Mi­les de ob­je­tos con­fis­ca­dos a la “ma­fia de los con­te­ne­do­res” ya tie­nen un des­tino so­li­da­rio

Son car­gas que lle­ga­ban de Chi­na con do­cu­men­ta­ción fal­sa pa­ra pa­gar aran­ce­les me­no­res. Traían to­ne­la­das de mo­chi­las, re­me­ras, ju­gue­tes y ar­tícu­los de co­ci­na, en­tre otras co­sas. La Jus­ti­cia co­men­zó a do­nar­los a fun­da­cio­nes y co­me­do­res.

Clarin - - SOCIEDAD - Ma­riano Ga­vi­ra mga­vi­ra@cla­rin.com

La “Ma­fia de los con­te­ne­do­res” co­men­zó a ope­rar en 2014, y se trans­for­mó en una enor­me red de­lic­ti­va que ha­cía ne­go­cios ile­ga­les de con­tra­ban­do de mer­ca­de­ría. Por el ca­so, hay una im­por­tan­te can­ti­dad de ex fun- cio­na­rios del kirch­ne­ris­mo pro­ce­sa­dos. El de­li­to con­sis­tía en in­gre­sar con­tai­ners pro­ve­nien­tes de Chi­na con to­ne­la­das de dis­tin­tos pro­duc­tos, pe­ro cu­ya do­cu­men­ta­ción se al­te­ra­ba pa­ra pa­gar me­nos aran­ce­les de im­por­ta­ción. To­do eso fue con­fis­ca­do y des­de prin­ci­pios de es­te año, con la fir­ma de un juez, se au­to­ri­zó a que ese ma­te­rial in­cau­ta­do a la co­rrup­ción sea do­na­do a en­ti­da­des so­cia­les, clu­bes de ba­rrio y fun­da­cio­nes de to­do el país.

Ma­tías (12) no sa­be que la te­la blan­ca con la que aho­ra cor­ta y con­fec­cio­na jun­to a sus ami­gos una cor­ti­na pa­ra el jar­dín de in­fan­tes de la Fun­da­ción “To­da­vía es Tiem­po”, de Mo­re- no, vie­ne de un con­tai­ner que es­tu­vo en la adua­na du­ran­te años y que for­ma­ba par­te de un ne­go­cio mi­llo­na­rio de con­tra­ban­do. Tam­po­co los cien­tos de chi­cos y chi­cas que du­ran­te los úl­ti­mos me­ses recibieron mo­chi­las, úti­les es­co­la­res, ro­pa, ro­llos de te­la y za­pa­ti­llas que pro­ve­nían del mis­mo lu­gar.

To­dos es­tos ar­tícu­los re­pre­sen­tan 2.730 to­ne­la­das de mer­ca­de­ría que ya fue do­na­da, con un va­lor apro­xi­ma­do de US$ 13.020.000. Pa­ra entender la mag­ni­tud de esos números, va­le de­cir que con lo in­cau­ta­do se po­drían lle­nar com­ple­tos dos es­ta­dios de Ri­ver Pla­te.

En­tre to­da esa can­ti­dad que es­ta­ba alo­ja­da en 148 con­te­ne­do­res, ha­bía un mi­llón de ki­los en ro­llos de te­la, 24 mil ki­los de alam­bre, 211 mil ki­los de ju­gue­tes, 70 mil ki­los de li­bros pa­ra ni­ños, 43 mil ki­los de bol­sos y mo­chi­las, 70 mil ki­los de ro­pa y mi­les de ki­los de otros pro­duc­tos.

En lo que va del año, fue­ron ele­gi­das 277 or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les de 22 pro­vin­cias que ya recibieron las do­na­cio­nes. Una de ella es una coope­ra­ti­va tex­til de La Ma­tan­za, a don­de lle­va­ron de­ce­nas de enor­mes ro­llos de te­la. De­lia, una de las in­te­gran­tes de esa agru­pa­ción, di­jo a Cla­rín: “Con to­do lo que re­ci­bi­mos al­can­za pa­ra ves­tir a to­do el ba­rrio”.

El pro­ce­so co­mien­za en la Adua­na, que po­ne a dis­po­si­ción del Mi­nis­te­rio de De­sa­rro­llo So­cial el ma­te­rial se­cues­tra­do, pa­ra que el or­ga­nis­mo se­lec­cio­ne las ins­ti­tu­cio­nes adon­de se des­ti­na­rá la mer­ca­de­ría. Es­to ocu­rrió lue­go de la de­ci­sión del juez de la cau­sa, Mar­ce­lo Aguinsky, que per­mi­tió que se pue­dan do­nar pro­duc­tos de cau­sas ju­di­cia­les que aún no tie-

nen sentencia fir­me, aun­que se con­ser­va una par­te co­mo prue­ba.

Cla­rín re­co­rrió al­gu­nos lu­ga­res don­de lle­ga­ron los pro­duc­tos. La Fun­da­ción “To­da­vía es Tiem­po”, don­de asis­ten unas 250 fa­mi­lias, es una de ellas. Ahí, to­do se re­ci­cla y na­da se re­ga­la. “Pa­ra no­so­tros es­tas gran­des do­na­cio­nes son un desafío, por­que la in­ten­ción que te­ne­mos es que la gen­te que vie­ne acá se lle­ve al­go por­que se lo ga­nó. Por­que apren­dió un ofi­cio, por­que ayu­dó a or­de­nar o co­ci­nó. Lo que ha­ce­mos es em­po­de­rar, no ob­se­quiar por­que sí”, cuen­ta Na­ta­lia Díaz, una de las in­te­gran­tes del es­pa­cio.

Allí fun­cio­na un co­me­dor, cla­ses de apo­yo es­co­lar, huer­ta y jar­di­ne­ría y ta­lle­res de pa­na­de­ría, car­pin­te­ría, cos­tu­ra y te­ji­do. Tam­bién pre­pa­ran sus pro­pias mer­me­la­das que lue­go ven­den pa­ra la co­mu­ni­dad: “Sa­be­mos que la co­rrup­ción mata, por eso cuan­do nos en­te­ra­mos que to­das es­tas co­sas que re­ci­bi­mos ve­nían de ese ám­bi­to, nos ale­gró de al­gu­na ma­ne­ra. Le vuel­ve a la so­cie­dad y a los más ne­ce­si­ta­dos un po­co de to­do los as­pec­tos en los que fue­ron vul­ne­ra­dos”, di­ce Fran­cis­co Mar­ce­na­ro, Di­rec­tor Eje­cu­ti­vo de la Fun­da­ción.

El hom­bre cuen­ta la du­ra reali­dad de las per­so­nas que van al lu­gar. Fa­mi­lias que en sus ca­sas no tie­nen agua po­ta­ble ni cloa­cas, que vi­ven ba- jo un te­cho de cha­pa y que en in­vierno no tie­nen fra­za­das con las que ta­par­se. Fa­mi­lias que en los úl­ti­mos me­ses, por la si­tua­ción eco­nó­mi­ca ad­ver­sa, en­tra­ron en un ma­yor ni­vel de emer­gen­cia.

La es­ce­na más fuerte es esa que mues­tra a una ma­má a la es­pe­ra de que su hi­ja ter­mi­ne de to­mar la me- rien­da que se brin­da en el co­me­dor de la fun­da­ción a las 5 de la tar­de: la úl­ti­ma co­mi­da que ten­drá has­ta el pró­xi­mo día.

En el co­le­gio Santo Do­min­go Sa­vio, en Bec­car, las his­to­rias son pa­re­ci­das. A me­tros del in­gre­so al ba­rrio de La Ca­va, tres chi­cas que in­gre­san al ins­ti­tu­to tie­nen las mis­mas mo­chi­las. Son par­te de esos pro­duc­tos que ha­bían in­ten­ta­do ser in­gre­sa­dos al país de ma­ne­ra ilegal, pe­ro que fue­ron des­cu­bier­tos. En los gal­po­nes del co­le­gio que­dan to­da­vía can­ti­da­des de lá­pi­ces, sa­ca­pun­tas, cua­der­nos y ro­pa que se en­tre­ga­rá a me­di­da que sea re­que­ri­do.

“Con to­do lo que re­ci­bi­mos pu­di­mos ha­cer di­fe­ren­tes ac­cio­nes: rea­li­za­mos una ce­na pa­ra re­cau­dar fon­dos en don­de ri­fa­mos los pro­duc­tos que fue­ron do­na­dos; a los es­tu­dian­tes que en agos­to te­nían me­nos de diez fal­tas les en­tre­ga­mos un kit con pro­duc­tos es­co­la­res y lo mis­mo pa­ra los que no te­nían ma­te­rias pre­vias”, cuen­ta Ro­xa­na Sa­la­zar, di­rec­to­ra de la es­cue­la.

An­te la pre­gun­ta de qué sien­te cuan­do pien­sa que lo recibido pro­ven­ga de la co­rrup­ción, la mu­jer usa la pa­la­bra ali­vio: “Se ge­ne­ra cier­ta equidad y jus­ti­cia. So­mos el úl­ti­mo es­la­bón, pe­ro cuan­do es­to les lle­ga a los más ne­ce­si­ta­dos, to­do lo de­más to­ma ma­yor im­por­tan­cia”. ■

So­mos el úl­ti­mo es­la­bón y es­to ge­ne­ra cier­ta sen­sa­ción de equidad y jus­ti­cia” Ro­xa­na Sa­la­zar

Di­rec­to­ra del co­le­gio Santo Do­min­go Sa­vio, en La Ca­va.

La co­rrup­ción mata, por eso nos ale­gra que es­to lle­gue a los más ne­ce­si­ta­dos” Fran­cis­co Mar­ce­na­ro

Fun­da­ción “To­da­vía es Tiem­po”

GG ADRASTI

Pa­so del Rey. Dos in­te­gran­te de la fun­da­ción “To­da­vía es tiem­po”, en­tre las ca­jas que recibieron co­mo do­na­ción. El Mi­nis­te­rio de De­sa­rro­llo So­cial de­fi­ne a quién se le do­na.

JOR­GE SÁN­CHEZ

La Ca­va. Alum­nas del Co­le­gio Santo Do­min­go, con mo­chi­las re­ci­bi­das en do­na­ción.

GER­MAN G ADRASTI

Con te­las. Chi­cos de la lo­ca­li­dad de Mo­reno con te­las que recibieron co­mo do­na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.