So­cios del sin­di­ca­to de la hu­mi­lla­ción

Clarin - - CARTAS / LECTORES -

Pre­ten­der im­po­ner el ma­chis­mo es ti­rá­ni­co, y lo fue en otros tiempos. Hoy, aque­llos que am­bi­cio­nan ali­men­tar la vio­len­cia de gé­ne­ro, y esos que de he­cho lo ha­cen, son las mi­ga­jas que dejó una ar­qui­tec­tu­ra so­cial ve­tus­ta y en de­ca­den­cia, cu­yas co­lum­nas ver­te­bra­les ya se des­mo­ro­nan. La cul­tu­ra de la hi­per­mas­cu­li­ni­dad fue una pe­lí­cu­la me­dio­cre que aún se pro­yec­ta en sa- las vip, só­lo ap­ta pa­ra los so­cios del sin­di­ca­to del pen­sa­mien­to úni­co: la hu­mi­lla­ción. Cul­to­res de una ideo­lo­gía pri­mi­ti­va que en­mas­ca­ra la vio­len­cia, y que en sus dis­cur­sos uti­li­zan la in­ti­mi­da­ción pa­ra dis­fra­zar su co­bar­día. Bas­ta mu­cha­chos, cru­za­ron la fron­te­ra y es tiem­po del exi­lio. El nue­vo Có­di­go Pe­nal trae­rá cambios pa­ra fe­mi­ci­das y abu­sa­do­res y, en­tre otras co­sas, es­ta­ble­ce un nue­vo con­trol pos­te­rior al cum­pli­mien­to de la pe­na, que po­drá ex­ten­der­se has­ta por diez años.

El lec­tor Da­niel nos acer­ca con su car­ta una re­fle­xión so­bre la con­duc­ta del hom­bre an­te la mu­jer a tra­vés de un tal Juan, que as­pi­ra­ba a ser un Don Juan, pe­ro co­mo no sa­bía que era ma­chis­ta, se sos­pe­cha abu­sa­dor y can­di­da­to a la to­bi­lle­ra elec­tró­ni­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.