Tie­ne 83 años y ca­da día deja una frase en el as­cen­sor pa­ra “ins­pi­rar” a sus ve­ci­nos

Poe­ta. Al­ber­to vi­ve ha­ce 40 años en un edi­fi­cio de Mon­tse­rrat. Y ha­ce unos me­ses em­pe­zó con una par­ti­cu­lar cos­tum­bre.

Clarin - - SOCIEDAD - Ire­ne Hart­mann ihart­mann@cla­rin.com

En ese rin­cón don­de po­dría ha­ber un avi­so de des­in­sec­ta­ción o el te­dio mis­mo plas­ma­do en un pa­pe­lu­cho del con­sor­cio, bri­lla Al­ber­to Fei­ges: ca­da no­che, pa­cien­te, a sus 83 años, sa­ca de la ga­le­ra el re­frán, la frase, el ver­so con que sor­pren­de­rá a sus ve­ci­nos al día si­guien­te. A ve­ces sa­le de su me­mo­ria. Otras, de las car­pe­tas que aco­pió en su ca­sa, lo que a él le gus­ta lla­mar “mis in­ves­ti­ga­cio­nes”. Y del mis­mo mo­do que irrum­pe en el de­co­ra­do de un edi­fi­cio del ba­rrio de Mon­tse­rrat, Al­ber­to im­pon­drá, “con fran­que­za y res­pe­tuo­sa­men­te” (acla­ra), el aná­li­sis que ya tie­ne ela­bo­ra­do de sí mis­mo: “Te­ne­mos que par­tir de la ba­se de que soy un so­ña­dor, un ro­mán­ti­co em­pe­der­ni­do”.

“Vi­vo ha­ce más de 40 años en es­te edi­fi­cio, pe­ro es­to de los car­te­les lo ha­go ha­ce unos me­ses. Sin em­bar­go, to­da la vi­da fui así: a la gen­te con la que me co­nec­ta­ba, siem­pre le de­di­ca­ba al­gu­na frase pa­ra pen­sar me­di­tar, con­cien­ti­zar, es­ti­mu­lar”, cuen­ta.

Lo de los car­te­les sur­gió así: “Em­pe­cé a no­tar a la gen­te muy tris­te, no sé, con un es­ta­do de áni­mo, yo di­ría, ‘no po­si­ti­vo’. En­ton­ces em­pe­cé ver­bal­men­te a re­ci­tar­les al­gu­na poe­sía... ten­go mu­chas me­mo­ri­za­das, al­gu­nas en ita­liano, un idio­ma que es­tu­dié. Así, me cru­za­ba con al­guien y de re­pen­te les salía con un re­frán o unos ver­sos”.

Al­ber­to ce­le­bra ha­ber “des­per­ta­do” a sus ve­ci­nos: “Mu­chos em­pe­za­ron a con­tes­tar­me con al­gún sim­bo­li­to ale­gre o co­men­ta­rio. En uno es­cri­bie­ron ‘me ale­grás las ma­ña­nas’. En otra opor­tu­ni­dad, no sé bien por qué, tu­ve que ha­cer un pa­rén­te­sis in­vo­lun­ta­rio, por fal­ta de tiem­po. Y des­pués, cuan­do re­to­mé los men­sa­jes, me es­cri­bie­ron ‘gra­cias por vol­ver’. En­ton­ces, al mis­mo tiem­po me di cuen­ta de que me ha­cía bien a mí. Veía que esa ta­rea al­can­za­ba el ob­je­ti­vo que te­nía pen­sa­do: que le sir­vie­ra a al­guien”. Una de esas ve­ci­nas, du­ran­te se­ma­nas, re­gis­tró las fra- ses de Al­ber­to y las com­par­tió en Ins­ta­gram.

Las fra­ses que ad­hie­re al as­cen­sor ca­da no­che son de al me­nos tres ti­pos: “es­ti­mu­lan­tes”, co­mo Nun­ca sal­gas a la ca­lle sin un par de sueños en tu bol­si­llo; “ro­mán­ti­cas”, del ti­po El amor in­ma­du­ro di­ce: “Te amo por­que te ne­ce­si­to”. El ma­du­ro di­ce: “Te ne­ce­si­to por­que te amo”; y otras que, acla­ra Al­ber­to, re­mi­ten a un te­ma que le preo­cu­pa: la sa­lud. Por ca­so, Hoy mis­mo deja de cri­ti­car tu cuer­po: acép­ta­lo tal cual es sin preo­cu­par­te de la mi­ra­da aje­na. No te aman por­que eres be­lla. Eres be­lla por­que te aman.

“Mi vo­ca­ción era ser mé­di­co. Pu­de em­pe­zar, pe­ro ven­go de una fa­mi­lia muy hu­mil­de y era una ca­rre­ra muy pe­sa­da y ab­sor­ben­te. Ac­ci­den­tal­men­te la vi­da me lle­vó al co­mer­cio, por la ne­ce­si­dad de tra­ba­jar, y em­pe­cé en la vi­da co­mer­cial”, re­pa­sa.

Pe­ro, ¿de dón­de sa­le un per­so­na­je así? La fi­cha téc­ni­ca de Al­ber­to di­ce que vi­ve so­lo, que tie­ne un hi­jo en sus cua­ren­tas (“nie­tos no ten­go… es­tá he­cho un fia­ca”), que aho­ra no es­tá en pa­re­ja (“No­via no... só­lo ami­gas”) y que na­ció en 1935, en Ave­lla­ne­da. Seguro y fir­me de sus ideas y va­lo­res, se de­du­ce cier­ta “fa­ci­li­dad” en tiempos de con­quis­ta; en es­pe­cial por el do­mi­nio de los ver­sos. “Y sí... la poe­sía siem­pre ayu­da”, ad­mi­te.

En una pa­rá­bo­la de sus años re­ga­lan­do fra­ses, Al­ber­to ana­li­za: “No creo que el es­ta­do de áni­mo de la gen­te sea peor aho­ra que an­tes. Yo lo ven­go no­tan­do ha­ce mu­cho. No es una con­se­cuen­cia política o eco­nó­mi­ca. Sim­ple­men­te no en­cuen­tro o no en­con­tré sen­ti­do del hu­mor. Pue­do en­con­trar uno ca­da tan­to, pe­ro hay una pos­tu­ra de in­di­fe­ren­cia, co­mo si a la gen­te no le vi­bra­ra el espíritu. No les vi­bra el áni­mo”.

-¿Y con qué frase quiere ter­mi­nar es­ta en­tre­vis­ta, Al­ber­to?

- (Pien­sa) Ya sé. Hay una que di­ce “No te ol­vi­des de que tal vez eres el fa­ro en la tem­pes­tad de al­guien”. ¿Te pia­ce? ■

BOEMO

Por los de­más. Al­ber­to di­ce que arran­có con los men­sa­jes por­que em­pe­zó “a ver a la gen­te muy tris­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.