Gui­ller­mi­na Val­dés In­quie­ta y crea­ti­va

ELLE (Argentina) - - SUMARIO - En­tre­vis­ta Mer­ce­des Fa­rré Estilismo Marina Ru­lli Fo­tos Martín Tray­nor

Por fue­ra pa­re­ce una ne­na y re­co­no­ce que usa la ro­pa de su hi­ja. Pe­ro, por den­tro, ¡agá­rren­se! Hay una mu­jer fuer­te que les da con­te­ni­do pro­pio a los lu­ga­res que ocu­pa. Nun­ca se aco­mo­da en la zo­na de con­fort (¡aun­que po­dría!) y vi­ve su­man­do desafíos. Di­se­ña za­pa­tos y avi­sa que ama an­dar des­cal­za. Es la pri­me­ra da­ma de la te­le pe­ro se mue­re si no ve a sus ami­gas de la pri­ma­ria, y aún usa el sa­co que com­pró en NYC con su pri­mer suel­do de mo­de­lo. Al­gu­nas no­ches le cues­ta dor­mir y otras cae sin ha­ber­se sa­ca­do el ma­qui­lla­je. Con­fe­sio­nes de la chi­ca de al la­do.

Se­mue­ve co­mo lo ha­cían las di­vas de los años ‘40: sin pri­sa pe­ro sin pau­sa, con un ha­lo de se­re­ni­dad que ha­ce que cues­te ho­rro­res ima­gi­nar­la des­ti­lan­do fu­ria. Lo que se ve es. Gui­ller­mi­na Val­dés (40) es due­ña de una be­lle­za que no ne­ce­si­ta ma­qui­lla­je. Más de un mi­llón de se­gui­do­res en las re­des so­cia­les con­fir­man la fas­ci­na­ción que des­pier­ta su mun­do. Su mar­ca de za­pa­tos Val­dez (que cuen­ta además con una lí­nea de­nim) en­lo­que­ce a las fas­hio­nis­tas. Aca­ba de ter­mi­nar una obra de tea­tro: In­ven­ci­ble, que le per­mi­tió lu­cir­se en un pro­ta­gó­ni­co en­car­nan­do a una ti­pa de ba­rrio, per­so­na­je ado­ra­do por el pú­bli­co. ¿Qué más? Le po­ne la ca­ra (y el cuer­po) a fir­mas co­mo L’Oréal, pe­ro el éxi­to no se le sube a la ca­be­za. “Con­ser­vo a mis ami­gas de la in­fan­cia, con las que hi­ce la pri­ma­ria en Ne­co­chea”, cuen­ta aún lin­kea­da al lu­gar don­de vi­vió has­ta que las pa­sa­re­las la so­li­ci­ta­ron. Su as­pec­to es un po­co aniña­do pe­ro no es­con­de la pa­ra­do­ja que la de­fi­ne: se la ve co­mo una mu­jer fuer­te.

Lle­ga a la pro­duc­ción de fo­tos con ELLE a la ho­ra se­ña­la­da. Se aco­mo­da fren­te al es­pe­jo, se en­tre­ga pa­ra que la ma­qui­llen y la pei­nen. Tran­qui­li­dad diez, exi­gen­cias ce­ro. Mien­tras, com­par­te el ma­te y pi­co­tea al­gu­nas al­men­dras ca­da tan­to. Con­ver­sa con to­dos, se sa­ca una sel­fie pa­ra su­bir el backs­ta­ge a @gui­lle­val­des1, y en­se­gui­da de­ja de es­tar pen­dien­te de su ce­lu­lar.

Po­sa con la fres­cu­ra que hay en su ADN. Acep­ta ca­da su­ge­ren­cia. Sal­ta pa­ra las fo­tos. Bai­la pa­ra un vi­deo. Cuen­ta que es­tá fe­liz: en tres días irá a Chica­go con su hi­ja (re­ga­lo de su cum­plea­ños nú­me­ro 15) al Fes­ti­val Lo­lla­pa­loo­za. Es­pon­tá­nea, rea­li­za ca­da cam­bio con la pro­fe­sio­na­li­dad de al­guien que en­tien­de de qué se tra­ta es­tar fren­te a una cá­ma­ra. Op­ti­mi­za el tiem­po, no pier­de un se­gun­do, se di­vier­te. ELLE SE TE VE SU­PER EFI­CIEN­TE. ¿QUE HEREDASTE DE TUS PA­DRES Y QUE TE GUSTARIA QUE HEREDEN DE VOS TUS HI­JOS? GUI­LLER­MI­NA VALDES De mi pa­dre, la te­na­ci­dad; de mi ma­dre, la dis­ci­pli­na. A mis hi­jos tra­to de trans­mi­tir­les que sean ac­ción, que se mue­van, que bus­quen. Que se co­nec­ten con lo que quie­ren más allá de los rui­dos y la se­duc­ción del mun­do ex­te­rior. Apren­dí que, en la crian­za, cuen­ta más lo que ha­cés que lo que de­cís. ELLE ¿A ELLOS LES GUS­TA VER­TE AC­TUAR? G.V. Les gus­ta ver­me fe­liz, y cuan­do in­tu­yen que eli­jo al­go que me in­tere­sa, es­tán bien. No tie­nen pre­jui­cios ni mu­cho jui­cio con mis elec­cio­nes. Son muy bue­nos com­pa­ñe­ros. ELLE EN­TRE TAN­TAS CO­SAS QUE HA­CES, ¿QUE TE AYU­DA A MAN­TE­NER EL EQUI­LI­BRIO? G.V. Soy reikis­ta y siem­pre es­toy en la bús­que­da de re­cur­sos que me ayu­den día a día. Me in­tere­sa la ho­meo­pa­tía, la uso. Y es­toy prac­ti­can­do mind­ful­ness. Ha­ber cre­ci­do en Ne­co­chea, ve­nir del in­te­rior, me ayu­dó a dar­me cuen­ta de que es­to no es to­do. La gen­te vi­ve an­sio­sa, de­man­da­da, so­li­ci­ta­da, co­rrien­do. Yo cie­rro los ojos y re­cuer­do un mo­men­to en mi lu­gar, y ba­jo... ELLE VENIS DEL MUN­DO DE LA MO­DA. ¿CO­MO TE RELACIONAS HOY CON ELLA? G.V. ¡De ma­ne­ra re­la­ja­da! A la ho­ra de ves­tir­me, soy clá­si­ca y muy ni­ña cuan­do ha­go mis elec­cio­nes. So­bre to­do en la vi­da dia­ria. Sue­lo cam­biar pren­das con mi hi­ja de 15 años, al­go que to­da­vía no pue­do sol­tar. No soy adic­ta a lo úl­ti­mo que se use, me gus­ta ele­gir lo que me que­da bien y si es ten­den­cia, me­jor. ELLE LA FANTASIA ES QUE TU VESTIDOR ESTALLA DE RO­PA TRAIDA DE TO­DAS PAR­TES... G.V. No, es más bien mi­ni­ma­lis­ta. Si en­cuen­tro al­go que me que­da bien, lo com­pro en va­rios co­lo­res. Pue­de

“Des­de mi ex­pe­rien­cia , lo im­por­tan­te es sen­tir­se bien con lo que usás. Si una se pue­de mo­ver con tran­qui­li­dad, ese cam­bio va.”

ser un jean o un par de bo­tas. Pe­ro no gas­to en co­sas si no es­toy se­gu­ra de que las voy a usar. Y si no me pon­go al­gu­na pren­da por un tiem­po, cir­cu­la, se lo doy a mis her­ma­nas, ami­gas… Al mo­men­to de com­prar soy se­lec­ti­va, lo ha­go a con­cien­cia y no por­que sí. ELLE ¿TENES ALGUN DISEÑADOR IN­TER­NA­CIO­NAL EN LA MI­RA QUE SEA TU FA­VO­RI­TO? G.V. Sí, mue­ro por Oli­vier Rous­teing, de Bal­main. Tie­ne 31 años y me en­can­ta lo que ha­ce. Sus co­lec­cio­nes son am­plias y me gus­ta có­mo mar­ca la fi­gu­ra de la mu­jer, las com­bi­na­cio­nes, las tex­tu­ras.

FAS­HION TEST

ELLE TE EN­CAN­TA… G.V. ¡Via­jar! Soy la eter­na via­je­ra. Dis­fru­to la pla­ya, la mon­ta­ña y la gran ciu­dad. Sé sa­car­le el ju­go a ca­da lu­gar y co­nec­to con el mo­men­to. ELLE ¿TU CHECK LIST DE PERFUMES? G.V. Nun­ca uso el mis­mo. Me gus­ta in­ves­ti­gar fra­gan­cias. En in­vierno pre­fie­ro las más in­ten­sas. ELLE ¿TENES MU­CHOS ZA­PA­TOS O... EN CA­SA DE HE­RRE­RO CU­CHI­LLO DE PA­LO? G.V. ¡Sí, ten­go mu­chos! Más bien por una cues­tión pro­fe­sio­nal. Me gus­ta tes­tear las co­lec­cio­nes y ver qué es lo que me­jor nos sien­ta a las mu­je­res. No es que yo sea una de­ses­pe­ra­da por los za­pa­tos… ELLE TU ME­JOR JEAN, ¿CO­MO ES? G.V. Uno ce­les­te, to­do ro­to y con el ti­ro al­tí­si­mo. Es fi­ni­to y elas­ti­za­do. Siem­pre se aco­mo­da a mi cuer­po. ELLE ¿HAY EN TU VESTIDOR AL­GU­NA PREN­DA RE­TRO QUE SI­GAS USAN­DO? G.V. Ten­go un sa­co que fue mi pri­me­ra com­pra en Nue­va York cuan­do tra­ba­je allá en el ’97. Siem­pre lo mi­ra­ba en la vi­drie­ra y de­cía que cuan­do co­bra­ra mi pri­mer suel­do de mo­de­lo me lo com­pra­ría, y así fue. Lo con­ser­vo y ca­da in­vierno sa­le a la can­cha. ELLE SI AL­GUIEN TE PI­DE UN CON­SE­JO AL MO­MEN­TO DE LOOKEARSE, ¿CUAL LE DARIAS? G.V. Des­de mi ex­pe­rien­cia, lo más im­por­tan­te es la co­mo­di­dad y sen­tir­te bien con lo que usás. Si una se pue­de mo­ver con li­ber­tad, ese cam­bio va. ELLE SI NO HUBIERAS SI­DO AC­TRIZ NI MO­DE­LO… G.V. Hu­bie­ra si­do psi­có­lo­ga, nu­tri­cio­nis­ta o der­ma­tó­lo­ga, me veo en va­rios lu­ga­res. Soy cu­rio­sa y me in­tere­sa lo que tie­ne que ver con la sa­lud. ELLE ¿HA­CES MU­CHO SA­CRI­FI­CIO POR CUI­DAR TU CUER­PO O LA GENETICA TE AYU­DA? G.V. Ja­más hi­ce die­ta, por­que nun­ca me hi­zo fal­ta. Co­mo de to­do y tra­to de con­su­mir pro­duc­tos na­tu­ra­les que no es­tén pro­ce­sa­dos. ELLE ¿SEGUIS UNA RU­TI­NA DIA­RIA? G.V. Le voy po­nien­do el fo­co a dis­tin­tas co­sas, a ve­ces más a lo ar­tís­ti­co, otras a lo co­mer­cial… Me cues­ta po­ner­me un ró­tu­lo. Di­ría que soy mul­ti­fun­cio­nal y que voy tra­tan­do de equi­li­brar la ma­ter­ni­dad, la pa­re­ja y mis ocu­pa­cio­nes. Aho­ra que ter­mi­na­mos con la obra de tea­tro ten­go ho­ra­rios más có­mo­dos que me per­mi­ten es­tar con mis hi­jos, por ejem­plo, a la ho­ra del ba­ño. ELLE CONSERVAS A TUS AMI­GAS DE LA IN­FAN­CIA. ¿SE VEN SE­GUI­DO? G.V. ¡Sí! Son amis­ta­des de 30 años y nos ve­mos cuan­do yo via­jo o me vie­nen a vi­si­tar. ELLE PUER­TAS ADEN­TRO, ¿QUE CO­SAS DISFRUTAS? G.V. Me gus­ta char­lar con mis hi­jos, no soy una mu­jer com­ple­ja. No ne­ce­si­to mu­cho es­tí­mu­lo pa­ra pa­sar­la bien. De he­cho me cues­ta sa­lir, me gus­ta es­tar en ca­sa. Si ten­go que ir a un even­to voy, pe­ro en­se­gui­da quie­ro vol­ver y des­cal­zar­me. ELLE INCURSIONASTE EN LA CREACION DE ZA­PA­TOS, JEANS Y PERFUMES… ¿CON CUAL DE TO­DAS TUS FA­CE­TAS NOS VAS A SOR­PREN­DER AHO­RA? G.V. Es­toy con un gru­po de in­ves­ti­ga­ción der­ma­to­ló­gi­ca-cos­mé­ti­ca. Es un desa­rro­llo de cre­mas con aval cien­tí­fi­co pa­ra per­so­nas de to­das las eda­des. Tie­ne que ver con la to­ma de con­cien­cia y la in­no­va­ción, va más allá de un pro­duc­to en sí. Es­ta­mos en una eta­pa muy ver­de, y mu­cho no pue­do con­tar, pe­ro me en­can­ta po­der com­par­tir­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.