Ca­rrió in­sis­te en apun­tar­le a Ga­ra­vano y al pri­mo del Pre­si­den­te

Re­cla­mos. Más allá de las bro­mas, la dipu­tada quie­re la re­nun­cia del mi­nis­tro de Jus­ti­cia. E in­sis­te en que An­ge­lo Cal­ca­te­rra “tie­ne que con­tar to­do lo que sa­be”.

Clarin - - TAPA - Ni­co­lás Wi­ñaz­ki nwi­naz­ki@cla­rin.com

Pe­se a que ha­bía di­cho que era una bro­ma, la lí­der de la Coa­li­ción Cí­vi­ca di­ce que pre­sen­ta­rá es­ta se­ma­na el pe­di­do de jui­cio po­lí­ti­co con­tra el mi­nis­tro de Jus­ti­cia. Y pre­sio­na pa­ra que Ma­cri le dé una res­pues­ta con­cre­ta por el pa­pel de Án­ge­lo Cal­ca­te­rra en las coimas K.

Las pa­la­bras, los ac­tos, o los ges­tos pú­bli­cos que se co­no­cen de la di­ri­gen­cia po­lí­ti­ca pue­den o no ser coin­ci­den­tes o li­nea­les con ac­cio­nes que trans­cu­rren en otras di­men­sio­nes. En ám­bi­tos pri­va­dos del po­der, acon­te­ci­mien­tos di­fe­ren­tes, o si­mi­la­res, aun­que no siem­pre igua­les, de los que lle­gan al sec­tor de la so­cie­dad que sigue las in­for­ma­cio­nes so­bre im­pac­to co­yun­tu­ral. El pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Mau­ri­cio Ma­cri, y la dipu­tada na­cio­nal Eli­sa Ca­rrió, por ejem­plo, no so­lo es­tán con­fron­tan­do -con ci­vi­li­dad y res­pe­to- por­que ella ini­ció un em­ba­te con­tra un fun­cio­na­rio que él res­pal­da, el mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Ger­mán Ga­ra­vano.

Ma­cri y Ca­rrió, o vi­ce­ver­sa, cho­ca­ron, sin que tras­cien­da de­ma­sia­do, so­bre otro as­pec­to más sen­si­ble pa­ra el Pre­si­den­te: el de­ve­nir ju­di­cial de su pri­mo her­mano, Án­ge­lo Cal­ca­te­rra, ex due­ño de la cons­truc­to­ra IECSA. En la úl­ti­ma reunión que Ca­rrió tuvo ca­ra a ca­ra con Ma­cri, ella sin­ce­ró lo qué pen­sa­ba del fa­mi­liar pre­si­den­cial, que ad­mi­tió en una de­cla­ra­ción en la cau­sa de los “cua­der­nos K”, aco­gién­do­se a la fi­gu­ra de arre­pen­ti­do, que ha­bía pa­ga­do di­ne­ro en ne­gro al fun­cio­na­ria­do K que de­pen­día del ex sú­per mi­nis­tro Ju­lio De Vi­do. “Tu pri­mo se tie­ne que arre­pen­tir más, tie­ne que con­tar to­do lo que sa­be, o va a ter­mi­nar pre­so”, fue la fra­se bru­tal que es­cu­chó el Pre­si­den­te co­mo aler­ta po­si­ti­va de su prin­ci­pal alia­da par­ti­da­ria, se­gún fuen­tes que co­no­cie­ron de pri­me­ra mano el con­te­ni­do de ese diá­lo­go.

Ma­cri no la con­tra­di­jo, pe­ro tam­po­co asin­tió del to­do. El ver­da­de­ro in­trín­gu­lis que in­quie­tó el víncu­lo en­tre él y ella, en­ton­ces, es IECSA y Cal­ca­te­rra.

Ca­rrió le con­fir­mó a Cla­rín que el ver­da­de­ro in­trín­gu­lis es otro: “El pro­ble­ma es IECSA. Hay una lí­nea de im­pu­ni­dad den­tro del Go­bierno que quie­re in­cluir a es­ta em­pre­sa que ma­ne­ja­ron Fran­co Ma­cri y Án­ge­lo Cal­ca­te­rra”. Ca­rrió acla­ró que es­tá con­ven­ci­da que el Pre­si­den­te no tie­ne res­pon­sa­bi­li­da­des en la po­si­ble tra­ma ile­gal de un ex com­pa­ñía de su fa­mi­lia.

En su úl­ti­ma char­la con Ma­cri, tam­bién le ha­bló so­bre otro te­ma que la preo­cu­pa­ba. Le di­jo que des­de el ofi­cia­lis­mo se ha­bría im­pul­sa­do en los tri­bu­na­les una de­nun­cia con­tra el fis­cal Fe­de­ri­co Del­ga­do: lo de­fen­dió.

La ver­da­de­ra nie­bla que es la que nu­bla la vi­sión en­tre la Ca­sa Ro­sa­da y Ca­rrió, sin em­bar­go, es IECSA. La AFIP, al man­do de Lean­dro Cuc­cio­li, pre­sen­tó do­cu­men­ta­ción so­bre IECSA en el juz­ga­do de Mar­ce­lo Mar­tí­nez de Gior­gi.

El ma­gis­tra­do, jun­to al fis­cal Fran­co Pic­car­di, in­ves­ti­ga los po­si­bles so­bor­nos que esa em­pre­sa le ha­bría pa­ga­do a la ges­tión Kirch­ner pa­ra lo­grar ad­ju­di­car­se una obra pú­bli­ca mo­nu­men­tal: el so­te­rra­mien­to del fe­rro­ca­rril Sar­mien­to.

Se­gún fuen­tes ju­di­cia­les, y tam­bién del pro­pio Go­bierno, el tra­ba­jo que la AFIP reali­zó so­bre el te­ma com­pli­có aun más la si­tua­ción pro­ce­sal de Cal­ca­te­rra.

Pa­ra ga­nar la obra del Sar­mien­to, la ex em­pre­sa de la fa­mi­lia del Pre­si­den­te ha­bía con­for­ma­do una unión tran­si­to­ria de em­pre­sas con la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña Ode­brecht, la ita­lia­na Ghe­lla y COMSA.

Cla­rín pu­do sa­ber que la do­cu­men­ta­ción que el Es­ta­do le en­tre­gó a la Jus­ti­cia in­vo­lu­cra­ría a la fir­ma que Cal­ca­te­rra con el pa­go de coimas a la ges­tión K y Ode­brecht.

Los pa­pe­les que es­tu­dia­ron Pic­car­di y De Gior­gi in­di­can que IECSA, jun­to a la pa­ga­do­ra se­rial de coimas a ni­vel re­gio­nal, Ode­brecht, y al res­to de sus so­cios en es­te em­pren­di­mien­to, for­ma­ron una so­cie­dad lla­ma­da DSC.

Esa fir­ma ha­bría pa­ga­do al me­nos 4 mi­llo­nes de dó­la­res su­pues­ta­men­te a una cuen­ta en un ban­co de An­do­rra.

La te­sis del fis­cal y del juez es que esa pla­ta de DSC era en reali­dad el pa­go de so­bor­nos a fun­cio­na­rios K aun no iden­ti­fi­ca­dos. A esa in­for­ma­ción se le su­ma otra que com­pli­ca­ría aun más a Cal­ca­te­rra. Quien fi­gu­ra au­to­ri­zan­do esos pa­gos co­mo su­pues­tos con­tra­tos de con­sul­to­rías pa­ra­la UTE de IECSA, es uno de los prin­ci­pa­les di­rec­ti­vos que tra­ba­jó en las em­pre-

sas de los Ma­cri, San­tia­go Al­tie­ri.

Se­gún re­ve­ló Per­fil, Cal­ca­te­rra ad­mi­tió que esas trans­fe­ren­cias a An­do­rra exis­tie­ron, pe­ro los des­li­gó de cual­quier de­li­to. En la Jus­ti­cia no pien­san lo mis­mo. Ca­rrió tam­po­co.

La dipu­tada se ha­bía en­fren­ta­do a la AFIP an­tes de que se co­noz­ca es­te informe. Ca­rrió pre­sen­tó un pe­di­do de ac­ce­so a la in­for­ma­ción an­te ese or­ga­nis­mo.

Lue­go se reunió con Lean­dro Cuc­cio­li: buscaba sa­ber si aun tra­ba­ja allí lo que des­cri­bió co­mo “una red” que “sigue en­cu­brien­do y pro­por­cio­nan­do im­pu­ni­dad a fun­cio­na­rios del Go

bierno sa­lien­te”, en­tre otras co­sas. Men­cio­nó co­mo lí­der de “esa red” al ex ti­tu­lar de la AFIP, Ri­car­do Eche­ga­ray.

Ca­rrió se en­con­tró con Cuc­cio­lli y pi­dió que no fue­ran des­pla­za­dos de sus car­gos fun­cio­na­rios actuales que ella con­si­de­ra “hé­roes” por su lu­cha con­tra la co­rrup­ción K, co­mo el ex di­rec­tor ge­ne­ral de la DGI, Ho­ra­cio Cas­tag­no­la, Car­los Bo y Jai­me Me­ci­kovsky.

La dipu­tada es­ta­ba con­ven­ci­da de que se­rían re­mo­vi­dos de sus pues­tos pa­ra ga­ran­ti­zar pro­tec­ción a IECSA.

Cuc­cio­li cam­bió su pa­re­cer y no los des­pi­dió: cam­bió de pues­tos a Me­ci­kovsky y Bo. Cas­tag­no­la de­ci­dió re­nun­ciar. Hoy, Ca­rrió di­ce que Cuc­cio­li es un “ex­ce­len­te” fun­cio­na­rio.

Co­mo ya se di­jo, el ca­so IECSA-Ca­rrió que­dó so­la­pa­do en los úl­ti­mos días por el af­fai­re con Ga­ra­vano.

El jue­ves pa­sa­do, en un ac­to con anun­cios so­bre be­ne­fi­cios pa­ra PY­MES, rea­li­za­do en el Cen­tro Cul­tu­ral Nés­tor Kirch­ner, Ma­cri y Ca­rrió se vie­ron, pe­ro se sa­lu­da­ron so­lo con un be­so y sin pa­la­bras.

Ella ha­bía da­do un dis­cur­so an­tes que el Pre­si­den­te. En­tre ri­sas y ale­gre, di­jo: “Voy a ami­gar­me con el Pre­si­den­te cuan­do lo eche a Ga­ra­vano”. La fra­se ge­ne­ró es­tré­pi­to en la Ca­sa Ro­sa­da.

La dipu­tada qui­so dis­ten­der esa cri­sis y es­cri­bió en su cuen­ta de tui­ter que pos­pon­dría el jui­cio po­lí­ti­co con­tra el mi­nis­tro: re­dac­tó en esa red so­cial que lo que ha­bía di­cho so­bre Ga­ra­vano ha­bía si­do “una bro­ma”.

La dipu­tada con­tra­ata­có ayer an­te Cla­rín: “A ve­ces las bro­mas se di­cen en se­rio”. De he­cho, ya fir­mó el pe­di­do de jui­cio po­lí­ti­co con­tra el mi­nis­tro. En­tre otras co­sas, lo acu­sa de ha­ber he­cho de­cla­ra­cio­nes que po­drían ser una in­tro­mi­sión del Po­der Eje­cu­ti­vo so­bre el Ju­di­cial en mo­men­tos de­ci­si­vos pa­ra la cau­sa de los “cua­der­nos K”, y so­bre to­do an­te la po­si­ble de­ten­ción con pri­sión pre­ven­ti­va de la ex pre­si­den­ta y ac­tual se­na­do­ra afo­ra­da Cris­ti­na Kirch­ner.

Quien de­be re­sol­ver esa si­tua­ción es la Cá­ma­ra Fe­de­ral.

La dipu­tada ob­je­ta al mi­nis­tro, tam­bién, por su rol en el jui­cio por en­cu­bri­mien­to de la cau­sa AMIA. Y has­ta lo de­nun­cia por ha­ber con­tra­ta­do en su mi­nis­te­rio -aun­que sea ad ho­no­rem- a la ex Pro­cu­ra­do­ra de Bue­nos Ai­res, Ma­ría del Car­men Fal­bo, ex abo­ga­da de Aní­bal Fer­nán­dez.

En ri­gor, Ca­rrió ya ha­bía pre­sen­ta­do acu­sa­cio­nes con­tra el fun­cio­na­rio por el ca­so AMIA an­te la Co­mi­sión in­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos. Ella cree que de­be dar aho­ra lo que lla­ma “la lu­cha con­tra la im­pu­ni­dad” den­tro de Cam­bie­mos. Y es­tá con­ven­ci­da de que de­be ha­cer­lo aho­ra. “Ha­cer­lo más ade­lan­te se­ría un error”, re­pi­te en la in­ti­mi­dad.

Con Ma­cri no vol­vió a ha­blar. ■

“El pro­ble­ma es IECSA. Hay una lí­nea de im­pu­ni­dad den­tro del Go­bierno”.

RO­LAN­DO AN­DRA­DE

A la me­sa. Eli­sa Ca­rrió, ano­che, en el pro­gra­ma de Mirt­ha Le­grand. La re­la­ción con el pre­si­den­te Ma­cri sigue sien­do ti­ran­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.