Es mi historia

“La in­fi­de­li­dad de mi pa­dre”

ELLE (Argentina) - - SUMARIO -

Yo lo quie­ro a mi vie­jo, pe­ro es al­go ton­to. Mis ami­gas di­cen que es ma­lo, pe­ro yo no pue­do ter­mi­nar de eno­jar­me. Men­ti­ra, es­toy enoja­da, pe­ro no sé có­mo ma­ne­jar el sen­ti­mien­to. Mi psi­có­lo­go di­ce que eso es ma­lo pa­ra mí. En de­fi­ni­ti­va, la que se sien­te ma­la soy yo. Y sé que es­tá mal, por­que na­da es mi cul­pa, pe­ro se­ré ton­ta, co­mo mi pa­pá.

El es­tá ca­sa­do con Ma­ri­té ha­ce 20 años y se­pa­ra­do de mi ma­má ha­ce 30. Yo ten­go 42, pe­ro es­ta si­tua­ción me ha­ce sen­tir de 4. Quie­ro llo­rar, ha­cer una ra­bie­ta, que al­guien me ha­ga upa y me di­ga que to­do va a pa­sar. Pe­ro bueno...

Ha­ce diez años mi pa­dre se com­pró una lap­top y me pi­dió que lo ayu­de a ha­cer un bac­kup. En re­tros­pec­ti­va lo pien­so y mal­di­go ese mo­men­to en que di­je “sí”. Pa­só que sin que­rer des­cu­brí una car­pe­ta con fo­tos amo­ro­sas de una mujer que no era Ma­ri­té. Pri­me­ro me dio risa.

Ahí es­ta­ba él con la da­ma en cues­tión. Cla­ra­men­te no era su es­po­sa. No sa­bía qué ha­cer con esa in­for­ma­ción. Me sen­tí tan abo­chor­na­da co­mo as­quea­da y no le di­je na­da. Des­pués de que se me pa­só la im­pre­sión, em­pe­cé a pen­sar: ¿pe­ro él no sa­bía que te­nía es­ta car­pe­ta? ¿No se dio cuen­ta? Si no ha­bla­ba con al­guien me iba a vol­ver lo­ca. Le con­té a mi her­mano, que tie­ne dos años más que yo. Pri­me­ro se sor­pren­dió, des­pués me pre­gun­tó si se lo ha­bía di­cho a al­guien y al fi­nal me pre­gun­tó si es­ta­ba se­gu­ra, si ha­bía mi­ra­do bien. Por úl­ti­mo de­ci­dió que yo es­ta­ba con­fun­di­da, que mi pa­dre po­dría ser co­que­to con otras mu­je­res, pe­ro nun­ca me de­ja­ría ver fo­tos de él, que no era ton­to, y me re­co­men­dó ol­vi­dar­me de to­do.

Y eso hi­ce. Cla­ro, la ton­ta era yo. To­dos, in­clui­da mi

ma­dre, que se se­pa­ró de él ha­ce mil, tie­nen a mi pa­dre en un pe­des­tal. El siem­pre fue ma­ra­vi­llo­so, es­for­za­do, di­ver­ti­do. Fue nues­tro sus­ten­to has­ta que nos in­de­pen­di­za­mos y siem­pre es­tá ahí cuan­do al­guien lo ne­ce­si­ta. Por eso, creo, ten­go tan­to lío en la ca­be­za. Si fue­se frío, ta­ca­ño, des­ape­ga­do, se­ría más fá­cil eno­jar­me, ha­cer lo co­rrec­to, de­cir­le que ha­ble con su es­po­sa, que de­je de in­vo­lu­crar­me.

Al po­co tiem­po, cuan­do ya em­pe­za­ba a creer que tal vez ha­bía ima­gi­na­do to­do, él me lla­mó. Me in­vi­tó a to­mar un ca­fé y me di­jo que yo po­dría ha­ber vis­to al­go que era pri­va­do, que no era su in­ten­ción. Me man­tu­ve en si­len­cio. Me ex­pli­có que no es un per­ver­so y que só­lo es na­bo con la tec­no­lo­gía.

No sé por qué no le plan­teé en ese mo­men­to al­go más. Le di­je que no ha­bía vis­to na­da, que no sa­bía de qué ha­bla­ba y que por fa­vor cam­biá­ra­mos de te­ma. Me di cuen­ta de que él sa­bía que yo sa­bía. Pe­ro co­mo si fue­ra un pac­to ma­fio­so él me con­tes­tó “gra­cias”.

En­ton­ces sí, la vi­sión que te­nía de mi pa­dre se es­fu­mó. El es “el vie­jo” pa­ra mi her­mano, “sa­pi­to” pa­ra Ma­ri­té y has­ta “un per­so­na­je di­ver­ti­do” pa­ra mi ma­dre. Pa­ra mí era “pa­pi”. Lo quie­ro co­mo siem­pre, lo ne­ce­si­to, pe­ro me da im­pre­sión su do­ble ca­ra. Es­ta­ba tan dis­pues­ta a ol­vi­dar­me, que si las co­sas hu­bie­ran que­da­do ahí, ha­bría po­di­do ha­cer co­mo si na­da. Pe­ro no. Ese “gra­cias” abrió una puer­ta que no sé, hoy, có­mo ce­rrar.

Un do­min­go vi­nie­ron pa­pá y su es­po­sa a vi­si­tar­me a ca­sa. Era ju­nio. Cuan­do lle­ga­ron me man­da­ron un tex­to pa­ra que va­ya has­ta el au­to a ayu­dar­los a ba­jar ga­seo­sas y tuppers con co­mi­da. Cuan­do lle­gué, mi pa­pá se acer­có y me su­su­rró: “Es­te es tu re­ga­lo del día del pa­dre”. Y me me­tió un pa­que­te en el bol­si­llo.

Lo es­pan­to­so es que yo en­ten­dí al mo­men­to. Que­ría que le die­ra el “re­ga­lo” fren­te a Ma­ri­té pa­ra po­der usar­lo, por­que era de su aman­te. Di­je “fe­liz día” y se lo di.

Ma­ri­té no es mi ma­dre, pe­ro la co­noz­co des­de chi­ca y le ten­go ca­ri­ño. Y aun­que no se lo tu­vie­ra, no es sano que un pa­dre ha­ga par­tí­ci­pe de su do­ble vi­da, in­fi­de­li­dad o lo que sea a su hi­ja. No soy su ami­ga, pe­ro al vie­jo na­die sa­be de­cir­le que no.

Des­de esa tar­de, ca­da tan­to él me lla­ma por ejem­plo un sá­ba­do y me di­ce co­sas co­mo “hoy al­mor­za­mos en el club”. La pri­me­ra vez, aun que­rien­do creer en él, le di­je que no po­día. “No im­por­ta, es por si te lla­ma Ma­ri­té”, di­jo. No sé qué ha­ría si la es­po­sa de mi pa­dre me pre­gun­ta­ra di­rec­ta­men­te. Igual nun­ca lla­mó. Y yo si­go di­cién­do­le a mi pa­pá “ok” ca­da vez. Y cor­to el te­lé­fono y me sa­cu­de un es­ca­lo­frío.

No pue­do de­cir­le que no y no me sien­to bien ca­llán­do­me, pe­ro me ca­llo. Yo, co­mo mujer, creo que un ti­po así es un pi­ra­ta, un men­ti­ro­so. Me se­pa­ré del pa­pá de mi hi­jo mu­cho an­tes de que pa­sa­ra to­do es­to, pe­ro nun­ca vol­ví a te­ner una pa­re­ja es­ta­ble. Des­con­fío.

Es ma­chis­ta su ac­ti­tud: tra­ta a su es­po­sa co­mo a una es­tú­pi­da, le fal­ta el res­pe­to. Y me usa a mí del mis­mo mo­do. Lo que más qui­sie­ra es po­der de­cir lo que pa­sa. Y no pue­do. Si es­to le pa­sa­ra a una ami­ga y ella hi­cie­ra lo que ha­go yo, le di­ría que es­tá lo­ca. Le acon­se­ja­ría que se de­fien­da.

Con los años des­cu­brí que no era un ro­man­ce ni una re­la­ción pa­ra­le­la lo que te­nía mi pa­pá, sino un mon­tón de mu­je­res con las que ha­ce tram­pa. A ellas, a su mujer, a mí. Nos mien­te. Me pre­gun­to si a mi ma­má tam­bién la ha­brá en­ga­ña­do, pe­ro eso es lo me­nos im­por­tan­te, aho­ra.

Diez años des­pués, mi her­mano to­da­vía no me cree. No pue­de acep­tar que nues­tro pa­pá es ma­la per­so­na. Sí, es ma­la per­so­na por lo que le ha­ce a su mujer, pe­ro más que na­da por lo que me ha­ce a mí. Y en­ton­ces es­toy so­la con es­ta si­tua­ción. Ten­go 42 años y me sien­to una ne­na de jar­dín. Aun­que nun­ca lo ha­bla­mos, su for­ma su­til de en­re­dar­me co­mo cóm­pli­ce de sus en­ga­ños es un mo­do de ne­gar to­do: co­mo si él no es­tu­vie­ra ha­cien­do na­da ma­lo, co­mo si yo hi­cie­ra al­go ma­lo si lo trai­cio­na­ra. Si tu­vie­ra el va­lor le di­ría: “Gra­cias pa­pá por ayu­dar­me a con­fiar en los hom­bres”. Pe­ro no pue­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.