“Mo­li”, el ilus­tra­dor de cuen­tos fan­tás­ti­cos que ca­yó por li­de­rar una ban­da de fal­si­fi­ca­do­res

Es­tá acu­sa­do de ven­der li­cen­cias de con­du­cir tru­chas por $ 5.000. Ha­bía mon­tan­do un la­bo­ra­to­rio en un de­par­ta­men­to de Ca­ba­lli­to, don­de fa­bri­ca­ba cien­tos de re­gis­tros por mes.

Clarin - - POLICIALES - Na­ta­lia Ioc­co nioc­co@cla­rin.com

Tar­da­ron me­ses en des­cu­brir a “Mo­li”. Se es­con­día de­trás de un chip pre­pa­go sin re­gis­trar y de una pi­la de di­bu­jos de cien­cia fic­ción. En el uni­ver­so del In­creí­ble Hulk “Mo­li” era el nom­bre de un he­chi­ce­ro. En el mun­do del có­mic era un ilus­tra­dor de per­so­na­jes fan­tás­ti­cos. En Ca­ba­lli­to no era más que un fal­si­fi­ca­dor: la ban­da que li­de­ra­ba ha­cía cien­tos de re­gis­tros de con­du­cir por mes y ca­yó con más de 4 mil li­cen­cias tru­chas en la ca­lle.

“Mo­li” re­sul­tó ser el apo­do de Ga­briel Omar Mo­li­na­ri (53), que so­lía de­di­car­se a di­bu­jar. Hi­zo ta­pas de li­bros de cien­cia fic­ción pa­ra edi­to­ria­les ar­gen­ti­nas y chi­le­nas. No­ve­las, an­to­lo­gías y has­ta cuen­tos pa­ra ado­les­cen­tes lle­van su ar­te en la ta­pa.

Se es­for­zó por en­trar en el mun­do de los có­mics y es­tu­vo cer­ca. En pleno au­ge de los jue­gos de rol ilus­tró una se­rie de car­tas y fi­gu­ri­tas de co­lec­ción (Mi­tos y le­yen­das, Có­di­go Sa­mu­rai y Ca­zau­rios). Pa­ra 2010 sus per­so­na­jes lle­na­ron los ál­bu­mes y se con­vir­tie­ron en un re­cuer­do de cul­to. Ese tra­ba­jo le va­lió in­vi­ta­cio­nes a con­ven­cio­nes de có­mics y otros even­tos del mun­do de la cien­cia fic­ción. Se ro­deó con al­gu­nos de los me­jo­res ilus­tra­do­res del país y se man­tu­vo en el círcu­lo.

Pe­ro al­go pa­só y su his­to­ria mu­tó. Fue ahí que “Mo­li” em­pe­zó a di­ver­si­fi­car su tra­ba­jo y se acer­co al mun­do del po­ker. “Se es­ta­ba de­di­can­do a eso, ju­ga­ba pro­fe­sio­nal o se­mi-pro­fe­sio­nal­men­te por in­ter­net”, con­tó una per­so­na que tra­ba­jó con él. Pe­ro pa­re­ce que esa ca­rre­ra tam­po­co le fun­cio­nó y el de­rro­te­ro ter­mi­nó en de­li­to. Sus ta­len­tos pa­ra el di­bu­jo, el per­fec­cio­nis­mo y el uso de los pro­gra­mas ade­cua­dos fue­ron las ha­bi­li­da­des que usó pa­ra lo­grar mi­les de do­cu­men­tos fal­sos que cir­cu­lan por to­da la Ciu­dad y el Gran Bue­nos Ai­res.

Mo­li­na­ri tra­ba­ja­ba en el al­ti­llo de la ca­sa que com­par­tía con su her­ma­na y su so­bri­na en Ca­ba­lli­to, a cua­tro cua­dras de la can­cha de Fe­rro. En los re­gis­tros que la Fis­ca­lía N°5 de Mo­rón en­con­tró tras va­rios alla­na­mien­tos ha­bía un cua­derno con 4.500 pe­di­dos, ano­ta­dos uno por uno, y un ca­len­da­rio que cuan­ti­fi­ca­ba los tra­ba­jos rea­li­za­dos du­ran­te ca­da mes de 2017. En la ma­yo­ría el nú­me­ro su­pe­ra­ba am­plia­men­te los 100.

Ese vo­lu­men de pro­duc­ción exi­gía un ta­ller equi­pa­do. “Só­lo de ma­qui­na­rias te­nía una in­ver­sión cer­ca­na al me­dio mi­llón de pe­sos”, con­fir­ma­ron los in­ves­ti­ga­do­res a Cla­rín. Im­pre­so­ras, compu­tado­ras y pro­gra­mas lis­tos pa­ra fal­si­fi­car cual­quier co­sa es­ta­ban en su es­cri­to­rio. Un “pe­di­do” po­día es­tar lis­to en mi­nu­tos y tras­la­da­do a cual­quier pun­to de la ciu­dad y el Co­n­ur­bano en cues­tión de ho­ras. Su es­pe­cia­li­dad eran los re­gis­tros de con­du­cir, pe­ro en­con­tra­ron ras­tros de DNI, cer­ti­fi­ca­dos ana­lí­ti­cos, cal­co­ma­nías de Ve­ri­fi­ca­ción Téc­ni­ca Vehi­cu­lar (VTV) y evi­den­cias de que es­ta­ban ha­cien­do prue­bas pa­ra fa­bri­car pa­sa­por­tes.

El pro­ce­so era com­ple­ta­men­te di­gi­tal. “Mo­li” re­ci­bía por What­sApp una fo­to car­net, una ima­gen de la fir­ma so- bre un pa­pel blan­co y otra del DNI de los “clien­tes”. Di­gi­ta­li­za­ba to­da la in­for­ma­ción y di­se­ña­ba la li­cen­cia o el do­cu­men­to. Co­bra­ban en­tre $ 3 mil y $ 5 mil, “de­pen­dien­do la ca­ra” y su­ma­ban $ 500 por ca­da ca­te­go­ría que ne­ce­si­ta­ra el con­duc­tor.

“Mo­li era el ce­re­bro, or­ga­ni­za­dor y el fal­si­fi­ca­dor de la ban­da. Las im­pre­so­ras eran su­yas, la ma­yo­ría las ha­bía ad­qui­ri­do en el ex­te­rior, el ne­go­cio era de su­yo. Só­lo te­nía con­tac­to con Nés­tor Sainz de Ajá (54), otro de los de­te­ni­dos, que a su vez or­ga­ni­za­ba a quie­nes se en­car­ga­ban de cap­tar a los clien­tes en la ca­lle”, ex­pli­ca­ron fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción.

Mo­li­na­ri, Sainz de Ajá es­tán pre­sos des­de ha­ce tres me­ses. Se­gún pu­die­ron pro­bar los in­ves­ti­ga­do­res, ha­ce al me­nos dos años que ope­ra­ban jun­tos (ver Un po­li­cía...).

Los in­ves­ti­ga­do­res en­con­tra­ron al me­nos 50 ca­sos de “clien­tes” que tra­mi­ta­ron una li­cen­cia de con­du­cir tru­cha con es­ta ban­da. En­tre los ca­sos que ci­tan hay quie­nes fa­lla­ron en exá­me­nes teó­ri­cos, al­gu­nos que ne­ce­si­ta­ban pre­sen­tar per­mi­sos pa­ra con­du­cir ma­qui­na­ria pe­sa­da; otros que te­nían prohi­bi­ción ju­di­cial de con­du­cir; y has­ta ca­mio­ne­ros que se que­da­ron va­ra­dos con un car­ga­men­to a mi­tad de ca­mino des­pués de un con­trol.

En el ta­ller de “Mo­li” ha­bía se­llos de dis­tin­tas ju­ris­dic­cio­nes, mi­les de fo­tos de clien­tes a quie­nes les ha­bían fal­si­fi­ca­do do­cu­men­ta­ción, so­bres con en­car­gos pen­dien­tes de en­tre­ga y cien mil pe­sos en efec­ti­vo. “Los que so­li­ci­tan el re­gis­tro son impu­tados a quie­nes no se les am­plió la impu­tación. Pe­ro ca­da una de esas per­so­nas es un coau­tor en la fal­si­fi­ca­ción de un do­cu­men­to pú­bli­co”, acla­ra­ron en la UFI N° 5 de Mo­rón.

El fis­cal Clau­dio Ovie­do so­li­ci­tó la pri­sión pre­ven­ti­va de los cua­tro de­te­ni­dos y que la cau­sa sea tras­la­da­da al fue­ro de la jus­ti­cia Fe­de­ral, por­que se tra­tó de “un de­li­to con do­cu­men­tos de va­li­dez na­cio­nal” y que se fa­bri­ca­ban en la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res. La in­ves­ti­ga­ción re­ca­yó en esa fis­ca­lía bo­nae­ren­se por­que la pri­me­ra de­nun­cia la rea­li­za­ron en Mo­rón. Fue des­pués de que un con­duc­tor in­ha­bi­li­ta­do por un fa­llo ju­di­cial tras pro­ta­go­ni­zar un ac­ci­den­te fue­ra de­tec­ta­do en un con­trol. Lue­go de que no­ta­ran que su re­gis­tro era fal­so, de­nun­ció que ha­bía si­do “víc­ti­ma de un en­ga­ño” por par­te de un su­pues­to “ges­tor” que le ha­bía fa­ci­li­ta­do el re­gis­tro an­tes de que ven­cie­ra la res­tric­ción.

Esa de­nun­cia de­ri­vó en la in­ves­ti­ga­ción del equi­po de la fis­ca­lía que lle­vó diez me­ses y que em­pe­zó con la in­ter­ven­ción del te­lé­fono de quien le ha­bía ven­di­do la li­cen­cia tru­cha al de­nun­cian­te. Y si­guió con aná­li­sis de re­des so­cia­les, ar­chi­vos di­gi­ta­les y la re­cons­truc­ción pa­so a pa­so de las ma­nio­bras. En las es­cu­chas te­le­fó­ni­cas que­da­ron re­gis­tra­das con­ver­sa­cio­nes que prue­ban que la ma­yo­ría de los “clien­tes” sa­bía que lo que pe­dían era un do­cu­men­to fal­so. “Mo­li” y sus cóm­pli­ces es­tán acu­sa­dos de aso­cia­ción ilí­ci­ta y fal­si­fi­ca­ción de do­cu­men­to pú­bli­co. Po­drían ser con­de­na­dos a diez años en la cár­cel. ■

De­te­ni­do. Ga­briel Omar Mo­li­na­ri (53) tra­ba­jó pa­ra edi­to­ria­les ar­gen­ti­nas y chi­le­nas en dis­tin­tas co­lec­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.