El fe­nó­meno Jair Bol­so­na­ro: du­das, cau­te­la y cuo­tas de in­quie­tud en Eu­ro­pa y EE.UU.

En Nor­tea­mé­ri­ca lla­man al bra­si­le­ño el “Trump tro­pi­cal”. Y des­cuen­tan una bue­na re­la­ción en­tre am­bos si el na­cio­na­lis­ta ga­na el ba­lo­ta­je a fi­nes de mes. La in­quie­tud es por las po­si­cio­nes an­ti­de­mo­crá­ti­cas del di­ri­gen­te, ad­mi­ra­dor de las dic­ta­du­ras.

Clarin - - EL MUNDO - Pau­la Lu­go­nes plu­go­nes@cla­rin.com

En EE.UU. creen que el can­di­da­to fa­vo­ri­to a la pre­si­den­cia de Bra­sil, Jair Bol­so­na­ro, es un “Trump tro­pi­cal”. A los ex­per­tos con­sul­ta­dos por Cla­rín les preo­cu­pa el re­cha­zo que el bra­si­le­ño tie­ne por la de­mo­cra­cia, las “ten­den­cias clep­to­crá­ti­cas” y el po­co ape­go a la se­pa­ra­ción de po­de­res y el fo­men­to de la vio­len­cia, ca­rac­te­rís­ti­cas que, se­gún se­ña­lan, lo ase­me­jan al es­ta­dou­ni­den­se. Pe­ro si bien re­sal­tan que am­bos son pro­duc­tos an­ti­es­ta- blish­ment --par­te de un mo­vi­mien­to que aso­ma en va­rios países--, los ana­lis­tas se­ña­lan al­gu­nas di­fe­ren­cias co­mo la ba­se que los vo­tó, en Bra­sil mu­cho más in­cli­na­da ha­cia el fin de la co­rrup­ción que en EE.UU.

Más allá de la bue­na quí­mi­ca que creen que Trump ten­drá con Bol­so­na­ro (por­que son pa­re­ci­dos y el es­ta­dou­ni­den­se ama “ser ha­la­ga­do”) apun­tan que el bra­si­le­ño po­drá ser un fir­me alia­do de Was­hing­ton en la lu­cha con­tra el cri­men y el nar­co­trá­fi­co o en la po­si­ción con Ve­ne­zue­la.

Barry Ames, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Pit­ts­burgh y au­tor de “El pun­to muer­to de la de­mo­cra­cia en Bra­sil”, se­ña­la a Cla­rín que Bol­so­na­ro y Trump son si­mi­la­res en mu­chos as­pec­tos y los enu­me­ra:

“Pri­me­ro, am­bos re­cha­zan la de­mo­cra­cia. Trump tie­ne po­co o nin­gún res­pe­to por el es­ta­do de de­re­cho. Él cree que los fun­cio­na­rios del go­bierno de­ben ser lea­les a él en lu­gar de a la na­ción y la ley. Tie­ne ten­den­cias se­ria­men­te clep­to­crá­ti­cas. En tér­mi­nos de de­mo­cra­cia, Bol­so­na­ro es aún peor. Apo­ya abier­ta­men­te el go­bierno mi­li­tar y no cree en la se­pa­ra­ción de po­de­res. Pro­ba­ble­men­te sea más an­ti­de­mo­crá­ti­co que (Hu­go) Chá­vez o (Al­ber­to) Fu­ji­mo­ri”, di­ce Ames.

“Se­gun­do, am­bos to­le­ran y fo­men­tan la vio­len­cia. En es­te ca­so, Bol­so­na­ro tam­bién es peor. Trump ani­ma a sus se­gui­do­res a usar la vio­len­cia con­tra los opo­nen­tes. Bol­so­na­ro alien­ta a los es­cua­dro­nes de la muer­te y nie­ga la le­gi­ti­mi­dad a sus ri­va­les. Bol­so­na­ro en el pa­sa­do ava­la­ba la ani­qui­la­ción de opo­si­to­res. Bol­so­na­ro es ho­mo­fó­bi­co y mi­só­gino, y no cree ni si­quie­ra en las mí­ni­mas protecciones am­bien­ta­les”, agre­ga.

Ames con­ti­núa: “Am­bos ob­tie­nen apo­yo de los con­ser­va­do­res tra­di­cio- na­les. En EE.UU., en te­mas co­mo el li­bre comercio e in­mi­gra­ción. En Bra­sil, Bol­so­na­ro tie­ne el apo­yo de los par­ti­dos con­ser­va­do­res y es res­pal­da­do por las éli­tes em­pre­sa­ria­les que creen que las po­lí­ti­cas de su equi­po eco­nó­mi­co neo­li­be­ral las be­ne­fi­cia­rán. Mi con­je­tu­ra es que es­tas eli­tes eco­nó­mi­cas creen que pue­den con­tro­lar a Bol­so­na­ro. Ya vi­mos an­tes es­ta pe­lí­cu­la, y no ter­mi­nó bien”.

Rior­dan Roett, di­rec­tor emé­ri­to del Pro­gra­ma de Es­tu­dios la­ti­noa­me­ri­ca­nos de la Johns Hop­kins Uni­ver­sity, afir­mó a Cla­rín que mu­chos en Es­ta­dos Uni­dos se re­fie­ren a Bol­so­na­ro co­mo un “Trump Tro­pi­cal”. “Eso es so­lo su­per­fi­cial­men­te co­rrec­to”, ase­ve­ra y ex­pli­ca que “la can­di­da­tu­ra de Bol­so­na­ro pro­vie­ne de una fuer­te po­si­ción an­ti-es­ta­blish­ment de mu­chos bra­si­le­ños que quie­ren un go­bierno que eli­mi­ne la co­rrup­ción, res­ta­blez­ca el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y abor­de las pro­fun­das de­sigual­da­des en la so­cie­dad. En cam­bio, los es­ta­dou­ni­den­ses que vo­ta­ron a fa­vor de Trump fue­ron en una gran ma­yo­ría los des­am­pa­ra­dos es­ta­dou­ni­den­ses de un país que no se ha be­ne­fi­cia- do de la glo­ba­li­za­ción, que te­me a los in­mi­gran­tes y quie­re res­tau­rar la gran­de­za de Es­ta­dos Uni­dos en el mun­do”.

Agre­ga que “mien­tras que en Es­ta­dos Uni­dos el sen­ti­mien­to con­tra la in­mi­gra­ción es fuer­te en los vo­tan­tes de ba­se de Trump, la co­rrup­ción no es un pro­ble­ma im­por­tan­te en es­te país. La po­si­ción de Trump de ‘vol­ver a ha­cer gran­de a Es­ta­dos Uni­dos’ no es un com­po­nen­te im­por­tan­te de la re­tó­ri­ca de Bol­so­na­ro con res­pec­to a Bra­sil”.

Pa­ra Mi­chael Shif­ter, di­rec­tor del In­te­rA­me­ri­can Dia­lo­gue, “el fe­nó­meno Bol­so­na­ro es par­te de una ten­den­cia glo­bal de re­cha­zo con­tra las eli­tes po­lí­ti­cas tra­di­cio­na­les. Vis­to des­de esa pers­pec­ti­va, y da­dos los agu­dos pro­ble­mas de Bra­sil con la eco­no­mía, la co­rrup­ción y el cri­men, su as­cen­so no de­be­ría ser tan sor­pren­den­te”, di­ce a Cla­rín.

Se­ña­la que hay va­rios pun­tos de con­tac­to en­tre el es­ta­dou­ni­den­se y el bra­si­le­ño. “Trump y Bol­so­na­ro pres­tan po­ca aten­ción a las nor­mas y prác­ti­cas de­mo­crá­ti­cas. Des­de­ñan los es­ta­blish­ments po­lí­ti­cos de sus res­pec­ti­vos países y les gus­ta pro­yec­tar du­re­za. Son be­ne­fi­cia­rios del dis­gus­to ge­ne­ra­li­za­do ha­cia la po­lí­ti­ca”.

Pe­ro tam­bién se­ña­la di­fe­ren­cias im­por­tan­tes: “El Par­ti­do Re­pu­bli­cano, uno de los dos tra­di­cio­na­les, aho­ra es de Trump. Eso es un gran con­tras­te con el par­ti­do de Bol­so­na­ro. La ba­se po­lí­ti­ca de Trump son los gru­pos de ba­jos in­gre­sos, mien­tras que Bol­so­na­ro ha re­ci­bi­do am­plio apo­yo de los es­tra­tos so­cio­eco­nó­mi­cos más al­tos. Trump tie­ne ex­pe­rien­cia eje-

Trump y el bra­si­le­ño “son be­ne­fi­cia­rios del dis­gus­to ge­ne­ra­li­za­do ha­cia la po­lí­ti­ca”.

AP

Aten­ción. El mun­do co­mien­za a ob­ser­var con ma­yor in­te­rés lo que pue­da ocu­rrir con el cam­bio de di­rec­ción po­lí­ti­ca en el gi­gan­te sud­ame­ri­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.