El juez de­fi­ne es­ta se­ma­na si acep­ta el pe­di­do de de­te­ner a Pa­blo Mo­yano

Lo hi­zo el fis­cal Sca­le­ra lue­go de re­unir más prue­bas. Acu­san al di­ri­gen­te de li­de­rar una aso­cia­ción ilí­ci­ta.

Clarin - - EL PAÍS - Da­niel San­to­ro dsan­to­ro@cla­rin.com

En una cau­sa que se pu­so al ro­jo vi­vo, el fis­cal Se­bas­tián Sca­le­ra acu­sa en ba­se a una se­rie de nue­vas prue­bas a Pa­blo Mo­yano de ser uno de los je­fes de la aso­cia­ción ilí­ci­ta que de­frau­dó a In­de­pen­dien­te en va­rios mi­llo­nes y por eso pi­dió su de­ten­ción in­me­dia­ta al juez de Ga­ran­tía Nº 9 de Ave­lla­ne­da, Luis Car­zo­glio.

En al­tas fuen­tes ju­di­cia­les con­sul­ta­das por Cla­rín es­ti­man que Car­zo­glio, un juez nom­bra­do con el apo­yo del kirch­ne­ris­mo, de­ci­di­rá el mar­tes o a más tar­dar el miér­co­les si acep­ta o re­cha­za el pe­di­do que pro­vo­có un re­vue­lo po­lí­ti­co y la des­ca­li­fi­ca­ción de los Mo­yano. En la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res no hay pro­ce­sa­mien­tos co­mo en la jus­ti­cia fe­de­ral, así que el juez tam­bién po­dría de­ci­dir lla­mar a de­cla­rar a Pa­blo ba­jo el ar­tícu­lo 308 co­mo impu­tado, aun­que li­bre. Des­de La Pla­ta hi­cie­ron tras­cen­der que no tie­nen cer­te­za de có­mo ac­tua­ra el ma­gis­tra­do.

Pa­blo Mo­yano se en­cuen­tra es­te fin de se­ma­na par­ti­ci­pan­do de un con­gre­so sin­di­cal en el ex­te­rior y re- gre­sa­rá al país en los pró­xi­mos días.

El fis­cal Sca­le­ra con­si­de­ra que por las prue­bas acu­mu­la­das en es­ta cau­sa, que lle­va más de un año, Pa­blo y el “Be­bo­te” Al­va­rez fue­ron los je­fes de la ban­da, mien­tras que el res­to de los de­te­ni­dos eran sim­ples miem­bros, es de­cir te­nían una res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal me­nor. En ba­se a los ele­men­tos pro­ba­to­rios re­co­gi­dos, “es in­ve­ro­sí­mil creer que la ba­rra bra­va ac­tua­ba so­la sin ins­truc­cio­nes de, por lo me­nos, una par­te de la co­mi­sión di­rec­ti­va de In­de­pen­dien­te”, di­jo una fuen­te ju­di­cial. So­bre Hu­go Mo­yano, las fuen­tes ex­pli­ca­ron que en la cau­sa “por aho­ra” no hay prue­bas que lo vin­cu­len con los ne­go­cios ile­ga­les de la ba­rra bra­va de In­de­pen­dien­te.

En el dic­ta­men, Sca­le­ra ci­tó co­mo prue­ba el ha­llaz­go de la Uni­dad de In­for­ma­ción Fi­nan­cie­ra (UIF) de una cuen­ta de In­de­pen­dien­te en el ban­co Ben­du­ra en Liech­tens­tein por don­de pa­sa­ron 30 mi­llo­nes de dó­la­res. Hu­go Mo­yano asu­mió la pre­si­den­cia de In­de­pen­dien­te en ju­lio del 2014 y la cuen­ta ha­bía si­do abier­ta por su an­te­ce­sor, Ja­vier Can­te­ro, aun­que se­gún la UIF no fue aún de­cla­ra­da le­gal­men­te an­te la AFIP. Sca­le­ra ci­tó el informe de la UIF, que di­ri­ge Ma­riano Fe­de­ri­ci, co­mo otro ma­ne­jo irre­gu­lar de fon­dos por afue­ra de In­de­pen­dien­te y del que ha­bría par­ti­ci­pa­do Pa­blo Mo­yano. Par­te del di­ne­ro por la com­pra y ven­ta de ju­ga­do­res ve­nía de esa cuen­ta y pa­sa­ba por el fi­dei­co­mi­so Arís­ti­des y una me­sa de di­ne­ro que ma­ne­ja­ba "Pa­blo Fer- nán­dez, un em­pre­sa­rio gas­tro­nó­mi­co", se­gún la UIF. Sca­le­ra no in­ves­ti­ga a Pa­blo por la­va­do de di­ne­ro por­que es un de­li­to que le co­rres­pon­de a la jus­ti­cia fe­de­ral.

El ex­ten­so dic­ta­men de Sca­le­ra in­clu­ye un pe­di­do al juez pa­ra que eje­cu­te va­rias me­di­das de prue­ba, en­tre ellas va­rios alla­na­mien­tos. En la fis­ca­lía hay preo­cu­pa­ción por­que la fil­tra­ción del pe­di­do de de­ten­ción po­dría afec­tar la re­co­lec­ción de las prue­bas so­li­ci­ta­das. Car­zo­glio tie­ne una si­tua­ción di­fí­cil por­que en­fren­ta dos pe­di­dos de jui­cio po­lí­ti­co en la le­gis­la­tu­ra de La Pla­ta.

Des­de el la­do de los Mo­yano re­la­ti­vi­zan el pe­di­do de de­ten­ción. “Te­ne­mos con­tro­la­da la cau­sa. No nos preo­cu­pa”, di­je­ron a Cla­rín des­de la de­fen­sa de los Mo­yano res­tán­do­le im­por­tan­cia a es­ta cau­sa.

Sca­le­ra, que es el mis­mo fis­cal que el año pa­sa­do me­tió pre­so al “rey de la Sa­la­da”, Jor­ge Cas­ti­llo, to­mó la cau­sa In­de­pen­dien­te en ma­yo pa­sa­do e in­cor­po­ró nue­vas prue­bas co­mo las es­cu­chas del te­lé­fono del se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Ca­mio­ne­ros y del club, Héc­tor "Yo­yo" Mal­do­na­do, quien “trian­gu­la­ba” lla­ma­das en­tre Pa­blo Mo­yano, el “Be­bo­te” Al­va­rez –ex je­fe de la ba­rra­bra­va de los ro­jos- y el “Po­la­co” Pe­trov, otro de los de­te­ni­dos en la cau­sa. Pa­blo Mo­yano es vo­cal en la co­mi­sión di­rec­ti­va del CAI.

Una fuen­te ju­di­cial ex­pli­có que de esa y otras con­ver­sa­cio­nes que­da cla­ro “có­mo Pa­blo le da­ba ins­truc­cio­nes” a la ba­rra bra­va. El cru­ce de las lla­ma­das del ce­lu­lar de Pe­trov tam­bién de­mos­tró víncu­los con Pa­blo Mo­yano, ex­pli­có la fuen­te.

Otro de los tes­ti­mo­nios ci­ta­dos por el fis­cal Sca­le­ra pa­ra jus­ti­fi­car la de­ten­ción es el de Da­mián Hu­go Lan­ga­ron­ne, un ba­rra que ma­ne­ja­ba las en­tra­das tru­chas, las pa­rri­llas, los tra­pi­tos y de­más ac­ti­vi­da­des ilí­ci­tas y quien tam­bién apun­tó a Pa­blo. Una de las prue­bas que ci­ta el fis­cal es el he­cho de que en el par­ti­do en­tre In­de­pen­dien­te y Fla­men­go “con las en­tra­das tru­chas” en­tra­ron “18 mil per­so­nas más que las re­gis­tra­das ofi­cial­men­te”. ■

El fis­cal lo acu­sa de ha­ber de­frau­da­do a In­de­pen­dien­te en va­rios mi­llo­nes de pe­sos.

En la mi­ra. El fis­cal pi­dió su de­ten­ción por su­pues­ta de­frau­da­ción al club. Aho­ra se­rá el juez el que de­ci­da si va pre­so o no.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.