Ope­ra­ti­vo des­alien­to: tra­ban el in­gre­so a la Ciu­dad

En las au­to­pis­tas de la Ciu­dad la cir­cu­la­ción se re­du­jo ape­nas el 2%. Se for­ma­ron lar­gas fi­las de au­tos y tam­bién de pea­to­nes, que de­bie­ron mos­trar los per­mi­sos en puentes y ave­ni­das.

Clarín - - TAPA - In­for­me: Gon­za­lo Her­man

En­trar ayer a Ca­pi­tal fue una ver­da­de­ra odi­sea, es­pe­cial­men­te en los ac­ce­sos del Sur. La es­tra­te­gia del Go­bierno pa­ra “va­ciar” las ca­lles por­te­ñas y del GBA es res­trin­gir, des­alen­tar y con­cien­ti­zar a par­tir de fé­rreos ope­ra­ti­vos y con­tro­les. Es fru­to de un acuer­do en­tre Na­ción, Ciu­dad y Pro­vin­cia y arran­có ayer. El ob­je­ti­vo es de­jar en cla­ro que po­drán pa­sar só­lo los que tie­nen el per­mi­so, y que és­tos lo ha­rán al ca­bo de una lar­ga fi­la, de mo­do de que cir­cu­len es­tric­ta­men­te los que no ten­gan otra op­ción. Ayer se re­gis­tró la ci­fra más al­ta de muer­tos: 48 en un día.

Se re­for­za­ron los con­tro­les en los ac­ce­sos a la Ciu­dad. En la pre­via del re­gre­so a la cua­ren­te­na es­tric­ta -al­go que su­ce­de­rá ma­ña­na-, vol­vie­ron ayer las co­las con ki­ló­me­tros de lar­go, hu­bo de­mo­ras de va­rias ho­ras y que­jas. Pe­ro la cir­cu­la­ción ca­si no se re­du­jo. Se­gún da­tos ofi­cia­les, en las au­to­pis­tas por­te­ñas hu­bo 133 mil vehícu­los: 2% me­nos que el lu­nes pre­vio. Mien­tras que en las prin­ci­pa­les ave­ni­das por­te­ñas re­gis­tra­ron, has­ta la tar­de de ayer, el pa­so de 155 mil vehícu­los, con me­nos de 1% de au­men­to.

Des­de ayer son 40 los pa­sos ha­bi­li­ta­dos -20 ex­clu­si­vos pa­ra tra­ba­ja­do­res de la salud y de fuer­zas de se­gu­ri­dad, en­tre otros- y 27 los que se ce­rra­ron en las úl­ti­mas ho­ras, lue­go de que el Pre­si­den­te de­cre­ta­ra el re­gre­so al ais­la­mien­to más ex­tre­mo en Ca­pi­tal y el Gran Bue­nos Ai­res.

Así, las imá­ge­nes de los úl­ti­mos días de mar­zo vol­vie­ron a ver­se ayer a la ma­ña­na: va­rias ho­ras de de­mo­ra pa­ra re­co­rrer unos po­cos ki­ló­me­tros, con mar­cha a pa­so de hom­bre. En Puen­te La No­ria, Pa­na­me­ri­ca­na y el

Ac­ce­so Oes­te hu­bo con­tro­les des­de la ma­dru­ga­da: los agen­tes che­quea­ban los per­mi­sos, los do­cu­men­tos y el uso de los ta­pa­bo­cas. Tam­bién hu­bo con­tro­les más ex­haus­ti­vos en los puentes pea­to­na­les, en don­de los ve­ci­nos tam­bién tu­vie­ron que es­pe­rar y ha­cer co­las a la in­tem­pe­rie, so­por­tan­do el frío in­ten­so de la ma­ña­na.

En los tre­nes tam­bién hu­bo pro­ble­mas. El fo­co de aten­ción es­tu­vo pues­to en el Sar­mien­to, pa­ra el que co­men­zó a re­gir el sis­te­ma de re­ser­va pre­via de asien­tos. Hu­bo al­gu­nas du­das y una si­tua­ción que en­cen­dió las alar­mas: por las de­mo­ras en el che­queo de per­mi­sos y re­ser­vas, la gen­te ter­mi­nó amon­to­na­da en el tú­nel de la es­ta­ción de Mer­lo (ver pá­gi­na 4).

El ob­je­ti­vo de las au­to­ri­da­des es lle­gar a ma­ña­na con una im­por­tan­te re­duc­ción en la cir­cu­la­ción, tan­to de vehícu­los co­mo en el trans­por­te pú­bli­co. Por eso intensific­aron los con­tro­les des­de ayer: pa­ra que que­de cla­ro que aque­llos que in­ten­ten in­gre­sar a la Ciu­dad ten­drán in­con­ve­nien­tes y de­mo­ras pa­ra ha­cer­lo.

"Tras el anun­cio del vier­nes, me men­ta­li­cé pa­ra ‘cla­var­me’ en los con­tro­les. Si bien sa­lí más tem­prano, cuan­do lle­gué al pea­je, ya ha­bía co­la. Es­ta vez me pi­die­ron que mues­tre el te­lé­fono y el DNI, y se to­ma­ron unos se­gun­dos pa­ra che­quear la in­for­ma­ción. Ade­más, me ad­vir­tie­ron que ten­ga pues­to el bar­bi­jo”, con­tó a Cla­rín el due­ño de un ba­zar, que via­jó de Tor­tu­gui­tas a San Ni­co­lás. El su­yo es uno de los co­mer­cios que fue­ron ha­bi­li­ta­dos pa­ra tra­ba­jar en ma­yo y que ma­ña­na de­be­rán vol­ver a ce­rrar

“No soy tra­ba­ja­dor esen­cial -agre­gó-, pe­ro pu­de pa­sar por­que la app Cui­dar me per­mi­tió re­no­var­lo. En­tien­do que el miér­co­les ya no po­dré cir­cu­lar, por eso me arries­gué a sa­lir hoy, por­que quie­ro or­de­nar el stock en mi lo­cal, des­pa­char lo que te­nía ya ven­di­do, re­ci­bir a un clien­te gran­de y lue­go or­ga­ni­zar el cie­rre."

Con su bol­so al hom­bro, las ma­nos en los bol­si­llos y bar­bi­jo, Ramón le di­jo a es­te dia­rio, con al­go de re­sig­na­ción: "Hay que acos­tum­brar­se. Es­ta es la nue­va nor­ma­li­dad. Es­toy un po­co can­sa­do, pe­ro ¿qué se pue­de ha­cer? Hay que aguan­tar, por­que es­to va pa­ra lar­go. Yo me hi­ce a la idea de que es­tos con­tro­les y to­do lo que es­ta­mos vi­vien­do no ter­mi­na en dos se­ma­nas. Has­ta di­ciem­bre, es­to si­gue igual", con­clu­yó el hom­bre, mien­tras ha­cía co­la pa­ra cru­zar el pa­so pea­to­nal de Ge­ne­ral Paz y Ca­bil­do.

En otro de los pa­sos pa­ra pea­to­nes, el de San Martín y Ge­ne­ral Paz, Es­te­la se mos­tró des­con­cer­ta­da: “No en­tien­do más na­da. ¿Pa­ra qué es­tu­vi­mos cien días en ais­la­mien­to si no pu­di­mos im­pe­dir los con­ta­gios? No sa­ben que ha­cer y lo úni­co que se les ocu­rre es ex­ten­der la cua­ren­te­na. No

Las au­to­ri­da­des pre­vén que el mo­vi­mien­to se re­duz­ca des­de ma­ña­na, al ini­cio de la nue­va fa­se.

so­tros ne­ce­si­ta­mos tra­ba­jar. Si no tra­ba­ja­mos, no co­me­mos. Así de sim­ple", re­su­mió.

En­ri­que, en el cru­ce de Bal­bín, opi­nó muy di­fe­ren­te: “Me pa­re­ce bien que con­tro­len. Es­ta­mos en el pi­co y no hay que per­mi­tir que la gen­te va­ya y ven­ga. Hay que to­mar con­cien­cia por­que, si no le po­ne­mos un freno a es­to aho­ra, des­pués va a ser peor", se la­men­tó.

El se­cre­ta­rio de Trans­por­te y Obras Pú­bli­cas de la Ciu­dad, Juan José Mén­dez, es­ti­mó que las de­mo­ras irán ce­dien­do con las ho­ras: "Lu­nes y martes son dos días de tran­si­ción, por­que aún con­vi­ven per­mi­sos de esen­cia­les con los no esen­cia­les. De­be­ría­mos ver una me­nor cir­cu­la­ción de vehícu­los y de per­so­nas a par­tir del miér­co­les". ■

MA­RIO QUINTEROS

Puen­te de la No­ria. Co­las de va­rios ki­ló­me­tros por los con­tro­les pa­ra ac­ce­der a Ca­pi­tal.

MA­RIO QUINTEROS

Puen­te Puey­rre­dón. La re­vi­sión de los per­mi­sos, vehícu­lo por vehícu­lo, hi­zo que in­gre­sar a Ca­pi­tal fue­ra una odi­sea. La si­tua­ción se re­pli­có en el res­to de los pa­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.