Ma­ri­ke­na, la ma­má me­nos pen­sa­da

Clarin - - SOCIEDAD - Gui­ller­mo Vi­lla­rreal mar­del­pla­ta@cla­rin.com

“¡Ma­ri­ke­na vol­vió!”, ce­le­bró So­ra­ya, y lla­mó a cuantos pu­do pa­ra con­tar­les lo que aca­ba­ba de ver. Su hi­ja, de 17 años, en es­ta­do ve­ge­ta­ti­vo los úl­ti­mos dos me­ses lue­go de te­ner un ab­sur­do ac­ci­den­te en mo­to, aca­ba­ba de abrir un ojo. Fue al­go más que un parpadeo: por un mo­men­to la jo­ven man­tu­vo abier­to el ojo iz­quier­do y pa­ra su ma­má ese mí­ni­mo re­fle­jo fue la pri­me­ra se­ñal de una re­cu­pe­ra­ción pro­di­gio­sa.

“¡Vol­vió, no se que­da!”, les anun­ció a to­dos, emo­cio­na­da y se­gu­ra de un ca­mino que to­da­vía iba a de­pa­rar­le mu­chas emo­cio­nes y “un do­ble milagro so­bre­na­tu­ral”. Es que me­ses más tar­de, aún en co­ma, Ma­ri­ke­na fue ma­má.

El nom­bre de su be­ba es Vas­ti y hoy tie­ne dos años y cin­co me­ses. Na­ció en Mar del Pla­ta desafian­do to­dos los pro­nós­ti­cos: los mé­di­cos su­pie­ron que Ma­ri­ke­na es­ta­ba em­ba­ra­za­da cuan­do ha­cían los pri­me­ros es­tu­dios a su cuer­po iner­te, lue­go de ha­ber su­fri­do sie­te in­far­tos ce­re­bra­les y dos car­dio­res­pi­tra­to­rios, que pro­vo­ca­ron la muer­te de gran par­te de su ma­sa en­ce­fá­li­ca. Su em­ba­ra­zo era de dos se­ma­nas.

Sus pa­pás, Ser­gio y So­ra­ya Mar­tí­nez Bar­be­ro, tam­bién se en­te­ra­ron que se­rían abue­los en ese mo­men­to. Ma­ri­ke­na no se los ha­bía con­ta­do aún. “Te­nía 17 años y to­da la re­bel­día de la adolescencia”, cuen­ta la ma­má a Cla­rín. Era oc­tu­bre de 2015, en esos días ha­bía aban­do­na­do la se­cun­da­ria en se­gun­do año y co­rría en mo­to. Era hi­per­qui­né­ti­ca y eso ha­bía afec­ta­do su ren­di­mien­to en la es­cue­la. Unos años an­tes se ha­bía des­ta­ca­do en pa­tín ar­tís­ti­co y en­tre­na­ba en un equi­po de Mo­to GP.

“Co­rría a gran ve­lo­ci­dad con esa des­tre­za que te­nía pa­ra ma­ne­jar, no te­nía mie­do. Ella te­nía que ga­nar sí o sí, pa­ra ella no ha­bía tér­mi­nos me­dios”, re­cuer­da su ma­má, quien re­co­rría to­dos los días los 80 ki­ló­me­tros que se­pa­ran La Ban­da de Ter­mas de Río Hon­do, en Santiago del Es­te­ro, pa­ra lle­var­la a en­tre­nar. “Era una edad di­fí­cil, uno que­ría en­ca­mi­nar­la..., pe­ro era lo que a ella le gus­ta­ba”, mur­mu­ra So­ra­ya.

El ac­ci­den­te que cam­bió su vi­da y la de su fa­mi­lia fue con una mo­to, pe­ro no ocu­rrió en una pis­ta, sino cuan­do via­ja­ba a 20 ki­ló­me­tros por ho­ra y en la es­qui­na de su ca­sa. Con­du­cía su no­vio -el pa­pá de la be­ba, que lue­go des­apa­re­ció- y ella iba de acom­pa­ñan­te. Ha­bían ido a com­prar una ga­seo­sa y un pa­que­te de ca­ra­me­los y una ca­mio­ne­ta se les atra­ve­só en el ca­mino. Al es­qui­var­la, ca­ye­ron con­tra el cor­dón de la ve­re­da y sus ca­be­zas cho­ca­ron en­tre sí. El pa­rie­tal del crá­neo del mu­cha­cho dio en la cara de Ma­ri­ke­na, un gol­pe fa­tal. Su ma­má lle­gó en­se­gui­da: “Ahí su­pe que no es­ta­ba. ‘Ma­ri­ke­na, des­per­tá’, le de­cía. Le to­mé las ma­nos y sen­tí una ten­sión, des­pués la vi ha­cer con­vul­sio­nes. No es­ta­ba”.

So­ra­ya re­vi­ve an­te Cla­rín esas ho­ras in­cier­tas en las que nin­gún mé­di­co en Santiago del Es­te­ro se atre­vía a de­cir­le cuál era la gra­ve­dad del cua­dro de su hi­ja. “Pe­ro yo sa­bía que no es­ta­ba, o que es­ta­ba sin ser ella. Le hi­cie­ron re­so­nan­cias, to­mo­gra­fías, les die­ron un mon­tón de dro­gas... y lue­go su­pe que es­ta­ba em­ba­ra­za­da”, re­la­ta. Ne­ce­si­ta­ba una aten­ción es­pe­cí­fi­ca, pe­ro nin­gún si­tio en su pro­vin­cia po­día brin­dár­se­la. Por eso el Mi­nis­te­rio de Sa­lud san­tia­gue­ño hi­zo ges­tio­nes pa­ra que la ado­les­cen­te fue­se in­ter­na­da en el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Reha­bi­li­ta­ción Psi­co­fí­si­ca del Sur (Ina­reps), un pres­ti­gio­so cen­tro de sa­lud en Mar del Pla­ta.

“En Santiago es­ta­ba en es­ta­do ve­ge­ta­ti­vo y a Mar del Pla­ta lle­gó en es­ta­do de con­cien­cia mí-

Ma­ri­ke­na es­tu­vo to­do el em­ba­ra­zo en co­ma, dio a luz a una be­ba sana y po­co a po­co co­men­zó a re­cu­pe­rar­se

ni­ma. Fue so­me­ti­da a un plan que lla­ma­mos SEN, un sis­te­ma de es­ti­mu­la­ción mul­ti­sen­so­rial en el que va­rios pro­fe­sio­na­les tra­ba­jan en for­ma si­mul­tá­nea”, con­tó a Cla­rín el di­rec­tor del Ina­reps, el neu­ro­ci­ru­jano Ri­car­do Crag­naz.

Fue un du­ro pe­río­do el que la fa­mi­lia Mar­tí­nez Bar­be­ro de­bió atra­ve­sar cuan­do su se­gun­da hi­ja (tie­nen ade­más a Ma­xi­mi­li­ano, de 22, y a Es­te­fa­nía, de 14) es­tu­vo in­ter­na­da en Mar del Pla­ta. Ser­gio via­ja­ba des­de La Ban­da ca­da 20 días (él se ocu­pa­ba del ne­go­cio de la fa­mi­lia de­di­ca­do a la or­ga­ni­za­ción de even­tos) y So­ra­ya se que­dó to­do el tiem­po al la­do de su hi­ja.

“Me sen­ta­ba a los pies de Ma­ri­ke­na, ella en­tu­ba­dí­si­ma, ve­ge­tal, no sen­tía na­da, y yo la ma­sa­jea­ba, de­do por de­do, las glán­du­las sa­li­va­les le ma­sa­jea­ba co­mo me ha­bía en­se­ña­do una ki­ne­sió­lo­ga, por­que ella te­nía que vol­ver a co­mer. De 24 ho­ras la ma­sa­jea­ba 22. Fue nun­ca que­dar­me quie­ta, co­mo era ella. Me de­cía: no me voy a con­for­mar. To­da­vía no en­tien­do có­mo una doc­to­ra un día me di­jo ‘ma­mi, us­ted sa­be que su hi­ja no va a vol­ver, ella tie­ne la ca­be­za li- cua­da, no tie­ne un lu­gar sano’. A mí eso no me va. Nun­ca me doy por ven­ci­da”.

Ocho me­ses des­pués de lle­gar a Mar del Pla­ta, Ma­ri­ke­na re­gre­só a su ca­sa. Sa­lió del Ina­reps ca­mi­nan­do, con­ver­ti­da en ma­má.

En he­breo, el nom­bre Vas­ti sig­ni­fi­ca “be­lla mu­jer gue­rre­ra”. La mis­ma no­che del ac­ci­den­te, una mé­di­ca le di­jo a So­ra­ya “que no te­nía de qué preo­cu­par­me, que iba a des­pren­der­se, que el em­brión no re­sis­ti­ría to­da la ra­dia­ción, to­da la dro­ga que ha­bía recibido esa no­che”. Cuen­ta que le pro­pu­sie­ron abor­tar, y ella se ne­gó: “Que sea Dios quien dis­pon­ga, di­je, y ahí es­tá Vas­ti, una prue­ba de que los mi­la­gros exis­ten”.

Vas­ti Lui­sa­na na­ció el 19 de abril de 2016 en el Hos­pi­tal Ma­terno In­fan­til de Mar del Pla­ta, en la semana 33 de ges­ta­ción, con un pe­so de 2,410kg. “Ella -na­rra la abue­la- sa­be que su ma­má es es­pe­cial y tie­nen un tra­to es­pe­cial, duer­men juntas y a ve­ces se pe­lean por ce­los, son dos ni­ñas. La co­ne­xión que tie­nen es úni­ca. Dos lu­cha­do­ras que se afe­rra­ron a la vi­da”.

Has­ta el na­ci­mien­to de Vas­ti eran le­ví­si­mos los avan­ces fí­si­cos que ha­bía ex­pe­rien­ta­do la jo­ven. “No sen­tía do­lor, no te­nía sen­si­bi­li­dad, na­da, te­nía la mi­ra­da per­di­da: no era ella”, re­cuer­da So­ra­ya, pe­ro un mes des­pués em­pe­zó a evo­lu­cio­nar. “Co­men­zó a te­ner sen­si­bi­li­dad, a an­dar. Hoy es­cu­cha mú­si­ca, an­da en bi­ci­cle­ta, me ayu­da en la ca­sa. To­dos los días hay un avan­ce”. Re­cu­pe­ró la mo­tri­ci­dad por com­ple­to pe­ro no su de­sa­rro­llo cog­ni­ti­vo. No habla. El pró­xi­mo 5 de oc­tu­bre cum­pli­rá 20 años: “Es una nue­va mu­jer”, la des­cri­be su ma­má, y se ale­gra por­que ya no to­ma nin­gún ti­po de me­di­ca­ción.

So­ra­ya no tie­ne du­das que la re­cu­pe­ra­ción de Ma­ri­ke­na tie­ne re­la­ción “con su ca­rác­ter, su espíritu, su fuer­za in­creí­ble. To­dos los días apren­de al­go nue­vo. Pa­ra la cien­cia, ella no ten­dría que ca­mi­nar, no ten­dría que ver, no ten­dría que es­tar vi­va. Pe­ro ella tie­ne una ga­rra im­pre­sio­nan­te. Hay mo­men­tos en que en­gan­cha per­fec­ta­men­te, que su mi­ra­da es dis­tin­ta, tie­ne bri­llo... Co­mo di­je aquel 12 de di­ciem­bre cuan­do abrió un oji­to, aho­ra sé que ella va a vol­ver, es­toy se­gu­ra, y no fal­ta mu­cho”. ■

DELFO RO­DRÍ­GUEZ

Do­ble milagro. Ma­ri­ke­na y su hi­ja Vas­ti, dos lu­cha­do­ras que e se afe­rra­ron a la vi­da. His­to­ria con­mo­ve­do­ra. on­mo­ve­do­ra. Ma­ri­ke­na tu­vo un ac­ci­den­te en mo­to. Aho­ra ca­mi­na, an­da en bi­ci y jue­ga con Vas­ti

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.