Cit­ta­di­ni y Ro­mai­ro­ne son de oro y la ve­la apor­tó la me­da­lla de siem­pre

El san­pe­drino y la por­te­ña fue­ron sex­tos en la re­ga­ta fi­nal y fes­te­ja­ron a lo gran­de en la cla­se Na­cra 15.

Clarin - - DEPORTES - Lu­cia­na Aran­guiz la­ran­guiz@cla­rin.com

Pa­ra Dan­te Cit­ta­di­ni y Te­re­sa Ro­mai­ro­ne, el agua es co­mo un se­gun­do ho­gar. Cuan­do eran chi­qui­tos, en mo­men­tos y si­tua­cio­nes dis­tin­tas, des­cu­brie­ron su amor por la na­ve­ga­ción y arran­ca­ron sus ca­mi­nos ca­da uno por su la­do. Has­ta que un sue­ño olím­pi­co los unió. A prin­ci­pios de año co­men­za­ron a na­ve­gar jun­tos full ti­me el bar­co de Na­cra 15. Com­bi­na­ron ta­len­to, es­fuer­zo y ga­nas, con Bue­nos Ai­res 2018 co­mo ob­je­ti­vo. Y ayer, tan­to tra­ba­jo tuvo su pre­mio. Por­que el san­pe­drino y la por­te­ña se subie­ron a lo más al­to del po­dio de esa cla­se del yach­ting en los Jue­gos Olím­pi­cos de la Ju­ven­tud y su­ma­ron la ter­ce­ra me­da­lla de oro pa­ra la mi­sión na­cio­nal.

La du­pla ar­gen­ti­na -pa­ra mu­chos, la gran fa­vo­ri­ta tras ga­nar en ju­lio el Mun­dial ju­ve­nil de Cor­pus Ch­ris­ti y en agos­to, el Cam­peo­na­to Eu­ro­peo en el la­go di Co­mo- ter­mi­nó sex­ta en la re­ga­ta fi­nal. Pe­ro gra­cias a las gran- des ac­tua­cio­nes de las prue­bas an­te­rio­res -ha­bía ga­na­do tres y ter­mi­na­do se­gun­da en otras tan­tas-, esa po­si­ción le al­can­zó pa­ra ase­gu­rar­se el pri­mer lu­gar en la cla­si­fi­ca­ción ge­ne­ral con 37 pun­tos. Y lle­gar al tan desea­do oro.

La pla­ta fue pa­ra los fran­ce­ses Ti­touan Pe­tard y Ken­za Cou­tard, se­gun­dos con 44, y el bron­ce pa­ra los ho­lan­de­ses Bjar­ne Bou­wer y Lai­la van der Meer, ter­ce­ros con 45.

Las de­ce­nas de em­bar­ca­cio­nes par­ti­cu­la­res que se acer­ca­ron a la can­cha de re­ga­tas del Naú­ti­co San Isi­dro trans­for­ma­ron las aguas del río de la Pla­ta en una tri­bu­na flo­tan­te y le die­ron un mar­co es­pe­cial a una re­ga­ta que Cit­ta­di­ni, de 17 años, y Ro­mai­ro­ne, de 18, no ol­vi­da­rán ja­más.

“Lo que vi­vi­mos en es­ta fi­nal fue in­creí­ble. Nun­ca ha­bía vis­to tan­ta gen­te en el río. Fue muy emo­cio­nan­te y nos dio mu­chí­si­ma ener­gía”, co­men­tó él, que ha­bía si­do el aban­de­ra­do ar­gen­tino en la ce­re­mo­nia de aper­tu­ra de los Jue­gos.

Los fes­te­jos de los cam­peo­nes se ex­ten­die­ron bas­tan­te. El pri­me­ro fue, por su­pues­to, en el agua ni bien se con­fir­mó el tí­tu­lo. Se ti­ra­ron al río jun­to a Ni­co­lás Schard­gor­dosky, uno de sus en­tre­na­do­res -el otro es Ni­co­lás Ara­go­nés-, y los tres se fun­die­ron en un abra­zo de­jan­do des­cui­da­do el bar­co, que se em­pe­zó a es­ca­par. Por suer­te, bien cer­qui­ta es­ta­ba el gran San­tia­go Lan­ge que se en­car­gó de evi­tar que se ale­ja­ra de­ma­sia­do.

De re­gre­so a la cos­ta, es­col­ta­dos por los bo­ci­na­zos de al­gu­nos de los bar­cos que los ha­bían acom­pa­ña­do, lle­gó el mo­men­to de ma­yor emo­ción. Es que en tie­rra los es­pe­ra­ban sus fa­mi­lias, sus amigos y la gen­te que los acom­pa­ñó en el ci­clo.

“Ver a to­dos ce­le­bran­do en los bar­cos al­re­de­dor nues­tro me ge­ne­ró una ola de sen­ti­mien­tos; fue im­pre­sio­nan­te. Pa­ra mí es muy es­pe­cial ha­ber ga­na­do es­ta me­da­lla en es­te club, que es­tá tan cer­ca de mi ca­sa, y en es­te río, en el que na­ve­gué to­da la vi­da”, con­tó Ro­mai­ro­ne, con una son­ri­sa que no se le bo­rró nun­ca del ros­tro.

Y agre­gó: “Creo que to­da­vía no cae­mos, pe­ro la ver­dad es que es­ta­mos sú­per con­ten­tos. Nues­tro pen­sa­mien­to fue siem­pre con­cen­trar­nos en lo que te­nía­mos que ha­cer y no de­jar que to­do lo que pa­sa­ba atrás nos afec­ta­ra. Y lo lo­gra­mos. Es­to es un pre­mio a to­do el es­fuer­zo y a al­gu­nos sa­cri­fi­cios. Y ha­ce que to­do eso val­ga la pe­na. Aun­que creo que sino nos hu­bie­se ido tan bien, ha­bría va­li­do la pe­na igual”.

Ella no se guar­dó na­da. Se abra­zó con sus ami­gas, llo­ró de ale­gría jun­to a su fa­mi­lia, vol­vió a ti­rar­se al río y se su­mó a los fes­te­jos de la gen­te agi­tan­do una ban­de­ra ce­les­te y blan­ca.

El no fue tan efu­si­vo, pe­ro bas­tó mi­rar­lo a los ojos pa­ra ver có­mo bri­lla­ban de emo­ción. “Ca­paz que no cai­go en lo que pa­só. Ga­na­mos ha­ce muy po­qui­to. Creo que es por eso más que na­da que pa­rez­co tan tran­qui­lo”, re­fle­xio­nó.

“Es­te pro­yec­to em­pe­zó ha­ce mu­cho con Bue­nos Ai­res 2018 co­mo ob­je­ti­vo. Fui­mos cre­cien­do y lo­gran­do co­sas de a po­co, pe­ro siem­pre pen­san­do en es­tos Jue­gos. Es un or­gu­llo muy gran­de ga­nar otra me­da­lla pa­ra Ar­gen­ti­na. Hi­ci­mos bien las co­sas des­de el prin­ci­pio, fui­mos muy pro­li­jos y creo que eso mar­có la di­fe­ren­cia en un cam­peo­na­to muy pa­re­jo. Así que es­toy muy fe­liz”, con­tó.

Una fies­ta in­ter­mi­na­ble fue el Naú­ti­co San Isi­dro pa­ra ce­le­brar la con­quis­ta de Dan­te Cit­ta­di­ni y Te­re­sa Ro­mai­ro­ne, la nue­va du­pla do­ra­da del yach­ting ar­gen­tino. ■

GER­MAN GAR­CIA ADRASTI

En el río. Dan­te Cit­ta­di­ni sos­tie­ne la Ban­de­ra ar­gen­ti­na y Te­re­sa Ro­mai­ro­ne, de pie a su la­do, son la ima­gen de la fe­li­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.