Ho­nor, ofen­sa, ven­gan­za

Clarin - - ZONA - John Car­lin LON­DRES . ES­PE­CIAL PA­RA CLA­RÍN

Que al­guien me di­ga si ha vis­to a mi es­po­so, pre­gun­ta­ba la do­ña,” es el arran­que de la can­ción ‘Des­apa­ri­cio­nes’, es­cri­ta por el pa­na­me­ño Ru­bén Bla­des en los años 80. De­nun­cia la sin­gu­lar cruel­dad de un ins­tru­men­to de re­pre­sión po­pu­lar en­tre los mi­li­ta­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos de aque­lla épo­ca. La can­ción no pa­sa de mo­da. Hoy re­tra­ta el do­lor de la do­ña tur­ca de un pe­rio­dis­ta sau­dí des­apa­re­ci­do.

“¿Y cuán­do vuel­ve el des­apa­re­ci­do?” di­ce la can­ción. “Ca­da vez que los trae el pen­sa­mien­to. ¿Có­mo se le ha­bla al des­apa­re­ci­do? Con la emo­ción apre­tan­do por den­tro.”

No es­ta­ba ca­sa­da Ha­ti­ce Cen­giz pe­ro es­ta­ba a pun­to de con Ja­mal Khas­hog­gi, que en­tró en el con­su­la­do de su país en Es­tam­bul el mar­tes 2 de oc­tu­bre con el ob­je­ti­vo de con­se­guir los do­cu­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra po­der ce­le­brar la bo­da. No salió. Ha­ti­ce Cen­giz aprie­ta por den­tro la es­pe­ran­za de que su ama­do apa­rez­ca con vi­da, co­mo ha­cían du­ran­te años los pa­rien­tes de los des­apa­re­ci­dos ar­gen­ti­nos y chi­le­nos. La po­li­cía tur­ca ma­ne­ja una te­sis más rea­lis­ta. Di­cen que Khas­hog­gi fue víc­ti­ma de un es­cua­drón de la muer­te sau­dí que vo­ló a Es­tam­bul ese mis­mo mar­tes con el pro­pó­si­to de ma­tar­lo, cor­tar su cuer­po en pe­da­zos, me­ter los pe­da­zos en ca­jas y sa­car­los de Tur­quía en el avión en el que lle­ga­ron.

Im­po­si­ble creer que, pe­se a las men­ti­ras ofi­cia­les, el de fac­to je­fe de es­ta­do sau­dí, el prín­ci­pe he­re­de­ro Moham­med bin Sal­mán, no sa­be exac­ta­men­te lo que ocu­rrió. Bin Sal­mán es un hom­bre de mano du­ra y piel fi­na, ha­bi­tual en aque­llas tie­rras cá­li­das en las que se rin­de cul­to al ho­nor, cual­quier re­pro­che es una ofen­sa y la ven­gan­za es un de­ber di­vino. Po­cas co­sas des­pier­tan más ra­bia en­tre es­tos per­so­na­jes que las crí­ti­cas re­ci­bi­das des­de fue­ra. Y más aún si pro­vie­nen de un com­pa­trio­ta. Bin Sal­mán, o MbS co­mo le gus­ta que se le co­noz­ca, te­nía mo­ti­vos pa­ra desear que Khas­hog­gi des­apa­re­cie­ra de la faz de la tie­rra.

El pe­ca­do mortal del pe­rio­dis­ta ha­bía si­do cri­ti­car a MbS y su ré­gi­men su­pues­ta­men­te re­for­mis­ta en the Was­hing­ton Post. En­tre otras co­sas ha­bía com­pa­ra­do al jo­ven prín­ci­pe, de manera trá­gi­ca­men­te pro­fé­ti­ca, con Vla­di­mir Pu­tin. El ré­gi­men sau­dí pa­re­ce ha­ber imi­ta­do la prác­ti­ca ru­sa, pa­ten­ta­da por Sta­lin con Trotsky, de man­dar ase­si­nos a li­qui­dar trai­do­res a la pa­tria en tie­rras le­ja­nas.

Ha­ti­ce Cen­giz ha pe­di­do ayu­da a Do­nald Trump. Bue­na suer­te. Nun­ca se ha vis­to al pre­si­den­te Trump más ple­na­men­te rea­li­za­do que du­ran­te los fes­te­jos fa­raó­ni­cos que la fa­mi­lia real sau­dí ce­le­bró en su ho­nor en ma­yo del año pa­sa­do. Tam­po­co le va mu­cho a Trump in­ter­ve­nir en los asun­tos in­ter­nos de dic­ta­du­ras ami­gas. Ni a él ni a na­die si de la que se tra­ta es la dic­ta­du­ra pe­tro­le­ra sau­dí.

Di­cho lo cual, es muy fá­cil des­de la opo­si­ción po­lí­ti­ca, o des­de la compu­tado­ra de un pe­rio­dis­ta, exi­gir que el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos y los de­más países más o me­nos de­mo­crá­ti­cos del mun­do res­pon­dan con du­ras re­pre­sa­lias eco­nó­mi­cas. El di­le­ma es que hay mu­cho ne­go­cio de por me­dio y don­de hay mu­cho ne­go­cio hay mi­les de pues­tos de tra­ba­jo en ries­go.

Ha ha­bi­do más que su­fi­cen­tes ra­zo­nes du­ran­te años pa­ra im­po­ner boi­cots in­ter­na­cio­na­les a los sau­díes. Ra­zo­nes in­clu­so más po­de­ro­sas, con per­dón a la se­ño­ra Cen­giz, que la des­pa­ri­ción de Ja­mal Khas­hog­gi. Ara­bia Sau­dí es una mo­nar­quía ab­so­lu­ta que lle­va la in­to­le­ran­cia a ex­tre­mos me­die­va­les. La nor­ma le­gal den­tro de su país in­clu­ye de­ca­pi­tar, ape­drear, ampu­tar, la­ti­gar a de­lin­cuen­tes, co­mo por ejem­plo mu­je­res acu­sa­das de adul­te­rio. En­ci­ma han he­cho lo que han po­di­do pa­ra ex­por­tar la bar­ba­rie al res­to del mun­do mu­sul­mán. Co­mo es co­no­ci­do, 15 de los 19 te­rro­ris­tas del 11S fue­ron sau­díes. Me­nos co­no­ci­do es que a par­tir de 1979 el reino sau­dí sem­bró las se­mi­llas de aque­llos aten­ta­dos, y los que vi­nie­ron des­pués, por to­do el mun­do mu­sul­mán. La agre­si­va evan­ge­li­za­ción del Is­lam más pu­ri­tano, más vio­len­to y hos­til a otras re­li­gio­nes y cul­tu­ras tuvo su ori­gen y su di­ne­ro en Ara­bia Sau­dí.

El pre­mio No­bel de li­te­ra­tu­ra muer­to es­te año, V. S. Nai­paul, es­cri­bió va­rios li­bros so­bre el Is­lam ra­di­cal. La úl­ti­ma vez que le en­tre­vis­té me di­jo, mien­tras ha­blá­ba­mos del te­rro­ris­mo yiha­dis­ta, que Ara­bia Sau­dí era “la raiz del mal”. Des­pués su agen­te me lla­mó y me ro­gó que no pu­bli­ca­ra eso; que te­mía las con­se­cuen­cias pa­ra Nai­paul (No lo pu­bli­qué)

Pe­ro pe­se a to­do, con­se­cuen­cias pa­ra la Ca­sa de Saúd: ce­ro. Con­de­nas de los go­bier­nos de Oc­ci­den­te: al­gún que otro ge­mi­do. Bien­ve­ni­dos al com­pli­ca­do mun­do real.

Los sau­díes po­seen dos ar­mas muy po­ten­tes: una de ven­ta y otra de com­pra, am­bas al ex­te­rior. Si se po­nen di­fí­ci­les con la ven­ta del pe­tró­leo tie­nen la ca­pa­ci­dad de desatar una cri­sis mun­dial; si de­jan de com­prar, co­mu­ni­da­des en­te­ras se pue­den que­dar en el pa­ro, ciu­da­des pue­den caer en ban­ca­rro­ta. Por ejem­plo en Ar­gen­ti­na.

El va­lor anual de las ex­por­ta­cio­nes ar­gen­ti­nas a Ara­bia Sau­dí su­pe­ra los 600 mi­llo­nes de dó­la­res. Si el go­bierno ar­gen­tino anun­cia­se que va a de­jar de co­mer­ciar con los sau­díes has­ta que se es­cla­rez­ca lo ocu­rri­do a Khas­hog­gi, mi pri­mer im­pul­so, co­mo pe­rio­dis­ta so­li­da­rio con mi tri­bu, se­ría aplau­dir. Des­pués du­da­ría. En­tra­ría en jue­go aque­lla di­ná­mi­ca ho­nor/ofen­sa/ven­gan­za y, con pro­ba­bi­li­dad, un nú­me­ro apre­cia­ble de ar­gen­ti­nos y ar­gen­ti­nas que tra­ba­jan en la agroin­dus­tria per­de­rían sus em­pleos. Lo mis­mo en Ale­ma­nia, o Reino Uni­do, o Fran­cia, o Es­pa­ña o Ita­lia si sus go­bier­nos ac­tua­sen se­gún exi­ge la con­cien­cia mo­ral de Oc­ci­den­te.

En­se­ñar los dien­tes a los sau­díes sig­ni­fi­ca pa­gar un pre­cio que has­ta aho­ra ha re­sul­ta­do de­ma­sia­do al­to. Sí, ha­brá car­tas de pro­tes­ta y tal pe­ro den­tro de no mu­cho to­do que­da­rá en el ol­vi­do. Las grandes y pe­que­ñas de­mo­cra­cias re­pe­ti­rán va­rian­tes so­bre lo que hi­zo el go­bierno es­pa­ñol en abril de es­te año: ins­truir al je­fe de es­ta­do a re­ci­bir a Moham­med bin Sal­mán en su pa­la­cio, y a po­sar los dos son­rien­tes pa­ra la fo­to ofi­cial.

Es­ta gen­tu­za nos tie­ne don­de ellos quie­ren. Aga­rra­dos por ya sa­ben dón­de. ¿La mo­ra­le­ja? Na­da nue­vo ba­jo el sol. El di­ne­ro no com­pra amor pe­ro li­cen­cia pa­ra ma­tar sí. La in­tri­gan­te cues­tión aho­ra es si la des­apa­ri­ción de Khas­hog­gi va por fin a cam­biar la ecua­ción. Ve­re­mos. Mien­tras, a esa po­bre mu­jer tur­ca no le que­da más re­me­dio que su­frir y aguan­tar. ■

Jo­ven, au­tó­cra­ta y pe­tro­le­ro. El prín­ci­pe Moham­med bin Sal­mán (33 años) es­tá sos­pe­cha­do de or­de­nar la des­apa­ri­ción de un pe­rio­dis­ta crí­ti­co de su ré­gi­men.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.