Pa­re­ja ¿Por qué ellos las eli­gen gran­des?

Edi­po no tie­ne na­da que ver. Los psi­có­lo­gos lla­man ad­mi­ra­ción eró­ti­ca al se­cre­to que los enamo­ra. Ellas pa­sa­ron va­rias ba­ta­llas, por eso son se­gu­ras y fres­cas, ¡por eso es su ho­ra!

ELLE (Argentina) - - SUMARIO - MABY RAFFIN

To­das co­no­ce­mos al­gu­na pa­re­ja (su­pues­ta­men­te) des­pa­re­ja en la que el hom­bre es me­nor que la mujer. Si fue­ra al re­vés, es pro­ba­ble que no lla­me la aten­ción ni me­rez­ca un ar­tícu­lo. Con ma­li­cia –por no de­cir mi­so­gi­nia– ellas han si­do iden­ti­fi­ca­das co­mo cougars (pu­mas, “ca­za­do­ras de pre­sas jó­ve­nes”), y por los va­ro­nes se­ña­la­das con las ini­cia­les MILF ( Mot­her I Li­ke To Fuck, ma­dre que me quie­ro co­ger). Sin em­bar­go, am­bas eti­que­tas que­da­ron atrás an­te fe­nó­me­nos co­mo el de los pe­ren­nials (un acró­ni­mo que fu­sio­na las pa­la­bras pe­ren­ne y mi­llen­nials), per­so­nas que se preo­cu­pan por pa­re­cer jó­ve­nes y atrac­ti­vas sin im­por­tar su edad, y el de las WHIP ( Wo­men who are Hot, In­te­lli­gent and in their Pri­me: mu­je­res ar­dien­tes, in­te­li­gen­tes, en su me­jor mo­men­to).

Cuan­do ellas em­pe­za­ban a usar cor­pi­ño sus no­vios dor­mían en­vuel­tos en una man­ti­ta bor­da­da en una sa­la de neo­na­to­lo­gía. Es­to no im­pi­de que el sen­ti­mien­to tras­cien­da la sim­ple aven­tu­ra y que pue­dan for­mar pa­re­jas só­li­das y com­pro­me­ti­das. Ejem­plos, en­tre las ce­le­bri­ties, so­bran: Hugh Jack­man (50) y De­bo­rra-Lee Fur­ness (63), Ca­me­ron Díaz (46) y Ben­ji Mad­den (39), Sha­ki­ra (40) y Ge­rard Pi­qué (30), Em­ma­nuel Ma­cron (39) y Bri­git­te (63). Más cer­ca­nos geo­grá­fi­ca­men­te son los fle­cha­zos de las ac­tri­ces María Fer­nan­da Ca­lle­jón (50), ca­sa­da con Ricky Diot­to (38), y Vi­via­na Sac­co­ne (48), de no­via con el ac­tor San­tia­go Gar­cía Ro­sa (23). ¿Qué di­cen los va­ro­nes? La edad no sue­le ser un te­ma o con­flic­to. Ellos ha­blan de las cua­li­da­des de es­tas mu­je­res que aman y ad­mi­ran por su se­gu­ri­dad, re­so­lu­ción e in­te­li­gen­cia. Ade­más, cla­ro, se ven es­plén­di­das.

CUPIDO 3.0

El la abor­dó vía Mes­sen­ger, cha­tean­do has­ta que con­si­guió una ci­ta con la ac­triz. Lo si­guien­te es co­no­ci­do por­que to­mó es­ta­do pú­bli­co en cuan­to ella lo men­cio­nó en una entrevista pe­rio­dís­ti­ca. El no­viaz­go du­ró cua­tro años has­ta que María Fer­nan­da Ca­lle­jón y Ricky Diot­to se ca­sa­ron el día de los enamo­ra­dos de 2014. “Es­toy fe­liz, en­con­tré a la com­pa­ñe­ra con la que apues­to a es­tar to­da mi vi­da”, di­jo Ricky en esa inol­vi­da­ble ce­le­bra­ción de San Va­len­tín. Una his­to­ria de amor ju­go­sa, tan real co­mo la de Ma­ri­na (pro­duc­to­ra de moda, 44) y Ju­lián (so­ni­dis­ta, 34), quie­nes es­tán jun­tos des­de ha­ce una dé­ca­da y po­seen con­vi­ven­cia cer­ti­fi­ca­da des­de el 2010. “Mi her­mano me car­ga por­que di­ce que soy un vie­jo en el cuer­po de un jo­ven”, co­men­ta Ju­lián. “Por­que no me gus­ta ir a bai­lar, me da fia­ca sa­lir de no­che y pre­fie­ro que­dar­me mi­ran­do una pe­lí­cu­la con Ma­ri­na.” En un prin­ci­pio él dio al­gu­nas vuel­tas has­ta com­pro­me­ter­se, pe­ro en al­gún mo­men­to le ca­yó la fi­cha y sen­tó ca­be­za. Al ver­los jun­tos, no pa­re­ce que

“No so­mos una pa­re­ja nor­mal –aun­que no me gus­ta mu­cho ese ad­je­ti­vo– pe­ro so­mos una pa­re­ja real”, di­jo el pre­si­den­te de Fran­cia.

tu­vie­ran di­fe­ren­cia de edad. Ju­lián es al­to y pa­re­ce ma­yor, Ma­ri­na to­do lo con­tra­rio; am­bos tie­nen un look ca­sual y sport. Son tal pa­ra cual.

“La ten­den­cia cre­ce, lo veo en el con­sul­to­rio: jo­ven­ci­tos de 25 que salen con mu­je­res de 40, pe­ro tam­bién hom­bres de 40 que eli­gen a las de 50”, acre­di­ta Pa­tri­cia Faur, psi­có­lo­ga, es­cri­to­ra y do­cen­te de la Fun­da­ción Fa­va­lo­ro. “Pa­ra ellos es­tas mu­je­res son atrac­ti­vas, ad­mi­ra­bles y me­nos de­man­dan­tes. En ge­ne­ral es­tán rea­li­za­das en su pro­fe­sión y en la vi­da: son ma­du­ras, ex­pe­ri­men­ta­das, ge­ne­ro­sas. Por to­das es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas ge­ne­ran una ad­mi­ra­ción eró­ti­ca.”

Faur en­tien­de que, en ge­ne­ral, una mujer de 40 es pro­ba­ble que ten­ga hi­jos, que no los quie­ra te­ner o ha­ya re­cu­rri­do a con­ge­lar óvu­los. “Los hom­bres tam­bién las eli­gen por­que, si tie­nen hi­jos, es pro­ba­ble que no deseen re­pe­tir la ex­pe­rien­cia, o no quieren la pre­sión de una mujer que apu­ra­da por ser ma­má. Sa­ben que hay tiem­po.” Es el ca­so de Ma­ri­na (44), quien re­co­no­ce que no de­sea con­ver­tir­se en ma­dre, un te­ma char­la­do y com­par­ti­do con Ju­lián (34).

Pa­re­ce un cuen­to de los her­ma­nos Grimm pe­ro es la his­to­ria per­so­nal del pre­si­den­te fran­cés. Cuan­do, a los 15, Em­ma­nuel se enamo­ró de una mujer ca­sa­da (su pro­fe­so­ra) la co­mu­ni­dad es­co­lar se es­can­da­li­zó y la fa­mi­lia Ma­cron los se­pa­ró. El pa­dre le pi­dió a la do­cen­te que se ale­ja­ra de su hi­jo has­ta que és­te cum­plie­ra 18. Por su par­te, Em­ma­nuel de­bió cam­biar de co­le­gio y de ciu­dad. Al des­pe­dir­se, el ado­les­cen­te le hi­zo una pro­me­sa: vol­ve­ría a bus­car­la y se ca­sa­ría con ella, sí o sí. Su pa­la­bra se cum­plió en 2007. En la ce­re­mo­nia, Ma­cron agra­de­ció a sus hi­jas­tros por ha­ber­lo acep­ta­do. “No so­mos una pa­re­ja nor­mal – aun­que no me gus­ta mu­cho ese ad­je­ti­vo– pe­ro so­mos una pa­re­ja real”, di­jo.

Pa­ra una cul­tu­ra psi co­mo la nues­tra es­te ca­so es un verdadero fes­tín, opi­na el psi­coa­na­lis­ta Pe­dro Hor­vat, miem­bro de la Aso­cia­ción Psi­coa­na­lí­ti­ca Ar­gen­ti­na. Pe­ro en bus­ca de ale­jar­se del lu­gar co­mún, el pro­fe­sio­nal se pre­gun­ta si Ma­cron ha­bría lle­ga­do a ser pre­si­den­te de Fran­cia sin el amor de Bri­git­te. “Es di­fí­cil sa­ber­lo, pe­ro no se pue­de sos­la­yar el enor­me po­der im­pul­sor que tie­ne pa­ra un hom­bre ser el ele­gi­do de una mujer idea­li­za­da. Es­ta atrae por lo que el hom­bre sien­te que ella es, sa­be o tie­ne, y por lo que él se­rá si la po­see.” Lo di­jo el pro­pio Ma­cron en su dis­cur­so cuan­do ga­nó las elec­cio­nes: “Bri­git­te es­tá siem­pre pre­sen­te y más aho­ra; sin ella no se­ría yo”.

La di­fe­ren­cia de edad, sin em­bar­go, ge­ne­ra al­gu­nos res­que­mo­res. La pri­me­ra en du­dar res­pec­to del víncu­lo fue la pro­pia ac­triz, con­fe­só Vi­via­na Sac­co­ne (48) en un pro­gra­ma de Mirt­ha Le­grand. “Ja­más se me

hu­bie­se ocu­rri­do te­ner al­go con él”, di­jo en re­fe­ren­cia a San­tia­go Gar­cía Ro­sa (23). Se co­no­cie­ron tra­ba­jan­do en una obra y des­pués él se atre­vió a in­vi­tar­la a sa­lir. Ella le de­cía que era un de­li­ran­te, pe­ro cam­bió de opi­nión al co­no­cer­lo. Lle­van dos años de no­viaz­go. “Vi­via­na es muy, muy, muy va­lio­sa pa­ra mí, es in­creí­ble”, con­fe­só San­tia­go.

Cuan­do sal­tea­mos una re­gla so­cial cree­mos que los pe­ros van a ve­nir del afue­ra, no de nues­tro in­te­rior. “Yo es­ta­ba re­cién se­pa­ra­da, 39 años, dos ne­nes chiquitos. El úl­ti­mo hom­bre al que ha­bía es­cu­cha­do con aten­ción era al pe­dia­tra de mis hi­jos que me ex­pli­ca­ba có­mo ejec­tar el puff pa­ra la bron­quio­li­tis cró­ni­ca de am­bos – cuen­ta María–. Lo co­no­cí a Edu por tra­ba­jo: al­to, ta­len­to­so, voz gra­ve, ¡8 años más chi­co que yo! Me agran­da­ba que al­guien así me mi­ra­ra, y más en ese mo­men­to mío (pen­sa­ba la bron­ca que le iba a dar a mi ex). Em­pe­za­mos a sa­lir pe­ro yo es­ta­ba pa­ra­noi­ca, veía a una chi­ca de su edad y sen­ten­cia­ba: ‘Me de­ja por ella’. Des­pués, ni en las sel­fies veía nues­tra di­fe­ren­cia de edad. Fue un sú­per com­pa­ñe­ro y lo que me ayu­dó con mis hi­jos... Me da­ba ter­nu­ra cuan­do se po­nía ba­bo­so por Jen­ni­fer Anis­ton y Ju­lian­ne Moo­re. Me abrí de la re­la­ción cuan­do se hi­zo más fuer­te su de­seo de ser pa­pá, me da­ba el amor pe­ro no me da­ban ni el cuer­po ni la vi­da pa­ra in­ten­tar­lo.”

MU­JE­RES SIN EDAD

¿Qué tie­nen en co­mún Cher (71), Carla Bru­ni (50) y De­mi Moo­re (55)? Ellas son só­lo al­gu­nas de las mu­je­res que no apa­ren­tan la edad que tie­nen. ¡Si es­tán igual! “Las mu­je­res oc­ci­den­ta­les sue­len ser muy es­té­ti­cas y ha­cer uso de to­do lo que la cien­cia les pro­vee pa­ra es­tar es­plén­di­das, des­de cre­mas a tra­ta­mien­tos de be­lle­za y ci­ru­gía”, opi­na Faur. Por eso el pa­so del tiem­po no se no­ta en sus cuer­pos. “Pro­ba­ble­men­te com­par­tan con mu­chas de no­so­tras la sen­sa­ción de que su edad cro­no­ló­gi­ca no se co­rres­pon­de con la que ellas sien­ten que po­seen.”

En es­tas per­so­nas pen­sa­ron las fir­mas de moda al de­tec­tar un ni­cho de mer­ca­do al que lla­ma­ron pe­ren­nials, por­que pa­re­ce no pa­sar­les el tiem­po. Por su par­te, la pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra Bi­bi Lynch, – no con­ten­ta con la ma­ne­ra pre­jui­cio­sa de eti­que­tar a sus con­gé­ne­res–, pro­pu­so otro acró­ni­mo el de mu­je­res ar­dien­tes, in­te­li­gen­tes y en su me­jor mo­men­to, las WHIP ( Wo­men who are Hot, In­te­lli­gent and in their Pri­me). A sus 50, Lynch des­cu­brió que ella mis­ma atraía a hom­bres jó­ve­nes, ¡igua­li­to a lo que les pa­sa a Ma­don­na y Maria Ca­rey!

“La edad no sue­le ser un te­ma en es­tas pa­re­jas”, opi­na Hor­vat. “Al con­tra­rio, la cues­tión tien­de a es­tar ne­ga­da en la me­di­da en que el pa­so de los años lo per­mi­te. A me­nu­do, es­tas mu­je­res se preo­cu­pan por sus ri­va­les más jó­ve­nes, pe­ro es­tas úl­ti­mas no son el ma­yor pro­ble­ma; el verdadero enemi­go es el tiem­po, úni­ca fuer­za ca­paz de mar­car las di­fe­ren­cias, de­rri­bar in­tere­ses nar­ci­sis­tas y dar lu­gar, si se lo­gra, a un amor más ma­du­ro.”

Em­ma­nuel Ma­cron (39) y Bri­git­te (63).

Hugh Jack­man (50), y De­bo­rra-Lee Fur­ness (63).

María Fer­nan­da Ca­lle­jón (50) y Ricky Diot­to (38).

Sha­ki­ra (40) y Ge­rard Pi­qué (30).

Vi­via­na Sac­co­ne (48) y San­tia­go Gar­cía Ro­sa (23).

Ca­me­ron Diaz (46) y Ben­ji Mad­den (39)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.