“El pre­su­pues­to siem­pre al­can­za y só­lo hay que ma­ne­jar­lo bien”

Clarin - - DEPORTES - Ma­riano Ryan mr­yan@cla­rin.com

Cuan­do el 11 de abril de 1870 Jus­to Jo­sé de Ur­qui­za fue ase­si­na­do, ape­nas un pu­ña­do de de­por­tes de orí­gen bri­tá­ni­co te­nían un cier­to y mí­ni­mo desa­rro­llo en Ar­gen­ti­na. Ca­si un si­glo y me­dio des­pués, el chozno nieto del mi­li­tar y po­lí­ti­co, Diógenes de Ur­qui­za, se­rá el nue­vo se­cre­ta­rio de De­por­te des­de no­viem­bre. Los tiem­pos, es­tá cla­ro, cam­bia­ron ro­tun­da­men­te...

En el Par­que Ur­bano de Puer­to Ma­de­ro, dis­fru­tan­do a pleno de Bue­nos Ai­res 2018, De Ur­qui­za se aco­mo­da pa­ra el mano a mano con Cla­rín. Y de en­tra­da, an­te el comentario de que el pre­su­pues­to que en­vió el Go­bierno al Con­gre­so pre­vé un re­cor­te no­mi- nal en el área del 9,6 por cien­to en com­pa­ra­ción con 2018, lan­za un tí­tu­lo pa­ra la no­ta: “El pre­su­pues­to siem­pre al­can­za y só­lo hay que ma­ne­jar­lo bien. La Ge­ne­ra­ción do­ra­da no te­nía ni pa­ra la ro­pa. En ple­na cri­sis de 2001 yo tra­ba­ja­ba en Al­par­ga­tas y los di­ri­gen­tes me pi­die­ron por fa­vor que les die­ra ro­pa por­que no te­nían ni pa­ra eso. Ese equi­po fue sub­cam­peón mun­dial y cam­peón olím­pi­co...”

-El pre­si­den­te Ma­cri te ofi­cia­li­zó el vier­nes. ¿Es ver­dad que nun­ca te ha­bía di­cho na­da?

-Es cier­to y ese día me di­jo: “Yo no te ele­gí a vos pe­ro a vos te re­co­men­da­ron”. Es ver­dad que ha­bía ru­mo­res y vo­ces y por eso yo em­pe­cé a ir al CeNARD pa­ra ha­blar con Mac Allis­ter. Oja­lá las tran­si­cio­nes se pu­die­ran ha­cer co­mo la es­tá ha­cien­do Mac Allis­ter con­mi­go. -¿Con­vie­ne que la Se­cre­ta­ría se con­vier­ta en una Agen­cia, co­mo se di­ce que su­ce­de­rá?

-Pon­go el ejem­plo del ENARD, que tra­ba­ja co­mo una agen­cia. La agen­cia te da una ma­yor li­ber­tad y po­dés to­mar de­ci­sio­nes mu­cho más rá­pi­das. En el Es­ta­do a ve­ces hay co­sas que te lle­van un año con­se­guir­las. -¿Dón­de se en­tre­na­rán los atle­tas: en el Cen­tro Na­cio­nal de Al­to Ren­di­mien­to De­por­ti­vo de Nú­ñez o en el nue­vo Par­que Olím­pi­co?

-Sol­da­ti se va a te­ner que usar. Te­ner esas ins­ta­la­cio­nes y no usar­las... -¿Có­mo es­tá el de­por­te ar­gen­tino? -En un mo­men­to de tran­si­ción, pe­ro el tra­ba­jo que se hi­zo con es­tos chi­cos pa­ra los Jue­gos de­mues­tra que pue­de ha­ber grandes de­por­tis­tas en el fu­tu­ro. Y so­bre to­do en de­por­tes no tra­di­cio­na­les pa­ra no­so­tros. -¿El éxi­to de tu ges­tión de­pen­de­rá de las me­da­llas que se ga­nen mien­tras es­tés en el car­go?

-Soy ce­ro ob­se­si­vo con las me­da­llas. Te cuen­to al­go: cuan­do tu­ve la suer­te de es­tar cer­ca de aque­lla Se­lec­ción de bas­quet cam­peo­na olím­pi­ca me di cuen­ta lo que va­lía ga­nar una me­da­lla. El es­fuer­zo pa­ra con­se­guir­la es so­bre­hu­mano y a ve­ces los me­jo­res del mun­do no ga­nan una me­da­lla. Yo en­tien­do que pa­ra mu­chos sea un ob­je­ti­vo pe­ro hay un mon­tón de fac­to­res que in­flu­yen pa­ra ga­nar­la. -¿Cuál es el ni­vel de la di­ri­gen­cia de­por­ti­va ar­gen­ti­na?

-Hay muy bue­na gen­te pe­ro ne­ce­si­ta­mos gen­te jo­ven en el de­por­te. Hay al­gu­nos que es­tán y que tie­nen que en­ten­der que hay que dar un pa­so al cos­ta­do. Cla­ro que los que ven­drán en su lu­gar tie­nen que sa­ber que hay que ha­cer mé­ri­tos pa­ra es­tar allí. Por eso yo su­ma­ría los gri­ses. Que no sea to­do blan­co o ne­gro.

-¿Qué opi­nás de Ge­rar­do Wert­hein? -Le hi­zo muy bien al de­por­te. Ten­go una muy bue­na re­la­ción per­so­nal con él aun­que no soy ami­go. Cla­ro que des­de aho­ra com­par­ti­re­mos mu­chas más co­sas jun­tos.

-¿Y có­mo ca­li­fi­cás la ges­tión de Car­los Mac Allis­ter?

-Yo no lo co­no­cía y creo que hi­zo un muy buen tra­ba­jo. So­bre to­do fue fuer­te en el in­te­rior y con las fe­de­ra­cio­nes, en un tra­ba­jo de hor­mi­ga. -¿Cuál es la fun­ción que de­be te­ner la Se­cre­ta­ría en el de­por­te?

-No se de­be de­di­car só­lo al de­por­te so­cial por­que es muy im­por­tan­te tam­bién en el desa­rro­llo de los atle­tas. No­so­tros te­ne­mos que dar­le al ENARD la ma­te­ria pri­ma pa­ra que ellos la ex­plo­ten. Nos te­ne­mos que de­di­car al de­por­te de ba­se y el ENARD, al al­to ren­di­mien­to. Y es­to la gen­te lo tie­ne que sa­ber.

“Los de­por­tis­tas no son fá­ci­les y no siem­pre tie­nen ra­zón”, dis­pa­ra De Ur­qui­za. “Aun­que lo ló­gi­co es que ten­gan las mis­mas con­di­cio­nes de pre­pa­ra­ción que sus ri­va­les, tie­nen que en­ten­der que a ve­ces no se pue­de”. -¿Hay una ver­da­de­ra po­lí­ti­ca de­por­ti­va en Ar­gen­ti­na?

-Sí. La hay con los Jue­gos Evi­ta, con los Jue­gos Pro­vin­cia­les... La hay con el pro­pó­si­to de sa­car a los chi­cos de la ca­lle, por ejem­plo.

-¿Tam­bién creés que los Jue­gos Olím­pi­cos ab­so­lu­tos pue­den ha­cer­se en Ar­gen­ti­na?

-No es una lo­cu­ra. Se pue­den ha­cer even­tos bue­nos, ren­ta­bles y ho­nes­tos. Pe­ro lo más im­por­tan­te es pen­sar un pro­yec­to bien cla­ro. ■

GUI­LLER­MO RODRIGUEZ ADAMI

Gor­do. Diógenes de Ur­qui­za di­ce que re­ci­bió cien­tos de men­sa­jes de apo­yo. Des­de no­viem­bre re­em­pla­za­rá a Ma­cA­llis­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.