Se­rá el pri­mer ar­qui­tec­to de la Vi­lla 31 y sue­ña con ha­cer un hos­pi­tal pa­ra sus ve­ci­nos

His­to­ria de su­pera­ción. Cé­sar Sa­na­bria se crió y vi­ve en el ba­rrio Pa­dre Mu­gi­ca de Re­ti­ro. Aho­ra quie­re ayu­dar a su gen­te.

Clarin - - SOCIEDAD - Gon­za­lo Her­man gher­man@cla­rin.com

El equi­po de Cla­rín arri­ba a la ter­mi­nal de mi­cros de Re­ti­ro. En el puen­te 5 es­pe­ra Cé­sar Sa­na­bria. Es­tá fu­man­do. Tie­ne un cas­co blan­co de obra ba­jo los bra­zos. Sa­lu­da. Di­ce que su mu­jer y su hi­ja de tres años es­tán en su ca­sa, que que­da en el ba­rrio Pa­dre Mu­gi­ca, de la Vi­lla 31. Se le plan­tea ha­cer la en­tre­vis­ta en su do­mi­ci­lio. “Pa­rá que la avi­so pri­me­ro a mi mu­jer”, res­pon­de. “No le gus­ta que lle­ve vi­si­tas sin avi­sar”. La mu­jer no atien­de la lla­ma­da. Sa­na­bria de­ci­de ir igual.

En el ca­mino cuen­ta co­sas so­bre su vi­da. Di­ce que le fal­ta po­co pa­ra re­ci­bir­se de Ar­qui­tec­to en la UBA. “Me fal­tan tres ma­te­rias. Pe­ro tam­bién ten­go que dar un par de fi­na­les”. co­men­ta. “Es­pe­ro que es­te fin de año me pue­da re­ci­bir”, agre­ga y ya pal­pi­ta el sue­ño de te­ner un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio. Eso lo con­ver­ti­rá en el pri­mer ar­qui­tec­to de la vi­lla.

Cé­sar se de­tie­ne fren­te a una puer­ta de cha­pa ne­gra, so­bre la cual hay un nú­me­ro es­cri­to a mano que in­di­ca su di­rec­ción. Del otro la­do se le­van­ta una es­ca­le­ra ca­ra­col de ace­ro que con­du­ce has­ta el ho­gar de Cé­sar. “Suban con cui­da­do”, pi­de.

La mu­jer de Cé­sar, muy ama­ble, y su hi­ji­ta, que mi­ra con cu­rio­si­dad, re­ci­ben a los pe­rio­dis­tas “¿Quie­ren ha­cer la no­ta en el es­tu­dio?”, pre­gun­ta. En ese cuar­to, Cé­sar tie­ne una compu­tado­ra y mu­chos de sus tra­ba­jos de la fa­cul­tad. En ese mis­mo lu­gar es po­si­ble com­pren­der el es­fuer­zo que es­tá ha­cien­do pa­ra po­der re­ci­bir­se.

Di­ce que tie­ne la idea, una vez que se re­ci­ba, de ha­cer un hos­pi­tal aden- tro de la vi­lla. “Uno de me­dia­na com­ple­ji­dad. Por­que acá es un pro­ble­ma la sa­lud. Hay que abrir ca­lles pa­ra que las am­bu­lan­cias pue­dan en­trar. Hay sa­li­tas de pri­me­ra ur­gen­cia, pe­ro se ne­ce­si­ta un hos­pi­tal”, cuen­ta Sa­na­bria co­mo si ya tu­vie­se to­do el plano ter­mi­na­do en su ca­be­za.

Cé­sar tie­ne 34 años. Se crió en Re­ti­ro. “Mi vie­jo la­bu­ra­ba en la cons­truc­ción. Fa­lle­ció cuan­do yo era ado­les­cen­te. Y creo que de él sa­qué la pa­sión por la arquitectura y la cons­truc­ción”, ex­pli­ca. “Ayu­da­ba a mi vie­jo en las chan­gas. Le lus­tra­ba los za­pa­tos, le la­va­ba la in­du­men­ta­ria. Ha­cía lo que po­día”, re­cuer­da.

Mien­tras ha­cía es­to, Sa­na­bria es­tu­dia­ba y tra­ba­ja­ba pa­ra ter­mi­nar la es­cue­la. “Hay un co­le­gio cer­cano, a 300 me­tros, don­de hi­ce jar­dín, pri­ma­ria y se­cun­da­ria”, di­ce.

“Me en­can­ta di­se­ñar y la eje­cu­ción de obra”, afir­ma. Y acla­ra que le cos­tó mu­cho es­tu­diar. “No es una ca­rre­ra fá­cil. Es mu­cho tiem­po que le te­nés que de­di­car. Ade­más los ma­te­ria­les son ca­ros de cos­tear”.

“¿Có­mo ha­cías pa­ra com­prar­te los ma­te­ria­les?”, pre­gun­ta es­te cro­nis­ta. “Mu­chas ve­ces me iba a los cen­tros de es­tu­dian­te y me da­ban una be­ca par­cial o to­tal. Tam­bién tu­ve que ha­cer chan­gas pa­ra pa­gar­los”, cuen­ta.

Cé­sar arran­có en 2007 la fa­cul­tad y con­fie­sa que aban­do­nó va­rias ve­ces por­que no po­día cu­brir los gas­tos. “En el me­dio me ca­sé, tu­ve una hi­ja y la si­tua­ción eco­nó­mi­ca no al­can­za­ba. Fue una ca­rre­ra bas­tan­te ac­ci­den­ta­da”. Pe­ro aún así, Sa­na­bria si­guió ade­lan­te y es­te año es­pe­ra re­ci­bir­se.

“No soy una per­so­na de ofi­ci­na. Me gus­ta es­tar en la cons­truc­ción”, co­men­ta. “¿Y tu sue­ño cuál es?”, le pre­gun­ta es­te cro­nis­ta. “Re­ci­bir­me y em­pe­zar a tra­ba­jar co­mo ar­qui­tec­to y ha­cer mi apor­te el pro­ce­so de ur­ba­ni­za­ción del ba­rrio, que es muy im­por­tan­te”, res­pon­de sin ti­tu­bear. ■

WALDMANN

Es­fuer­zo. A Cé­sar to­do le cues­ta más pe­ro igual lo lo­gra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.