La Me­sa del po­der ma­cris­ta dis­cu­te có­mo so­bre­vi­vir des­pués de 2019

Ro­ces en el ofi­cia­lis­mo. Ma­cri, Vidal, Ro­drí­guez La­rre­ta y Pe­ña sos­tie­nen cri­te­rios di­fe­ren­tes de có­mo lle­gar con chan­ces a la elec­ción pre­si­den­cial del año pró­xi­mo.

Clarin - - EL PAÍS - Fer­nan­do Gon­za­lez fgon­za­lez@cla­rin.com

El tem­blor es en la Me­sa de los Cua­tro. La que siem­pre con­for­ma­ron Mau­ri­cio Ma­cri, Ma­ría Eu­ge­nia Vidal, Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta y Mar­cos Pe­ña. Na­die más en­tra en ese círcu­lo. A ve­ces, co­mo con­sul­tor, asis­te el ecua­to­riano Jai­me Du­rán Bar­ba. Sue­len te­ner par­ti­ci­pa­cio­nes es­pe­cia­les di­ri­gen­tes co­mo Er­nes­to Sanz, Emi­lio Monzó o Ro­ge­lio Fri­ge­rio. Y has­ta al­gu­nos amigos del al­ma co­mo Ni­co­lás Capu­to. Pe­ro la me­sa chi­ca es la del Pre­si­den­te, los dos go­ber­na­do­res del PRO y el je­fe de Ga­bi­ne­te, que con­cen­tran to­das las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas del Fren­te Cam­bie­mos. Allí hay aho­ra un de­ba­te de fon­do que con­sis­te en sa­ber có­mo con­ser­var el po­der por cua­tro años más. Y esa dis­cu­sión, que ha­ce cru­jir la me­sa, nun­ca se­rá tan des­truc­ti­va co­mo pa­ra rom­per­la.

La erup­ción del vol­cán que es­con­de el Go­bierno des­de que em­pe­zó la cri­sis del dó­lar se pro­du­jo el do­min­go 2 de sep­tiem­bre. Aquel fin de se­ma­na de in­cer­ti­dum­bre en el que se in­ten­tó cam­biar una par­te del Ga­bi­ne­te y to­do ter­mi­nó en la re­duc­ción del Go­bierno a una de­ce­na de mi­nis­te­rios y la sa­li­da so­li­ta­ria de Ma­rio Quin­ta­na co­mo au­di­tor del res­to de los mi­nis­tros. Pe­ña, Fri­ge­rio y Ni­co­lás Du­jov­ne sal­va­ron el pe­lle­jo. Y, ba­jo la co­ber­tu­ra de la UCR, Sanz, Alfonso Prat-Gay y Mar­tín Lous­teau que­da­ron ves­ti­dos de ga­la en la puer­ta de la Ca­sa Ro­sa­da pa­ra me­jor oca­sión. Ma­cri ja­más ha­bía lu­ci­do tan dé­bil.

Los prin­ci­pa­les im­pul­so­res del cam­bio ha­bían si­do Vidal y Ro­drí­guez La­rre­ta, con el sos­tén emo­cio­nal de “Nicky” Capu­to. Y pa­só lo que su­ce­de en las me­jo­res or­ga­ni­za­cio­nes. Los que con­ser­va­ron el pues­to es­pe­ra­ron a for­ta­le­cer­se un po­co pa­ra to­mar­se al­gu­nas re­van­chas de los que ha­bían pe­di­do por sus ca­be­zas. Pe­ña va re­to­man­do sus fun­cio­nes de je­fe de mi­nis­tros y Du­jov­ne me­te el cu­chi­llo del ajus­te en los gas­tos de los bo­nae­ren­ses y de los por­te­ños.

La go­ber­na­do­ra fue la pri­me­ra en po­ner el gri­to en el cie­lo por el Fon­do del Co­n­ur­bano. Pre­sio­na pa­ra que Ma­cri le res­ti­tu­ya unos 19.000 mi­llo­nes de pe­sos per­di­dos por el im­pac­to de la de­va­lua­ción. So­bre to­do, te­nien­do en cuen­ta que de­be­rá ha­cer­se car­go del trans­por­te pú­bli­co en la Pro­vin­cia por la ne­go­cia­ción con el pe­ro­nis­mo del Pre­su­pues­to 2019. Du­jov­ne ya le ha he­cho sa­ber que esa pre­ten­sión es im­po­si­ble en las cir­cuns­tan­cias actuales. Y Vidal cul­pa a Pe­ña por el de­sen­cuen­tro fi­nan­cie­ro en­tre amigos.

Los re­pro­ches a Pe­ña se han con­ver­ti­do en un clá­si­co del ma­cris­mo que com­par­ten Vidal, Ro­drí­guez La­rre­ta, Ga­brie­la Mi­chet­ti y la ma­yo­ría de los mi­nis­tros. Le ad­ju­di­can una ca­rac­te­rís­ti­ca, la de in­fluir es­pe­cial­men­te so­bre las de­ci­sio­nes del Pre­si­den­te, crí­ti­ca que el je­fe de Ga­bi­ne­te con­si­de­ra un elo­gio. Los ra­di­ca­les, so­bre­vi­vien­tes de mil cri­sis, sue­len com­pa- rar­lo con un es­tig­ma que su­frió el al­fon­si­nis­mo en la dé­ca­da del ‘80. “Mar­cos es la ca­ra jo­ven del ma­cris­mo y co­rre el ries­go de que le pa­se lo mis­mo que a los jó­ve­nes nues­tros de la Jun­ta Coor­di­na­do­ra. La so­cie­dad los ter­mi­nó cul­pan­do has­ta de lo que no eran cul­pa­bles”, ex­pli­ca un di­ri­gen­te de la UCR que lo apre­cia. Y que te­me por lo que ven­drá.

Es cier­to que la es­ta­bi­li­dad del dó­lar de las úl­ti­mas dos se­ma­nas, un re­ga­lo ines­pe­ra­do de la ges­tión de Gui­do Sand­le­ris en el Ban­co Cen­tral, po­dría ha­ber ayu­da­do a cal­mar los áni­mos. Pe­ro to­do el ali­vio que tra­jo la ban­da de flo­ta­ción ne­go­cia­da con el FMI se lo lle­vó en un sus­pi­ro la cha­pu­ce­ría po­lí­ti­ca. Pri­me­ro fue el es­ti­lo de prin- ci­pian­tes con que el Go­bierno ma­ne­jó los au­men­tos en las ta­ri­fas del gas. Y des­pués fue la ci­ru­gía a co­ra­zón abier­to que ex­hi­bió la pe­lea en­tre Eli­sa Ca­rrió y el mi­nis­tro Ger­mán Ga­ra­vano. Pa­ra Vidal, y tam­bién pa­ra Ro­drí­guez La­rre­ta, la reite­ra­ción de la ma­la pra­xis po­lí­ti­ca es­tá ame­na­zan­do el fu­tu­ro elec­to­ral de un go­bierno que tie­ne más que su­fi­cien­te con la cri­sis eco­nó­mi­ca y la re­ce­sión.

Ya que­da­ron le­jos aque­llos tiem­pos en los que Ma­cri, Vidal y Ro­drí­guez La­rre­ta pla­ni­fi­ca­ban una Ar­gen­ti­na con tri­ple re­elec­ción pa­ra el 2019. Só­lo pa­sa­ron cin­co me­ses pe­ro aho­ra son otras las ur­gen­cias. El vec­tor de Cam­bie­mos sigue sien­do la re­elec­ción pre­si­den­cial y has­ta Li­li­ta Ca­rrió, mien­tras dis­pa­ra sin des­can­so sus mi­si­les ate­rra­do­res, ju­ra que su úni­co pro­yec­to po­lí­ti­co es la con­ti­nui­dad del mis­mo hom­bre del que di­ce ha­ber per­di­do la con­fian­za. Pe­ro ese es el Plan A del Go­bierno, siem­pre que a la es­ta­bi­li­dad to­da­vía pre­ca­ria del dó­lar si­ga la ba­ja de la in­fla­ción y des­pués la in­dis­pen­sa­ble re­cu­pe­ra­ción de la eco­no­mía real.

El Plan B, si las co­sas lle­ga­ran a ir peor de lo pre­vis­to, tie­ne dos ca­ras. La de Vidal y la de Ro­drí­guez La­rre­ta. La go­ber­na­do­ra gam­be­tea co­mo pue­de los ar­do­res so­cia­les del Co­n­ur­bano y las pre­sio­nes de un kirch­ne­ris­mo que to­da­vía lu­ce fuer­te en su te­rri­to­rio. “Mien­tras en la Ca­sa Ro­sa­da se pe­lean yo ten­go que es­qui­var los pie­dra­zos”, se ha que­ja­do an­te los su­yos. Lo di­jo a pro­pó­si­to de la agre­sión que su­frió es­ta se­ma­na por par­te de gre­mia­lis­tas K en Chas­co­mús. Com­pli­ca­da y to­do, una en­cues­ta la ubi­có es­ta se­ma­na por en­ci­ma de Ma­cri en una even­tual ins­tan­cia de ba­lo­ta­je fren­te a Cris­ti­na Kirch­ner.

Ro­drí­guez La­rre­ta dis­fru­ta en cam­bio los va­po­res de los Jue­gos Olím­pi­cos de la Ju­ven­tud. La mo­der­na ce­re­mo­nia de aper­tu­ra y las mu­che­dum­bres que si­guen las com­pe­ten­cias han com­pen­sa­do las crí­ti­cas por la can­ti­dad de cor­tes ca­lle­je­ros que pa­ra­li­za­ron la Ciu­dad. El je­fe de Go­bierno por­te­ño ce­le­bra el po­der ha­blar de de­por­tes en vez de res­pon­der so­bre la cri­sis. Y, co­mo cual­quier po­lí­ti­co con am­bi­cio­nes, de­ja que otros dis­tri­bu­yan la idea de que ya es­tá pre­pa­ra­do pa­ra desafíos ma­yo­res.

El mar­tes pa­sa­do, mien­tras el país ado­les­cen­te ar­día por los fue­gos de las ta­ri­fas del gas, Pe­ña li­de­ra­ba un en­cuen­tro de un cen­te­nar de di­ri­gen­tes en un tea­tro por­te­ño. Pa­blo Ave­llu­to, Her­nán Lom­bar­di, Facundo Suá­rez Las­tra, Bren­da Aus­tin, Alejandro Ro­zitch­ner y el mis­mí­si­mo Du­rán Bar­ba dis­cu­tían so­bre el cam­bio cul­tu­ral que su­po­ne la irrup­ción del ma­cris­mo. Afue­ra, los ca­che­ta­zos del dó­lar, la in­fla­ción y el con­su­mo con­ge­la­do gol­pea­ban mu­cho más fuer­te. Lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra de­jar en cla­ro que la elec­ción del 2019 es un puen­te que to­da­vía es­tá de­ma­sia­do le­jos. ■

Pro­yec­tos y ur­gen­cias. Ma­cri, flan­quea­do por Vidal y Ro­drí­guez La­rre­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.