La Ro­sa­da se po­ne en mo­do cam­pa­ña, pe­ro aún es­pe­ra 180 días de ma­las no­ti­cias

In­ti­mi­dad. Ma­cri ya ana­li­za ca­da me­di­da pen­san­do en 2019. El im­pac­to de la re­ce­sión y la apues­ta al tu­ris­mo y al cam­po.

Clarin - - EL PAÍS - San­tia­go Fio­ri­ti sfio­ri­ti@cla­rin.com

“Si pu­dié­ra­mos ha­cer ilu­sio­nis­mo lo ideal se­ría ir­nos a dor­mir y ama­ne­cer den­tro de seis me­ses”, di­ce uno de los ope­ra­do­res po­lí­ti­cos y elec­to­ra­les de Cam­bie­mos que se ani­ma a po­ner­le fe­cha al fi­nal del peor pe­río­do de la ac­tual ges­tión. No es el ca­so del Pre­si­den­te. Mau­ri­cio Ma­cri se ha vuel­to pre­ca­vi­do en ese pun­to. Di­ce que en­ten­dió que en épo­ca de cri­sis lo más sen­sa­to es de­jar de for­mu­lar pro­nós- ti­cos en pú­bli­co. In­clu­so ha em­pe­za­do a cui­dar­se de ha­cer­lo cuan­do ha­bla en for­ma re­ser­va­da con em­pre­sa­rios o pe­rio­dis­tas. “No, no, ya no pon­go más fe­chas. Es­te año nos vi­nie­ron seis tor­men­tas de fren­te”, di­ce. Los fan­tas­mas de una nue­va co­rri­da no han si­do des­pe­ja­dos en las úl­ti­mas dos se­ma­nas, pe­se a que el dó­lar se mue­ve ba­jo una pre­sun­ta cal­ma.

Aque­lla de­fi­ni­ción de “lo peor ya pa­só”, que bus­có ser un gol­pe de mar­ke­ting y se con­vir­tió con el tiem­po en una de las fra­ses cé­le­bres y mal­di­tas de la ad­mi­nis­tra­ción, lo hi­zo re­plan­tear su es­tra­te­gia orien­ta­da a trans- mi­tir un per­ma­nen­te op­ti­mis­mo. Ya no quie­re an­ti­ci­par cuál se­rá el nú­me­ro fi­nal de la in­fla­ción de es­te año ni es­pe­cu­lar so­bre un por­cen­tual de ba­ja pa­ra el pró­xi­mo. Mu­cho me­nos so­bre cuán­do que­da­rá atrás la re­ce­sión o si el nú­me­ro de po­bres que de­ja­rá su man­da­to se­rá in­fe­rior al de la he­ren­cia kirch­ne­ris­ta. La pró­xi­ma me­di­ción del INDEC, que se co­no­ce­rá a fi­nes de mar­zo, mar­ca­ría un cla­ro re­tro­ce­so: cre­ce­rá el nú­me­ro de per­so­nas que no lo­gra sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas y el ín­di­ce sal­ta­rá del 27,3% ac­tual a más del 30; es de­cir, vol­ve­rá a re­fle­jar las ci­fras que te­nía el país cuan­do asu­mió el ma­cris­mo. Un gol­pe pa­ra el re­la­to ofi­cial. Cos­ta­rá ex­pli­car en la pró­xi­ma cam­pa­ña có­mo se lle­gó a es­ta si­tua­ción des­pués de ha­ber pro­me­ti­do po­bre­za ce­ro. Pa­ra en­ton­ces, al Go­bierno lo se­pa­ra­rán só­lo seis me­ses de las pre­si­den­cia­les.

Que Ma­cri no trans­mi­ta op­ti­mis­mo no equi­va­le a que lo ha­ya per­di­do. Al con­tra­rio. Cree que hay sec­to­res de la eco­no­mía que ya se es­tán re­cu­pe­ran­do y que otros lo ha­rán en los pró­xi­mos me­ses. Pun­tual­men­te, ha­bla de las ex­por­ta­cio­nes y de la in­dus­tria del tu­ris­mo. En el Eje­cu­ti­vo aguar­dan un ve­rano con la Cos­ta re­ple­ta de tu­ris­tas que años atrás ele­gían las pla­yas de Bra­sil o el Ca­ri­be y que hoy es­tán com­pli­ca­dos por la de­va­lua­ción del pe­so. Esas imá­ge­nes po­drían ayu­dar a ins­ta­lar un me­jor cli­ma. La otra gran apues­ta es a la li­qui­da­ción gran­de del cam­po, pre­vis­ta pa­ra abril, que se va a com­ple­men­tar con los des­em­bol­sos del FMI. “Si lo pen­sás bien, nos van a so­brar dó­la­res”, con­je­tu­ra un hom­bre con ac­ce­so al des­pa­cho pre­si­den­cial.

El pri­mer man­da­ta­rio se mues­tra con­ven­ci­do de que no hay mo­ti­vos pa­ra pen­sar que los ar­gen­ti­nos no va­yan a va­li­dar un se­gun­do man­da­to. In­sis­te con que un cam­bio cul­tu­ral es­tá en mar­cha -”con de­lay pe­ro en ma­cha”, in­di­can en su en­torno- y que la ma­yo­ría de los ar­gen­ti­nos en­tien­de que se es­tán sen­tan­do las ba­ses pa­ra un país dis­tin­to des­pués de años de de­si­dia y co­rrup­ción. El ma­cris­mo, len­ta­men­te, co­mien­za a po­ner­se en mo­do cam­pa­ña. A Ma­cri le acon­se­jan ser me­nos ex­tre­mis­ta. En po­cas pa­la­bras: que de­je de ser el ma­lo y de po­ner­se al fren­te de la de­fen­sa del ajus­te, a ve­ces in­clu­so en tono de jac­tan­cia. Es ho­ra -le im­plo­ran- de pen­sar en tér­mi­nos elec­to­ra­les ca­da ini­cia­ti­va que se to­me. Es pro­ba­ble que la mar­cha atrás de la suba del gas en cuo­tas ten­ga que ver tam­bién con eso, amén de los errores del se­cre­ta­rio de Ener­gía, Ja­vier Igua­cel, y de la pre­sión de sus pro­pios alia­dos.

No fue el úni­co ges­to del Go­bierno ha­cia la cla­se me­dia. El vier­nes di­fun­dió que el au­men­to de los cré­di­tos hi­po­te­ca­rios UVA ten­drá un to­pe y anun­ció cam­bios en las ley de al­qui­le­res pa­ra tra­tar de ali­viar el pa­no­ra­ma de quie­nes no tie­nen ca­sa pro­pia. Las me­di­das se­rían com­ple­men­ta­das por ini­cia­ti­vas de los in­ten­den­tes bo­nae­ren­ses de Cam­bie­mos, que apun­tan a ayu­dar a la cla­se me­dia ba­ja. Una de las ideas es sub­si­diar la cuo­ta de alum­nos de es­cue­las se­cun­da­rias.

El op­ti­mis­mo elec­to­ral de Ma­cri es com­pa­ra­ble con el de las dos per­so­nas que más es­cu­cha. Jai­me Du­rán Bar­ba su­po­ne que la eco­no­mía no se­rá de­ci­si­va en 2019 y que, aun si eso ocu­rrie­ra, el elec­to­ra­do no dis­pon­dría de op­cio­nes reales al­ter­na­ti­vas por­que la úni­ca opo­si­ción que vis­lum­bra es que la que li­de­ra Cris­ti­na. El es­tra­te­ga ecua­to­riano con­si­de­ra que si la ex pre­si­den­ta de­ci­die­ra no ser can­di­da­ta -o si por al­gu­na ra­zón que hoy no pa­re­ce fac­ti­ble el Se­na­do de­ci­die­ra qui­tar­le los fue­ros y li­be­rar su ca­mino a pri­sión- quien in­ten­te ocu­par ese lu­gar no po­drá pres­cin­dir de ella. Eso po­dría ser, al mis­mo tiem­po, una so­lu­ción y una tram­pa pa­ra quien se pos­tu­le.

Los que tie­nen ac­ce­so a los nú­me­ros de ima­gen pre­si­den­cial ad­vier­ten que ya ca­yó to­do lo que po­día caer. Asu­men, sin em­bar­go, que to­das las en­cues­tas lo ubi­can fren­te a un es­ce- na­rio de ba­lo­ta­je, al­go que no pre­veían an­tes de abril, cuan­do irrum­pió la pri­me­ra cri­sis cam­bia­ria. El peor es­ce­na­rio pa­ra Ma­cri es lle­gar a esa ins­tan­cia con un ri­val que no sea Cris­ti­na.

En la ca­be­za de Mar­cos Pe­ña se afian­za la idea de que Cam­bie­mos lle­gó pa­ra ju­bi­lar a mu­chos pe­ro­nis­tas y en par­ti­cu­lar a un ran­go eta­rio. Así di­cen ha­ber­lo es­cu­cha­do un em­pre­sa­rio y un di­ri­gen­te po­lí­ti­co en con­ver­sa­cio­nes in­for­ma­les en las úl­ti­mas se­ma­nas. El je­fe de Ga­bi­ne­te des­li­za que si el ma­cris­mo le ases­ta la ter­ce­ra derrota con­se­cu­ti­va al pe­ro­nis­mo -eso de­be­ría in­cluir la pro­vin­cia de Bue­nos Ares- cam­bia­rá por mu­chos años el ma­pa po­lí­ti­co.

Se­me­jan­te afir­ma­ción no tar­dó en lle­gar a oí­dos de bue­na par­te de la di­ri­gen­cia ma­cris­ta y pu­so los pe­los de pun­ta de quie­nes, aun res­pe­tan­do “el ol­fa­to de Mar­cos en es­tas co­sas”, ha­cen un diag­nós­ti­co du­ro de lo que es­tá pa­san­do. “Vos te­nés dos reali­da­des: la que ve­mos los que so­mos crí­ti­cos y la que in­ter­pre­tan Mau­ri­cio y quie­nes lo ro­dean”, afir­ma un pro- ta­go­nis­ta del ala po­lí­ti­ca, dis­tan­cia­do de Pe­ña. Eso im­pli­ca la vi­sión so­bre la eco­no­mía, pe­ro tam­bién al­can­za al ma­ne­jo po­lí­ti­co. La dispu­ta con Eli­sa Ca­rrió ha­bría lle­ga­do de­ma­sia­do le­jos pa­ra cier­tos fun­cio­na­rios. Fue - y lo sigue sien­do- una ba­ta­lla que da­ña al PRO y a la Coa­li­ción Cí­vi­ca. Has­ta los más fie­les co­la­bo­ra­do­res de la dipu­tada es­ta­ban mo­les­tos con la con­duc­ta de su lí­der. El jue­ves, a las cin­co de la tar­de, los diez dipu­tados de su blo­que ha­bían fir­ma­do el pe­di­do de jui­cio po­lí­ti­co a Ger­mán Ga­ra­vano. Uno de ellos, a esa ho­ra, le di­jo a Cla­rín: “Ma­ña­na lo pre­sen­ta­mos”. Pe­ro 20 mi­nu­tos más tar­de se en­te­ra­ron por Twit­ter de que Ca­rrió ha­bía pos­ter­ga­do la pre­sen­ta­ción.

Al Go­bierno lo si­guen ayu­dan­do las no­ti­cias ju­di­cia­les. El nue­vo pe­di­do de “de­ten­ción in­me­dia­ta” de Cris­ti­na que fir­mó el fis­cal an­te la Cá­ma­ra Fe­de­ral, Ger­mán Moldes, se pro­du­jo en me­dio de la po­lé­mi­ca con Ca­rrió y de los idas y vuel­tas por la suba del gas. En la Ca­sa Ro­sa­da tam­bién ce­le­bra­ron el tuit de Ser­gio Mas­sa en el que afir­mó que hay que ter­mi­nar con quie­nes “sa­quean al país ven­dien­do pro­duc­tos pri­ma­rios”. El je­fe del Fren­te Re­no­va­dor ex­pli­có lue­go que no se re­fe­ría al cam­po sino a la mi­ne­ría, pe­ro ya era tar­de: los pro­duc­to­res le ha­bían sa­li­do muy fuer­te al cru­ce.

Los pe­ca­dos de la opo­si­ción son siem­pre bien­ve­ni­dos por el po­der de turno. ■

“No, no, ya no pon­go más fe­chas”, di­ce Ma­cri cuan­do le pre­gun­tan por el fin de la re­ce­sión.

Al Pre­si­den­te le pi­den que de­je de po­ner­se al fren­te de la de­fen­sa del ajus­te.

GER­MÁN GAR­CÍA ADRASTI

Vi­lla Olím­pi­ca. Mau­ri­cio Ma­cri, días atrás, du­ran­te la lle­ga­da de la de­le­ga­ción ar­gen­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.