La llu­via no im­por­tó: una mul­ti­tud fue a co­no­cer la Em­ba­ja­da de Fran­cia

Es­tá en el Palacio Or­tiz Ba­sual­do, jo­ya por­te­ña de la dé­ca­da de 1910. Hu­bo has­ta tres ho­ras de es­pe­ra bajo los pa­ra­guas. Las vi­si­tas guia­das gra­tui­tas si­guen hoy.

Clarin - - LA CIUDAD - Karina Nie­bla knie­bla@cla­rin.com

Ca­da me­nos de diez mi­nu­tos en­tra­ba un nue­vo gru­po de 50 per­so­nas. Ni bien uno lle­ga­ba al pri­mer pi­so, el si­guien­te in­gre­sa­ba al hall. Eso no im­pe­día que ca­da vi­si­ta fue­ra or­de­na­da, com­ple­ta, me­ticu­losa. Pe­ro da­ba cuen­ta de lo que pa­sa­ba afue­ra, le­jos de la tran­qui­li­dad pa­la­cie­ga: cien­tos de per­so­nas es­pe­ra­ban ayer has­ta tres ho­ras bajo la llu­via pa­ra poder co­no­cer de for­ma gra­tui­ta el Palacio Or­tiz Ba­sual­do, que al­ber­ga a la Em­ba­ja­da de Fran­cia, y es­tá ce­rra­do al pú­bli­co el res­to del año.

Es que el mal tiem­po hi­zo sus­pen­der el mer­ca­do gas­tro­nó­mi­co que acom­pa­ña­ría la pro­pues­ta -Le Mar­ché- pe­ro no pu­do con­tra la vo­lun­tad de los por­te­ños y los visitantes de otros pun­tos del país. Pro­me­dian­do la jor­na­da, que arran­có a las 10 y ter­mi­nó a las 17, la fi­la se ex­ten­día por más de me­dio ki­ló­me­tro: iba por Ce­rri­to des­de Al­vear has­ta Jun­cal, con­ti­nua­ba en­fren­te en di­rec­ción opues­ta y ro­dea­ba la man­za­na, pa­san­do por Arro­yo y lle­gan­do a ocu­par me­dia cua­dra de Li­ber­tad.

“¿Con­ten­tos de que pu­die­ron en­trar?”, pre­gun­tó, sa­bien­do la res­pues­ta, la guía del En­te de Tu­ris­mo de la Ciudad a un gru­po de re­cién lle­ga­dos al palacio, que fue crea­do por el ar­qui­tec­to fran­cés Paul Pa­ter ha­ce más de un si­glo. El en­tu­sias­mo del pú­bli­co fue más allá del “sí” al uní­sono y se ex­ten­dió en las ca­ras de asom­bro, las de­ce­nas de cá­ma­ras en mano, las pre­gun­tas so­bre to­do lo que les lla­ma­ba la aten­ción. Y ha­bía mu­cho pa­ra pre­gun­tar: por qué ya no vi­ven fa­mi­lias acá, có­mo la man­sión se sal­vó de la de­mo­li­ción no una sino dos ve­ces, por qué los Or­tiz Ba­sual­do de­ci­die­ron ha­cer una ver­sión “mi­ni” de la Ga­le­ría de los Es­pe­jos de Ver­sa­lles.

El re­co­rri­do em­pe­zó en el cir­cu­lar hall de en­tra­da, cu­yos pi­sos ori­gi­na­les de már­mol y ta­lla­da es­ca­le­ra de ho­nor bas­ta­ron pa­ra entender a qué se de­be la fa­ma por­te­ña de París su­da­me­ri­ca­na. Pe­ro fal­ta­ba: re­cién en el hall del pri­mer pi­so se vis­lum­bró su ver­da­de­ro es­plen­dor, que se tra­du­jo en la for­ma en que la gen­te no sa­bía a dón­de mi­rar pri­me­ro. Si a los di­se­ños de los pi­sos de madera ta­ra­cea­da, al tra­ba­ja­do cie­lo­rra­so o a las im­po­nen­tes ara­ñas, to­dos ele­men­tos ori­gi­na­les. Al­gu­nos visitantes to­ca­ban las pa­re­des, otros le to­ma­ban fo­tos a un ves­ti­do con una co­la de cua­tro me­tros, par­te de la mues­tra tem­po­ra­ria “Los gran­des ves­ti­dos reales”, del fran­co- ca­me­ru­nés Lamy­ne M.

La vi­si­ta si­guió en el jar­dín de in­vierno y el gru­po apro­ve­chó pa­ra sen­tar­se en los có­mo­dos so­fás, de di­se­ño mo­derno. Aquí el to­que fran­cés da pa­so a los ele­men­tos gó­ti­cos tar­díos del Tu­dor, un es­ti­lo sur­gi­do en Inglaterra que com­bi­na bien con el cie­lo gris que se veía por las ven­ta­nas. Y que se apre­cia en los ar­cos re­ma­ta­dos en pun­ta de esas mis­mas aber­tu­ras o en el pi­so de már­mol, más ade­cua­do pa­ra el cli­ma lon­di­nen­se -se lim­pia y se­ca más fá­cil- que la madera del salón an­te­rior. Aquí es cuan­do la guía re­cor­dó por qué la fa­mi­lia Or­tiz Ba­sual­do dejó de ha­bi­tar el palacio: am­plia­men­te fa­vo­re­ci­da por el mo­de­lo agroex­por­ta­dor, no pu­do ha­cer fren­te al man­te­ni­mien­to de la man­sión tras la Cri­sis del 29.

Pe­ro lo me­jor es­ta­ba por lle­gar: las tres sa­las si­guien­tes son una se­lec­ción de lo me­jor de la ar­qui­tec­tu­ra fran­ce­sa de los si­glos XVI y XVII. El pri­me­ro es el salón co­me­dor, con sus de­li­ca­das va­ji­lla y cris­ta­le­ría. Le si­gue el de mú­si­ca, es­ti­lo Luis XV, un rey que ama­ba los di­bu­jos chi­nos, en­mar­ca­dos aquí con de­ta­lles do­ra­dos a la ho­ja. Co­ro­na la serie la sa­la de bai­le o salón dorado, ins­pi­ra­do en la Ga­le­ría de los Es­pe­jos de Ver­sa­lles. Allí la pul­sión fo­to­grá­fi­ca lle­gó a su ex­tre­mo: to­dos que­rían re­gis­trar la chi­me­nea en már­mol, las ta­llas do­ra­das en la boi­se­rie y los pe­sa­dos cor­ti­na­dos. In­clu­so una mu­jer se acos­tó en el pi­so pa­ra no per­der­se de­ta­lle del cie­lo­rra­so, don­de se re­pro­du­ce “Le Triomp­he de Flo­re”, cua­dro de An­toi­neF­ra­nçois Ca­llet, cu­yo ori­gi­nal es­tá en el Mu­seo del Lou­vre.

El tour se com­ple­tó con la sa­la de bi­llar o salón fu­ma­dor, la pe­que­ña bi­blio­te­ca -con una puer­ta “se­cre­ta” a los an­ti­guos baños- y la es­ca­le­ra de ser­vi­cio, más an­gos­ta, de for­mas si­nuo­sas. A mu­chos les cos­tó aban­do­nar­la pa­ra lle­gar al pun­to fi­nal, la sa­li­da por la co­che­ra. “La ver­dad que va­lió la pe­na”, con­clu­yó una vi­si­tan­te, an­tes del aplau­so de des­pe­di­da. ■

FO­TOS: MAR­TÍN BON

Es­pe­ra. La co­la pa­ra en­trar a la an­ti­gua man­sión de los Or­tiz Ba­sual­do, en Ce­rri­to 1399, ayer a la tar­de.

Dorado. El salón, ins­pi­ra­do en el de los Es­pe­jos de Ver­sa­lles, des­lum­bró.

Co­me­dor. La va­ji­lla y la cris­ta­le­ría tam­bién atra­pa­ron las mi­ra­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.