Los evan­ge­lis­tas en la Ar­gen­ti­na se apar­tan de la cam­pa­ña elec­to­ral 2019

En Bra­sil son cla­ve, re­pre­sen­tan ca­si un ter­cio del elec­to­ra­do. Aquí, no apo­ya­rán a nin­gún can­di­da­to.

Clarin - - EL PAÍS - Ser­gio Ru­bin sru­bin@cla­rin.com

que lo ha­cían con la Igle­sia ca­tó­li­ca­pa­ra ca­na­li­zar la ayu­da ali­men­ta­ria en el gran Bue­nos Ai­res.

En Bra­sil, las dos igle­sias evan­gé­li­cas más grandes (La Asam­blea de Dios y la Igle­sia Uni­ver­sal) le die­ron un apo­yo cla­ve a Jair Bol­so­na­ro, que es­tu­vo cer­ca de lle­gar a la pre­si­den­cia en pri­me­ra vuel­ta. En el país ve­cino las igle­sias pen­te­cos­ta­les reúnen a unos 40 mi­llo­nes de fie­les en con­di­cio­nes de vo­tar, lo cual re­pre- sen­ta ca­si un ter­cio del to­tal del elec­to­ra­do bra­si­le­ño. Ese vo­to fue bus­ca­do por los dis­tin­tos pos­tu­lan­tes al pa­la­cio del Pla­nal­to.

En la Ar­gen­ti­na, el ma­yor pro­ta­go­nis­mo evan­gé­li­co en la vi­da pú­bli­ca lle­vó a que em­pe­za­ra a es­pe­cu­lar­se con la po­si­bi­li­dad de que in­cur­sio­na­ran en la po­lí­ti­ca par­ti­da­ria, sea a tra­vés de un par­ti­do po­lí­ti­co (en Bra­sil tie­nen una ban­ca­da com­pues­ta por 87 dipu­tados, ade­más de tres se­na­do- res), sea dan­do su apo­yo a un can­di­da­to. Su in­vo­lu­cra­mien­to, di­rec­to o in­di­rec­to, no se­ría irre­le­van­te por­que -aun­que no lle­gan al 40 % co­mo en Bra­sil- cons­ti­tu­yen más del 10% de la po­bla­ción (4,5 mi­llo­nes) y sue­len ser dis­ci­pli­na­dos al vo­tar si les ba­jan una lí­nea de apo­yar, por ca­so, a un as­pi­ran­te con­tra­rio al abor­to.

Cons­cien­te de es­ta es­pe­cu­la­ción, que co­mien­za a cap­tar la aten­ción de las fuer­zas po­lí­ti­cas de­seo­sas de su­mar vo­lun­ta­des de ca­ra a los co­mi­cios pre­si­den­cia­les del año que vie­ne, la Alian­za Cris­tia­na de Igle­sias Evan­gé­li­cas (ACIERA), la prin­ci­pal or­ga­ni­za­ción evan­gé­li­ca del país (que con­gre­ga a más del 80 % de los fie­les), aca­ba de sa­lir a acla­rar su po­si­ción.

En un co­mu­ni­ca­do afir­ma que de nin­gu­na manera fo­men­ta­rá la crea­ción de “par­ti­dos po­lí­ti­cos o lí­neas po­lí­ti­cas ‘evan­gé­li­cas’”. Va de su­yo que tam­po­co apo­ya­rá una can­di­da­tu­ra. Eso no quie­re de­cir que no par­ti­ci­pe o to­me par­ti­do de al­gún mo­do: ACIERA ya ha­bía ade­lan­ta­do que pe­di­rá no vo­tar a quie­nes pro­mue­van la le­ga­li­za­ción del abor­to.

“ACIERA co­mo tal no tie­ne po­si­ción po­lí­ti­ca, ni fa­vo­re­ce una po­lí­ti­ca par­ti­da­ria de­ter­mi­na­da”, pun­tua­li­za. Eso sí, se­ña­la que -al igual que la Igle­sia ca­tó­li­ca- “ce­le­bra y ani­ma la in­ser­ción a tí­tu­lo per­so­nal de cre­yen­tes que for­man par­te de las igle­sias (que la con­for­man) en el cam­po de la po­lí­ti­ca” co­mo tam­bién en “to­da otra ac­ti­vi­dad le­gí­ti­ma y hon­ra­da” pa­ra con­tri­buir al bien del país. En ese sen­ti­do, acla­ra que “ese com­pro­mi­so ca­da uno lo lle­va de acuer­do con su con­cien­cia”.

La or­ga­ni­za­ción tam­bién le qui­ta to­do sen­ti­do par­ti­da­rio a la ta­rea so­cial de sus igle­sias, rea­li­za­da de mo­do in­di­vi­dual o en co­la­bo­ra­ción con el go­bierno en sus di­ver­sos ni­ve­les. “Alen­ta­mos a nues­tras co­mu­ni­da­des a par­ti­ci­par de manera man­co­mu­na­da jun­to al go­bierno na­cio­nal y a los pro­vin­cia­les y mu­ni­ci­pa­les (…) en to­do aque­llo que im­pli­que una ayu­da a quie­nes es­tén pa­san­do ne­ce­si­da­des eco­nó­mi­cas, fí­si­cas y emo­cio­na­les” ya que “es uno de sus apor­tes a la so­cie­dad”.

No obs­tan­te, con­si­de­ra que “es bueno acla­rar que la ta­rea so­cial que se rea­li­za des­de siem­pre en nues­tras igle­sias na­da tie­ne que ver con una ac­tua­ción po­lí­ti­ca par­ti­da­ria”. Y que se lle­va a ca­bo de mo­do vo­lun­ta­rio.

El tra­ba­jo so­cial es re­le­van­te a par­tir de su gran in­ser­ción en las ba­rria­das po­pu­la­res -so­bre to­do a par­tir de la dé­ca­da del 70 cuan­do los evan­gé­li­cos co­men­za­ron a mul­ti­pli­car­se con fuer­za-, ade­más de su per­ma­nen­te la­bor en la re­cu­pe­ra­ción de adic­tos y en las cár­ce­les.

ACIERA ter­mi­na el co­mu­ni­ca­do ex­pre­san­do su apo­yo a la edu­ca­ción se­xual in­te­gral en los co­le­gios, pe­ro “res­pe­tan­do los idea­rios ins­ti­tu­cio­na­les (de los co­le­gios) y la edu­ca­ción ofre­ci­da por los pa­dres”.

De manera pa­ra­le­la, la Alian­za Cris­ti­na de Igle­sias Evan­gé­li­cas re­afir­ma su com­pro­mi­so des­de su fe de “con­tri­buir a la paz so­cial” en la Ar­gen­ti­na. ■

No apo­ya­rán can­di­da­tos pe­ro lla­ma­rán a no vo­tar a quie­nes pro­mue­van la le­ga­li­za­ción del abor­to.

AFP

Aquí no. Las igle­sias pen­te­cos­ta­les en Bra­sil tie­nen un rol fun­da­men­tal en las elec­cio­nes. En la Ar­gen­ti­na, die­ron un pa­so al cos­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.