Jue­go mun­dial ocul­to por el des­va­río lo­cal

Clarin - - TAPA - Ri­car­do Kirsch­baum

Cuan­do Vla­di­mir Pu­tin, el lí­der que ha re­cons­trui­do el po­der ru­so tras la im­plo­sión de la Unión So­vié­ti­ca, re­ci­bió en ju­lio al ex can­ci­ller ira­ní Alí Ak­bar Ve­la­ya­ti, el go­bierno ar­gen­tino que­dó des­con­cer­ta­do. Esas tri­bu­la­cio­nes se re­fe­rían no tan­to a la efi­ca­cia de las tar­je­tas ro­jas emi­ti­das por la In­ter­pol con­tra el je­rar­ca ira­ní por el aten­ta­do con­tra la AMIA sino a la ex­hi­bi­ción pú­bli­ca que hi­zo el go­bierno ru­so de esa en­tre­vis­ta. Se pen­sa­rá, con ra­zón, que los in­tere­ses ru­sos en la gue­rra en Si­ria y su alian­za con Irán son prio­ri­ta­rios pa­ra el Krem­lin. Pe­ro ¿era ne­ce­sa­ria esa mues­tra im­pú­di­ca con Ar­gen­ti­na?

Al­gu­nas res­pues­tas apa­re­cie­ron lue­go cuan­do el em­ba­ja­dor ru­so en Bue­nos Ai­res, Dmitry Feok­tis­tov, co­men­zó a plan­tear a sus in­ter­lo­cu­to­res lo­ca­les la con­ve­nien­cia de que Ar­gen­ti­na in­te­gre una alian­za an­ti­te­rro­ris­ta que es­pon­so­rea Pu­tin. El di­plo­má­ti­co no es un im­pro­vi­sa­do en la ma­te­ria: ha si­do je­fe de la di­vi­sión de lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo y vi­ce­je­fe del De­par­ta­men­to Nue­vos Re­tos y Ame­na­zas de la Can­ci­lle­ría ru­sa. Fuen­tes ofi­cia­les que se han reuni­do con él di­cen que es un hom­bre que co­no­ce los ve­ri­cue­tos de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia. ¿Es que Pu­tin pre­sio­nó con Ve­la­ya­ti pa­ra ven­cer re­sis­ten­cias ar­gen­ti­nas so­bre un acuer­do con Moscú con­tra el te­rro­ris­mo?

La pre­gun­ta so­bre cuál es la opi­nión de EE.UU. so­bre es­te con­vi­te y el cos­to de acep­tar­la se de­du­ce des­pués de

Ru­sia ofre­ce que Ar­gen­ti­na se in­te­gre a una alian­za con­tra el te­rro­ris­mo y Chi­na apa­re­ce co­mo un fi­nan­cis­ta dis­pues­to.

los abier­tos ges­tos del go­bierno de Trump apo­yan­do a Ma­cri en me­dio del pan­tano eco­nó­mi­co. Tam­bién es re­sul­ta­do de la re­la­ción que tie­nen am­bos pre­si­den­tes y del si­len­cio­so tra­ba­jo, se­gún fuen­tes se­gu­ras, del em­ba­ja­dor ar­gen­tino, Fer­nan­do Oris de Roa.

Sea co­mo fue­re, de­trás de los fue­gos de ar­ti­fi­cio de la po­lí­ti­ca lo­cal, al­gu­na de las con­se­cuen­cias de la gue­rra co­mer­cial y del reaco­mo­da­mien­to mun­dial lle­gan aquí. La ac­ti­vi­dad de em­ba­ja­do­res de EE.UU., de Ru­sia y de Chi­na se ha mul­ti­pli­ca­do. En el úl­ti­mo ca­so, la es­tra­té­gi­ca dis­po­si­ción de Bei­jing de ofre­cer­se co­mo fi­nan­cis­ta en ca­da ca­so que per­ci­be que los in­tere­ses de EE.UU. du­dan, se no­ta. So­bre to­do en es­te pe­río­do de es­ca­sez.

Una es­ca­sez que de­mu­dó al em­ba­ja­dor de Ja­pón por el re­cla­mo di­rec­to que le es­pe­tó Mau­ri­cio Ma­cri en una re­cien­te reunión di­plo­má­ti­ca por el vo­lu­men mu­cho me­nor al pro­me­ti­do de in­ver­sio­nes ja­po­ne­sas.

To­da es­ta tra­ma es­tá ocul­ta por las ex­tra­va­gan­cias de la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na y por las tor­pe­zas in­di­si­mu­la­bles de ma­ne­jo del Go­bierno, que re­pi­te has­ta el har­taz­go errores an­te­rio­res que lo obli­gan a un es­fuer­zo ma­yúscu­lo pa­ra que no ter­mi­ne en desas­tre. Cam­bie­mos cru­jió, en­tre el plan­teo a vi­va voz de Li­li­ta Ca­rrió has­ta el sor­do re­sen­ti­mien­to ra­di­cal por ser con­vi­da­dos de pie­dra.

El miér­co­les a la no­che un en­via­do de An­to­nio Gu­te­rres, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU, le ofre­ció a Ger­mán Ga­ra­vano que se ha­ga car­go de la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal con­tra la im­pu­ni­dad en Gua­te­ma­la, un or­ga­nis­mo de Na­cio­nes Uni­das que tie­ne mu­cho pe­so en la vi­da in­ter­na de ese país. El ofre­ci­mien­to vino por la creen­cia de que Ga­ra­vano se iría lue­go de la ofen­si­va de Ca­rrió. El mi­nis­tro res­pon­dió que se que­da­rá don­de es­tá aho­ra. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.