Pa­blo VI y mon­se­ñor Ro­me­ro, san­tos del Con­ci­lio Va­ti­cano II

Clarin - - ZONA - Mar­co Ga­llo Co­mu­ni­dad de Sant’Egi­dio

En el día de hoy, do­min­go 14 de oc­tu­bre, el Pa­pa Fran­cis­co ca­no­ni­za­rá a su pre­de­ce­sor, el Pa­pa Pa­blo VI, y al Obis­po már­tir sal­va­do­re­ño mon­se­ñor Os­car Ar­nul­fo Ro­me­ro Gal­dá­mez. Es un evento de una ex­tra­or­di­na­ria im­por­tan­cia por­que es muy cla­ro que sus vi­das no han que­da­do so­la­men­te an­cla­das a la his­to­ria de la Igle­sia ca­tó­li­ca, sino que han mar­ca­do pro­fun­da­men­te las re­la­cio­nes con la so­cie­dad contemporánea.

Pa­blo VI ha si­do el pon­tí­fi­ce que ha con­ti­nua­do y con­du­ci­do has­ta el fi­nal el Con­ci­lio Va­ti­cano II, ini­cia­do por San Juan XXIII. Un Con­ci­lio que ha que­ri­do for­ta­le­cer el diá­lo­go con el mun­do, con la so­cie­dad y par­ti­ci­par en to­do de las pe­nas, de las ale­grías de nues­tra com­ple­ja so­cie­dad. En unas re­fle­xio­nes an­tes de mo­rir Pa­blo VI pre­sen­ta de es­te mo­do el per­fil de la Igle­sia: “to­ma con­cien­cia de tu na­tu­ra­le­za y de tu mi­sión; ad­quie­re el sen­ti­do de las ne­ce­si­da­des ver­da­de­ras y pro­fun­das de la hu­ma­ni­dad y ca­mi­na po­bre, es de­cir li­bre, fuer­te y amo­ro­sa ha­cia Cris­to”. Una Igle­sia po­bre y “ex­per­ta en hu­ma­ni­dad” es la Igle­sia que­ri­da por Pa­pa Mon­ti­ni, pri­mer pon­tí­fi­ce en la his­to­ria que ha­bla en las Na­cio­nes Uni­das (oc­tu­bre de 1965), en el con­tex­to de un mun­do di­vi­di­do en dos blo­ques ideo­ló­gi­cos. Cuán actuales, mi­ran­do el cua­dro in­ter­na­cio­nal con­tem­po­rá­neo son sus pa­la­bras: “¡Nun­ca ja­más gue­rra! ¡Nun­ca ja­más gue­rra! Es la paz, la paz, la que de­be guiar el des­tino de los pue­blos y de to­da la hu­ma­ni­dad”.

Y a Pa­blo VI se une la fi­gu­ra de mon­se­ñor Os­car Ro­me­ro, el obis­po que ha en­tre­ga­do su vi­da por to­do el pue­blo sal­va­do­re­ño, cuan­do se en­con­tra­ba al bor­de de una gue­rra ci­vil. De he­cho, tras su ase­si­na­to so­bre el al­tar en 1980, el país se pre­ci­pi­ta en el abis­mo de una vio­len­cia tal que pro­vo­ca­rá en 12 lar­gos años mi­les de víc­ti­mas. Ro­me­ro, de­fi­ni­do “el úl­ti­mo már­tir de la Gue­rra Fría”, ami­go de los po­bres, ha si­do un obis­po que ha bus­ca­do en­car­nar en su país las en­se­ñan­zas del Con­ci­lio Va­ti­cano II. Jus­ta­men­te en­con­trán­do­se con Pa­blo VI, un tiem­po an­tes de la muer­te del pon­tí­fi­ce, el Pa­pa lo ani­ma di­cién­do­le: “Us­ted es el obis­po, us­ted es el que man­da, va­ya ade­lan­te”. Y es­tas pa­la­bras di­chas por una fi­gu­ra hon­da­men­te ve­ne­ra­da por el obis­po sal­va­do­re­ño se­rán el viá­ti­co pa­ra su ca­mino ha­cia la cruz del mar­ti­rio.

Ro­me­ro, en una ho­mi­lía del 17 de fe­bre­ro de 1980, po­co más de un mes an­tes de su muer­te, así des­cri­be a la Igle­sia: “Es­te es el com­pro­mi­so de ser cris­tiano; se­guir a Cris­to en su en­car­na­ción. Y si Cris­to es Dios ma­jes­tuo­so que se ha­ce hom­bre hu­mil­de has­ta la muer­te de los es­cla­vos en una cruz y vi­ve con los po­bres, así de­be ser nues­tra fe cris­tia­na. El cris­tiano que no quie­ra vi­vir es­te com­pro­mi­so de so­li­da­ri­dad con el po­bre no es digno de lla­mar­se cris­tiano”.

Ro­me­ro se­rá ca­no­ni­za­do du­ran­te el Sí­no­do de los obis­pos so­bre los Jó­ve­nes y se­rá el pa­trono de la pró­xi­ma Jor­na­da Mun­dial de la Ju­ven­tud en Pa­na­má. Su mo­de­lo y su fe fir­me con­tra las in­jus­ti­cias pue­den ins­pi­rar a mu­chos jó­ve­nes. En un tiem­po de in­di­vi­dua­lis­mo y nar­ci­sis­mo, la fi­gu­ra de Ro­me­ro que do­na su vi­da por los otros, in­di­ca que va­le la pe­na gas­tar los pro­pios ta­len­tos en pos del bien co­mún.

El pri­mer pon­tí­fi­ce la­ti­noa­me­ri­cano, con la ca­no­ni­za­ción de es­tas dos fi­gu­ras, de­ja un men­sa­je: la Igle­sia quie­re ser­vir al mun­do y a la so­cie­dad con es­pe­ran­za y ale­gría a par­tir de los po­bres y en un diá­lo­go sin­ce­ro con una so­cie­dad huér­fa­na de pa­ter­ni­dad y ma­ter­ni­dad. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.