Fa­mi­lia Las pri­me­ras va­ca­cio­nes sin ma­má

¡Arran­ca la mon­ta­ña ru­sa! Cuan­do los hi­jos par­ten co­mien­za la aven­tu­ra emo­cio­nal que in­clu­ye ex­tra­ñar, te­mer que les pa­se al­go, te­ner que con­fiar, atur­dir­se de si­len­cio y per­mi­tir­se dis­fru­tar la li­ber­tad con­di­cio­nal.

ELLE (Argentina) - - SUMARIO -

Aman­tes del co­le­cho o de una crian­za más in­de­pen­dien­te, a to­da ma­dre le lle­ga ese mo­men­to en el que se tie­ne que des­pe­gar de su eterno be­bé. Si es­tá se­pa­ra­da del pa­pá, se­rá an­tes. En otras cir­cuns­tan­cias, qui­zás ese ca­pí­tu­lo pue­da re­sis­tir has­ta el in­gre­so a la pri­ma­ria, cuan­do la es­cue­la o el club pro­pon­gan cam­pa­men­tos o la fa­mi­lia de su me­jor ami­gui­to lo in­vi­te a co­lar­se en sus va­ca­cio­nes. Decimos que sí. Y des­pués, fren­te al ca­len­da­rio, es inevi­ta­ble per­ci­bir so­lo el caos emo­cio­nal: mie­do (¡qué va a ha­cer sin mí!), tris­te­za (¡có­mo lo voy a ex­tra­ñaaaar!) y un va­cío exis­ten­cial que el si­len­cio de la ca­sa abra­za­rá. Aun­que más de una vez se ha­ya año­ra­do res­pi­rar so­la unos días pa­ra ha­cer ese plan tan pos­ter­ga­do por la ma­ter­ni­dad a tiem­po com­ple­to, lo cier­to es que la pri­me­ra se­pa­ra­ción del hi­jo es un cim­bro­na­zo pa­ra to­do ti­pos de ma­mis (de las más ab­sor­ben­tes has­ta las más su­pe­ra­das). Lo an­ti­ci­pa Pe­dro Hor­vat, te­ra­peu­ta

fa­mi­liar: “Es­ta si­tua­ción ge­ne­ra an­sie­dad en to­dos. Es un pro­ce­so de a dos que co­mien­za cuan­do el chi­co em­pie­za a ca­mi­nar y ter­mi­na en la vi­da adul­ta. Ma­dre e hi­jo de­ben tran­si­tar­lo pa­ra que, a tra­vés del tiem­po, pue­dan se­pa­rar­se uno del otro”.

Nos to­ca ser las adul­tas en es­te jue­go de la vi­da. Por eso, lo pri­me­ro es pre­pa­rar­se in­ter­na­men­te y alla­nar el ca­mino. “An­ti­ci­par de qué se tra­ta, po­ner en pa­la­bras lo que va a su­ce­der con coor­de­na­das cla­ras y con­cre­tas: có­mo, cuán­do, dón­de, por cuán­to tiem­po. Sa­ber de an­te­mano que va­mos a sen­tir co­sas que tal vez no sean pu­ra­men­te pla­cen­te­ras. Que si bien que­re­mos y ne­ce­si­ta­mos ha­cer pla­nes se­pa­ra­dos y nos gus­ta la idea, pue­de ser que tam­bién nos ge­ne­re sen­sa­cio­nes feas y di­fí­ci­les de to­le­rar”, ex­pli­ca la psi­có­lo­ga Xi­me­na Ia­nan­tuo­ni. Y agre­ga: “Te­ne­mos que de­jar de la­do la idea de que to­do es pa­sar­la bien. Es una aven­tu­ra, al­go nue­vo y dis­tin­to que se va a vi­vir por pri­me­ra vez”.

Es­to tie­ne sus as­pec­tos in­te­re­san­tes y otros que no lo son tan­to, co­mo el he­cho de ex­tra­ñar. ¿Qué no­ción del tiem­po tie­nen los chi­cos? ¿Có­mo pre­pa­rar­nos an­te las si­tua­cio­nes más co­mu­nes? ¿Qué ha­cer, qué no y có­mo so­bre­lle­var­lo de la ma­ne­ra más fe­liz? La preo­cu­pa­ción por la par­ti­da pue­de ha­cer­se más gran­de se­gún el com­pa­ñe­ro de via­je. Lo bueno es que aun­que se es­té le­jos de for­ma fí­si­ca es­tán uni­dos por el co­ra­zón (¡y por el What­sApp!). La tec­no­lo­gía ayu­da pa­ra acor­tar le­ja­nías, eso sí... ¡sin abru­mar, ma­mi!

Es­ta quin­ce­na le to­ca a pa­pá: Los gran­des de­ben te­ner las co­sas cla­ras. La ma­dre: en­ten­der que la se­pa­ra­ción no de­be ser vi­vi­da co­mo al­go dra­má­ti­co, ¡por­que no lo es! Es im­por­tan­te lo que se les tras­mi­te a tra­vés de las pa­la­bras, las ac­ti­tu­des y los ges­tos. De­ben tra­tar de ser cohe­ren­tes con lo que se ma­ni­fies­ta, y en vez de ha­cer co­mo que no pa­sa na­da, me­jor acep­tar que es al­go di­fí­cil de afron­tar. “El pa­dre de­be en­ten­der que un hi­jo es ‘ma­me­ro’ no por pre­fe­rir la ma­dre sino por­que su ape­go es par­te de un mo­men­to de su evo­lu­ción emo­cio­nal”, afir­ma Hor­vat. Su­pe­ra­do es­to, le po­drá ofre­cer sus pro­pias al­ter­na­ti­vas y lo­grar una her­mo­sa in­ti­mi­dad. Es­ta ex­pe­rien­cia se­rá com­ple­men­ta­ria a la que vi­ve con la ma­dre y se de­ben evi­tar las o so­bre­ac­tua­cio­nes –re­la­cio­na­das con el con­flic­to con­yu­gal–. ¿Y si hay no­via? Es­ta so­lo lo de­be­rá acom­pa­ñar; y acá, ter­ce­ras afue­ra.

A co­mer­se las uñas en pri­va­do: Des­pués de re­mar­car al­gu­nas co­sas im­por­tan­tes (co­mo la to­ma de una me­di­ca­ción, por ejem­plo), ha­cer “om” y de­jar que flu­ya. Los hom­bres sue­len ser más re­la­ja­dos con las ru­ti­nas. A lo me­jor tu hi­jo co­ma más ga­lle­ti­tas de las de­bi­das (se­gún vos), no duer­ma sies­ta, se acues­te muy tar­de o es­té con los pa­ña­les ¡has­ta la no­che!: tran­qui­la, na­da gra­ve va a pa­sar. Los chi­cos tie­nen la ca­pa­ci­dad in­na­ta de adap­tar­se, me­jor cuan­do es­tán con quie­nes más lo aman.

Mie­do al bos­que: El chi­co sa­be que des­pués de dar el sí pa­ra em­bar­car­se en una ex­cur­sión es­co­lar de tres días ( y dos eter­nas no­ches) no hay mar­cha atrás. ¡Se­ría un pa­pe­lón so­cial es­ta­llar en llan­to fren­te al fo­gón o que el pro­fe ten­ga que lla­mar a ma­má pa­ra que lo va­ya a bus­car!

La car­ta amu­le­to ”Fran­cis­co (10) du­da­ba de ir al cam­pa­men­to. Yo le di­je que él po­día de­ci­dir, pe­ro que lo to­me co­mo un ac­to de su­pera­ción per­so­nal. Que pien­se lo fe­liz que se iba a sen­tir a la vuel­ta, al com­pro­bar que pu­do con su mie­do – cuen­ta Ga­briel, el pa­pá psi­có­lo­go de 5to. B–. Se lo di­je y des­pués se lo es­cri­bí en una car­ta que se lle­vó, pa­ra re­leer­la en ca­so de an­gus­tia. Por su­pues­to que fue, no me lla­ma­ron, vol­vió afó­ni­co, des­pei­na­do y muy fe­liz.” An­tes del via­je ju­ga­ron en ca­sa, ar­ma­ron car­pas con sá­ba­nas gi­gan­tes y ma­ne­ja­ron lin­ter­nas en la os­cu­ri­dad. ¿Y la des­pe­di­da? Co­mo to­dos los días, Fran­cis­co fue al co­le­gio en com­bi, con la mo­chi­la más car­ga­da. En ca­sa, to­dos le die­ron un be­so has­ta… den­tro de unos días.

Se va con otro clan: Si sur­ge la po­si­bi­li­dad de via­jar con un ami­gui­to, pue­de que la preo­cu­pa­ción va­ya a pa­rar a te­ra­pia in­ten­si­va. “Nin­gu­na fa­mi­lia es igual a otra: tie­nen ho­ra­rios, co­mi­das y for­mas de tra­to di­fe­ren­tes –sub­ra­ya

Es una lin­da po­si­bi­li­dad de que ex­pe­ri­men­ten có­mo es vi­vir ba­jo otras re­glas y ma­ne­ras. Es apren­der con otra cul­tu­ra fa­mi­liar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.