¿Có­mo era su otra fa­mi­lia? ¿Es­ta­ba ahí cuan­do de­cía que me ex­tra­ña­ba des­de ha­bi­ta­cio­nes de ho­tel, a ve­ces con lin­das vis­tas? ¿Ha­bía lle­ga­do a es­to por aven­tu­ra o por frus­tra­ción?

ELLE (Argentina) - - HISTORIA -

aven­tu­ra o frus­tra­ción?

Lo cier­to es que ter­mi­nó víc­ti­ma de su pro­pio in­ven­to.

Me to­mé un tiem­po pa­ra que la de­ci­sión no fue­ra arre­ba­ta­da. Pen­sa­ba en mis hi­jos. Y ca­da vez que él se iba “a tra­ba­jar”, el do­lor era in­ten­so y sus re­gre­sos in­so­por­ta­bles. Se me ce­rró el estómago. Mi psi­có­lo­ga me pre­gun­ta­ba si po­día ver una pe­lí­cu­la has­ta el fi­nal sin an­gus­tiar­me o dis­traer­me, ese era su ter­mó­me­tro pa­ra sa­ber cuán shoc­kea­da es­ta­ba aún por la no­ti­cia. Una com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo con la que ca­si nun­ca ha­bla­ba ¡se vol­vió mi prin­ci­pal con­fi­den­te! Con mis ami­gas me da­ba mu­cha ver­güen­za desaho­gar­me. ¿Es­ta vi­da era lo que desea­ba? Te­nía la autoestima por el pi­so y no es­ta­ba dis­pues­ta a “to­do por amor”. Si es que a eso se le po­día lla­mar amor. Den­tro mío, ya no lo ha­bía. No po­día con­fiar y le pu­se fin al asun­to. Pe­dí el di­vor­cio.

Tiem­po des­pués via­jé a Ro­sa­rio a bus­car a Natalia. Ha­bía ave­ri­gua­do: tra­ba­ja­ba en un lo­cal del shop­ping. Al lle­gar me ga­nó la tris­te­za. Que­dé pa­ra­li­za­da fren­te a la vi­drie­ra. Cuan­do la vi no sen­tí na­da. Em­pe­za­ba a asus­tar­me mi frial­dad qui­rúr­gi­ca. Natalia me re­co­no­ció de in­me­dia­to. Me ofre­ció en­trar. Du­dé. Acep­té. Ca­si no in­ter­cam­bia­mos pa­la­bras. En­tre tan­to lle­gó una adolescente a pro­bar­se unos an­te­ojos de sol. Ella me di­jo “per­dón” va­rias ve­ces. Me ofre­ció un té, pe­ro de­ci­dí ir­me.

Es­te en­cuen­tro me per­mi­tió se­guir ade­lan­te. Es­tar ahí me sir­vió pa­ra ela­bo­rar to­do. En­trar en el odio y el do­lor ha­bría si­do una pér­di­da de tiem­po y de ener­gía. Pe­ro ha­bía si­do inevi­ta­ble.

De esa ma­ne­ra, real­men­te me des­pe­dí de mi es­po­so. Hoy pue­do se­guir con­si­de­rán­do­lo, sin re­cha­zar­lo, el pa­dre de mis hi­jos. Le pe­dí que les di­je­ra la ver­dad, a él, a su fa­mi­lia, a la mía, a nues­tros ami­gos. ¿Se­rán co­sas que pa­san...? Re­cién pa­só un año. Y mien­tras tan­to yo si­go re­ple­ga­da, muy do­li­da, to­can­do fon­do pe­ro con la paz de sa­ber que en cual­quier mo­men­to voy a po­der reha­cer mi vi­da.

¿QUERES COM­PAR­TIR TU HIS­TO­RIA?

Es­cri­bi­nos a correo-elle@elle. com.ar y la ten­dre­mos en cuen­ta pa­ra su pu­bli­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.