Los pio­ne­ros de la fer­ti­li­za­ción

Clarin - - TAPA - Mi­cae­la Pa­pa­tino mpa­pa­tino@cla­rin.com

Los 5 her­ma­nos fue­ron ce­le­bri­da­des al na­cer. Tie­nen 26 años y vi­das muy in­de­pen­dien­tes.

En la edición de Cla­rín del 7 de fe­bre­ro de 1992 el tí­tu­lo prin­ci­pal aler­ta so­bre la po­si­bi­li­dad de que el có­le­ra lle­gue a Bue­nos Ai­res en 35 días. En se­gun­do lu­gar, al la­do del anun­cio de la muer­te de la fa­mo­sa co­ci­ne­ra Do­ña Pe­tro­na, Ro­cío An­dré y Clau­dio Riganti son­ríen ali­via­dos en una ca­mi­lla mi­nu­tos des­pués de una ce­sá­rea con des­plie­gue ci­ne­ma­to­grá­fi­co: un equi­po de 14 pro­fe­sio­na­les ha­bían par­ti­ci­pa­do de un par­to úni­co en el país: por pri­me­ra vez ha­bían na­ci­do quintillizos a tra­vés de fer­ti­li­za­ción asis­ti­da. Fue­ron cua­tro ne­nas y un ne­ne.

Los pri­me­ros her­ma­nos mul­ti­tu­di­na­rios que co­pa­ron el li­ving de Su­sa­na Gi­mé­nez en los 90 hoy ya tie­nen 26 años y los cin­co hi­cie­ron su pro­pio ca­mino.

Ca­mi­la es ins­truc­to­ra de Yo­ga y, en­tre otras co­sas, rea­li­za tu­to­ria­les pa­ra sus se­gui­do­res en las re­des so­cia­les; So­fía es­tu­dió ho­te­le­ría y tra­ba­ja ha­ce seis años en el Four Sea­sons; Fran­co se de­di­ca al mar­ke­ting; Mar­ti­na tra­ba­ja en Co­mu­ni­ca­ción y Ca­ta­li­na es la con­ce­jal más jo­ven del Mu­ni­ci­pio de San Isi­dro.

Los quintillizos no se pa­re­cen en­tre sí. Eso es por­que ca­da uno tuvo su pro­pia bol­sa am­nió­ti­ca y no com­par­tie­ron in­for­ma­ción ge­né­ti­ca: es co­mo si Ro­cío hu­bie­se te­ni­do 5 em­ba­ra­zos dis­tin­tos pe­ro al mis­mo tiem­po.

“Ha­ber na­ci­do en gru­po me ha­ce re­gis­trar que siem­pre ten­go a al­guien al la­do. No me con­si­de­ro un ser in­di­vi­dual”, di­ce Mar­ti­na, y Fran­co apor­ta: “No con­ce­bi­mos la idea de no con­sul­tar con los de­más. Ha­cía­mos to­do jun­tos. O a ve­ces no, pe­ro si vos que­rías al­go era muy pro­ba­ble que al­guien más lo qui­sie­ra y eso lo con­si­de­ra­bas siem­pre”.

El desafío: en­con­trar la in­di­vi­dua­li­dad den­tro del co­lec­ti­vo. Pa­ra ellos no exis­tió nun­ca la som­bra de un her­mano ma­yor. Ex­pe­rien­cias co­mo via­jar so­lo por pri­me­ra vez, o la pri­me­ra sa­li­da de no­che, la hi­cie­ron jun­tos y eso lo des­ta­can co­mo otra de las bon­da­des de ha­ber na­ci­do al mis­mo tiem­po.

“Cuan­do éra­mos chi­qui­tos pa­ra los pa­dres del co­le­gio era di­fí­cil ele­gir qué re­ga­lar­nos, en­ton­ces nos re­ga­la­ban jue­gos de me­sa pa­ra ju­gar jun­tos. Ya des­de ese pun­to com­par­tís to­do”, agre­ga Ca­ta­li­na, que des­pués des­cri­be a la he­la­de­ra de la ca­sa co­mo si fue­ra la de un hos­tel: “A ve­ces le po­nía­mos car­te­li­tos a las co­sas pa­ra que no se las co­mie­ra otro”.

El “¡Ay, mi amor!” en el li­ving de Su­sa­na Gi­mé­nez en los 90 se mul­ti­pli­ca­ba por tres, cua­tro, cin­co y has­ta seis her­ma­nos. Las es­ta­dís­ti­cas de la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Me­di­ci­na Re­pro­duc­ti­va (SAMER) lo mues­tran. En 1995, cuan­do fue el boom de la re­pro­duc­ción asis­ti­da, en el 50% de las fer­ti­li­za­cio­nes in vi­tro se trans­fe­rían 4 em­brio­nes o más. La fer­ti­li­za­ción asis­ti­da co­men­za­ba a vi­si­bi­li­zar­se so­bre to­do por la so­bre es­ti­mu­la­ción de la for­ma­ción de óvu­los. Hoy, a 5 años de la san­ción de la Ley de Fer­ti­li­za­ción Asis­ti­da y a 40 del na­ci­mien­to de la pri­me­ra be­bé pro­be­ta, el ac­ce­so a los tra­ta­mien­tos es me­nos en­go­rro­so y los em­ba­ra­zos múl­ti­ples no son po­si­bles por­que hay ma­yor con­trol y co­no­ci­mien­to so­bre la es­ti­mu­la­ción ová­ri­ca. A pe­sar de que sigue ha­bien­do pro­ble­mas, la ma­ter­ni­dad y la pa­ter­ni­dad son re­co­no­ci­dos co­mo de­re­chos.

- ¿Tie­nen pen­sa­do qué ti­po de fa­mi­lia les gus­ta­ría for­mar?

- Ca­ta­li­na: quie­ro me­lli­zos sí o sí.

- Fran­co: ¿por qué me­lli­zos? ¿por qué no uno y des­pués el otro? -Ca­ta­li­na: no, por­que quie­ro que naz­can y crez­can jun­tos, co­mo no­so­tros.

- ¿Pe­ro en­ton­ces irías di­rec­to a fer­ti­li­za­ción? -Ah, no lo ha­bía pen­sa­do… Sí, no lo des­car­to. Aun­que tam­bién me gus­ta­ría adop­tar.

Pa­ra es­ta cro­nis­ta, que com­par­te ge­ne­ra­ción con los Riganti, la de­ter­mi­na­ción y cla­ri­dad de los quintillizos a la ho­ra de pen­sar en hi­jos es asom­bro­sa. Con­ci­ben la her­man­dad co­mo una de las co­sas más cons­ti­tu­ti­vas de sus vi­das. “No po­dría pen­sar en ser hi­ja úni­ca”, di­ce So­fía. Coin­ci­den en el pla­cer de te­ner una fa­mi­lia nu­me­ro­sa, las va­ca­cio­nes en gru­po, com­par­tir, nun­ca sen­tir­se so­los. Aun­que acla­ran: “To­da­vía no es­ta­mos en esa eta­pa”.

Ro­cío y Clau­dio vi­vie­ron el em­ba­ra­zo con re­ser­va por­que el desen­la­ce era in­cier­to y an­gus­tian­te. Ha­bía grandes ries­gos de que no so­bre­vi­vie­ran los cin­co o que no lo hi­cie­ra nin­gu- no. El obs­te­tra vi­vía co­mo un fra­ca­so que se hu­bie­ran for­ma­do tan­tos em­brio­nes: de­ma­sia­do ries­go pa­ra la ma­dre y pa­ra los be­bés.

Una vez que el par­to salió bien, se ar­mó una con­fe­ren­cia de pren­sa en la clí­ni­ca Sui­zo Ar­gen­ti­na y arran­có el raid me­diá­ti­co. Los chi­cos te­nían po­cos me­ses cuan­do co­no­cie­ron la me­sa de Mirt­ha y el li­ving de Su­sa­na. La ex­po­si­ción te­nía mu­chos be­ne­fi­cios. Las mar­cas los abas­te­cie­ron de ro­pa, pa­ña­les, re­me­dios.

“Lo que más de­sea­ba era ser ma­má y, co­mo te­nía 35 años, que­ría me­lli­zos por­que no que­ría te­ner un hi­jo úni­co. Se me fue la mano con el de­seo”, se ríe Ro­cío a tra­vés del te­lé­fono de su ca­sa de Bec­car, en San Isi­dro.

¿Tie­nen opi­nión for­ma­da res­pec­to a la le­ga­li­za­ción del abor­to?

-Mar­ti­na: Acá no va­mos a coin­ci­dir. Es­toy en con­tra por­que creo en la vi­da des­de la con­cep- ción. Me pa­re­ce fan­tás­ti­co igual que se de­ba­ta, ban­co que ha­ya pos­tu­ras di­fe­ren­tes. - Ca­ta­li­na: “Oja­lá no ha­ya nin­gún abor­to, oja­lá nin­gu­na mu­jer ten­ga que es­tar en esa si­tua­ción. En­tien­do a la le­ga­li­za­ción del abor­to co­mo una ne­ce­si­dad. No es una so­lu­ción”. -So­fía: “Tra­to de no pen­sar en mí, por­que yo no me ha­ría un abor­to. Pien­so en las mu­je­res que no tie­nen re­cur­sos ni edu­ca­ción e in­ten­to po­ner­me en su lu­gar. Y así co­mo pien­so que de­be ha­ber un mar­co que re­gu­le a las mu­je­res que quie­ren abor­tar, me en­can­ta que ha­ya le­yes co­mo la de la fer­ti­li­za­ción asis­ti­da pa­ra te­ner hi­jos. Que am­bos ten­gan de­re­cho Los cin­co con­cuer­dan so­bre la im­por­tan­cia de que se apli­que la Ley de Edu­ca­ción Se­xual In­te­gral. “Le­van­to las dos ma­nos: le­gal, se­gu­ro y gra­tui­to pa­ra las que quie­ren ser ma­dres y pa­ra quie­nes no quie­ren ser­lo”, di­ce Ca­mi­la. ■

G. GAR­CÍA ADRASTI

Hoy. So­fía, Mar­ti­na, Fran­co, Ca­mi­la y Ca­ta­li­na Riganti. Ca­da uno si­guió su ca­mino pe­ro los quintillizos siem­pre se jun­tan.

Ayer. Los Riganti en el li­ving de su ca­sa na­tal. “Le po­nía­mos car­te­li­tos a las co­sas de la he­la­de­ra pa­ra sa­ber cuál era de ca­da uno”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.