Pa­ra el fis­cal de Neu­quén, te­ner pie­dras y ti­rar­las no es de­li­to si no se prue­ba el da­ño

Hu­bo vio­len­tos en­fren­ta­mien­tos el jue­ves en esa ca­pi­tal, du­ran­te una se­sión del Con­ce­jo De­li­be­ran­te.

Clarin - - EL PAÍS - Clau­dio An­dra­de

Un fis­cal de Neu­quén ase­gu­ró que te­ner en la mano una pie­dra e in­clu­so arro­jar­la no cons­ti­tu­ye de­li­to si no se com­prue­ba que pro­vo­có da­ño. El fis­cal de Neu­quén, Pa­blo Vignaroli, hi­zo es­tas con­si­de­ra­cio­nes an­te la pren­sa pro­vin­cial al ser con­sul­ta­do so­bre por qué no se pro­ce­sa a las per­so­nas que pro­ta­go­ni­za­ron vio­len­tos al­ter­ca­dos el pa­sa­do 11 de oc­tu­bre en los al­re­de­do­res del Con­ce­jo De­li­be­ran­te de Neu­quén. Mu­chas de ellas es­ta­ba con los ros­tros des­cu­bier­tos, se­gún se ob­ser­va en las fo­to­gra­fías y vi­deos to­ma­dos du­ran­te la jor­na­da de pro­tes­ta. “Te­ner una pie­dra en la mano no es un de­li­to”, in­di­có el fis­cal Vignaroli quien lle­va la cau­sa por los des­ór­de­nes del jue­ves.

En el re­cin­to, los le­gis­la­do­res dis­cu­tían un pro­yec­to pa­ra su­bir los apor­tes de los tra­ba­ja­do­res del 14% al 17%, y las con­tri­bu­cio­nes pa­tro­na­les del 15% al 19%. Afue­ra del edi­fi­cio mi­li­tan­tes del Sin­di­ca­to de Tra­ba­ja­do­res Mu­ni­ci­pa­les de Neu­quén (Si­tra­mu­ne) se ma­ni­fes­ta­ban en con­tra con pan­car­tas, cán­ti­cos pe­ro tam­bién con agre­sio­nes a la po­li­cía de Neu­quén que cus­to­dia­ba la se­sión.

La or­de­nan­za fi­nal­men­te fue apro­ba­da. En la ca­lle Dr. Luis Fe­de­ri­co Le­loir la pro­tes­ta al­can­zó un al­to gra­do de vio­len­cia. El sal­do de los al­ter­ca­dos de­jó unas 30 per­so­nas he­ri­das con ba­las de go­ma, se­gún la ver­sión del gre­mio. Tam­bién hu­bo cua­tro dam­ni­fi­ca­dos en­tre los efec­ti­vos. Al me­nos uno de los cas­cos ter­mi­nó que­bra­do por los pie­dra­zos.

“Es la ley que te­ne­mos. Si us­ted tie- ne un pa­lo en la mano y no me di­ce y ni ha­ce na­da, no hay nin­gún de­li­to”, se­ña­ló el fis­cal. “Ni si­quie­ra en ese con­tex­to que se da, por­que no po­de­mos sa­ber si con esa pie­dra cau­só al­gún da­ño", agre­gó.

“(Los ma­ni­fes­tan­tes) des­ple­ga­ron he­chos de vio­len­cia de dis­tin­ta mag­ni­tud, arro­ja­ron hue­vos, vio­len­ta­ron las va­llas es­ta­ble­ci­das en el lu­gar y ti­ra­ron ele­men­tos con­tun­den­tes con­tra el per­so­nal po­li­cial pro­vo­can­do in­clu­so la ro­tu­ra del vi­sor de un cas­co de pro­tec­ción”, in­di­có la Po­li­cía de Neu­quén en un co­mu­ni­ca­do.

El in­ten­den­te de la ciu­dad, Ho­ra­cio “Pe­chi” Quiroga, cru­zó al fis­cal. “(A la Jus­ti­cia) les cues­ta acep­tar co­mo prue­bas co­sas que son po­co evi­den­tes (…) Que ca­sua­li­dad que te­nían pie­dras pa­ra ha­cer pa­ti­to en el Li­may y las con­se­cuen­cias fue­ron vidrios ro­tos y po­li­cías he­ri­dos”, se­ña­ló a LU5 con iro­nía. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.