Por qué Trump es Trump

Clarin - - ZONA -

Ro­dol­fo Te­rragno Po­lí­ti­co y di­plo­má­ti­co

La era Trump co­men­zó con la des­truc­ción, en 2001, de las To­rres Ge­me­las. Na­die pa­re­ce pen­sar­lo así. Sin em­bar­go, sin acep­tar es­to es muy di­fí­cil ex­pli­car (no ha­blo de jus­ti­fi­car) por qué Do­nald Trump tie­ne do­mi­ci­lio en la Ca­sa Blan­ca des­de ha­ce ca­si dos años; y más di­fí­cil aun, por qué el apo­yo que re­ci­bió en 2016 es­tá in­tac­to.

Que se du­de de la re­la­ción To­rres Ge­me­las-Trump es, has­ta cier­to pun­to, ló­gi­co. El aten­ta­do fue trá­gi­co pe­ro ais­la­do, y es­tá le­jano en el tiem­po. Ade­más, no hu­bo en­ton­ces reac­cio­nes ma­si­vas, ni ma­ni­fes­ta­cio­nes de xe­no­fo­bia o an­ti-is­la­mis­mo. Pe­ro el “Amé­ri­ca first” em­pe­zó a in­cu­bar­se mien­tras las to­rres se des­plo­ma­ban. Has­ta ese ins­tan­te Es­ta­dos Uni­dos se sen­tía in­vul­ne­ra­ble.

Las gue­rras mun­dia­les del si­glo vein­te no lo to­ca­ron. Su­frió só­lo un ata­que: el de Ja­pón, en la is­la de Ha­wai, a unos 7.000 ki­ló­me­tros de Was­hing­ton. Y cua­tro años más tar­de, co­mo si fue­ra una des­pro­por­cio­na­da ven­gan­za, bo­rró del ma­pa, con bom­bas ató­mi­cas, dos ciu­da­des ja­po­ne­sas.

Aque­llas gue­rras in­cen­dia­ron Eu­ro­pa, pe­ro ni una chis­pa lle­gó a te­rri­to­rio nor­te­ame­ri­cano. No só­lo eso: Es­ta­dos Uni­dos fue a apa­gar los in­cen­dios eu­ro­peos y emer­gió, en am­bos ca­sos, co­mo “sal­va­dor de las li­ber­ta­des”. Sus de­rro­tas pos­te­rio­res ocu­rrie­ron en lu­ga­res re­mo­tos, co­mo Co­rea o Viet­nam. Pe­ro ni el na­zis­mo ni el co­mu­nis­mo osa­ron ata­car­lo en su pro­pia ca­sa.

Y si bien hu­bo un tiem­po de te­mor a la Unión So­vié­ti­ca, cuan­do los so­vié­ti­cos ins­ta­la­ron mi­si­les en Cu­ba, John Ken­nedy los echó sin pro­ble­mas. Y, fi­nal­men­te, esa otra su­per­po­ten­cia se de­rrum­bó so­la. Des­apa­re­ci­do el gran enemi­go, Es­ta­dos Uni­dos sin­tió que el mun­do en­te­ro le per­te­ne­cía. Era “el fin de la His­to­ria”.

Sin em­bar­go, un día, un pu­ña­do de sui­ci­das, sin más ar­mas que cu­chi­llos, se apo­de­ró de un par de avio­nes nor­te­ame­ri­ca­nos y de­mo­lió en Nue­va York esas to­rres: los dos edi- fi­cios más al­tos del mun­do: 110 pi­sos ca­da uno. El enemi­go ya no era una gi­gan­tes­ca na­ción. Era el hom­bre, Bin La­den, que se ha­bía va­li­do de aque­llos sui­ci­das pa­ra ha­cer tem­blar al “amo del mun­do”. Es­ta­dos Uni­dos se pro­pu­so ase­si­nar a ese hom­bre y, po­co des­pués, lo lo­gró. El Pre­si­den­te y la Se­cre­ta­ria de Es­ta­do si­guie­ron por te­le­vi­sión, des­de Was­hing­ton, la eje­cu­ción pri­va­da de ese te­rro­ris­ta so­li­ta­rio. Hu­bo en Es­ta­dos Uni­dos ali­vio y or­gu­llo. La su­per­po­ten­cia ha­bía ma­ta­do a un hom­bre. De to­dos mo­dos, el sen­ti­mien­to de in­se­gu­ri­dad no des­apa­re­cía.

Y vino a agre­gar­se el im­pa­ra­ble cre­ci­mien­to de Chi­na. Es­ta­ba en cur­so, ade­más, la pér­di­da de la su­pe­rio­ri­dad in­dus­trial nor­te­ame­ri­ca­na. Si bien Ford sigue li­de­ran­do hoy la in­dus­tria au­to­mo­triz, los nor­te­ame­ri­ca­nos y el mun­do an­dan ca­da vez más en Hon­da, To­yo­ta o Hyun­dai. Las pan­ta­llas del iPho­ne –el te­lé­fono in­te­li­gen­te del nue­vo gi­gan­te nor­te­ame­ri­cano, Ap­ple- las fa­bri­ca cu­rio­sa­men­te su com­pe­ti­dor sur­co­reano, Sam­sung, que ya su­pe­ra a Ap­ple en el mer­ca­do mun­dial. En por­cen­ta­jes de uni­da­des ven­di­das en to­do el mun­do (di­rec­ta­men­te a usua­rios por agen­tes ofi­cia­les) Sam­sung tie­ne 20,8%, Ap­ple” 19.7 y la chi­na Wa­wei aso­ma con 9.

El re­so­nan­te éxi­to de Goo­gle, Fa­ce­book o What­sApp no com­pen­sa, pa­ra gran par­te de los nor­te­ame­ri­ca­nos, el de­te­rio­ro in­dus­trial. La eco­no­mía glo­bal es­tá gi­ran­do a los ser­vi­cios, pe­ro eso no con­sue­la a la abun­dan­te mano de obra no ca­li­fi­ca­da que tie­ne Es­ta­dos Uni­dos. En el oes­te del país, don­de los in­mi­gran­tes su­man 43.700.000, la gran ma­yo­ría pro­ve­nien­te de Mé­xi­co, hay fuer­tes que­jas por­que, se di­ce, la in­mi­gra­ción “ro­ba” pues­tos de tra­ba­jo y con­ges­tio­na los ser­vi­cios de sa­lud y edu­ca­ción. Trump emer­gió co­mo lí­der po­pu­lis­ta di­cien­do co­sas equi­va­len­tes a és­tas: “No per­mi­ti­ré que Chi­na des­tru­ya nues­tra eco­no­mía”, “Voy a po­ner aran­ce­les pa­ra con­te­ner la im­por­ta­ción”, “Voy pro­te­ger a nues­tras em­pre­sas” “Y al em­pleo de los nor­te­ame­ri­ca­nos”. “Voy a le­van­tar un mu­ro pa­ra ter­mi­nar con la in­mi­gra­ción me­xi­ca­na”. “No voy a per­mi­tir que Eu­ro­pa nos im­pon­ga sus re­glas”. “No voy a to­le­rar que usen el cam­bio cli­má­ti­co pa­ra de­te­ner nues­tro de­sa- rro­llo in­dus­trial”.

Fue eso lo que le dio el triun­fo. Al­gu­nas co­sas ha cum­pli­do. Pu­so fuer­tes aran­ce­les a la im­por­ta­ción de pro­duc­tos chi­nos. Re­ti­ró a Es­ta­dos Uni­dos del Acuer­do de Pa­ris so­bre cam­bio cli­má­ti­co. Aban­do­nó el Pac­to Nu­clear. Obli­gó a re­for­mar el NAF­TA. Pe­ro su re­tó­ri­ca, que por aho­ra sue­na bien a los oí­dos de los na­cio­na­lis­tas que lo vo­ta­ron, se tor­na pe­li­gro­sa. Ca­li­fi­có a la Unión Eu­ro­pea de “enemi­ga” de Es­ta­dos Uni­dos” y aun­que me­nos en­fá­ti­ca­men­te, tam­bién a Chi­na y Ru­sia. Da la re­tó­ri­ca po­dría lle­gar has­ta la fuer­za: no ha des­car­ta­do la po­si­bi­li­dad de una “ope­ra­ción mi­li­tar” en Ve­ne­zue­la. Has­ta aho­ra Trump ha man­te­ni­do fuer­za po­lí­ti­ca.

Cuan­do fue ele­gi­do, en 2016, mu­chos pro­nos­ti­ca­mos que, du­ran­te su pre­si­den­cia, los le­gis­la­do­res re­pu­bli­ca­nos se di­vi­di­rían, un sec­tor sec­tor le qui­ta­ría el apo­yo a Trump y él se que­da­rías sin ma­yo­ría en el Con­gre­so.

La se­ma­na pa­sa­da, Trump lo­gró que el blo­que re­pu­bli­cano en­te­ro die­ra luz ver­de pa­ra que su tan con­tro­ver­ti­do can­di­da­to, Brett Ka­va­naugh, se con­vir­tie­ra en juez de la Cor­te Su­pre­ma. El mes pró­xi­mo el pa­no­ra­ma pue­de cam­biar. El día 9 ha­brá elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas pa­ra re­no­var par­te de am­bas cá­ma­ras. Los pre­si­den­tes sue­len per­der es­tas elec­cio­nes de me­dio tér­mino. Se­gún las en­cues­tas, Trump no es­ca­pa­rá al ma­le­fi­cio, aun­que los de­mó­cra­tas pue­den de­rro­tar­lo en vo­tos y no al­can­zar al nú­me­ro de ban­cas que ne­ce­si­tan pa­ra ser ma­yo­ría.

El triun­fo de­mó­cra­ta se­ría el de quie­nes (aun­que con con­tra­dic­cio­nes) alien­tan la paz mun­dial. El de quie­nes creen que la com­pe­ten­cia in­ter­na­cio­nal au­men­ta la efi­cien­cia y fa­vo­re­ce a los con­su­mi­do­res. El de quie­nes des­ta­can que el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co crea más em­pleos de los que des­tru­ye. El de quie­nes pien­san que la in­mi­gra­ción (no in­dis­cri­mi­na­da) apor­ta di­ver­si­dad de ideas, ta­len­to y fuer­za la­bo­ral.

Es pro­ba­ble que esas desea­bles ideas se im­pon­gan. Pe­ro Trump se­gui­rá re­pre­sen­tan­do a una gran par­te de la so­cie­dad nor­te­ame­ri­ca­na ac­tual, si­tua­da en las an­tí­po­das de esa ver­sión pro­gre­sis­ta. Una derrota el mes pró­xi­mo no se­ría su fo­sa. En 2010, Ba­rack Oba­ma per­dió 63 ban­cas y dos años des­pués fue re­elec­to. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.