Psi­co Her­ma­nas tó­xi­cas

Es la re­la­ción más fuer­te des­pués de la de los pa­dres. Pe­ro... ¿qué pa­sa cuan­do es­tas dos mu­je­res se lle­van pé­si­mo? No al­can­zan ni el cam­bio de ape­lli­do ni la trans­fu­sión de san­gre ¡ni el di­vor­cio ex­prés! Cuán­ta cul­pa y qué in­có­mo­do es no so­por­tar­la... Ma

ELLE (Argentina) - - SUMARIO - DANA PASCAL

Los her­ma­nos sean uni­dos, ésa es la ley pri­me­ra, por­que si en­tre ellos pe­lean los de­vo­ran los de afue­ra”, pi­de el Martín Fie­rro. Se ol­vi­da... no di­ce na­da de las her­ma­nas. Y eso que cuan­do en­tre ellas pe­lean pue­de es­ta­llar una gue­rra nu­clear. Es que el buen fun­cio­na­mien­to de las re­la­cio­nes fi­lia­les se sue­le dar por sen­ta­do pe­ro no siem­pre es­tá ase­gu­ra­do. Es más: al jue­go de la vi­da le en­can­ta po­ner­lo en ja­que. Si el gau­cho fue­ra más sa­bio, ha­bría pa­ya­do so­bre es­te dra­ma pri­va­do tan ha­bi­tual que has­ta tie­ne un pro­gra­ma en la te­le que se ins­pi­ra en el te­ma. Se tra­ta de Las Es­tre­llas (El Tre­ce). ¿Por qué la his­to­ria tie­ne pú­bli­co cau­ti­vo? Se tra­ta de cin­co her­ma­nas de di­fe­ren­tes ma­dres que se reúnen en la lec­tu­ra del tes­ta­men­to de su pa­dre. In­clu­ye una con­di­ción in­elu­di­ble pa­ra co­brar la he­ren­cia: de­ben re­gen­tear con éxi­to, jun­tas, un ho­tel.

Más allá de lo te­le­no­ve­lez­co, y de las he­ren­cias es­te­la­res, en la vi­da real tam­bién mu­chas ve­ces las pe­leas es­tán li­ga­das a las su­ce­sio­nes. “Ante la muer­te de un pa­dre sa­len a la luz con­flic­tos la­ten­tes. Se des­ta­pan por la ten­sión que ge­ne­ran la pe­na, la pér­di­da y el due­lo”, ex­pli­ca Sol Estévez, psi­có­lo­ga.

Una de las her­ma­nas de Las Es­tre­llas es la lí­der, dos se pe­lean por una cau­sa per­di­da: el mis­mo hom­bre; es­tá la con­ci­lia­do­ra, tam­bién la más ca­lla­da. “La pre­mi­sa es bá­si­ca pe­ro efec­ti­va. El an­ta­go­nis­mo da te­la pa­ra cor­tar, pe­ro to­do ase­gu­ra un fi­nal fe­liz que apun­ta a có­mo ellas apren­den a que­rer­se, a con­vi­vir, a ser fa­mi­lia”, ana­li­za la so­ció­lo­ga Ana Le­cum­be.

La pre­gun­ta es si en la vi­da real la gue­rra fría se en­ca­mi­na ha­cia un happy end o to­do lo con­tra­rio. Los re­cuer­dos bo­rro­sos de la in­fan­cia, la in­fluen­cia de los pa­dres, los sue­ños con­quis­ta­dos o en stand by, las frus­tra­cio­nes, las ma­ne­ras de ser, el eco de un in­sul­to de esos que nun­ca se ol­vi­dan, los re­sen­ti­mien­tos... Mu­chas es­ce­nas de to­dos los días se acu­mu­lan, se po­ten­cian con el co­rrer de los años y sue­len pro­fun­di­zar el des­en­cuen­tro.

DIS­TAN­CIA DE RES­CA­TE

“Mis hi­jas son bien se­gui­das, tie­nen 5 y 7 años. In­clu­so mien­tras duer­men se lla­man, se bus­can, se ne­ce­si­tan, se nom­bran. Las ima­gino adul­tas y no me en­tra en la ca­be­za que al­gún día pue­dan lle­var­se mal. Las veo y pien­so en mis her­ma­nas, una de ellas me pro­vo­ca tan­to re­cha­zo...”, re­fle­xio­na Ma­ría (44), ar­qui­tec­ta. La ten­sión, en­tre ellas, es­tá es­con­di­da aba­jo de la al­fom­bra. Ter­mi­nó de ins­ta­lar­se cuan­do sus sue­gros le pres­ta­ron pla­ta y le sa­lie­ron de ga­ran­tía pa­ra al­qui­lar un de­par­ta­men­to. “¡Ella se fue an­tes de tiem­po, de­jó deu­das, ni si­quie­ra se dis­cul­pó!” Por la ima­gen de “la tía”, Ma­ría pien­sa que es me­jor man­te­ner su ra­bia en se­cre­to an­tes de de­to­nar un es­cán­da­lo fa­mi­liar.

En­tre va­ro­nes los ro­ces no pa­re­cen ser tan dra­má­ti­cos,

¿no? Y en el ca­so de las fa­mi­lias en­sam­bla­das, ¿se crean víncu­los con me­nos exi­gen­cias y más es­pon­ta­nei­dad o al re­vés? En cual­quie­ra de los con­tex­tos, di­cen los psi­có­lo­gos, la ca­li­dad de la re­la­ción de­pen­de de có­mo la ges­tio­nen los adul­tos en la in­fan­cia. Y que la re­par­ti­ja de amor, cui­da­dos, re­ga­los y apo­yo sea tan cui­da­da y equi­ta­ti­va co­mo a la ho­ra de ser­vir los va­sos de ga­seo­sa o de po­ner en ca­da pla­to la mis­ma can­ti­dad exac­ta de pa­ti­tas de po­llo. “Es­te víncu­lo es uno de los más estables en la vi­da”, ex­pli­ca Le­cum­be. Y ad­vier­te que, cuan­do no to­do es co­lor de rosa, “una re­la­ción a lo lar­go del tiem­po que en apa­rien­cia no se pue­de rom­per, re­sul­ta te­rri­ble”.

Son tan dis­tin­tas que no po­drían ser otra co­sa que her­ma­nas. La pa­ra­do­ja tam­bién se ve en el nue­vo li­bro de Eri­ka Hal­vor­sen ( El hi­lo ro­jo) que pron­to lle­ga­rá a la pan­ta­lla gran­de. El nom­bre lo anun­cia to­do: De­sea­rás al hom­bre de tu her­ma­na. “Me in­tere­só in­da­gar có­mo dos mu­je­res que re­ci­ben la mis­ma for­ma­ción, edu­ca­ción y crian­za pue­den te­ner for­mas opues­tas de vin­cu­lar­se, in­clu­so con la se­xua­li­dad – com­par­te la au­to­ra–. Ni si­quie­ra hu­bie­sen si­do ami­gas ¡y les to­ca ser her­ma­nas! Son dos ca­ras de la mis­ma mo­ne­da. Es­to su­ce­de por­que to­dos te­ne­mos un rol en la fa­mi­lia, ese mi­cro­sis­te­ma que ha­ce que ca­da una se re­la­cio­ne con lo mas­cu­lino y con los ar­que­ti­pos fe­me­ni­nos de dis­tin­tas ma­ne­ras.” En su his­to­ria, am­bien­ta­da en los 60, ellas lle­van 7 años sin ha­blar­se. Cuan­do una se ca­sa, la ma­dre pre­sio­na pa­ra fa­vo­re­cer el reen­cuen­tro. Don­de hu­bo fue­go... ¡ar­de Tro­ya otra vez!

Ro­mi­na (37) y Flo­ren­cia (35), las eter­nas “ne­nas de ma­má y pa­pá”, es­tán pe­lea­das. “No hay re­torno. Fue ella la que de­jó de ha­blar­me – cuen­ta Ro­mi­na–. De chi­cas, ella era muy agre­si­va y yo la con­ci­lia­do­ra. En la ado­les­cen­cia fui­mos ami­gas, pe­ro ella era la do­mi­nan­te y yo la que ce­día. Gra­cias a te­ra­pia, em­pe­cé a no de­jar­me ava­sa­llar y ella lo vi­vió co­mo al­go en su con­tra.”

Ni si­quie­ra re­cuer­dan qué con­flic­to de­to­nó la gue­rra fría. “Un día Flo­ren­cia se ofen­dió por­que tar­dé en con­tes­tar­le un men­sa­je, y de pron­to me es­ta­ba re­cri­mi­nan­do co­sas im­po­si­bles. Es un es­pan­to. Es in­có­mo­do en­con- trar­la en lo de mis vie­jos, y ellos se po­nen mal, lo que es peor, por­que tam­bién me enoja que no se me­tan, que no le di­gan que pa­re un po­co, aun­que ya sea­mos gran­des.”

“La ri­va­li­dad de la her­ma­na más chi­ca ha­cia la ma­yor es el ca­so más tí­pi­co”, di­ce Estévez, y ex­pli­ca que es por­que mu­chas ve­ces los pa­dres la po­nen co­mo ejem­plo.

MI VIOLIN O TU NETBOOK

Cuan­do se mu­da­ron des­de Bahía Blan­ca a Bue­nos Ai­res fue el aca­bó­se de la re­la­ción, se­gún Gui­ller­mi­na (22). Ella es vio­li­nis­ta, vi­ve en­tre par­ti­tu­ras des­de los 7 años. “Le en­car­gué mi ins­tru­men­to a un lut­hier ita­liano, me cos­tó 10 mil eu­ros, lo ele­gí co­mo re­ga­lo de 15. Vi­vo con el co­ra­zón en la bo­ca, sé que en cual­quier mo­men­to se sien­ta en­ci­ma o me lo aplas­ta sin que­rer. Mi her­ma­na es así, la quie­ro pe­ro no la aguan­to más”, con­fie­sa mien­tras bus­ca PH pa­ra mu­dar­se so­la. Gui­ller­mi­na ma­dru­ga pa­ra en­sa­yar con su or­ques­ta, des­pués se en­cie­rra a to­car, a la no­che da cla­ses en el con­ser­va­to­rio. Su her­ma­na Jaz­mín (21) es­tu­dia in­ge­nie­ría en sis­te­mas: tra­ba­ja des­de su ca­sa, ama­ne­ce a las 5 de la tar­de y pa­ra crear pro­gra­mas cha­tea con co­le­gas que es­tán en In­dia. Gui­ller­mi­na vi­ve con el pe­lo plan­cha­do. Jaz­mín has­ta duer­me con la ca­mi­sa es­co­ce­sa. “Me ca­llo, apren­dí a ma­ne­jar­lo. Mi psi­có­lo­ga me di­ce que va a ser mi her­ma­na to­da la vi­da, que ten­go que bus­car un equi­li­brio. Por eso me voy a vi­vir so­la.”

Cuan­do el ho­ri­zon­te es ne­gro, ¿có­mo se pue­de me­jo­rar el víncu­lo? “Acep­tan­do al otro tal co­mo es, tra­tan­do de dia­lo­gar sin ha­cer re­cri­mi­na­cio­nes, dan­do y re­ci­bien­do dis­cul­pas, de­jan­do el or­gu­llo de la­do, ha­cien­do au­to­crí­cia, sien­do com­pa­si­vas y fle­xi­bles”, acon­se­ja la

con­sul­to­ra psi­co­ló­gi­ca Ana­lía For­ti. En­tre ellas los ce­los, las dispu­tas y la ri­va­li­dad van de la mano del com­pa­ñe­ris­mo y la so­li­da­ri­dad. La com­pin­che de jue­gos, la que te cui­da siem­pre y tam­bién la que te rom­pe co­sas y te ha­ce eno­jar co­mo na­die. Des­de el pri­mer día, me­jo­res ami­gas y, tam­bién, má­xi­mas enemi­gas. Só­lo hay que sa­ber dón­de po­ner el pe­so en la ba­lan­za.

“La fa­mi­lia es un sis­te­ma bas­tan­te hi­pó­cri­ta y a ve­ces só­lo por el la­zo san­guí­neo nos con­de­na­mos a sos­te­ner el víncu­lo. Pe­ro, a la vez, es el la­bo­ra­to­rio de có­mo nos va­mos a so­cia­li­zar des­pués. En es­ta épo­ca, si hay al­go bueno es que con las en­sam­bla­das y otras va­ria­bles po­de­mos re­in­ter­pre­tar los víncu­los. Es­tos mo­de­los nos dan mu­cho ma­te­rial, nos pre­pa­ran pa­ra abrir­nos a nue­vas ma­ne­ras de vin­cu­lar­nos.”

“Cuan­do una her­ma­na re­sul­ta una DEPREDADORA emo­cio­nal es inevi­ta­ble dis­tan­ciar­se co­mo me­di­da de AU­TO PROTECCION ante el DA­ÑO psi­co­ló­gi­co que oca­sio­na, aun cuan­do las con­se­cuen­cias pa­ra to­da la fa­mi­lia sean NEFASTAS.” (Ana­lía For­ti, AF Coun­se­ling Cen­ter Bue­nos Ai­res.)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.