Los “ca­za­do­res” que se arries­gan a las pi­ca­du­ras pa­ra crear an­tí­do­tos

Un do­cu­men­tal web mues­tra la ta­rea de los bió­lo­gos que bus­can y ma­ni­pu­lan ser­pien­tes, es­cor­pio­nes y ara­ñas.

Clarin - - SOCIEDAD -

A Emi­li­ano Lér­to­ra le di­cen que es­tá lo­co. “Sí, sí”, di­ce él. Ob­vio. Es bió­lo­go y gran par­te de su tra­ba­jo con­sis­te en con­vi­vir y ma­ni­pu­lar ani­ma­les pe­li­gro­sos. Ser­pien­tes enor­mes y otros bichos com­pli­ca­dos, co­mo ara­ñas, es­cor­pio­nes y ala­cra­nes.

¿Con qué ne­ce­si­dad? Una muy im­por­tan­te: for­ma par­te del equi­po del Ins­ti­tu­to Mal­brán que se de­di­ca a pro­du­cir an­tí­do­tos que sal­van vi­das. El Ve­neno que cu­ra: el tí­tu­lo de la se­gun­da en­tre­ga de Do­cu­men­ta­les Cla­rín que se pre­sen­ta hoy en Cla­rin.com. La pro­duc­ción se me­te en el co­ra­zón del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Pro­duc­ción de Bio­ló­gi­cos. Las cá­ma­ras es­tán aden­tro de los re­cin­tos don­de, en pleno Bue­nos Ai­res, vi­ven las ser­pien­tes y ani­ma­les de otras es­pe­cies que se usan pa­ra pro­du­cir los sue­ros que se apli­can a las per­so­nas que su­fren pi­ca­du­ras ve­ne­no­sas gra­ves.

Los bió­lo­gos sa­len en ex­pe­di­cio­nes a bus­car las es­pe­cies. Es una ta­rea te­me­ra­ria. Van a ce­men­te­rios, a ca­sas; a ve­ces se in­ter­nan en la sel­va. Tra­ba­jan con luz ul­tra­vio­le­ta pa­ra en­con­trar de no­che a las presas.

En el Mal­brán se pro­du­cen por año unos 25.000 de es­tos sue­ros an­ti ve­neno. La ma­yo­ría son pa­ra apli­car a víc­ti­mas de ala­cra­nes. Los bió­lo­gos tam­bién se ocu­pan de criar al alimento pa­ra es­tos ani­ma­les: los es­cor­pio­nes, por ejem­plo, co­men cu­ca­ra­chas.

En es­te tra­ba­jo to­dos los mo­men­tos son pe­li­gro­sos. “Siem­pre hay ries­go de ta­ras­cón”, di­ce Emi­li­ano Lér­to­ra, ha­bi­li­do­so ma­ni­pu­la­dor de ser­pien­tes. El bió­lo­go ex­pli­ca que hay que te­ner un ac­ti­tud “fir­me y se­gu­ra”. Y que só­lo una vez lo mor­die­ron, en una mano: “Me to­co y sien­to los dien­tes en­cap­su­la­dos.”

En el ins­ti­tu­to de Ba­rra­cas tra­ba­jan con ser­pien­tes de co­ral, cas­ca­bel y ya­ra­rá. Tam­bién con ara­ñas viu­da ne­gra y del rin­cón, en­tre otras. Las pro­vin­cias de la re­gión no­res­te son las que más re­cla­man an­tí­do­tos: For­mo­sa, Co­rrien­tes y Cha­co.

El tra­ba­jo es in­ten­so y cons­tan­te. Una prue­ba es que pa­ra ob­te­ner 1.500 do­sis de an­tí­do­to pa­ra pi­ca­du­ra de escorpión hay que jun­tar en­tres 500 y 800 ani­ma­les. No re­sis­ten una ex­trac­ción de de­trás de otra y es ne­ce­sa­rio es­pa­ciar­las pa­ra que pue­dan ren­dir.

El do­cu­men­tal de Cla­rín mues­tra el tra­ba­jo del bió­lo­go Lér­to­ra en to­das sus fa­ce­tas. En la bús­que­da, se­lec­cio­nan­do ani­ma­les, or­de­ñán­do­los pa­ra sa­car­les el an­tí­do­to. Las imá­ge­nes son im­pre­sio­nan­tes. Él sien­te pa­sión por lo que ha­ce. Pien­sa que el mo­men­to cul­mi­nan­te es­tá afue­ra del la­bo­ra­to­rio: “Cuan­do va­mos a un hos­pi­tal y ve­mos a un ni­ño que es­tá tra­ta­do y ha­ce dos se­ma­nas le pu­sie­ron 5 am­po­llas de un an­tí­do­to, ahí nos da­mos cuen­ta de que es una lo­cu­ra lo que es­ta­mos ha­cien­do.” ■

FO­TOS: GA­BRIEL PECOT

En ac­ción. Emi­li­ano Lér­to­ra es uno de los bió­lo­gos que tra­ba­jan en el Ins­ti­tu­to Mal­brán.

Pe­li­gro. Los es­pe­cia­lis­tas ase­gu­ran que la cla­ve pa­ra re­du­cir ries­gos es te­ner una ac­ti­tud “fir­me y se­gu­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.