Ju­lie­ta Or­te­ga

”Enamo­rar­se es fá­cil”

ELLE (Argentina) - - SUMARIO -

Sa­le a la ca­lle en pi­ja­ma. Es­tu­dia stand up. Le so­bran ami­gas. Sol­te­ra, ana­li­za có­mo es que sus pa­dres se ca­sen por se­gun­da vez y otro mi­la­gro: lle­var­se bien con su ex. Una mujer con tantas ho­ras de vue­lo que es­tá de vuel­ta de to­do. En­tre­vis­ta Fran­cis­co Schramm Estilismo Emi­li­ano Mi­les­ci. Fo­tos Lu­cas Ric­ci

Ju­lie­ta Or­te­ga no ne­ce­si­ta es­tar en po­se o ha­cer un es­fuer­zo pa­ra mos­trar­se nor­mal. A pe­sar de ser miem­bro de una de las fa­mi­lias más fa­mo­sas del es­pec­tácu­lo, no tie­ne ni una piz­ca de di­vis­mo. Es cá­li­da, tran­qui­la, te­rre­nal, ha­bla ba­jo y pau­sa­do –ca­si co­mo con­fe­sán­do­se– y es­tá dis­pues­ta a re­fle­xio­nar so­bre cual­quier tó­pi­co. Sus 44 años es­tán sa­tu­ra­dos de ex­pe­rien­cia (y aven­tu­ras) con ba­se en Bue­nos Ai­res, Mia­mi, Tu­cu­mán y Los An­ge­les.

Siem­pre en mo­vi­mien­to, aun­que a ve­ces se co­rra de la ex­hi­bi­ción cons­tan­te, en bre­ve es­tre­na en Te­le­fe el uni­ta­rio Un ga­llo pa­ra Es­cu­la­pio, di­ri­gi­do por Bruno Stag­na­ro y pro­ta­go­ni­za­do por Luis Bran­do­ni y Pe­ter Lan­za­ni. Y continúa con su rol de em­pren­de­do­ra, con la mar­ca de pi­ja­mas Jo­ta & Co. que so­ñó jun­to a su ami­ga, la ilus­tra­do­ra Fer­nan­da Cohen. ELLE DI­CEN QUE LAS AMI­GAS SON LA NUE­VA FA­MI­LIA. ¿COMPARTIS? JU­LIE­TA OR­TE­GA Ten­go ami­gos tam­bién. Pe­ro sí, creo que ca­da vez de­be­mos apo­yar­nos más en­tre no­so­tras. La her­man­dad fe­me­ni­na es im­por­tan­te, te­ne­mos que ser bue­nas, so­li­da­rias y em­pá­ti­cas. Tu­ve re­fe­ren­tes fe­me­ni­nas fuer­tes co­mo mi ma­má o Ana Ma­ría Pic­chio. Es re­le­van­te te­ner gen­te al­re­de­dor que te em­po­de­re, que te ha­ga acor­dar que no es­tás so­la. Más en es­te tiem­po en el que las re­la­cio­nes amo­ro­sas son frá­gi­les. ELLE TE LLE­VAS BIEN CON TU EX, ¿CO­MO HA­CEN? J.O. Fue fá­cil. Sa­lió así. Ayu­dó el he­cho de que nos se­pa­ra­mos sin con­flic­to. Era­mos una fa­mi­lia, pe­ro no una pa­re­ja. Apar­te sa­bía­mos que íba­mos a es­tar co­nec­ta­dos de por vi­da por­que te­ne­mos un hi­jo. Iván es la per­so­na con la que más ha­blo por día. Ade­más, él es un pa­pá sú­per pre­sen­te y eso ha­ce que es­té to­do bien. La reali­dad es que po­dés te­ner ami­gos, pa­re­ja nue­va, pe­ro hay al­go que tie­ne que ver con tu hi­jo que só­lo lo com­par­tís con él, y eso tam­bién es úni­co y ma­ra­vi­llo­so. ELLE TUS PA­DRES RENOVARON LOS VO­TOS DE CA­SA­MIEN­TO, ¿TE SORPRENDIO LA DECISION? J.O. Pa­ra na­da, ha­ce dos años que nos vie­nen di­cien­do que se iban a ca­sar y a to­dos nos pa­re­cía un buen plan, so­bre to­do por­que iban a ha­cer fies­ta y nos en­can­ta jun­tar­nos. Son dos per­so­nas que han te­ni­do suer­te. Ena­mo­rar­nos nos enamo­ra­mos to­dos, pe­ro ha­cer du­rar un víncu­lo a tra­vés de tan­tos años es ca­si mi­la­gro­so. ELLE ¿TE PA­RE­CE PA­RA TAN­TO? J.O. ¡Sííí! Le sue­le pa­sar a más gen­te pe­ro de su ge­ne­ra­ción. Hay al­go que ellos su­pie­ron ha­cer y que no­so­tros no: cons­truir la pa­re­ja. El amor es una cons­truc­ción y hay que ser per­se­ve­ran­te y pa­cien­te pa­ra con­cre­tar­lo y man­te­ner­lo. Y a ve­ces no su­ce­de y tam­po­co hay que for­zar­lo. Ayer es­cu­cha­ba en el au­to una can­ción que mi pa­pá le de­di­có a mi ma­má, que de­cía que to­do en­ve­je­ce me­nos el amor que se tie­nen ellos dos. Pa­ra ese hom­bre esa mujer fue su co­lum­na ver­te­bral, es lo más im­por­tan­te en el mundo, des­pués ve­ni­mos no­so­tros, los hi­jos. ¡Y pri­me­ro las chi­cas, Ro­sa­rio y yo!

LAS 3 CO­SAS QUE NO SA­BEN DE MI 1. “Fui ven­de­do­ra en un lo­cal de Los An­ge­les pa­ra ban­car­me mis es­tu­dios de ac­tua­ción.” 2. “Ten­go mu­cho vér­ti­go y no subo a mon­ta­ñas ru­sas.” 3. “Co­mo que­so só­lo si es­tá de­rre­ti­do.”

¡El amor de pa­re­ja es­tá so­bre­va­lo­ra­do, chi­cas! ELLE IN­TERE­SAN­TE... ¿¡PODRIAS AM­PLIAR LA IDEA!? J.O. Cuan­do en­con­trás el amor de pa­re­ja es una ma­ra­vi­lla, se­gu­ro. Pe­ro nos pa­sa­mos nues­tra vi­da en bus­ca de ese amor pa­ra no sen­tir­nos so­las, y es­tar con al­guien no sig­ni­fi­ca es­tar acom­pa­ña­da. En­ton­ces, no en­tien­do por qué no nos ale­gra­mos más cuan­do nos ha­ce­mos ami­gos de al­guien: ahí sí te ga­nás la lo­te­ría por­que pue­de ser un víncu­lo pa­ra siem­pre. ELLE ES­TAS SOL­TE­RA, ¿CO­MO LA LLE­VAS? J.O. Bien. Igual, a ve­ces me sien­to so­la. Ex­tra­ño la sen­sa­ción del enamo­ra­mien­to, ¡es una dro­ga in­tere­san­te! ELLE VOS Y TUS HER­MA­NOS, ¿CO­MO LO­GRAN MAN­TE­NER EL BA­JO PERFIL? J.O. No so­mos nor­ma­les, pe­ro bueno... Hu­bo dos fac­to­res de­ter­mi­nan­tes: nos fuimos a vivir al ex­te­rior; en­ton­ces adap­tar­nos a un nue­vo país, idio­ma y reali­dad sig­ni­fi­có un gran tra­ba­jo y un mundo nue­vo pa­ra no­so­tros. No te­ne­mos la historia de mi pa­dre, pe­ro so­mos chi­cos que, a pe­sar de te­ner una bue­na po­si­ción eco­nó­mi­ca y pa­dres pre­sen­tes, nos las arre­gla­mos so­los. A mí me da ver­güen­za pe­dir­les pla­ta a mis vie­jos, aun­que sea pres­ta­da, me sien­to hu­mi­lla­da, me de­pri­mo... Por otro la­do, fuimos ni­ños cria­dos con bas­tan­te li­ber­tad y eso nos lle­vó por di­fe­ren­tes

ca­mi­nos. Por al­gu­na ra­zón to­dos ter­mi­na­mos ha­cien­do al­go que tu­vo que ver con lo ar­tís­ti­co. ELLE ¿CO­MO VA JO­TA & CO? ¿QUE CO­SAS TE ENCONTRASTE HA­CIEN­DO QUE NUN­CA IMAGINASTE? J.O. ¡De to­do! Des­de ir a Flo­res tres ve­ces por se­ma­na a pe­lear­me con el fa­bri­can­te de te­las has­ta lle­var las ca­jas con pe­di­dos al co­rreo pa­ra dis­tri­buir en el in­te­rior del país. Es un mundo nue­vo. Cuan­do em­pe­cé a bus­car qué ac­ti­vi­dad la­bo­ral ex­tra po­día desa­rro­llar re­sul­tó que lo que me de­fi­ne son los pi­ja­mas, y me ti­ré a la pi­le­ta. Mu­chas ar­gen­ti­nas duer­men en bom­ba­cha y re­me­ra, pe­ro yo des­de ado­les­cen­te uso pi­ja­ma y an­ti­faz. En Los An­ge­les la gen­te va a to­mar un ca­fé o a pa­sear el pe­rro así ves­ti­da. Me en­can­ta y es re can­che­ro. ELLE VOS AYUDASTE A AN­DREA RINCON EN SU REHABILITACION; TU PA­PA, A CHARLY GAR­CIA... ¿HAY UN GEN SO­LI­DA­RIO EN LA FA­MI­LIA OR­TE­GA?? J.O. La gen­te pien­sa que so­mos una clí­ni­ca de reha­bi­li­ta­ción, ¡pe­ro no es así! Con An­drea so­mos ve­ci­nas, nos em­pe­za­mos a cru­zar por el ba­rrio y nos sa­lu­dá­ba­mos, pe­ro yo no sa­bía na­da de ella. Pa­ra mí era An­drea Rin­cón de In­tru­sos. Un día me lla­mó y me di­jo que ha­bía so­ña­do que éra­mos ín­ti­mas ami­gas. Me pa­re­ció con­mo­ve­dor que al­guien se atre­vie­ra a de­cir eso de la na­da, nos en­con­tra­mos a to­mar un ca­fé y fue amor a pri­me­ra vis­ta. De to­das for­mas, creo que una per­so­na que es­tá en reha­bi­li­ta­ción me­re­ce amor y aten­ción, y en mi fa­mi­lia to­dos pen­sa­mos igual. ELLE ¿CO­MO TE LLE­VAS CON TUS SO­BRI­NAS MU­JE­RES? J.O. A ve­ces pien­so que soy una ma­má y tía can­che­ra, pe­ro pa­ra los chi­cos nun­ca vas a ser su pri­me­ra op­ción pa­ra pa­sar el tiem­po. Eso ya lo apren­dí. No le pa­re­ce un buen plan es­tar con­mi­go, ¡y me­nos con sus pa­dres! ELLE ¿QUE PE­SO TIE­NE HOY TU TRA­BA­JO CO­MO AC­TRIZ? J.O. Siem­pre ele­gí pa­re­ci­do: pien­so pri­me­ro en el gru­po por­que mi per­so­na­je no es una is­la den­tro de un pro­yec­to. Me preo­cu­pa más quién es mi pa­re­ja de bai­le que cuál es el rit­mo. Sal­vo que te ani­mes a un uni­per­so­nal, al que no me atre­vo aun­que es­toy to­man­do cla­ses de stand up. ELLE ¿CO­MO ES ESO? J.O. Em­pe­cé pa­ra acom­pa­ñar a An­drea Rin­cón. Ella es­ta­ba muy en­tu­sias­ma­da y le di­je que sí pa­ra no pin­char­le el glo­bo. Aho­ra es­toy sú­per en­gan­cha­da: es fuer­te es­tar so­la so­bre el es­ce­na­rio. Ha­cés hu­mor so­bre vos, es ca­tár­ti­co. Ahí no te­nés dis­fraz.

Ca­mi­sa, Tuc­ci. An­teo­jos, Union Pa­ci­fic.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.