La Voz Bol­so­na­ro Ar­gen­ti­na

Clarin - - SUMARIO - Alejandro Bo­rensz­tein

¿Por qué pa­ra ha­blar de iz­quier­da usa­mos al PT bra­si­le­ño en lu­gar del kirch­ne­ris­mo?

De­fi­ni­ti­va­men­te hay co­sas que la de­re­cha re­suel­ve me­jor que la iz­quier­da y co­sas que la iz­quier­da re­suel­ve me­jor que la de­re­cha, acla­ran­do que tal vez de­re­cha e iz­quier­da ya sean ca­te­go­rías pe­ri­mi­das.

Si en­ten­de­mos es­to qui­zás po­da­mos em­pe­zar a ci­ca­tri­zar grie­tas y evi­tar se­guir pe­leá­do­nos en­tre cu­ña­dos. Vea­mos.

Su­pon­ga­mos que us­ted es un sim­pa­ti­zan­te del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res de Bra­sil y vie­ne ca­mi­nan­do lo más pancho por la Ave­ni­da Díaz Vé­lez con su ejem­plar de Pá­gi­na 12 ba­jo el bra­zo. De re­pen­te, a la al­tu­ra de Ya­tay, se le apa­re­cen dos mo­to­cho­rros que le ti­ro­nean de la bar­ba, le arran­can el mo­rral con la bi­lle­te­ra, el ce­lu, el úti­mo tex­to de Car­ta Abier­ta con sus ano­ta­cio­nes en cas­te­llano y las en­tra­das pa­ra el re­ci­tal de Víc­tor He­re­dia y Te­re­sa Pa­ro­di. ¿Qué pre­fe­ri­ría us­ted que su­ce­die­ra?

Op­ción 1. Apa­re­cen Zaf­fa­ro­ni y Ver­bitsky ex­pli­can­do que la con­cen­tra­ción de la ri­que­za ge­ne­ra ex­clu­sión, mar­gi­na­li­dad, au­men­to del de­li­to y que es­to se re­suel­ve con po­lí­ti­cas pú­bli­cas in­clu­si­vas co­mo las que im­ple­men­ta­ba Scio­li, mien­tras los dos hi­jos de pu­ta es­ca­pan con el mo­rral y to­das sus per­te­nen­cias.

Op­ción 2. Apa­re­cen dos ofi­cia­les de la Bo­nae­ren­se acu­sa­dos de con­ni­ven­cia con la ba­rra bra­va de Al­mi­ran­te Brown, que em­pie­zan a co­rrer a los de­lin­cuen­tes con un pa­lo en la mano, los al­can­zan, les dan pa­ra que ten­gan y le re­cu­pe­ran to­do lo ro­ba­do.

Con una mano en el co­ra­zón: ¿cuál cree us­ted que se­ría su sen­ti­mien­to en ese exac­to mo­men­to? Lo de­jo pen­san­do.

Lo mis­mo su­ce­de al re­vés. Su­pon­ga­mos que us­ted es un jubilado que to­da su vi­da abra­zó el ideal de li­bre mer­ca­do con un Es­ta­do pe­que­ño sin in­ter­ven­ción en la vi­da eco­nó­mi­ca, tie­ne una fo­to del In­ge­nie­ro Al­so­ga­ray en la me­si­ta de luz y se duer­me es­cu­chan­do man­tras li­ber­ta­rios na­rra­dos por Ja­vier Mi­lei. Pe­ro hoy le que­dan 500 pe­sos en el bol­si­llo, fal­ta una se­ma­na pa­ra co­brar la ju­bi­la­ción y fue a la fe­ria a com­prar al­go pa­ra mor­far por­que tie­ne la he­la­de­ra va­cía. ¿Con qué es­ce­na­rio le gus­ta­ría en­con­trar­se?

Op­ción 1. Se le apa­re­cen Ga­brie­la Mi­chet­ti, Es­te­ban Bull­rich y el Ra­bino Berg­man y le ex­pli­can que el país es­tá en un pro­ce­so de cam­bio y que el es­fuer­zo que ha­ce­mos hoy se va a com­pen­sar cuan­do las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas les de­vuel­van la con­fian­za a los mer­ca­dos, crez­can las in­ver­sio­nes, re­cu­pe­re­mos el tra­ba­jo de ca­li­dad y sa­ra­sa­sa­sa.

Op­ción 2. Apa­re­ce Dil­ma Rous­seff y le da un bono ju­bi­la­to­rio in­me­dia­to de 3.000 man­gos com­pen­san­do el nue­vo gas­to fis­cal con re­ten­cio­nes a las ex­por­ta­cio­nes de cai­pi­rin­ha pa­ra que us­ted ma­no­tee la gui­ta y se vuel­va a ca­sa con el chan­gui­to lleno.

¿Qué op­ción eli­ge? No me di­ga, la ima­gino. Tal vez us­ted se pre­gun­te por qué cuan­do ha­bla­mos de iz­quier­da usa­mos al PT bra­si­le­ño en lu­gar de ha­blar de kirch­ne­ris­mo. Res­pues­ta sim­ple: di­fí­cil dar­le ca­te­go­ría pro­gre­sis­ta a un es­pa­cio po­lí­ti­co que tuvo en­tre sus prin­ci­pa­les re­fe­ren­tes a Ber­ni, Fer­nán­dez (x2), De Vi­do, Ins­frán o Al­pe­ro­vich.

Plan­tea­das así las co­sas, vie­ne otra pre­gun­ta: ¿por qué la su­pues­ta iz­quier­da re­ga­la ban­de­ras tan re­cla­ma­das por la so­cie­dad co­mo la se­gu­ri­dad o la obra pú­bli­ca? ¿Por qué la de­re­cha re­nun­cia a las cau­sas cul­tu­ra­les o cien­tí­fi­cas y su­po­ne que los hu­mil­des pue­den pos­ter­gar, aguan­tar y es­pe­rar por sus so­lu­cio­nes?

Es­te te­ma abre un pro­fun­do y sa­bio de­ba­te que, por su­pues­to, al­guien da­rá en cual­quier otro mo­men­to. No hoy. En es­te con­tex­to hay que en­ten­der la lle­ga­da de Bol­so­na­ro a la es­ce­na re­gio­nal. Un pe­que­ño pa­so de co­me­dia pa­ra la his­to­ria po­lí­ti­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na, pe­ro un gran pa­so pa­ra las pá­gi­nas de hu­mor po­lí­ti­co. Ca­be­za a ca­be­za con Do­nald Trump. O con Cris­ti­na, mal que le pe­se al fal­so­pro­gre­sis­mo. Aun­que el Ga­to tam­bién tie­ne su par­te di­ver­ti­da, na­da se com­pa­ra con la desopi­lan­te ba­tu­ca­da va­li­je­ra de la dé­ca­da sin cloa­cas, sin agua, sin gas, sin na­da, pe­ro ga­na­da.

Lo más in­tere­san­te del te­ma es que los po­lí­ti­cos ar­gen­ti­nos ya han to­ma­do no­ta de es­te fe­nó­meno bra­si­le­ño y, aun­que ja­más lo re­co­no­ce­rían en pú­bli­co, puer­tas aden­tro ya es­tán pen­san­do qué par­tes de Bol­so­na­ro usa­rán elec­to­ral­men­te el año que vie­ne. Ob­via­men­te, hay gen­te a la que Bol­so­na­ro le que­da más cer­ca que a otra. Pe­ro lle­ga­do el ca­so, nin­gún sec­tor le va a ha­cer as­co a na­da. Bá­si­ca­men­te por­que nues­tra iz­quier­da no es tan iz­quier­da y nues­tra de­re­cha no es tan de­re­cha.

Cu­rio­sa­men­te te­ne­mos una su­pues­ta iz­quier­da que go­ber­nó do­ce años, de­jó un ten- dal de po­bres, ré­cord de ven­tas de BMW, Au­di y Mer­ce­des Benz, ga­nan­cias si­de­ra­les pa­ra los ban­cos y la más ab­so­lu­ta in­ca­pa­ci­dad pa­ra pro­veer­les agua co­rrien­te o gas na­tu­ral a mi­llo­nes de ar­gen­ti­nos. Y tam­bién una su­pues­ta de­re­cha que no pue­de con­tro­lar el dó­lar ni con­ven­cer a los mer­ca­dos, que ha­ce ra­to le die­ron la es­pal­da. Dos asun­tos que se su­po­nía que ma­ne­ja­ban de ta­qui­to. Pues no.

Con­clu­sión: ni el kir­chen­ris­mo es la iz­quier­da ni Cam­bie­mos es la de­re­cha co­mo sue­len re­pe­tir los kirch­ne­ris­tas. De he­cho, es­ta es la ra­zón prin­ci­pal por la que Ma­cri les ga­na siem­pre. Los K no pue­den iden­ti­fi­car a su ad­ver­sa­rio: mi­ran a Cam­bie­mos y se ima­gi­nan al Pen­tá­gono. Error ga­rra­fal.

Es­te enor­me ma­len­ten­di­do ideo­ló­gi­co les abre a los po­lí­ti­cos una ex­tra­or­di­na­ria opor­tu­ni­dad: la bús­que­da del pe­da­ci­to del dis­cur­so bol­so­na­ren­se a ser apro­pia­do o di­rec­ta­men­te la crea­ción de su pro­pio Bol­so­na­ro. El apa­bu­llan­te 46% de vo­tos ob­te­ni­dos en la pri­me­ra vuel­ta es de­ma­sia­do ten­ta­dor co­mo pa­ra an­dar con pre­jui­cios ideo­ló­gi­cos.

¿ Có­mo ha­cer pa­ra que los po­lí­ti­cos de nues­tro país en­cuen­tren su Bol­so­na­ro? El país de Ro­sen­krantz y Lo­ren­zet­ti, el de Li­li­ta y Ga­ra­vano, el de Igua­cel y las 24 cuo­tas que al fi­nal re­cu­la­ron, el de Cris­ti­na pro­tes­tan­do por el gas a 4 US$/BTU des­pués de ha­ber fun­di­do el país im­por­tan­do bar­cos de gas a 10 US$/BTU, o el de Mas­sa y sus de­cla­ra­cio­nes so­bre “los que sa­quean el país ven­dien­do pro­duc­tos pri­ma­rios”. Pa­ra un país en jo­da, na­da me­jor que una so­lu­ción en jo­da. Ha­ga­mos un con­cur­so por TV: La Voz Bol­so­na­ro Ar­gen­ti­na.

Un gran es­tu­dio, un ju­ra­do que se sien­ta de es­pal­das al es­ce­na­rio y cuan­do el par­ti­ci­pan­te di­ce al­go bien fa­cho al­guno del ju­ra­do aprie­ta el bo­tón, se da vuel­ta la bu­ta­ca y el ti­po pa­sa a la fi­nal. Ejem­plo, en­tra el par­ti­ci­pan­te nú­me­ro uno y gri­ta: “¡Bue­nas no­ches Amé­ri­ca!” Pe­ro no se da vuel­ta na­die por­que es­ta­mos bus­can­do un buen fa­cho, no un out­si­der.

En­tra otro y, co­mo to­do el es­tu­dio se re­fle­ja de co­lor ama­ri­llo, se dan vuel­ta los cua­tro pen­san­do que es uno de los tan­tos fa­chos que tie­ne Cam­bie­mos, y sí. Es la cam­pe­ra ama­ri­lla de Ol­me­do. Pe­ro no sir­ve. Ol­me­do es un fal­so fa­cho por­que en el fon­do da gra­cio­so. El ver­da­de­ro fa­cho siem­pre de­be te­ner ca­pa­ci­dad de ha­cer da­ño. No es el ca­so.

Pa­sa­mos a otro par­ti­ci­pan­te. Apa­re­ce un ti­po ves­ti­do de mi­li­tar y di­ce: “Voy a po­ner el ejér­ci­to al ser­vi­cio de la cau­sa na­cio­nal”. “¡A la mier­da!”, gri­ta Ri­car­do Mon­ta­ner, “lo mis­mo de­cían Sua­rez Má­son, Bus­si y Me­nén­dez. Es­te es un fa­cho en se­rio”. To­dos aprie­tan el bo­tón ro­jo y se dan vuel­ta. Y ahí mis­mo des­cu­bren que es Mi­la­ni, lo más pa­re­ci­do a Bol­so­na­ro que te­ne­mos en stock. Al to­que apa­re­ce en el es­ce­na­rio su so­cio en la pan­che­ría, Gui­ller­mo Mo­reno, y jun­tos ha­cen la ru­ti­na a dúo: “¡Ho­la Gui­lle!”. “Qué bueno que vi­nis­te -di­ce Mi­la­ni-. “¿Qué te pa­re­ce si sa­li­mos el fin­de a re­ven­tar ateos?”. “Me en­can­ta­ría pe­ro no pue­do, Cé­sar”, di­ce Gui­lle, “el sá­ba­do me ten­go que que­dar tri­tu­ran­do ajos pa­ra ha­cer la mos­ta­za”. Y ahí cae­mos en la cuen­ta de que no sir­ven. O sos un ver­da­de­ro fa­cho en ac­ti­vi­dad o te­nés una pan­che­ría. Las dos co­sas son in­com­pa­ti­bles.

No importa. Ha­brá que se­guir bus­can­do. Ejem­plos so­bran. Só­lo es cues­tión de en­con­trar la cuo­ta de Bol­so­na­ro que tan­tos ar­gen­ti­nos lle­van aden­tro. ■

Es di­fí­cil dar­le ca­te­go­ría pro­gre­sis­ta a un es­pa­cio que tuvo a Ber­ni, Ins­frán, De Vi­do y Al­pe­ro­vich.

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.