Las Ka­mi­ka­zes hi­cie­ron vi­brar a to­dos con una con­sa­gra­ción his­tó­ri­ca

El Par­que Sar­mien­to des­bor­dó de fa­ná­ti­cos pa­ra alen­tar­las y fes­te­jar con ellas el tí­tu­lo an­te Croa­cia.

Clarin - - DEPORTES - Mau­ri­cio Co­do­cea mco­do­cea@cla­rin.com

La ex­plo­sión de ale­gría só­lo pue­den en­ten­der­la ellas. Ver­las es pre­sen­ciar ca­si un mo­men­to re­li­gio­so. Re­vo­lean sus ojos, sus mi­ra­das se pier­den. No hay ri­to pa­gano y, aun­que no se la ve, ahí es­tá la dio­sa que se in­cor­po­ra en sus múscu­los, en su san­gre, en su al­ma: se lla­ma glo­ria y ven­drá per­so­ni­fi­ca­da, en unos ins­tan­tes, en for­ma de me­da­lla de oro olím­pi­ca. Las Ka­mi­ka­zes, la Se­lec­ción fe­me­ni­na de beach han­dball, lo­gró que Ar­gen­ti­na sea la pri­me­ra cam­peo­na de los Jue­gos de la Ju­ven­tud en es­ta mo­da­li­dad al ven­cer 2-0 (14-10 y 18-16) a Croa­cia.

Ya la se­mi­fi­nal ha­bía si­do un cú­mu­lo de sen­sa­cio­nes. Des­pués de un pri­mer set que las pu­so al bor­de de la de­fi­ni­ción pe­ro un se­gun­do en el que Hun­gría ca­si las pa­só por arri­ba, las chi­cas vi­vie­ron la tan­da de shoot-outs (lo que se­rían los “pe­na­les” de es­te de­por­te) con las emo­cio­nes a flor de piel. Ca­da error pro­vo­ca­ba un su­fri­mien­to la­cri­mó­geno. Lo mis­mo que ca­da acier­to, só­lo que con las ve­nas lle­nas de al­ga­ra­bía.

Zoe Tur­nes lo ex­pre­sa­ba co­mo po­día al fi­na­li­zar el jue­go: “Tra­ta­mos de con­te­ner la emo­ción, pe­ro era muy di­fí­cil. En cuan­to mi­rás y ves a tus pa­pás… Es­toy muy emo­cio­na­da”, al­can­za­ba a de­cir­le a Cla­rín pa­ra vol­ver a llo­rar de in­me­dia­to. Y de in­me­dia­to in­ten­ta­ba fo­ca­li­zar­se: “Aho­ra la ca­be­za es­tá en la ca­be­za de oro… Di­go en la me­da­lla. Ya no sé ni qué es­toy di­cien­do”. El llan­to se mez­cla­ba con la ri­sa en un ges­to fa­cial con­mo­ve­dor.

Cla­ro que fal­ta­ba lo me­jor. A es­ta al­tu­ra, el ri­val era in­dis­tin­to, pe­ro qui­zás el des­tino ju­gó su pa­pel ha­cién- do­le un gui­ño a las chi­cas cuan­do Croa­cia, que ha­bía per­di­do con las Ka­mi­ka­zes en las ron­das pre­vias, eli­mi­nó a Ho­lan­da que, por el con­tra­rio, ha­bía si­do la úni­ca Se­lec­ción en ga­nar­le a las ar­gen­ti­nas.

Y las croa­tas lle­ga­ron a des­me­re­cer a las ar­gen­ti­nas. “Di­je­ron que éra­mos unas su­da­cas (sic) y que no les im­por­ta­ba nues­tro par­ti­do”, re­mar­ca­ría más tar­de la ar­que­ra Ro­sa­rio So­to. Las chi­cas se ha­bían ju­ra­men­ta­do ha­cer­les tra­gar aque­llas pa­la­bras a las eu­ro­peas.

Aun­que ca­si lle­gan a des­tiem­po. En reali­dad, no tan­to, pe­ro tu­vie­ron que agru­par­se en el pu­ña­do de per­so­nas que es­pe­ra­ban in­gre­sar por la zo­na de acre­di­ta­dos (pren­sa, miem­bros de de­le­ga­cio­nes, cuer­pos téc­ni­cos, ju­ga­do­res) por­que el es­ta­dio, li­te­ral­men­te, des­bor­da­ba.

La gen­te se api­ña­ba en sus asien­tos aun­que, va­le des­ta­car, la or­ga­ni­za­ción no abrió el pa­so pa­ra lle­nar los es­pa­cios en­tre las es­ca­le­ras. Lo bien que hi­cie­ron: so­bre­pa­sar esas tri­bu- nas tu­bu­la­res po­dría ha­ber si­do to­do un pe­li­gro.

En el pri­mer par­cial salió a flo­te to­da la ga­rra del se­lec­cio­na­do que, de al­gún mo­do, es pa­rien­te de La Ga­rra del han­dball in­door. En ba­se a una de­fen­sa muy fuer­te (en al­gún mo­men­to lle­ga­ron a co­me­ter tres in­frac­cio­nes al hi­lo), sos­tu­vie­ron la pa­ri­dad y con­tro­la­ron a An­ja Luk­sic. Con una Ca­ro­li­na Pon­ce en lla­mas (3 go­les en 4 lan­za­mien­tos), sa­ca­ron 6 de ven­ta­ja cuan­do que­da­ba ca­si la mi­tad del pe­río­do y lo su­pie­ron sos­te­ner pa­ra lle­var­se el par­cial 14-10.

El se­gun­do pe­río­do en­con­tró el ba­che más pro­nun­cia­do de Ar­gen­ti­na, con al­gu­nos errores en ata­que que per­mi­tie­ron a las croa­tas igua­lar en 8 tras ha­ber es­ta­do cua­tro arri­ba, pe­ro la du­pla Pon­ce-Bo­no­mi sa­có lo me­jor de la pi­vo­te pa­ra es­ti­rar la di­fe­ren­cia con una ac­tua­ción des­ta­ca­da de Ca­ro­li­na asis­tien­do a Gi­se­lla y tam­bién mar­can­do.

Con la ven­ta­ja 18-12, una sal­va­da de So­to a 3 mi­nu­tos del fi­nal pa­re­ció in­cli­nar la ba­lan­za de­fi­ni­ti­va­men­te, pe­se a que los ner­vios de un es­ta­dio a re­ven­tar no se ani­ma­ran a de­cir­lo. Sin em­bar­go, el reloj co­rrió, las croa­tas no pu­die­ron y Ar­gen­ti­na hi­zo his­to­ria en el beach han­dball.

Co­mo di­ce Tur­nes, con los ojos ba­ña­dos en llan­to y glo­ria: “Nun­ca pen­sé que el beach han­dball pu­die­ra ge­ne­rar es­to. Y sí, pue­de ser que sea cul­pa nues­tra”. Cla­ro que sí, chi­cas. Y bien que lo va­le. ■

To­da es­ta gen­te no po­día ver na­da y sin em­bar­go se que­dó a gri­tar por no­so­tras. Nun­ca vi­vi­mos al­go igual. Es in­creí­ble. Mu­chas ve­ces se me pa­só por la ca­be­za ba­jar los bra­zos, pe­ro no lo hi­ce por es­to”. Ji­me­na Ria­di­gos

El beach han­dball de­mos­tró lo que es ha­cien­do his­to­ria. Es­toy se­gu­ra de que mu­cha gen­te se va a ir de acá con ga­nas de prac­ti­car­lo. Es­toy tran­qui­la por­que to­da­vía no caí”.

Fio­re­lla Co­rim­ber­to

GUI­LLER­MO RO­DRÍ­GUEZ ADAMI

Y da­le ale­gría a mi co­ra­zón. Las Ka­mi­ka­zes del beach han­dball celebran en la are­na su fla­man­te oro olím­pi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.