El ter­cer hi­jo de la cri­sis

Clarin - - ZONA | OPINIÓN - Eduar­do van der Kooy no­bo@cla­rin.com

El Go­bierno es un la­bo­ra­to­rio de errores re­pe­ti­dos. El kirch­ne­ris­mo re­pre­sen­ta un sím­bo­lo de pen­sa­mien­to anacró­ni­co en­lo­da­do por la co­rrup­ción. Am­bos se sos­tie­nen co­mo fuer­zas prin­ci­pa­les pa­ra la elec­ción del 2019. Lo pue­den ha­cer so­la­men­te en ba­se al re­cha­zo del otro. Cam­bie­mos, des­pués de dos años lar­gos de es­tan­cia en el po­der, di­fí­cil­men­te con­ser­va­ría la ex­pec­ta­ti­va de su con­ti­nui­dad sin te­ner en­fren­te a Cris­ti­na Fer­nán­dez. La ex pre­si­den­ta que­da­ría des­nu­da, qui­zá, fren­te al do­lo co­me­ti­do en el pa­sa­do si no pu­die­ra vic­ti­mi­zar­se con la pre­sun­ta per­se­cu­ción de Mau­ri­cio Ma­cri.

Esa reali­dad po­lí­ti­ca me­nes­te­ro­sa, he­ren­cia to­da­vía de la cri­sis del 2001, no pa­re­ce abrir pa­ra la Ar­gen­ti­na un ho­ri­zon­te aus­pi­cio­so de ca­ra al año elec­to­ral. La agen­da pú­bli­ca es­tá ocu­pa­da por la se­ve­ra re­ce­sión eco­nó­mi­ca, las náu­seas que de­ri­van de la co­rrup­ción que la dé­ca­da K cons­tru­yó hi­pó­cri­ta­men­te en de­fen­sa de los po­bres y una de­cli­na­ción es­truc­tu­ral de la cual no pa­re­ce sal­var­se ca­si na­die. La di­ri­gen­cia po­lí­ti­ca ha co­bra­do con cre­ces y con ra­zón. Los sin­di­ca­lis­tas tam­bién. Bue­na par­te de la cla­se em­pre­sa­ria de­bió arran­car­se su más­ca­ra por el es­cán­da­lo de los “cua­der­nos de las coimas”. Los jueces, pe­se al fa­llo que aca­ba de con­de­nar a Ju­lio De Vi­do por la tra­ge­dia de On­ce, no ter­mi­nan de sa­cu­dir­se el las­tre por el im­pe­rio de la im­pu­ni­dad. Si al­go fal­ta­ba pa­ra com­ple­tar la es­ce­na, irrum­pió la se­ma­na pa­sa­da: el bo­chorno en la Cor­te Su­pre­ma que pro­ta­go­ni­za­ron su ex ti­tu­lar, Ri­car­do Lo­ren­zet­ti, con el su­ce­sor, Car­los Ro­sen­krantz. Una co­li­sión en­tre egos y pe­que­ños in­tere­ses.

El in­te­rro­gan­te que ine­vi­ta­ble­men­te sur­ge es si esa ima­gen se man­ten­drá con­ge­la­da has­ta la elec­ción del año pró­xi­mo. O si exis­ti­ría es­pa­cio pa­ra al­gu­na va­ria­ción. Que im­pli­que un es­ca­pe a la grie­ta, que re­pre­sen­tan el kirch­ne­ris­mo y el ma­cris­mo. Es la hi­pó­te­sis que el aca­dé­mi­co Pa­blo Ger­chu­noff acos­tum­bra sin­te­ti­zar en el po­si­ble na­ci­mien­to del ter­cer hi­jo. Una ex­pre­sión po­lí­ti­ca, co­mo el kirch­ne­ris­mo y Cam­bie­mos, tam­bién pro­duc­to del 2001. Pa­ra que abra el sen­de­ro de una su­pera­ción.

Ta­les po­si­bi­li­da­des aso­man por aho­ra li­mi­ta­das. Pe­ro el es­ta­do lí­qui­do en que se en­cuen­tra la po­lí­ti­ca, más allá de los an­cla­jes de Ma­cri y de Cris­ti­na, no per­mi­ten des­car­tar­la. La re­cien­te elec­ción en Bra­sil, que ca­ta­pul­tó a Jair Bol­so­na­ro a la an­te­sa­la del Pla­nal­to, de­jó al­gu­nas en­se­ñan­zas. Por un pro­ce­so que tie­ne mu­chas si­mi­li­tu­des con la Ar­gen­ti­na. Tam­bién di­fe­ren­cias cla­ras. La pri­me­ra en­se­ñan­za es que los es­pa­cios va­cíos fi­nal­men­te se ocu­pan. In­clu­so ver­ti­gi­no­sa­men­te. El pro­ce­so bra­si­le­ño gi­ró por años en torno a la des­ti­tu­ción de Dil­ma Rous­seff, la de­bi­li­dad del ac­tual man­da­ta­rio, Mi­chel Te­mer, y las pe­ri­pe­cias de co­rrup­ción de Lula. Cuan­do Bol­so­na­ro lan­zó su can­di­da­tu­ra en ju­lio te­nía el 15% de in- ten­ción de vo­to. Tres me­ses des­pués re­ba­só el 46%. Exis­tió una ma­rea de vo­to cas­ti­go al pa­sa­do pe­teís­ta y al pre­sen­te.

Bra­sil tie­ne pro­ble­mas que la Ar­gen­ti­na tam­bién ex­hi­be, aun­que en una es­ca­la por aho­ra dis­tin­ta. La in­se­gu­ri­dad es el prin­ci­pal de ellos. De las 50 ciu­da­des más vio­len­tas del mun­do, 42 es­tán en Amé­ri­ca la­ti­na. De ellas 17 fi­gu­ran en Bra­sil y 12 en Mé­xi­co. Aun­que lla­me la aten­ción no hay nin­gu­na de nues­tro país. Ni Bue­nos Ai­res ni Ro­sa­rio, don­de só­lo has­ta sep­tiem­bre se re­gis­tra­ron 123 ho­mi­ci­dios. Aque­llos da­tos co­rres­pon­den al Con­se­jo Ciu­da­dano pa­ra la Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca y Jus­ti­cia Pe­nal (CCSPJP).

La es­ta­dís­ti­ca va­le pa­ra com­pren­der va­rias co­sas. Por ca­so, que una ig­no­ta mu­jer po­li­cía (Ka­tia Sas­tre) se con­vir­tió en dipu­tada por San Pa­blo des­pués de ha­ber ma­ta­do a un la­drón cuan­do es­ta­ba fue­ra de ser­vi­cio fren­te a la es­cue­la de su hi­ja. Ese vi­deo se hi­zo vi­ral aun­que la Jus­ti­cia Elec­to­ral im­pi­dió uti­li­zar­lo pa­ra la cam­pa­ña. Del mis­mo mo­do, po­dría en­ten­der­se por qué ra­zón a Bol­so­na­ro no lo afec­tan ni sus ase­so­res mi­li­ta­res ni las in­vo­ca­cio­nes a la dic­ta­du­ra. Me­nos, la reivin­di­ca­ción de las fuer­zas de se­gu­ri­dad. La me­mo­ria co­lec­ti­va bra­si­le­ña po­see una va­lo­ra­ción dis­tin­ta de la dic­ta­du­ra res­pec­to a lo que su­ce­de por idén­ti­cos mo­ti­vos en la Ar­gen­ti­na. Aquel ré­gi­men mi­li­tar pleno du­ró tres años. Lue­go se ag­gior­nó has­ta la sa­li­da de­mo­crá­ti­ca en 1985. Aún cuan­do co­me­tió in­fi­ni­tas ar­bi­tra­rie­da­des y se co­bró víc­ti­mas (434, se­gún la Co­mi­sión de la Ver­dad, que le­gi­ti­ma­ron Lu- la y Dil­ma) no pro­du­jo el ba­ño de san­gre vi­vi­do aquí. Tam­po­co em­pu­jó al país a una gue­rra. La pro­pia Rous­seff uti­li­zó las pa­tru­llas mi­li­ta­res en su pri­mer man­da­to pa­ra la lu­cha con­tra el nar­co­trá­fi­co en las fa­ve­las.

La pri­me­ra vuel­ta en Bra­sil cons­ti­tu­yó ade­más un pro­ce­so in­ver­so al que de­be­ría dar­se en la Ar­gen­ti­na. Exis­tió una po­la­ri­za­ción qui­zás pro­pia de un ba­lo­ta­je con la vir­tual des­apa­ri­ción del cen­tris­mo. Aquí el desafío con­sis­ti­ría en la re­cu­pe­ra­ción del equi­li­brio que elec­to­ral­men­te no es­ta­ría re­pre­sen­tan­do na­die.

De acuer­do con ci­fras de la con­sul­to­ra Iso­no­mía, el cam­po fér­til pa­ra el ex­pe­ri­men­to po­dría es­tar. Cris­ti­na tie­ne hoy más de un 70% de ima­gen ne­ga­ti­va. Ma­cri ya pa­só el 55%. Los ciu­da­da­nos dis­pues­tos a no su­fra­gar por uno ni por el otro ron­da­ría el 35%. Pe­ro no hay a la vis­ta aún nin­gún di­ri­gen­te ni una fuer­za po­lí­ti­ca ca­paz de ca­pi­ta­li­zar tal si­tua­ción. El pe­ro­nis­mo dia­lo­guis­ta tra­ba­ja en esa me­ta. Aun­que sus prin­ci­pa­les fi­gu­ras (Jo­sé Ma­nuel Ur­tu­bey, Ser­gio Mas­sa, Juan Schia­ret­ti y Mi­guel Angel Pi­chet­to) co­ti­zan ba­jo. Tam­po­co exis­te uni­for­mi­dad de in­tere­ses en­tre ellos. El salteño se acer­ca y se ale­ja de Ma­cri, se­gún los mo­men­tos. El lí­der del Fren­te Re­no­va­dor es un en­co­na­do ad­ver­sa­rio del Pre­si­den­te. Mas­sa tie­ne una alian­za es­ta­ble con Hu­go Mo­yano. Pe­ro el lí­der ca­mio­ne­ro rear­mó otra ex­plí­ci­ta con Cris­ti­na. Ur­tu­bey es­tá de pun­ta con­tra el po­de­ro­so di­ri­gen­te sin­di­cal.

Aque­lla im­por­tan­te fran­ja de de­sen­can­ta­dos po­dría en­gro­sar­se pa­ra fa­ci­li­tar la aper­tu­ra de las puer­tas al cen­tris­mo. Vi­rar de la bron­ca ac­tual al vo­to cas­ti­go, co­mo su­ce­dió con Bol­so­na­ro en Bra­sil. Cris­ti­na tie­ne por de­lan­te cua­tro jui­cios ora­les y pú­bli­cos por cau­sas de co­rrup­ción. Ma­cri en­fren­ta los peo­res me­ses de la re­ce­sión. No exis­te nin­gu­na ga­ran­tía de que es­té su­pe­ra­da en el 2019. El Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) aca­ba de di­vul­gar un pro­nós­ti­co de una caí­da eco­nó­mi­ca de 1,6% pa­ra el año que vie­ne. En el Go­bierno sos­tie­nen que se tra­ta de un pe­si­mis­mo ex­pro­fe­so: la en­ti­dad, muy cas­co­tea­da, que­rría ad­ju­di­car­se el éxi­to del sal­va­ta­je an­te una per­for­man­ce me­jor.

Cris­ti­na pue­de ha­cer po­co fren­te a las acu­sa­cio­nes y evi­den­cias que la cer­can. El Go­bierno po­dría ha­cer al­go más, en cam­bio, pa­ra me­jo­rar su si­tua­ción. Pe­ro no lo ha­ce. In­cu­rre en vie­jos vi­cios. La ma­la pra­xis por un la­do. Tam­bién la pro­fun­da in­com­pren­sión po­lí­ti­ca de lo que sig­ni­fi­ca una coa­li­ción, co­mo Cam­bie­mos, en ejer­ci­cio del po­der. Inex­pli­ca­ble, en ese as­pec­to, un tuit triun­fal del ra­di­cal Angel Ro­zas ce­le­bran­do la mar­cha atrás ofi­cial por el gas, que des­en­ca­jó a Ma­cri.

El Pre­si­den­te so­me­te a prue­ba su li­de­raz­go con de­ma­sia­da fre­cuen­cia. Man­tu­vo has­ta úl­ti­mo mo­men­to la idea del pa­go de un re­tro­ac­ti­vo en las ta­ri­fas de gas, pa­ra com­pen­sar a las em­pre­sas por el des­aco­ple cam­bia­rio, cuan­do el pro­yec­to nau­fra­ga­ba en el pro­pio ma­cris­mo, en­tre sus so­cios ra­di­ca­les y to­da la opo­si­ción. Po­nien­do en te­la de jui­cio, tal vez, al­go que mo­ti­vó la preo­cu­pa­da in­ter­ven­ción de Ni­co­lás Du­jov­ne, el mi­nis­tro de Ha­cien­da y Fi­nan­zas, des­de Doha: la apro­ba­ción del Pre­su­pues­to, la úl­ti­ma se­ñal que aguar­da el FMI pa­ra dar­le cur­so al acuer­do. Hu­bo ro­ces fi­lo­sos en­tre Mar­cos Pe­ña, Emi­lio Monzó y Ro­ge­lio Fri­ge­rio. El je­fe de Ga­bi­ne­te pre­ten­día que Cam­bie­mos vo­ta­ra en con­tra en el Se­na­do una re­so­lu­ción opo­si­to­ra so­bre la ta­ri­fa de gas cuan­do el con­flic­to ya ha­bía si­do re­suel­to. In­com­pren­si­ble.

En la tor­men­ta ta­ri­fa­ria se co­ló la ser­pen­ti­na de Eli­sa Ca­rrió. La dipu­tada con­di­cio­nó el li­de­raz­go de Ma­cri. Su pe­di­do de re­nun­cia y jui­cio po­lí­ti­co con­tra Ger­mán Ga­ra­vano, el mi­nis­tro de Jus­ti­cia, a quien en­dil­ga com­pli­ci­dad con la im­pu­ni­dad y ob­je­ta a cier­tos ase­so­res, pa­re­ce só­lo la fru­ti­lla de un pos­tre ma­yor: la lí­der de la Coa­li­ción se apro­pia de la lu­cha con­tra la co­rrup­ción. A tal pun­to que for­zó dos ve­ces la se­ma­na pa­sa­da al Pre­si­den­te a enar­bo­lar las ban­de­ras so­bre ese te­ma. Por pri­me­ra vez tam­bién dos mi­nis­tros –Alejandro Fi­noc­chia­ro y Ca­ro­li­na Stan­ley-- tra­za­ron un lí­mi­te a la dipu­tada. La trans­pa­ren­cia es un ac­ti­vo del cual aún dis­po­ne el Go­bierno. Pe­ro exis­te una di­fe­ren­cia de in­ten­si­dad y per­ga­mi­nos cuan­do lo en­car­nan Ma­cri y Ca­rrió.

Qui­zás una pren­da de paz en­tre am­bos pue­da ocul­tar­se en la Cor­te Su­pre­ma. Ro­sen­krantz aca­ba de ser de­nun­cia­do por abu­so de au­to­ri­dad. Lo hi­zo el ti­tu­lar de una Fun­da­ción por el Cam­bio Cli­má­ti­co. El nue­vo su­pre­mo y la dipu­tada su­po­nen que de­trás de la ma­nio­bra es­tá la som­bra de Lo­ren­zet­ti. ¿Se­rá la ho­ra de Ca­rrió de reac­ti­var su pe­di­do de jui­cio po­lí­ti­co con­tra el abo­ga­do de Ra­fae­la? ¿Se­rá tam­bién la ho­ra de Ma­cri de no re­sis­tir­se más?

La pol­va­re­da en el má­xi­mo Tri­bu­nal no lle­ga en buen mo­men­to. No pa­re­ce una se­ñal apro­pia­da en una ins­tan­cia en que el país re­quie­re re­cu­pe­rar con­fian­za. Se sal­dó sim­ple­men­te una ba­ta­lla: el has­tío exis­ten­te por el ma­ne­jo per­so­na­lis­ta de los do­ce años de co­man­do de Lo­ren­zet­ti. Pe­ro aso­ma otra: la fac­ti­bi­li­dad de que Ro­sen­krantz re­cons­tru­ya un sis­te­ma de ma­yo­rías, co­mo el que hi­zo va­ler su an­te­ce­sor. Le es­pe­ra una ta­rea ar­dua por­que sus pa­res, in­clu­so aque­llos que lo un­gie­ron, des­con­fían. Un po­co por su pre­sun­ta pro­xi­mi­dad a la Ca­sa Ro­sa­da. Otro po­co, a raíz de que pue­da imi­tar los pa­sos y el es­ti­lo de su an­te­ce­sor.

El Pre­si­den­te so­me­te a prue­ba con de­ma­sia­da fre­cuen­cia su li­de­raz­go. Se em­pe­ci­nó con la ta­ri­fa de gas y de­bió re­cal­cu­lar.

Ex pre­si­den­te Juan Do­min­go Pe­rón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.