“Bra­sil pu­do com­ba­tir la co­rrup­ción gra­cias a la in­de­pen­den­cia de la Jus­ti­cia”

João Otá­vio de No­ron­ha. Pre­si­den­te del Su­pe­rior Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de Bra­sil.

Clarin - - EL MUNDO - Da­niel Vit­tar dvit­tar@cla­rin.com

A dos se­ma­nas del ba­llo­ta­je, don­de se ele­gi­rá al nue­vo pre­si­den­te del país, el pre­si­den­te del Su­pe­rior Tri­bu­nal de Jus­ti­cia (STJ) de Bra­sil, João Otá­vio de No­ron­ha, ase­gu­ra que “la in­de­pen­den­cia ju­di­cial es­tá con­so­li­da­da” en el gi­gan­te sud­ame­ri­cano y que no hay vuel­ta atrás, ga­ne quién ga­ne. En diá­lo­go ex­clu­si­vo con Cla­rín, de vi­si­ta en Bue­nos Ai­res pa­ra par­ti­ci­par del J20, tam­bién ha­bló del im­pac­to so­cial que pro­du­jo el pro­ce­so an­ti­co­rrup­ción co­no­ci­do co­mo La­va Ja­to. “No hay pre­sos po­lí­ti­cos en Bra­sil”, di­ce, sa­lien­do al cru­ce de al­gu­nos po­lí­ti­cos. Y acla­ra que los de­te­ni­dos lo es­tán por­que “hay prue­bas su­fi­cien­tes pa­ra con­de­nar­los”.

-La­ti­noa­mé­ri­ca vi­ve una eta­pa de cam­bios in­ten­sos ¿Cuá­les di­ría que son los prin­ci­pa­les desafíos de la Jus­ti­cia en es­te con­tex­to?

-El prin­ci­pal desafío hoy de la jus­ti­cia es juz­gar con to­tal in­de­pen­den­cia, co­mo vie­ne ha­cien­do la jus­ti­cia bra­si­le­ña. El sis­te­ma cons­ti­tu­cio­nal bra­si­le­ño atri­bu­ye a la jus­ti­cia una to­tal in­de­pen­den­cia en to­dos los as­pec­tos, in­clu­si­ve en lo téc­ni­co y lo administrativo. Creo que pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na ese es el ejem­plo a se­guir. Ne­ce­si­ta­mos sa­car cual­quier in­fluen­cia de la po­lí­ti­ca. La jus­ti­cia de­be tra­ba­jar con gran ener­gía y con una fuer­te neu­tra­li­dad. Ne­ce­si­ta­mos pro­te­ger a los jueces de to­do ti­po de in­fluen­cia pa­ra que pue­da tra­ba­jar con in­de­pen­den­cia.

-La in­ves­ti­ga­ción del La­va Ja­to se con­vir­tió en un pun­to de in­fle­xión. ¿Có­mo lo de­fi­ni­ría? -Pri­me­ro hay que de­cir que Bra­sil com­ba­tió la co­rrup­ción. Ve­ri­fi­ca­mos que ha­bía co­rrup­ción y que en esa co­rrup­ción ha­bía una fuer­te in­fluen­cia del go­bierno es­ta­ble­ci­do. Gra­cias prin­ci­pal­men­te a la in­de­pen­den­cia del Po­der Ju­di­cial, Bra­sil pu­do es­ta­ble­cer un sis­te­ma pa­ra com­ba­tir es­ta co­rrup­ción. Hu­bo de­nun­cias por par­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, por par­te de la po­bla­ción y por par­te de al­gu­nos po­lí­ti­cos. El Po­der Ju­di­cial, con su in­de­pen­den­cia, pu­do co­man­dar la in­ves­ti­ga­ción. Es­to per­mi­tió que mu­chos po­de­ro­sos fue­ran juz­ga­dos y ter­mi­na­ran sien­do con­de­na­dos o ale­ja­dos del go­bierno. La Jus­ti­cia ac­tuó con to­tal in­de­pen­den­cia des­de el más hu­mil­de has­ta el más po­de­ro­so. Es­ta es una de las con­se­cuen­cias de la in­de­pen­den­cia del Po­der Ju­di­cial. So­lo es­ta in­de­pen­den­cia per­mi­tió la ve­ri­fi­ca­ción de es­ta co­rrup­ción y al mis­mo tiem­po per­mi­tió pa­ra­li­zar es­te sis­te­ma de co­rrup­ción po­lí­ti­ca y em­pre­sa­ria en Bra­sil. ¿Hu­bo pre­sio­nes pa­ra de­te­ner el pro­ce­so?

-Sí. La Jus­ti­cia siem­pre su­fre pre­sión. Lo que ne­ce­si­ta te­ner es in­de­pen­den­cia pa­ra re­sis­tir es­ta pre­sión. Y el Po­der Ju­di­cial re­sis­tió fuer­te­men­te y va­lién­do­se de su au­to­no­mía ve­ri­fi­có con pro­fun­di­dad los he­chos y con­de­nó a aque­llos a los que se les pro­bó los ac­tos de co­rrup­ción. O sea, no que­dó nin­gún co­rrup­to que fue­ra de­nun­cia­do sin in­ves­ti­gar.

¿La de­la­ción pre­mia­da fue uno de los me­ca­nis- mos cla­ves en la cau­sa?

-Creo que la de­la­ción pre­mia­da ayu­dó mu­cho, per­mi­tió que mu­chos in­ves­ti­ga­dos co­la­bo­ra­ran, de­nun­cia­ran he­chos que fue­ron ve­ri­fi­ca­dos, com­pro­ba­dos y la Jus­ti­cia se apo­yó en esas prue­bas que em­pe­za­ron con de­nun­cias. Pe­ro des­pués, al pro­fun­di­zar la in­ves­ti­ga­ción, se lo­gró de­ve­lar una se­rie de ac­tos de co­rrup­ción pa­ra­le­los a aque­llos que es­ta­ban sien­do de­nun­cia­dos. El La­va Ja­to se apo­yó fuer­te­men­te en la de­la­ción pre­mia­da, pe­ro es­to fue só­lo el co­mien­zo. A par­tir de allí se pro­fun­di­zó la in­ves­ti­ga­ción. Pue­do ase­gu­rar que en Bra­sil no hay nin- gún pre­so po­lí­ti­co. To­dos los que es­tán pre­sos lo es­tán por­que exis­ten prue­bas su­fi­cien­tes en el pro­ce­so pa­ra con­de­nar­los.

¿In­clu­so en el ca­so de Lula?

In­clu­si­ve en el ca­so del se­ñor Luiz Ina­cio Lula da Sil­va. Es­tá con­de­na­do con ba­se en prue­bas li­bre­men­te pro­du­ci­das en el pro­ce­so, y le fue ase­gu­ra­da am­plia de­fen­sa.

Sin em­bar­go, en el ca­so de Lula hay mu­cha con­tro­ver­sia. Su de­fen­sa ar­gu­men­ta que el te­ma del de­par­ta­men­to es un he­cho me­nor y sin prue­bas su­fi­cien­tes.

-¿Un he­cho me­nor pa­ra un pre­si­den­te? Se­ría su­fi­cien­te pa­ra po­ner un hom­bre co­mún en pri­sión. ¿Por qué no a un ex pre­si­den­te, que fue­ra del po­der es un ciu­da­dano co­mún? Es más, ese he­cho sim­ple de­be lle­var al pre­si­den­te a pri­sión por­que él te­nia el de­ber de dar el ejem­plo de buen com­por­ta­mien­to. Ade­más, hay otros he­chos por los que es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do. Ellos acos­tum­bran de­cir que son per­se­gui­dos. Pe­ro ja­más con­tes­ta­ron o re­ba­tie­ron las prue­bas pro­du­ci­das, que fue­ron com­pro­ba­das por el juez de pri­mer gra­do y con­fir­ma­da por el tri­bu­nal de Apelación.

Te­ner un ex pre­si­den­te pre­so, ¿per­ju­di­ca o be­ne­fi­cia la ima­gen del país?

-El país en su as­pec­to éti­co mos­tró que no hay im­pu­ni­dad. Les de­mues­tra a los po­lí­ti­cos que el ca­mino a se­guir no es ese. Y por otro la­do es ma­lo por­que se afec­ta la ima­gen del país re­ve­lan­do los ca­sos de co­rrup­ción. Pe­ro en un jui­cio de pon­de­ra­ción en­tre el mal y el bien, es me­jor que se com­prue­be, se in­ves­ti­gue, se juz­gue y se con­de­ne. De he­cho, quien es­tá en un car­go pú­bli­co de al­ta re­le­van­cia de­be dar ejem­plo de com­por­ta­mien­to.

¿Cree que los he­chos de co­rrup­ción in­flu­ye­ron en en es­tas elec­cio­nes?

-Sí, mu­cho. No en el pro­ce­so en sí. Las de­nun­cias de co­rrup­ción hi­cie­ron que el pue­blo bra­si­le­ño exi­gie­ra un nue­vo com­por­ta­mien­to en el cam­po po­lí­ti­co, y con eso con­si­guie­ron una re­no­va­ción. El pue­blo eli­gió al can­di­da­to más ali­nea­do con el com­ba­te a la co­rrup­ción. Lo cier­to es que el pue­blo quie­re que el prin­ci­pio de mo­ra­li­dad pú­bli­co sea efec­ti­va­men­te cum­pli­do. ¿Te­me que la lle­ga­da de Jair Bol­so­na­ro al po­der ha­ga per­der in­de­pen­den­cia a la jus­ti­cia? -Mi­re, la de­mo­cra­cia bra­si­le­ña es una de­mo­cra­cia con­so­li­da­da. El or­den cons­ti­tu­cio­nal se im­po­ne, la jus­ti­cia no cam­bia. Po­co importa quién ga­ne, si triun­fa Had­dad o Bol­so­na­ro. La in­de­pen­den­cia ju­di­cial es­tá con­so­li­da­da en la Cons­ti­tu­ción, es par­te de la con­cien­cia ju­rí­di­ca del pue­blo bra­si­le­ño. El pue­blo no per­mi­ti­ría ja­más un re­tro­ce­so. Ya se aca­bó en Bra­sil la era en que un pre­si­den­te cam­bia­ba co­mo que­ría la Cons­ti­tu­ción. La in­de­pen­den­cia del Po­der Ju­di­cial es hoy un dog­ma cons­ti­tu­cio­nal en Bra­sil. ■

En Bra­sil no hay nin­gún pre­so po­lí­ti­co. To­dos los que es­tán pre­sos lo es­tán por­que exis­ten prue­bas pa­ra con­de­nar­los”.

DA­VID FER­NÁN­DEZ

Pre­sen­cia. Otá­vio de No­ron­ha, en el CCK, du­ran­te las de­li­be­ra­cio­nes del J20, que reunió a jueces de to­do el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.