa­la­bra dé­fi­cit fis­cal y aho­ra to­dos es­tán ha­cien­do el es­fuer­zo; es un avan­ce cul­tu­ral im­pen­sa­do en la Ar­gen­ti­na”, in­fla el pe­cho Fri­ge­rio, re­cep­tor de ca­da una de las que­jas y re­cla­mos que traen los go­ber­na­do­res des­de sus pro­vin­cias. La fan­ta­sía del ofi­cia­lis­mo es jun­tar al­gu­nos vo­tos más de los ne­ce­sa­rios pa­ra con­ver­tir el Pre­su­pues­to en ley. “Que­re­mos ga­nar por una di­fe­ren­cia cla­ra”, se ilu­sio­nan. Pe­ro es­tos son tiempos du­ros en los que se im­po­ne el ri­gor de la fi­lo­so­fía Brieva. Ca­da vo­to en­ton­ces cos­ta­rá muy ca­ro.

Ma­cri y Mar­cos Peña nun­ca fue­ron par­ti­da­rios de ne­go­ciar de­ma­sia­do con la opo­si­ción pe­ro, en es­tas cir­cuns­tan­cias, sa­ben que no hay otra al­ter­na­ti­va. La ne­go­cia­ción se­rá tor­tuo­sa y el peronismo só­lo ac­ce­de­rá a vo­tar una ley de Pre­su­pues­to que se pa­rez­ca a una de­rro­ta pa­ra el Fren­te Cam­bie­mos. En esa lí­nea van al­gu­nas de las ini­cia­ti­vas que se es­tán ne­go­cian­do. So­bre to­do la alí­cuo­ta pa­ra ex­ten­der el pa­go del im­pues­to a los Bie­nes Per­so­na­les, un dis­pa­ro al co­ra­zón del vo­tan­te ma­cris­ta. Y el traspaso de las ta­ri­fas del trans­por­te a las pro­vin­cias. Un gol­pe a la Ciudad y a la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, el te­rri­to­rio don­de Ma­ría Eu­ge­nia Vidal de­be dar la ba­ta­lla más de­ci­si­va de la elec­ción pre­si­den­cial. Por eso es que la go­ber­na­do­ra se apu­ró el mar­tes pa­sa­do a pe­dir­le a Ma­cri que ac­tua­li­ce por in­fla­ción el Fon­do de Re­pa­ra­ción His­tó­ri­ca del Co­nur­bano Bo­nae­ren­se que el Pre­si­den­te le res­ti­tu­yó el año pa­sa­do.

No es una cues­tión me­nor cuan­do se tra­du­ce a pla­ta. Por el traspaso de las ta­ri­fas del trans­por­te Vidal de­be ha­cer­se car­go de unos $ 24.000 mi­llo­nes que no te­nía pre­vis­tos en su Pre­su­pues­to. Y la re­cu­pe­ra­ción del fon­do del Co­nur­bano se acor­dó el 27 de di­ciem­bre pa­sa­do ajus­ta­do a una in­fla­ción del 10% pa­ra es­te año y del 5% pa­ra el pró­xi­mo. Fue un cálcu­lo ex­ce­si­va­men­te ro­mán­ti­co. Un día des­pués, flan­quea­do por Peña y el exo­ne­ra­do Ma­rio Quin­ta­na, Fe­de­ri­co Stur­ze­neg­ger anun­ció el cam­bio de me­tas de in­fla­ción que mu­chos se­ña­lan co­mo la gé­ne­sis de la cri­sis cam­bia­ria y de su sa­li­da del Ban­co Cen­tral. Por eso es que Ma­ría Eu­ge­nia pi­de aho­ra la ac­tua­li­za­ción in­fla­cio­na­ria. Re­cu­pe­ra­ría cer­ca de $ 20.000 mi­llo­nes y vol­ve­ría a mi­rar su des­tino elec­to­ral con al­go que se pa­rez­ca a una son­ri­sa. Los es­tra­te­gas par­la­men­ta­rios de Cam­bie­mos creen que ten­drán los 130 vo­tos ne­ce­sa­rios pa­ra vo­tar la ley de Pre­su­pues­to en ge­ne­ral. Pe­ro sa­ben que se abri­rá una dis­cu­sión durísima pa­ra ca­da pun­to en par­ti­cu­lar. Los go­ber­na­do­res tie­nen sus reali­da­des pro­vin­cia­les y se pre­pa­ran pa­ra que los dipu­tados

“Si la so­cie­dad cree que no­so­tros lo em­pu­ja­mos a Ma­cri, nos va a cas­ti­gar co­mo lo es­tá ha­cien­do aho­ra con Dady Brieva”

de sus dis­tri­tos las ha­gan va­ler en el Con­gre­so. De he­cho, uno de los pun­tos más sen­si­bles pa­ra el peronismo es la eli­mi­na­ción del Fon­do So­je­ro por el que las pro­vin­cias de­ja­rán de re­cau­dar unos $ 10.000 mi­llo­nes des­de que ri­ja la ley. La opo­si­ción con­vo­có a una se­sión es­pe­cial pa­ra es­te miér­co­les y pro­me­te con­se­guir el nú­me­ro pa­ra dar­le me­dia san­ción a la de­ro­ga­ción del de­cre­to que lo pu­so en marcha. En es­tas ho­ras hay negociaciones y es po­si­ble que la se­sión es­pe­cial se cai­ga y se acuer­de el 1° de enero co­mo fe­cha ini­cial del re­cor­te. No se­rá fá­cil pe­ro nin­gún pun­to de es­ta dis­cu­sión lo es.

Ma­ña­na es­ta­rá el pro­yec­to de la ley de Pre­su­pues­to en Dipu­tados y tam­bién es­ta­rá allí el mi­nis­tro de Eco­no­mía, Ni­co­lás Du­jov­ne, quien vol­ve­rá el mar­tes pa­ra res­pon­der las pre­gun­tas que los le­gis­la­do­res le ha­gan en la co­mi­sión. El Go­bierno sue­ña con dar­le me­dia san­ción el 24 de oc­tu­bre pa­ra poder en­viar­lo al Se­na­do y con­ver­tir­lo en ley a me­dia­dos de no­viem­bre. Son los días en los que el país ado­les­cen­te es­ta­rá con­mo­cio­na­do por la Cum­bre del G-20 y las vi­si­tas de Donald Trump, An­ge­la Mer­kel, Ema­nuel Ma­cron y el res­to de los go­ber­nan­tes de los paí­ses más po­de­ro­sos del pla­ne­ta. “Si te­ne­mos el Pre­su­pues­to an­tes del G-20 se­ría un go­la­zo”, son­ríe un fun­cio­na­rio. Pe­ro el peronismo tie­ne pla­nes mu­cho más la­xos al res­pec­to. Aquí es don­de vuel­ve la doc­tri­na Brieva.

Co­mo la Ar­gen­ti­na es un país acos­tum­bra­do a re­pe­tir sus tra­ge­dias, só­lo hay que re­mon­tar­se a 1989 pa­ra re­cor­dar la irres­pon­sa­bi­li­dad del fa­lle­ci­do can­ci­ller me­ne­mis­ta Gui­do Di Te­lla, quien anun­ció un dó­lar “re­con­tra al­to”, y la de Do­min­go Ca­va­llo, quien le re­cla­mó al FMI que no en­via­ra el di­ne­ro que ne­ce­si­ta­ba el go­bierno de Raúl Al­fon­sín en los días fi­na­les y tor­men­to­sos de su man­da­to. El re­sul­ta­do fue la dis­pa­ra­da del dó­lar, el des­li­za­mien­to ha­cia la hi­per­in­fla­ción, los sa­queos y el ade­lan­ta­mien­to de la en­tre­ga del poder a Car­los Me­nem. Se­ría ex­tra­ño que al­guien quie­ra re­pe­tir una ex­pe­rien­cia se­me­jan­te de au­to­in­mo­la­ción.

Sin em­bar­go, es­ta semana apa­re­cie­ron jun­tos en una car­ta y ha­cién­do­le un pe­di­do si­mi­lar al FMI Gui­ller­mo Mo­reno y Gui­ller­mo Niel­sen. El se­cre­ta­rio de Co­mer­cio que tu­vo su cuar­to de ho­ra co­mo ce­le­bri­dad del kirch­ne­ris­mo y el se­cre­ta­rio de Fi­nan­zas que acom­pa­ñó a Ro­ber­to La­vag­na en tiempos de Kirch­ner y en 2015 no al­can­zó el 1,5% de los vo­tos co­mo pre­can­di­da­to a le­gis­la­dor por­te­ño en las fi­las de Ser­gio Mas­sa. El im­pac­to fue tan ne­ga­ti­vo que Niel­sen hu­yó rá­pi­da­men­te de la ma­nio­bra. Un ges­to de­ses­pe­ra­do que, de to­dos mo­dos, pa­só bas­tan­te des­aper­ci­bi­do en Washington.

Al­go pa­re­ci­do le su­ce­dió a Dady Brieva. El hu­mo­ris­ta tam­bién ter­mi­nó pi­dien­do dis­cul­pas aten­to al des­agra­do que sus ex­pre­sio­nes ha­bían te­ni­do in­clu­so en­tre sus pro­pios ad­mi­ra­do­res. Qui­zás las tres dé­ca­das pa­sa­das des­de el fi­nal in­me­re­ci­do de Al­fon­sín ha­yan ser­vi­do de al­go en la Ar­gen­ti­na. El tra­ta­mien­to del Pre­su­pues­to 2019 du­ran­te las pró­xi­mas se­ma­nas se­rá un exa­men im­pres­cin­di­ble pa­ra el Pre­si­den­te y pa­ra sus opo­si­to­res. Al me­nos da­rá una idea apro­xi­ma­da de cuán­to he­mos apren­di­do acer­ca de nues­tro de­por­te ex­tre­mo pre­fe­ri­do. Ese de aso­mar­nos una y otra vez al abis­mo del fra­ca­so.

Pre­si­den­te Mauricio Ma­cri.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.